Podcasts de historia

Polonia Geografía - Historia

Polonia Geografía - Historia

POLONIA

Polonia se encuentra en Europa Central, al este de Alemania.

El terreno de Polonia es principalmente llanura, con montañas a lo largo de la frontera sur.


Clima: Polonia es templada con inviernos fríos, nublados y moderadamente severos con precipitaciones frecuentes; veranos suaves con frecuentes lluvias y tormentas eléctricas.
MAPA DEL PAÍS


Clima de Polonia

Diversos tipos de masas de aire chocan sobre Polonia, lo que influye en el carácter tanto del tiempo como del clima. Los principales elementos involucrados son las masas de aire oceánico del oeste, el aire polar frío de Escandinavia o Rusia y el aire subtropical más cálido del sur. Una serie de depresiones barométricas se desplaza hacia el este a lo largo del frente polar durante todo el año, dividiendo el aire subtropical del más frío y trayendo a Polonia, como a otras partes del norte de Europa, días nublados y húmedos. En invierno, el aire polar-continental a menudo se vuelve dominante, trayendo un clima fresco y helado, seguido de un aire ártico aún más frío. El aire cálido, seco, subtropical-continental a menudo trae días agradables a fines del verano y otoño.

El clima general de Polonia tiene un carácter transitorio y muy variable entre los tipos marítimo y continental. Se pueden distinguir claramente seis estaciones: un invierno nevado de uno a tres meses una primavera temprana de uno o dos meses, con alternancia de condiciones invernales y primaverales una primavera predominantemente soleada un verano cálido con mucha lluvia y sol un otoño soleado y cálido y una período húmedo y brumoso que indica la proximidad del invierno. El sol alcanza su máximo sobre el Báltico en verano y los Cárpatos en invierno, y las temperaturas medias anuales oscilan entre 46 ° F (8 ° C) en las tierras bajas del suroeste y 44 ° F (7 ° C) en el noreste más frío. El clima de las montañas está determinado por la altitud.

La precipitación promedio anual es de aproximadamente 24 pulgadas (610 mm), pero en las montañas la cifra se acerca a 31 a 47 pulgadas (787 a 1,194 mm), cayendo a aproximadamente 18 pulgadas (457 mm) en las tierras bajas centrales. En invierno, la nieve representa aproximadamente la mitad de la precipitación total en las llanuras y casi la totalidad en las montañas.


Mapa de Voivodatos de Polonia

Polonia (oficialmente, la República de Polonia) se divide en 16 voivodados [provincias] (wojewodztwa, sing. Wojewodztwo). En orden alfabético, estos voivodados son: Dolnoslaskie (Baja Silesia), Kujawsko-Pomorskie (Kuyavia-Pomerania), Lubelskie (Lublin), Lubuskie (Lubusz), Lodzkie (Lodz), Malopolskie (Pequeña Polonia), Mazowieckie (Maskovia) (Opole), Podkarpackie (Subcarpacia), Podlaskie, Pomorskie (Pomerania), Slaskie (Silesia), Swietokrzyskie (Santa Cruz), Warminsko-Mazurskie (Warmian-Masurian), Wielkopolskie (Gran Polonia) y Zachodniopomorskie (Gran Polonia Occidental).

Con una superficie de 312.696 kilómetros cuadrados y una población de más de 38 millones, Polonia es el quinto miembro más poblado de la UE. Polonia es la encrucijada geográfica y cultural de Europa oriental y occidental. Situada en la parte centro-este del país, Varsovia es la capital y la ciudad más grande de Polonia. También es el centro administrativo, cultural y económico del país. Varsovia es la séptima capital más poblada de la UE.


Polonia Su Historia Y Geografía Ensayo Historia

Prácticamente podemos rastrear los orígenes polacos hasta el pueblo eslavo. No sabemos cuándo llegó la primera tribu eslava a la Europa del Mal Medio, pero la mayoría de los historiadores estarían de acuerdo en que fue entre los siglos V y VIII (Planeta). A partir del siglo VIII, vemos que muchas de estas tribus se unen para formar el pueblo polaco. El nombre Polonia proviene de una de estas tribus originales, los Polanie, que significa gente del campo (Zamoyski). Estas tribus se establecieron cerca del río Warta, que está cerca de la actual Poznan. Sabemos que durante este tiempo estas personas fueron dirigidas por Piast y él pudo unir a las tribus en una sola gente y les dio el nombre de Polska (Planeta).

Polonia en su historia muy temprana se formó en dos países diferentes, Gran Polonia y Pequeña Polonia. La Gran Polonia fue fundada oficialmente como país por Mieszko, su primer rey en 966 y la Pequeña Polonia fue fundada en 1047 por tribus del sur (Infoplease). Ambos países fueron convertidos en uno por Casimiro I el Restaurador. Polonia alcanzó su pico de poder después de fusionarse con Lituania por matrimonio real en 1386 (Infoplease). Desde los siglos XIV al XVI Polonia fue una fuerza muy dominante en Europa y ganó sus batallas contra Rusia, los Caballeros Teutónicos y los Turcos (Michener).

En el siglo XVIII, el poder y la influencia de Polonia están en declive y Rusia está en alza. Los zares de Rusia se expandieron a los países vecinos con poca resistencia y Polonia se convirtió prácticamente en una marioneta del dominio ruso. A medida que la fuerza de Polonia disminuyó, sus vecinos Rusia, Prusia y Austria ganaron fuerza y, a fines del siglo XVIII, estos países decidieron dividir Polonia entre los tres (Planeta). Hubo tres particiones en total durante los períodos de 1772, 1792 y 1795. Durante más de cien años no habría estado polaco en Europa, pero esto no detuvo la resistencia del pueblo polaco y hubo varias guerras civiles durante este tiempo. .

La Primera Guerra Mundial fue el resultado directo de la guerra entre los tres países ocupantes, Rusia, Prusia y Austria. La mayor parte de los combates durante esta guerra se llevaron a cabo en tierras polacas y resultaron en la pérdida de vidas masivas. Probablemente el peor resultado para Polonia fue que, dado que no había un estado polaco, en ese momento, no podía haber ningún ejército para luchar por su causa. El resultado de esto fue que los polacos se vieron obligados a formar ejércitos diferentes y se vieron obligados a luchar entre sí.

Después de la Primera Guerra Mundial, Polonia se encontró en ruinas y tuvo que reconstruirse básicamente desde cero. En 1919, el Tratado de Versalles y la derrota de los rusos en 1920 dieron a Polonia sus nuevas fronteras en Europa. Se extendía desde Alemania en el oeste hasta Checoslovaquia en el sur y Lituania en el noreste hasta Bielorrusia y Ucrania en el este. Polonia albergaba ahora a unos 26 millones de personas, un tercio de las cuales eran judíos, ucranianos, bielorrusos y alemanes (Planet).

Lo único bueno que trajo esta guerra para el pueblo polaco es que, después de que terminó en 1918, Polonia pudo recuperar su independencia en noviembre de ese año cuando el mariscal Pilsudski tomó el control de Varsovia. En 1922 Pilsudski se retiró y Polonia pasó cuatro años de inestabilidad hasta que retomó el poder en un golpe militar en 1926 y gobernó como dictador hasta su muerte en 1935 (Infoplease).

El 1 de septiembre de 1939 Alemania invadió Polonia y en menos de un mes ocupó Varsovia, la capital. Al mismo tiempo, la Unión Soviética invadió desde el este. Polonia no tenía ninguna posibilidad contra estos dos ejércitos dominantes. El 28 de septiembre Alemania y la Unión Soviética volvieron a dividir Polonia (Zamoyski). Hitler decidió que el pueblo y la cultura polacos deberían ser borrados de la faz de la tierra para siempre. En particular, centró su atención en los judíos polacos. Miles de polacos fueron detenidos y enviados a campos de concentración donde se vieron obligados a ayudar en el esfuerzo bélico de Alemania. Todos los líderes religiosos y polacos prominentes fueron ejecutados sistemáticamente para que hubiera poca resistencia. En su mayor parte, los judíos fueron eliminados. Fueron separados del resto de la población y enviados a los guetos, donde los enviarían regularmente a campos de exterminio en toda Polonia. En total, al final de la guerra, casi tres millones de judíos y un millón de polacos no judíos fueron asesinados (Planeta).

Después de que terminó la Segunda Guerra Mundial, a la Unión Soviética se le otorgó el control de Polonia en la conferencia de Yalta. Stalin impulsó el comunismo en toda Polonia y estableció un gobierno provisional en Moscú que pronto se trasladaría a Varsovia y se denominó Comité Polaco de Liberación Nacional (Infoplease). Poco después, muchos de los antiguos gobiernos se unieron a este nuevo y formaron el Gobierno de Unidad Nacional de Polonia, que Estados Unidos e Inglaterra reconocieron. Polonia permaneció bajo un gobierno comunista durante casi 40 años hasta que en 1985 fue elegido Gorbachov y sus reformas y una postura más suave permitieron un gobierno más democrático en Europa del Este. Finalmente, en 1990, la mayoría de los restos del comunismo fueron eliminados y Polonia volvió a convertirse en una democracia libre. En la actualidad, Polonia todavía está sufriendo por su pasado y está tratando de formar un mejor futuro económico y político para todo el pueblo polaco.

Ahora que hemos visto una breve historia de Polonia, echemos un vistazo a su geografía. Polonia, tal como está hoy, cubre 120,728 millas cuadradas, o aproximadamente el tamaño de Nuevo México. Limita con siete países: Bielorrusia, República Checa, Alemania, Lituania, Rusia, Eslovaquia y Ucrania (Briney). La capital de Polonia es Varsovia y la población total del país es de alrededor de treinta y ocho millones y medio de personas y el noventa por ciento de su población es católica. Tiene montañas, en las que Rysy es su punto más alto de ocho mil pies, y tierras bajas en las que Elblaskie está seis pies y medio por debajo del nivel del mar (Briney). La mayor parte de Polonia está formada por tierras bajas y hay muchos ríos que corren a lo largo de los cuales el Vístula es el más grande. Su clima es mayormente templado con temperaturas máximas promedio en el verano de 75 grados y en los inviernos de 32 grados.

Polonia ha sido bendecida con muchos minerales y se encuentra entre algunos de los mayores productores mundiales de carbón, zinc, cobre, plomo, azufre y sal gema. Cuando mi esposa y yo estábamos en Polonia, tuvimos la oportunidad de ver una de las minas de sal de roca más antiguas del mundo, la mina de sal de Wieliczka, que ha estado extrayendo sal continuamente desde el siglo XIII. Fue enorme y vimos de primera mano la habilidad artística de los mineros a lo largo de los siglos. Como este era un trabajo tan peligroso, los trabajadores, en su mayoría católicos, querían ir a misa antes de comenzar sus turnos y por eso excavaron en la sal capillas en todos los niveles que minaban. En los primeros años, Polonia era conocida por su ámbar, que constituía la mayor parte de la Ruta del Ámbar (Asuntos). Aún hoy, Polonia tiene un papel importante en la producción de ámbar.

Se cree que el pedernal es el material más antiguo extraído en Polonia y tenemos pruebas de que se remonta al 3500 a. C. (Asuntos). El mineral de hierro se extrajo durante el siglo IV a. C. en las montañas Swietokrzyskie. Casi al mismo tiempo, vemos canteras de materiales cerámicos y arcilla junto con minas de plomo, cobre, plata y oro alrededor de Silesia y Maloposka (Asuntos).

En el siglo XVIII, las principales operaciones mineras de Polonia pasaron al carbón. En el este de Galicia, el petróleo comenzó a extraerse un poco más tarde en el siglo. Durante la Primera Guerra Mundial, Polonia fue el hogar de una de las operaciones mineras de gas natural más grandes de Europa y, después de la guerra, la ciudad de Cracovia estableció una academia de minería con la intención de educar a los futuros mineros e ingenieros (Asuntos).

Cuando Polonia tuvo sus fronteras retiradas después de la guerra, perdió la mayoría de sus campos petrolíferos, pero ganó mucho más carbón en la Alta y la Baja Silesia. Durante la década de 1970, Polonia se convirtió en uno de los mayores productores de hulla del mundo. Los polacos se refieren a su carbón como "oro negro" porque es la principal fuente de exportación y fuente de ingresos del país (Asuntos).

Polonia es rica en hitos históricos casi tanto como en recursos. Vaya a cualquier parte del país y verá ruinas de castillos antiguos, muchos de ellos todavía están en pie. Cracovia fue una vez la capital de Polonia hasta que el rey Segismundo III la trasladó a Varsovia en 1596 (Chung). Durante nuestros viajes a Cracovia, nuestro guía mencionó que los cracovianos estaban muy molestos por la mudanza hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando estaban felices porque el noventa por ciento de Varsovia fue arrasada, lo que dejó Cracovia prácticamente intacta. Cuando estuvimos allí en 2009 pudimos ver dónde los viejos muros del mal medio en Varsovia se encontraban con los nuevos. La plaza principal de Varsovia fue reconstruida utilizando pinturas anteriores de artistas polacos para que pareciera que la guerra nunca sucedió. Pero es bastante evidente ver en las paredes que se levantaron durante la guerra que todavía tienen agujeros de bala. Como se mencionó anteriormente, Polonia es un país muy católico y la maravilla arquitectónica de las basílicas y catedrales en Polonia dejaría a cualquiera asombrado. Cracovia es el hogar de muchos de ellos, entre los que se encuentran la Basílica de Santa María y la Catedral de Wawel, construida sobre una gran colina rodeada por un enorme muro de piedra y también encierra el Castillo de Wawel, que data del siglo X (Chung). Polonia es un país hermoso y si la historia nos enseña algo, Polonia siempre estará presente, incluso si el país es eliminado del mapa. Polonia siempre estará en el corazón y en la mente de su gente y, si está allí, Polonia seguirá viviendo.


Polonia: ¿Una potencia centroeuropea emergente?

Polonia se unió a la Unión Europea en 2004 como parte del "big bang" de expansión del Este de la UE. Esto rompió la división Este-Oeste de la Guerra Fría y trajo, según la narrativa polaca, "Europa Central de regreso a Europa". También supuso una gran expansión para la UE, convirtiéndose en el sexto miembro más grande de la Unión en términos de territorio y atrayendo a 40 millones de nuevos ciudadanos.

La adhesión de Polonia aportó nuevos recursos a la UE: una mano de obra numerosa y barata, una nueva base de consumidores potenciales, la quinta mayor reserva mundial de carbón, vastas extensiones de tierras agrícolas y, como se ha descubierto recientemente, reservas potencialmente importantes de gas de esquisto. También le dio a Europa el control de las rutas de transporte polacas que, durante siglos, se han utilizado tanto para el comercio como para la invasión entre Europa Occidental y Oriente.

En 2004, Polonia estaba saliendo de difíciles reformas postsoviéticas y dependía de la ayuda internacional. La próxima década sería la más exitosa económica y políticamente de su historia moderna. Polonia creció rápidamente en poder económico e influencia política. Sin embargo, la década de Polonia de crecimiento "fácil" se basó en la inversión de la UE en la próxima década, con Europa debilitada, Polonia necesitará un nuevo modelo económico. Si Polonia quiere liderar Europa Central y la UE, deberá ajustar su estrategia geopolítica.

Geografía y demografía

Polonia se encuentra en la llanura del norte de Europa entre las cadenas montañosas de los Cárpatos y los Sudetes al sur y el Mar Báltico al norte. Las colinas en el norte de Polonia significan que, si bien la mayoría de los ríos de Polonia finalmente desembocan en el Báltico, muchos de ellos también fluyen en largas franjas de este a oeste. Estas condiciones también han llevado a la formación de una impresionante cantidad de lagos de agua dulce.

Polonia está extraordinariamente bien regada, con muchas rutas de transporte naturales. Además, el territorio de los Cárpatos de Polonia es bastante transitable. Mientras que los países valoran las cadenas montañosas para la defensa y la creación de ríos, las montañas a menudo crean territorios económicamente infrautilizados. En Polonia, sin embargo, esta área está densamente poblada con minas accesibles, reservas forestales y tierras de cultivo y huertas desarrolladas.

La frontera norte de Polonia está dominada por la bahía de Gdansk, un enorme puerto natural. La ciudad de Gdansk prospera allí, trasladando el comercio desde el río más grande de Polonia, el Vístula, hacia el Mar Báltico y los mercados internacionales. Aparte del área de Gdansk, la ciudad de Szczecin, ubicada en el extremo noroeste de Polonia en el río Oder y cerca de la frontera con Alemania, es el único otro puerto marítimo importante de Polonia.

Polonia central es en su mayor parte llana y está bien conectada por ríos. Durante muchos siglos, ha albergado la agricultura y las ciudades que brindan industria, servicios y administración gubernamental. Quizás lo más importante es que Polonia Central ha servido durante mucho tiempo como ruta de transporte entre Europa Occidental y el Este. Los Cárpatos, junto con los Alpes, dividen Europa en dos. Las rutas terrestres entre ellos han favorecido naturalmente el paso llano a través de Polonia. Polonia se ha beneficiado del comercio a lo largo de esta ruta.

Esta geografía favorable se ha vuelto trágica por el hecho de que Polonia se encuentra entre civilizaciones en competencia. A un lado se encuentra Europa Occidental (Alemania y Francia). El otro lado ha estado históricamente dominado por Rusia. Todos los conflictos europeos importantes, desde Napoleón hasta la Segunda Guerra Mundial, han utilizado Polonia como ruta de invasión. La propia Polonia ha pasado la mayor parte de los últimos dos siglos dividida o dominada, ya que sus vecinos han buscado ventajas geopolíticas dominando estas rutas.

La tierra abundante y fértil de Polonia ha mantenido durante mucho tiempo a grandes poblaciones. La Polonia moderna es aproximadamente un 25% más pequeña que el estado estadounidense de California o aproximadamente del mismo tamaño que Nuevo México. Sin embargo, su población es sólo un 1% menos que la de California (35,5 millones frente a 35,8).

Mapa topográfico de Polonia con varias ciudades mencionadas en este artículo resaltadas.

Históricamente, Polonia fue una nación diversa. Si bien los polacos siempre fueron mayoría, las fronteras relativamente abiertas y las leyes históricamente tolerantes atrajeron a minorías significativas de ucranianos, bielorrusos, judíos y otros. La población judía de Polonia fue especialmente vibrante. En 1931, Polonia tenía la segunda población judía más grande del mundo: casi 3,5 millones. En 1945, sin embargo, casi todas las minorías en Polonia habían desaparecido: asesinadas o desplazadas por la Segunda Guerra Mundial o trasladadas fuera de Polonia por la revisión de las fronteras que siguió.

Hoy en día, más del 90% de la población de Polonia es étnicamente polaca, habla polaco en casa y es católica romana (históricamente la religión más asociada con los polacos). Ninguna minoría representa más del 1% de la población. Los católicos romanos de Polonia son algunos de los más devotos de Europa (en términos de asistencia regular a la iglesia). La Iglesia Católica tiene una enorme influencia en Polonia, como es evidente en proyectos a gran escala como el Templo de la Divina Providencia, un complejo que se está construyendo en parte con fondos estatales, así como la omnipresente reverencia del Papa Juan Pablo II como el (quizás ) héroe nacional polaco más popular.


Un breve video de Stratfor, un grupo de expertos estadounidense sobre & # 8220Poland & # 8217s Geographic Challenge. & # 8221

Los polacos, apretujados entre las potencias mundiales, su país borrado del mapa dos veces, a menudo son conocidos por una actitud característicamente negativa, quejosa y pesimista (aunque a menudo llena de humor) - "trudno, "Literalmente" difícil ", se usa comúnmente para significar" no hay nada que hacer "o"así es la vida. " Sin embargo, con una larga historia de valores democráticos, también siguen siendo un pueblo empoderado que, como sociedad, históricamente ha ofrecido una fuerte oposición a las injusticias percibidas.

Hoy, el principal desafío de Polonia es que, a pesar de una década de crecimiento, es una de las economías más débiles de la Unión Europea. Muchos de sus jóvenes se van a trabajar a otros lugares de Polonia. Las tasas de natalidad han bajado, la edad media está aumentando y la lenta disminución de la población de Polonia, que comenzó poco después del fin de la Unión Soviética, continúa. Si esto no se revierte, Polonia podría enfrentarse pronto a problemas presupuestarios.

Historia temprana: el reino de Polonia

Según la leyenda polaca, hace mucho tiempo vivían tres hermanos: Lech, checo y ruso, que finalmente engendraron las grandes naciones eslavas.

Un día, los tres hermanos fueron a cazar juntos al bosque y, siguiendo a diferentes presas, se desviaron en diferentes direcciones. La República Checa se dirigió al Oeste, Rus al Este y Lech al Norte. Entonces, contra el rojo del sol poniente, Lech tropezó con un águila blanca que defendía su nido en un viejo roble en una colina. Tomó la visión como un buen augurio y decidió construir una fortaleza alrededor del roble, llamándolo Gniezno (del polaco para "nido"), y adoptó el águila blanca contra el rojo del sol poniente como su emblema, que aún puede se encuentra en la bandera y el escudo de armas polacos.

El escudo de armas de Polonia # 8217 se basa en la legendaria historia de origen de las tribus eslavas.

Dejando a un lado la leyenda, Gniezno fue la capital de Mieszko I, el primer gobernante de Polonia mencionado en los registros escritos. Mieszko fue bautizado como católico romano en 966 y desde entonces se ha asociado a Polonia con el catolicismo. Bajo Mieszko I y su hijo, Boleslaw I Chrobry (muerto en 1025), Polonia estableció fronteras que se corresponden aproximadamente con las de la Polonia moderna.

En el siglo XI, ya sintiendo amenazas en sus fronteras (del poderoso y creciente Sacro Imperio Romano Germánico, un precursor de Alemania), así como internamente de tribus paganas que no habían aceptado al rey católico, la capital polaca se trasladó desde Gniezno, en Las llanuras centrales de Polonia, hasta Cracovia, en los Cárpatos más defendibles.

Polonia se fragmentó a principios del siglo XII. Se hicieron intentos de reunificación, pero varias invasiones mongolas en el siglo XIII y guerras con los Caballeros Teutónicos debilitaron y trastornaron el país.

En el siglo XIV, Ladislao, el príncipe de Cracovia, logró una unificación significativa mediante una combinación de conquista militar y apoyo local. Ladislao finalmente ganó suficiente poder para ganar la bendición del Papa, quien coronó a Ladislao Rey de Polonia en 1320, poniendo fin de manera efectiva a otros reclamos de la corona.

El hijo de Ladislaus, Casmir III, expandió aún más el reino y, quizás lo más importante, ganó el apoyo local en tierras que habían sido conflictivas. Casmir codificó las leyes y mejoró la burocracia estatal (en gran parte a través de la educación) para contrarrestar y apaciguar a varios elementos de la sociedad. Esto no solo le permitió fortalecer su propio gobierno, sino que también condujo a un sistema de controles y equilibrios que eventualmente conduciría al establecimiento de la "Libertad Dorada", los principios democráticos que ayudarían a convertir a Polonia en una de las ciudades más poderosas y poderosas de Europa. estados innovadores.

Casmir también construyó infraestructura militar y económica, llevó a cabo una reforma monetaria y alentó la inmigración para reponer una fuerza laboral debilitada por dos siglos de guerra. Su Carta General de Libertades Judías, el Estatuto de Kalisz, otorgó a todos los judíos libertad de culto, comercio y viajes e hizo de Polonia el hogar favorito de los judíos de Europa. En el siglo XVI, vivían allí más judíos que en cualquier otro país europeo. Casmir también atrajo a otros inmigrantes, sobre todo alemanes y armenios.

Casmir III murió en 1370. Su corona, bajo tratado, fue reclamada por Luis, rey de Hungría, quien unió los dos reinos. Impopular entre los nobles polacos, la unión se disolvió cuando Luis murió, pero la joven hija de Luis, Jadwiga, fue elegida por los nobles para dirigir Polonia. En ese momento, una reina gobernante en Europa era casi desconocida. Jadwiga más tarde se casó con el Gran Duque de Lituania, estableciendo una unión que finalmente floreció en la Commonwealth polaco-lituana.

La Commonwealth polaco-lituana

Durante los dos siglos siguientes, una larga serie de acuerdos acercó cada vez más a los dos países. Finalmente, Polonia y Lituania se unieron, firmando la Unión de Lublin en 1569. Una de las democracias más modernas de la época, la Commonwealth Polaco-Lituana, era un estado federal estrechamente unificado con una monarquía electiva y gobernado a través de un sistema de asambleas locales. con un parlamento central.

Un mapa de la Commonwealth polaco-lituana en su apogeo en 1619, superpuesto a las fronteras actuales. Haga clic aquí para ver la imagen original. Haga clic aquí para ver la imagen original.

Como la mayoría de las democracias premodernas, los "ciudadanos" eran terratenientes nobles. En el Commonwealth, esto representó aproximadamente el 15% de la población. Los siervos, la mayoría de la población, tenían pocos derechos.

La principal innovación de la Commonwealth fue el concepto de "Libertad Dorada", que contiene muchos elementos que ahora son comunes a las democracias modernas. Todos los ciudadanos fueron considerados iguales. El rey fue elegido y su poder fue controlado por el parlamento. Los ciudadanos tenían el derecho de formar organizaciones políticas y de rebelarse contra el rey si se violaban sus derechos. Además, en 1573, la Confederación de Varsovia confirmó la libertad religiosa de todos los ciudadanos del Commonwealth, promoviendo la estabilidad en su sociedad multiétnica.

Geopolíticamente, la unión polaco-lituana fue impulsada en gran parte por la amenaza común de los Caballeros Teutónicos, que la unión neutralizó para siempre en la icónica batalla de Grunewald en 1410, un evento y fecha conmemorados en las obras de poetas, autores y pintores polacos de Jan Matejko. a Adam Mickiewicz. Juega un papel importante en la cultura polaca hasta el día de hoy.

El nuevo estado controlaba muchos de los puertos más poderosos del Mar Báltico y dominaba el comercio allí. Las tierras masivas de la Commonwealth exportaban cereales, pieles y otros productos agrícolas. Los ingresos se vertieron en un ejército, una armada, una infraestructura en crecimiento y en la colonización de las tierras ucranianas del estado, dejando una fuerte presencia de la cultura polaca y el catolicismo romano que se sigue sintiendo en la actualidad.

En el siglo XVII, la Commonwealth se extendía desde el Báltico hasta el Mar Negro, abarcando toda la actual Bielorrusia, la mayor parte de Ucrania e incluso (brevemente) la propia ciudad de Moscú. Sus ejércitos rechazaron las invasiones mongoles y empujaron al Imperio Ottomon permanentemente al sur del Danubio, ganándose el elogio del Papa como "defensor de la Europa católica".

A fines del siglo XVII, el rey de Suecia había organizado una alianza contra la Commonwealth que eventualmente la rodearía. Suecia invadió desde el norte mientras la mayoría de las tropas enemigas luchaban con los otomanos en el sur. La rápida invasión de Suecia, conocida como "el Diluvio" en la historia de Polonia, despojó a la Commonwealth de la mayoría de sus puertos. Los cosacos en Ucrania luego se rebelaron y pidieron protección a Rusia, debilitando aún más la frontera sur del estado también.

Mapa que muestra los resultados de las tres particiones de Polonia. Haga clic aquí para ver la imagen original.

Devastada por la guerra, despojada de sus tierras y puertos, la Commonwealth trató de reagruparse aumentando los impuestos y poniendo cada vez más expectativas en sus siervos. Esto provocó procesos agrícolas perjudiciales y un mayor debilitamiento de la economía. Además, muchos de sus enemigos se habían industrializado en un grado mucho mayor que él. Incapaz de recuperar su posición militar, se vio obligada a aceptar las particiones de sus tierras entre Prusia, Rusia y Austria-Hungría entre 1772 y 1795. Polonia fue borrada del mapa durante más de 200 años.

La población estaba dividida en mundos muy diferentes. Austria, por ejemplo, concedió una autonomía considerable y vio una estabilidad relativa. Rusia, que tomó la mayor parte, trató de anexar más completamente su territorio y vio numerosas rebeliones.

Polonia: la Primera Guerra Mundial hasta el fin del comunismo

Después de la Primera Guerra Mundial, Polonia resucitó con el apoyo del plan de paz de Woodrow Wilson. La Segunda República Polaca era un estado diverso, con, por ejemplo, una población judía de 3,5 millones, una de las más grandes del mundo. El estado duró unos 20 años (1918-1939) hasta que fue invadido por la Alemania nazi y la Unión Soviética en septiembre de 1939 al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. La invasión dual había sido acordada por las dos potencias de antemano bajo el Pacto Molotov-Ribbentrop.

Las fuerzas alemanas establecieron seis importantes campos de exterminio en Polonia, incluido Auschwitz. En la guerra murieron entre 2,7 y 2,9 millones de judíos polacos y 2,7 ​​millones de polacos étnicos. Los alemanes saquearon la tierra en busca de recursos naturales y la población para trabajar. Los soviéticos, después de expulsar a los nazis, se llevaron propiedades considerables de Polonia, incluidas fábricas enteras, como reparaciones de guerra.

Las tropas soviéticas permanecieron en Polonia hasta 1989. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, los soviéticos ayudaron a los comunistas locales a hacerse cargo de la administración. En la Conferencia de Yalta, negociaron para mantener el territorio polaco que habían tomado bajo el Pacto Molotov-Ribbentrop. Polonia, a cambio, recibió una franja más pequeña de territorio anteriormente alemán a su oeste. En ambos territorios, los habitantes fueron expulsados, desplazando a millones. Al final, Polonia se transformó en cuestión de años de una de las naciones más diversas de Europa a una de sus naciones más homogéneas: casi todas las minorías habían sido asesinadas, expulsadas o habían huido.

La Conferencia de Yalta también estableció que se formaría un gobierno de coalición de los comunistas ahora gobernantes con el gobierno en el exilio. Sin embargo, los comunistas ganaron rápidamente todo el poder y en 1952 se proclamó la República Popular de Polonia. Se iniciaron reformas al estilo soviético en la agricultura y la industrialización, pero quedaron rezagadas en el país económicamente devastado. La población se enfrentaba con regularidad a la escasez de alimentos y bienes. La República se endeudó profundamente, particularmente en la década de 1970. Las protestas eran comunes y comúnmente se reprimían con extrema fuerza, incluidas armas y tanques.

A medida que aumentaba la agitación, en 1980 surgió un sindicato independiente llamado “Solidaridad”. Rápidamente se convirtió en un movimiento social que abarcaba amplios sectores de la sociedad, desde católicos romanos hasta activistas políticos. Cuando el gobierno prohibió al grupo y encarceló a sus líderes, su popularidad creció. Como organización clandestina, impulsó huelgas nacionales y finalmente obligó al gobierno a permitir elecciones en 1989. Solidaridad ganó todas menos una carrera contra los comunistas en esas elecciones.

La solidaridad pronto provocó cambios en la constitución para disolver la República Popular y establecer una Tercera República Polaca con derechos democráticos restaurados. En 1990, Lech Walesa, líder de Solidaridad, fue elegido presidente de la República.

Polonia moderna y # 8211 desafíos modernos

Polonia se rehizo así en un movimiento de reforma de abajo hacia arriba. Quizás por esta razón, a Polonia le ha ido considerablemente mejor que a muchos otros Estados postsoviéticos. Rusia, por ejemplo, experimentó un cambio de arriba hacia abajo y experimentó drásticos picos de inflación, pérdida masiva de población y agitación política y social. Polonia, sin embargo, se ha mantenido relativamente estable. Un programa de terapia de choque en la década de 1990 fue doloroso, pero permitió que el país se transformara rápidamente en una economía de mercado. En 1995, Polonia se convirtió en el primer país poscomunista en alcanzar sus niveles de PIB anteriores a 1989.


Un breve video de viaje que muestra la gran variedad de paisajes de Polonia: sus llanuras planas, ríos anchos, costas y montañas.

Desde entonces, Polonia se ha integrado cada vez más en Occidente. En 1999, Polonia se unió a la OTAN y en 2004 se unió a la Unión Europea. Unirse a Schengen en 2007 impulsó el turismo polaco, aunque también significó asegurar las fronteras anteriormente extremadamente porosas con Ucrania, Bielorrusia y Rusia y, por lo tanto, extender la frontera exterior muy criticada de la "fortaleza Europa" hacia el este.

La ayuda de la UE (que asciende a $ 150 mil millones hasta la fecha, más que la suma total de todas las inversiones del plan Marshall en Europa Occidental, que ajustando la inflación ascendería a alrededor de $ 104 mil millones en la actualidad) ha llegado a Polonia desde 2004, mejorando la infraestructura, en particular el transporte ferroviario. impulsar la productividad agrícola, preservar los sitios culturales y más. Señales que dicen "Twój pomysł, europejskie pieniądze”(“ Tus ideas, dinero europeo ”) que marcan estos proyectos se pueden encontrar en todas partes: edificios restaurados, nuevas estaciones, centros de información turística y más.

Los críticos se quejan de que el gasto masivo ha sido ineficiente. Señalan el hecho de que la renta individual en Polonia permanece cerca de la parte inferior de las estadísticas de la UE y que la población sigue disminuyendo numéricamente. La salud pública es relativamente deficiente, aunque después de controlar el ingreso per cápita, los resultados de salud están solo ligeramente por debajo del promedio de la OCDE. Poland has a heavily regulated universal public healthcare system augmented by a thin private insurance market. Large out-of-pocket payments and, in the case of specialist care, months-long waiting lists generate inequalities in access to care.

Poland also faces environmental problems. The communists utilized the rich domestic coal mines to build power plants. About 90% of Poland’s electricity is still generated with “dirty coal.” Acid rain has caused substantial forest damage and air pollution poses a public health risk. Substantial investments are still required to bring Polish industry in general in line with EU code.

Critics contend that spending should have focused on issues such as these: health, environment, and social mobility. Perhaps this could have stemmed the flow of approximately 2 million primarily young Poles who have emigrated and taken up jobs abroad since 2004, leaving behind an aging population weighing even heavier on state programs like health care. Further, recent studies show that most emigrants have no plans to return home. A weakened EU is unlikely to maintain such high levels of aid and investment, meaning that a major opportunity may have passed unseized.

Despite criticisms, however, Poland was the only country in Europe to avoid recession in the 2008-09 financial crisis. Poland has also enjoyed considerable foreign investment from firms looking to take advantage of Poland’s inexpensive labor, developing markets, and relatively weak currency (which make exports more profitable). This has provided Polish politicians with political clout in the EU.

Poland, having seen its fortunes change dramatically with the good or bad intentions of its neighbors, naturally takes its foreign policy very seriously. Also true to its history, Poland is seeking security and prosperity through unity with the states around it.

Regionally, Poland founded the Visegrád Group in 1991 with fellow post-Communist Slovakia, the Czech Republic, and Hungry. This non-institutionalized structure has relied on the personal support and political will of all four heads of government – and has not always been successful in its attempts to coordinate foreign policy. Poland also formed the Weimar Triangle in 1991 with Germany and France to support regular meetings of their foreign ministers with the goal of coordinating foreign policy, strengthening European integration, and providing Europe with the basis for a united response to crises. Both of these groups now have a military component under Polish leadership. Operational since 2013, the Weimar Battle Group has about 2000 soldiers plus logistical and medical support. The Visegrád Battlegroup should become operational by 2016. An additional formation has been announced that will coordinate troops between Ukraine, Lithuania, Poland, and potentially several other states in the region.

More broadly, Poland has been one of the most active supporters the EU’s Common Security and Defense Policy. In 2015, former Polish Prime Minister and current EU President Donald Tusk proposed a strengthened EU energy union strategy. This included collective energy purchases to increase the EU’s bargaining power, use of coal reserves and permitting shale gas extraction, diversifying the EU’s gas supply, and providing EU funding for up to 75% of the cost of more gas pipeline interconnections between member states. Privately, Poland is also seeking to build a liquefied natural gas port in northern Poland, as well as gas interconnectors to the Czech Republic and Slovakia.

This increased use of hydrocarbons run counter to Germany’s and the EU Commission’s green ideals, but would greatly benefit Poland (whose coal and undeveloped shale gas reserves are substantial).


A half-hour travel documentary on modern Poland.

Poland has been extremely active in the Ukrainian crisis, providing support for and encouraging greater EU support for the new Ukrainian authorities. Poland, a long-time ally of the US, has also coordinated with US officials in working to support the new regime. Having another ally, one with which it shares cultural ties, along its southern border, and being able to freely access an economic space encompassing the Baltic Sea and stretching to the Black Sea (as it did under the Commonwealth) would be to Poland’s great geopolitical advantage.

A final issue Poland faces today is whether to adopt the currently unstable Euro. Well over half of Poland’s trade is with EU members, particularly Germany, giving Poland clear interests in Euro monetary policy. However, having not adopted the currency, it has little say in that currency’s development.

Polish politicians are attempting to sell the Polish populace on the idea of adoption. Arguments most recently turned to security, saying that being more integrated with Europe would provide greater security from an increasingly belligerent Russia. This may resonate with Poles who, according to polls, felt less secure in 2014 than in any year since 1991.

In moving to unify Europe and especially Central Europe, Poland could have an important role in shaping Europe’s future. Nonetheless, the Poles will face a number of challenges in the decade to come. Its demographic situation and Europe’s slowing economy mean that Poland’s current model of easy growth based on aid and cheap labor is not sustainable. Wages must be raised and standards of living increased to maintain its human capital. Poland can continue its successes of the last decade, but will have to again embark on difficult domestic reforms as well as pursue a vigorous foreign policy to maintain its security and improve its own economic position.


SRAS Programs in Warsaw, Poland

About the Author

Josh Wilson

Josh Wilson is the Assistant Director for The School of Russian and Asian Studies (SRAS) and Communications Director for Alinga Consulting Group. In those capacities, he has been managing publications and informative websites covering geopolitics, history, business, economy, and politics in Eurasia since 2003. He is based in Moscow, Russia. For SRAS, he also assists in program development and leads the Home and Abroad and Challenge Grant scholarship writing programs.

Program attended: All Programs

View all posts by: Josh Wilson

Joshua Seale

Josh Seale is pursuing an MA in interdisciplinary German and European Studies at Georgetown University with a specialization in German-Polish relations. He holds a BA in Germanic Studies from the University of Chicago and has interned abroad in Germany and studied abroad previously in Poland. He also served as an SRAS Home and Abroad Scholar in Warsaw, Poland.


Estratificación social

The strong and rigid social stratification that marked Poland prior to 1939 has all but disappeared. This has happened because during World War II, both the Nazis and the Communists deliberately killed educated Poles. At the end of the war, the intelligentsia was greatly reduced in numbers. For forty-five years, the Communist government pursued policies intended to reduce social classes. They fostered education and the economic and educational advancement of peasants and workers. With the government's success in creating industrial jobs, there has been a great movement of rural people to cities.

Clases y castas. Currently there are six strata or groupings: peasants, workers, intelligentsia, szlachta (nobles or gentry), the nomenclatura (the ruling group during the existence of the communist government), and a nascent middle class. The workers and intelligentsia have increased both numerically and proportionately. The ruling class that held power during Communist rule is fighting to regain political power and maintain economic power. The szlachta may still constitute some 10 to 15 percent of the population, but their significance has been practically eliminated. People starting businesses are just beginning to differentiate themselves.

Símbolos de estratificación social. During Communist rule, the general population assumed many of the customs of the szlachta. Thus, the common way of addressing someone is as pan (male) or pani (female), terms that formerly were used among and toward members of the szlachta. For people who are above the peasant and worker classes, men kiss women's hands and follow current fashions in dress. Since social status does not necessarily correlate with high income, there is a discrepancy between status and consumption. The educated and the szlachta stress politeness and social graces to differentiate themselves from the uneducated and the newly rich.


Economics and Land Use in Sweden

Sweden currently has a strong, developed economy that is, according to the CIA World Factbook, "a mixed system of high-tech capitalism and extensive welfare benefits." As such, the country has a high standard of living. Sweden's economy is mainly focused on the service and industrial sectors and its main industrial products include iron and steel, precision equipment, wood pulp, and paper products, processed foods, and motor vehicles. Agriculture plays a small role in Sweden's economy but the country does produce barley, wheat, sugar beets, meat, and milk.


Poland's economy has been the fastest growing in Europe for over a decade. Poland had a GDP of $ 1.2 trillion in 2018, making it the 8th largest economy in Europe. Poland has a large number of private farms in its agricultural sector, with the potential to become the leading producer of food in the European Union. Smoked and fresh fish, Polish chocolate, dairy products, meat and bread produce the highest financial profits. Poland is a member nation of the European Union, NATO and the OECD. Poland is a highly developed country with a high quality of life. It is one of the largest economies in Europe. Poland also has a very rich history and architecture.

Polish is the only official and major spoken language in Poland, but it is also used in other countries by Polish minorities worldwide as well as being one of the official languages of the European Union. बThe Dhir communities use the Polish sign language related to the German sign language sign language. Polish is also a second language in Lithuania, where it is taught in schools and universities.


Geografía

Poland shares borders with Belarus, Ukraine, Lithuania and the Russian exclave of Kaliningrad to the east and northeast Czech Republic and Slovakia to the south and Germany to the west. To the north lies the Baltic Sea.

The Baltic coast provides almost 525km (325 miles) of sandy beaches, bays and steep cliffs between Gdańsk, and the port city of Szczecin to the west there are many seaside towns offering unpolluted water and some fine beaches, with sunbeds and umbrellas available for hire. These sand and gravel deposits also form the shifting dunes of Słowiński National Park, the sand bars of Hel and the Vistula Lagoon.

Northern Poland is dominated by lakes, islands and wooded hills joined by many rivers and canals. The Masurian Lake District to the northeast is a patchwork of lakes and forests with Lake Hańcza, the deepest lake in Poland, located here. The longest river, the 1,090km (675 mile) Vistula, or Wisła, rises in the Tatra mountains and empties into the Baltic, cutting a wide valley between the capital, Warsaw in the heart of the country, to Gdańsk on the coast.

The rest of the country rises slowly to the Sudety mountains, which run along the border with the Czech Republic, and the Tatra Mountains, which separate Poland from Slovakia. To the west, the River Oder, with Szczecin at its mouth, forms the northwest border with Germany.

Poland counts almost two dozen national parks, covering an area of 3,200 sq km (1,235 sq miles), and including the oldest, Białowieża National Park, east of Warsaw on the border with Belarus, and one of the largest, Bieszczady National Park, part of the Carpathian mountain range.

These parks are home to European bison (the largest mammal in Europe), brown bears, lynx, wolves and even some wild horses. And Białowieża contains a fragment of the forest that once covered Europe prehistoric times, with some oaks dating back half a millennium. Polish forests are largely pine though, accounting for two-thirds of the total.


Additional Reading

Everett, Barbara, and Everett, Charles. The Changing Face of Poland (Raintree, 2004). Hintz, Martin. Polonia (Children’s, 1998). Hoffman, Eva. Shtetl: The Life and Death of a Small Town and the World of Polish Jews (Houghton Mifflin, 1997). Lopinski, Maciej, and others. Konspira: Solidarity Underground (Univ. of Calif. Press, 1990). Millard, Frances. The Anatomy of the New Poland: Post-Communist Politics in Its First Phase (Edward Elgar, 1994). Oftinoski, Steven. Poland, 2ª ed. (Facts on File, 2004). Vnenchak, Dennis. Lech Walesa and Poland, (Franklin Watts, 1994).


Ver el vídeo: La historia no contada de Polonia (Diciembre 2021).