Podcasts de historia

Los vikingos

Los vikingos


¿Qué pasó con los vikingos? Una breve historia

Temido, despiadado, noble, vicioso, hábil, respetado: estas y muchas otras palabras podrían usarse para describir a los vikingos. Durante un período de tiempo, estos orgullosos pueblos guerreros dominaron a todos los demás en su parte del mundo.

Pero, ¿quiénes eran los vikingos? ¿De dónde eran y, en última instancia, qué les pasó?

Estas preguntas y muchas más, serán el foco de este artículo, mientras profundizamos en la rica historia de la sociedad vikinga y su gente.


Doce grandes líderes vikingos

La era vikinga (c. 790-1100 d. C.) transformó todos los aspectos de las culturas con las que los nórdicos entraron en contacto. Los vikingos solían atacar sin previo aviso y, en los primeros años, se marchaban con su botín y esclavos para venderlos tan rápido como habían llegado. Con el tiempo, comenzaron a colonizar las regiones que atacaron, pero, ya fuera una incursión rápida con fines de lucro o una campaña a largo plazo por la tierra y el poder, cada operación militar fue organizada y dirigida por un guerrero hábil.

Hay muchos grandes líderes vikingos registrados durante la era vikinga, pero algunos de ellos se destacan por el impacto que tuvieron en su tiempo o por los valores que encarnaron sus historias. Freydis Eriksdottir, por ejemplo, no es una líder vikinga muy conocida pero, al menos en una historia, personifica el coraje vikingo y el espíritu guerrero. Aunque muchos nombres podrían incluirse en una lista de grandes líderes vikingos, los doce más notables son:

Anuncio publicitario

    - C. Siglo IX EC - c. 865-870 CE - r. 911-927 CE
  • Erik el Rojo - c. 950-c.1003 CE - c. 970-c.1024 CE
  • Freydis Eriksdottir - c. 970-c.1005
  • Hastein (también conocido como Hasting) - siglo IX d.C.
  • Harald pelo rubio - r. C. 872-933 CE
  • Harold Bluetooth - r. 958-985 CE
  • Sweyn Forkbeard - r. 986-1014 CE
  • Canuto el Grande - r. 1016-1035 CE
  • Harald Hardrada - r. 1046-1066 CE

No todas estas figuras son completamente históricas y, entre las que lo son, no todas sus historias pueden ser autenticadas. La historia y el mito se entretejen a lo largo de las narrativas de la mayoría de los anteriores, pero, ya sean históricos o legendarios, estos líderes dejaron una impresión duradera en el mundo.

Ragnar Lothbrok

Ragnar Lothbrok es el héroe de la épica los Saga de Ragnar Lothbrok y se considera una amalgama de varios jefes vikingos. Se lo cita regularmente en trabajos académicos como una figura histórica real pero, al mismo tiempo, estos autores admiten que lo más probable es que sea un personaje de ficción, tal vez modelado más de cerca en el líder vikingo Reginherus. Ragnar luchó contra dragones e intentó conquistar Gran Bretaña en solo dos barcos, mientras que el histórico Reginherus es conocido solo por la incursión de 845 EC en París cuando Carlos el Calvo (r. 843-877 EC) le pagó para dejar la ciudad en paz (estableciendo así el precedente de grandes pagos a los jefes vikingos por protección).

Anuncio publicitario

Ragnar también es conocido, sin embargo, por el Ragnarsdrápa, un poema del siglo IX d.C. del bardo Bragi Boddason (también conocido como Bragi enn gamli), que es un poema-escudo (una obra que describe imágenes mitológicas o legendarias talladas en un escudo). Al parecer, el escudo fue entregado a Bragi por alguien llamado Ragnar, y es otro poema nórdico antiguo que identifica a este Ragnar con Ragnar Lothbrok. Sin embargo, también puede referirse a otro Ragnar en su lugar, y debido a que la historicidad de Lothbrok es dudosa, esto no habla a favor de que esté históricamente conectado con este poema-escudo.

De acuerdo a La saga de Ragnar Lothbrok, Ragnar fue advertido por su psíquica esposa Aslaug contra el uso de solo dos barcos para conquistar Gran Bretaña. Él ignoró su advertencia, fue capturado por el rey Ælla de Northumbria (m. 867 EC) y ejecutado al ser arrojado a un pozo de serpientes.

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Ivar el Deshuesado

Ivar es supuestamente el hijo de Ragnar Lothbrok y es mejor conocido por Saga de Ragnar Lothbrok, los Historia de los hijos de Ragnar, y el Gesta Danorum por Saxo Grammaticus (c. 1160-c. 1220 CE). También se le identifica a menudo con uno de los líderes del Gran Ejército Pagano (llamado 'Hingwar' en el Crónica anglosajona) que invadió Gran Bretaña en 865 EC y es posible que el legendario Ivar se haya inspirado en este Hingwar. Sin embargo, todavía se debate en la actualidad si Ivar existió uno a uno como se lo representa en las sagas.

En el Historia de los hijos de Ragnar, navega a Gran Bretaña con sus hermanos para vengar la muerte de su padre, pero se niega a luchar con ellos contra el rey Ælla. Después, hace un trato con el rey por la tierra, pero Ælla estipula que solo puede tener la cantidad de terreno que pueda cubrir con la piel de un toro. Ivar corta la piel del toro en tiras y rodea el área que se convertirá en la ciudad de York. Esta historia, por supuesto, está tomada de la historia mucho más antigua sobre Dido de Cartago, quien hace lo mismo con una piel de buey para fundar su ciudad en el norte de África.

Anuncio publicitario

Después de fundar York, Ivar venga la muerte de su padre al matar al rey Ælla a través de la misteriosa tortura conocida como el águila de sangre y luego gobierna Northumbria desde York. Solo fuentes muy escasas y a menudo contradictorias lo ubican a la cabeza del Gran Ejército Pagano y le atribuyen el asesinato del Rey Ælla en la Batalla de York en 867 EC. Independientemente de si se trataba de una figura histórica real, Ivar el Deshuesado llegó a personificar la crueldad y la astucia de los vikingos.

Rollo de Normandía

Rollo es el fundador de Normandía que anteriormente había dirigido incursiones en el Reino de Francia Occidental. Se cree que Rollo estuvo involucrado en el Sitio de París en 885-886 EC cuando la ciudad fue defendida por Odón de Francia Occidental (l. C. 856-898 EC). Después del asedio, que solo terminó cuando Carlos el Gordo siguió el precedente anterior y pagó a los vikingos para que se fueran, Rollo permaneció en la región atacando varios asentamientos. C ª. 911 EC, Carlos el Simple (r. 893-923 EC) estuvo tentado de seguir el mismo precedente pero, en cambio, le ofreció a Rollo la tierra y la mano de su hija Gisla en matrimonio a cambio de su lealtad y protección de las incursiones vikingas.

Anuncio publicitario

Rollo aceptó la oferta del rey y fundó la región de Normandía ("tierra de los escandinavos"). Se mantuvo fiel a su pacto con Carlos el Simple y no solo defendió el oeste de Francia de los vikingos, sino que mejoró la vida de la gente de su reino. Revisó las leyes, restauró iglesias y abadías y luchó personalmente por el rey contra las amenazas a su gobierno. Dejando a un lado sus logros personales, también es famoso como el tatarabuelo de Guillermo el Conquistador.

Erik el rojo

Erik el Rojo (también conocido como Erik Thorvaldsson) fue un explorador islandés que se convirtió en el primero en asentarse en Groenlandia. Su historia se cuenta en los Saga de los groenlandeses y La saga de Erik el Rojo aunque estas cuentas difieren en varios puntos. Básicamente, Erik fue proscrito por matar a un hombre en Islandia (al igual que su padre, Thorvald Asvaldsson, había sido exiliado de Noruega por el mismo crimen y había venido a Islandia con su hijo) y fue desterrado durante tres años. Había oído hablar de una tierra al oeste donde los marineros nórdicos anteriores habían intentado asentarse y navegado allí, explorando el área durante los tres años de su exilio.

Cuando regresó a Islandia, les contó a todos sobre el maravilloso lugar que había descubierto y lo llamó Groenlandia en un esfuerzo por atraer a más personas para que vinieran. Las sagas relatan cómo lanzó conscientemente el nombre a los islandeses con la esperanza de que un nombre agradable daría lugar a más colonos. Este lanzamiento tuvo éxito y regresó a Groenlandia con 14 barcos y colonias establecidas, fundando Groenlandia.

Anuncio publicitario

Leif Erikson

A Leif, el hijo de Erik el Rojo, se le atribuye el desembarco de barcos en América del Norte unos 500 años antes del infame "descubrimiento" del Nuevo Mundo por Cristóbal Colón. Al igual que con su padre, la historia de Leif proviene de La saga de los groenlandeses y La saga de Erik el Rojo. Según estos relatos, Leif se embarcó en una serie de aventuras marítimas, una de las cuales lo puso en contacto con el rey Olaf Tryggvason de Noruega (r. 995-1000 d. C.) que había convertido a la fuerza el país al cristianismo. Leif juró lealtad a Olaf y regresaba a Groenlandia para evangelizar a la gente cuando se desvió del rumbo y terminó en un lugar extraño que llamaría Vinland ("tierra de viñedos" por las uvas que se encuentran allí) conocido hoy como Terranova, Canadá.

Los vikingos construyeron un asentamiento en el punto más al norte de una península en el área ahora conocida como L'Anse aux Meadows y la pequeña comunidad comenzó un comercio aparentemente lucrativo con sus amigos y parientes en Groenlandia. Los nativos de la tierra, sin embargo, no estaban tan contentos con los recién llegados y esto, junto con las dificultades de los viajes por mar desde y hacia Groenlandia, finalmente los llevó a abandonar el asentamiento. Leif finalmente regresó a Groenlandia, donde supuestamente cumplió su promesa a Olaf de convertir a la población al cristianismo, aunque, en ese momento, la mayoría de ellos probablemente ya eran cristianos.

Freydis Eriksdottir

Freydis era hermana o media hermana de Leif Erikson e hija de Erik el Rojo. Su reputación como una gran líder vikinga es cuestionada debido a dos versiones muy diferentes de su comportamiento en el Nuevo Mundo, prácticamente todo lo que se sabe de ella. La primera cuenta proviene de La saga de Erik el Rojo en el que se la representa como una valiente mujer guerrera que, dejada sola por los hombres en retirada de su grupo, ahuyenta a la tribu nativa fuertemente armada que atacó el asentamiento con solo una espada, la segunda proviene de los Saga de los groenlandeses en el que ella es una mujer conspiradora que orquesta el asesinato de sus socios comerciales por parte de su esposo y sus hombres y luego, cuando se niegan a matar a las mujeres de los socios, lo hace ella misma con un hacha.

No se puede verificar cuál de estos relatos es verdadero, pero se cree que La saga de los groenlandeses - que es la última de las dos - tejió a propósito la historia de Freydis en el Nuevo Mundo para hacerla quedar mal. La imagen de la valiente guerrera vikinga enfrentándose a un enemigo hostil sola con su espada no estaba en línea con el ideal cristiano de la mujer y, como se puede ver en otros lugares (como el cuento bíblico de Jezabel o el histórico Cwenthryth de Mercia), las mujeres fuertes que no encajaban en la narrativa cristiana se convirtieron en aldeanas.

Hastein

Se cree que Hastein (frecuentemente mencionado como Hasting) fue histórico pero, debido a que su nombre se menciona tan a menudo sin calificativos, es difícil saber si es la misma persona mencionada en cada historia. Se coloca en el Mediterráneo con Bjorn Ironside en c. 859 CE, en Francia Occidental con el mismo c. 858 CE, como parte del Gran Ejército Pagano de 865 CE, y como parte de la fuerza invasora de Mercia en 892 CE. Parte del problema para determinar lo que hizo o no hizo es el estatus semi-legendario de Bjorn Ironside con quien está íntimamente identificado.

Se cree que Hastein originó la estratagema vikinga de fingir convertirse al cristianismo, fingir la muerte y ser llevado a través de las puertas de una ciudad solo para revivir milagrosamente, matar a sus posibles benefactores y abrir las puertas para sus hombres (ahora famoso representado en la serie de televisión Vikingos donde Ragnar Lothbrok hace esto mismo). Se dice que la primera vez que hizo esto fue en la ciudad de Luna, que luego fue tomada. Históricamente, se sabe que lideró la fuerza que invadió Mercia en 892 EC, luchando contra Alfred el Grande y Aethelred y Aethelflaed de Mercia. Desaparece del registro histórico en c. 896 CE.

Harald Fairhair

Según las historias de fuentes como La saga de Harald y otros, Harald Fairhair fue el primer rey de una Noruega unida. Su epíteto está estrechamente asociado con su ascenso al poder, ya que se dice que se enamoró de la princesa Gyda de Hordaland, quien rechazó sus atenciones. Juró que no se cortaría ni cuidaría su cabello de ninguna manera hasta que hubiera demostrado ser digno de su amor al conquistar los reinos separados de Noruega y unirlos bajo su gobierno.

El gesto de Harald puede parecer trivial en la actualidad, pero, para los nórdicos, la higiene personal era un valor importante y se esperaba que un príncipe, especialmente, cuidara su cabello. En los diez años que le tomó a Harald unir Noruega, según el erudito Martin J. Dougherty, lo más probable es que lo conocieran como mop-hair pero, habiendo tenido éxito y ganado tanto a Gyda como a su reino, se cortó y peinó el cabello y fue conocido como el rubio (176). Fue padre de otros dos grandes líderes vikingos, Haakon el Bueno (r. 934-961 EC) y Erik Bloodaxe (rey de Noruega 931-933 EC, rey de Northumbria 947-948,952-954 EC) siendo el último de los dos el último rey vikingo de un reino inglés.

Harald Bluetooth

Harald Bluetooth es mejor conocido como el rey danés que convirtió al pueblo de Dinamarca al cristianismo. Escritores cristianos como Widukind de Corvey (DC 973), afirman que Harald se convirtió al cristianismo a través de los milagros que le mostró un clérigo llamado Poppa, tales milagros que incluyen la rutina de sostener una barra de hierro al rojo vivo sin quemarse debido a la fe de Poppa. . En realidad, Harald se convirtió para evitar una invasión de los alemanes, que ya eran cristianos, y que habrían tenido problemas para justificar un ataque a un reino cristiano ante la iglesia de Roma.

Aunque su conversión de Dinamarca se cita con mayor frecuencia como su gran logro, fue un gobernante eficiente que mejoró la infraestructura de su país y solidificó los contratos y tratados con sus vecinos. Aun así, su conversión no le sentó bien a su hijo, Sweyn Forkbeard, quien derrocó a su padre y tomó el poder c. 986 CE.

Sweyn Forkbeard

No está claro si Sweyn era un cristiano rebelde o un pagano acérrimo, pero ciertamente usó la iglesia en su beneficio. Después de quitarle el trono a su padre, consolidó el tenue control de Dinamarca sobre Noruega y se convirtió en rey de ambos países. Desconfiado de la interferencia de Alemania y la iglesia en Roma, concentró sus esfuerzos en construir el poder de la iglesia en Gran Bretaña. Con los ejércitos de Dinamarca y Noruega bajo su control, Sweyn ejerció un poder considerable en la región e invadió Gran Bretaña en 1002 EC, supuestamente en respuesta a la masacre de un asentamiento danés allí.

Sweyn continuó sus campañas militares en Gran Bretaña hasta 1013 EC, momento en el que había conquistado todas las fuerzas enviadas contra él. Fue coronado Rey de Inglaterra en diciembre de 1013 EC, pero murió solo unas pocas semanas después, en febrero de 1014 EC. Fue sucedido por su hijo Harald II, quien ocupó el trono mientras su hermano mayor, Cnut, consolidaba el poder en la tierra. Una vez que Cnut hubo dominado cualquier oposición, Harald abdicó a su favor.

Cnut el grande

Cnut es conocido como "el grande" debido a su habilidad en todas las áreas de la realeza. Conquistó Gran Bretaña y la unió con Dinamarca y Noruega y luego tomó Suecia. Su objetivo era unificar a las personas y culturas dispares de estas tierras bajo una sola regla y, durante un tiempo, lo logró. Revisó las leyes de Gran Bretaña e igualó los castigos por delitos en los diversos territorios. Al igual que con muchos, si no la mayoría, gobernantes vikingos en este momento, no está claro qué tan en serio se tomó su conversión al cristianismo pero, al igual que su padre, sabía lo suficiente para tratar bien a la iglesia y manipular al clero para promover sus diversas agendas.

En el momento de su muerte, Cnut era conocido como el sabio rey de Inglaterra, Dinamarca, Noruega y en parte de los suecos, ya que finalmente no pudo controlar toda Suecia. Estableció contratos comerciales firmes y mejoró la infraestructura de Gran Bretaña, así como sus otros reinos.

Harald Hardrada

Harald Hardrada es conocido como el último rey nórdico de la era vikinga y su muerte en la batalla de Stamford Bridge en 1066 d.C. como el cierre definitivo de ese período. La vida de Harald fue una aventura casi constante desde una edad temprana. Fue herido en la Batalla de Stiklestad en 1030 EC y luchó para restaurar a su hermano Olaf al trono de Noruega cuando solo tenía 15 años. Luego huyó de Noruega por Kievan Rus, sirvió en la famosa Guardia Varangian en Constantinopla y regresó para reclamar el trono de Noruega.

Atacó con éxito Dinamarca en un estilo tradicional vikingo varias veces, pero nunca pudo conquistarla. Al encontrarse invitado por un envidioso conde de Northumbria para reclamar el trono de Inglaterra, Harald invadió en 1066 EC y avanzó hasta su muerte en la batalla en Stamford Bridge. Su mayor contribución a la historia fue el debilitamiento de las fuerzas anglosajonas bajo el rey Harold Godwinson hasta el punto de que, cuando Guillermo el Conquistador invadió ese mismo año, su victoria en la batalla de Hastings estaba casi asegurada.

Conclusión

Aparte de estos líderes, como se señaló, había muchos otros grandes reyes, reinas y guerreros nórdicos y vikingos. Uno de los más memorables fue Egil Skallagrimsson (c. 910-990 EC), un guerrero de siete años, según las sagas, que mató al hijo de Erik Bloodaxe pero se salvó de la ejecución componiendo y recitando un poema en el el honor del rey. El legendario héroe Gunnar Hamundarson (c. Siglo X d.C.) también merece mención como un héroe invencible que murió protegiendo su amado hogar y que, después de la muerte, permaneció feliz como un espíritu en la tierra que había amado.

Independientemente de cómo se interpreten las acciones y la ética de los vikingos en la actualidad, no se puede negar que la era vikinga cambió el curso de la historia para siempre. Cada uno de estos líderes, incluso si sus contribuciones no eran bien conocidas fuera de una pequeña comunidad en su época, influyó en las vidas de los que vinieron después. No hay duda de los efectos inspiradores de los relatos de grandes héroes legendarios como Ragnar Lothbrok y sus hijos, pero, igualmente, de los líderes vikingos históricos que se propusieron hacerse un nombre y cambiaron el mundo.


Vikingos y religión

La era vikinga (793-1066) comenzó con el saqueo de los monasterios, pero terminó cuando los reyes vikingos se convirtieron en campeones de la Iglesia. Este cambio es alarmante, especialmente porque la lucha entre los vikingos y el resto de Europa se enmarcaba tan a menudo como la batalla entre los paganos y la cristiandad. Pero, ¿cuánto cambio fue realmente y por qué sucedió? Este artículo analizará brevemente la relación entre los vikingos y el cristianismo, y algunos de los impactos que las dos fuerzas tuvieron entre sí.

Actitudes nórdicas hacia la fe y las incursiones vikingas en los monasterios

Los primeros nórdicos tenían un espíritu profundamente arraigado que impregnaba todas las facetas de sus vidas y que aún se puede trazar claramente en el estudio de sus acciones; sin embargo, ni siquiera tenían una palabra en su idioma para "religión". La creencia en sus dioses era solo un hecho aceptado por los primeros vikingos, y sus rituales espirituales generalmente los llevaban a cabo los líderes de su comunidad. Había un pequeño número de sacerdotes, videntes, chamanes y otros espiritistas profesionales, pero estos eran especialistas raros en lugar de los ministros de la fe cotidianos. Los grandes templos paganos, como el que describió Adam de Bremen en Uppsala, Suecia, eran destinos ocasionales de homenaje, pero gran parte del culto regular se realizaba al aire libre en arboledas u otros sitios naturales.

En resumen, los nórdicos no tenían una religión organizada, como la tenían los cristianos, musulmanes o judíos, y estas religiones las desconcertaron cuando las encontraron.

Debido a que los nórdicos no tenían una religión organizada y no tenían el concepto de pecado y salvación, nunca hicieron ningún intento real de hacer proselitismo o difundir su fe. Hubo algunos casos en los que convirtieron santuarios cristianos en paganos, pero generalmente eran parte de una estrategia militar más amplia. Sin duda, algunas personas que fueron tomadas por los vikingos o cuyas tierras cayeron bajo su control adoptaron la fe nórdica, pero la evidencia muestra que la mayoría no lo hizo. De manera similar, la angustiosa crueldad que algunos vikingos infligieron a los sacerdotes, monjes y monjas cristianos fueron también "conmoción y pavor" militares o simplemente la depravación de asaltantes individuales.

Para la gente de la Europa de la Alta Edad Media, los monasterios y las abadías no eran solo lugares donde los monjes cantaban y rezaban. Eran los centros de aprendizaje, música y cultura. Los reyes y los nobles los patrocinaban para mostrar sus riquezas personales, generosidad y piedad y gran riqueza acumulada allí. Pero esta riqueza generalmente estaba mal defendida, por lo que estos centros se convirtieron en los principales objetivos de las incursiones vikingas.

Los vikingos incluso atacaron sus propios centros religiosos. En el Saga de Ragnar Lothbrok y sus hijos , Ivar y sus hermanos saquean un santuario pagano sin otra razón que les traerá riquezas y fama. A finales de los siglos X y XI, los vikingos cristianos todavía atacaban a veces los monasterios, y los reyes cristianos no nórdicos saqueaban los centros cristianos patrocinados por líderes nórdicos. Incluso para algunos combatientes no nórdicos en esta era violenta, las iglesias y los monasterios comenzaron a ser vistos como activos de blancos fáciles de un competidor en lugar de sacrosantas casas de Dios.

Entonces, lo que vemos al examinar de cerca las fuentes es que, para la mayoría de los vikingos, los extensos ataques a sitios religiosos no se trataba de promover su fe o reprimir a otros. Se trataba del dinero.

Puntos de vista cristianos de las invasiones vikingas

La mayoría de nuestras fuentes primarias no nórdicas sobre los vikingos fueron escritas por eclesiásticos y contenían una perspectiva religiosa de los eventos. Mientras que los nórdicos creían que el destino gobernaba todas las cosas, los cristianos medievales creían que Dios gobernaba todas las cosas. Por lo tanto, fue un golpe tremendo cuando los vikingos aparentemente invencibles profanaron iglesias con impunidad. Mucha gente llegó a la conclusión de que Dios estaba usando a los vikingos para castigar a la cristiandad por algún pecado aún no identificado.

En el sentido militar y material, sin embargo, esta perspectiva no produjo beneficios inmediatos. Cada victoria de los vikingos socavó la confianza. En lugar de tratar de aprender de los errores estratégicos y mejorar en la lucha contra los feroces norteños, algunos líderes cristianos concluyeron que necesitaban orar y suplicar más, y luego se deprimieron cada vez más cuando perdieron la siguiente batalla de todos modos. Por lo tanto, los vikingos lograron una fuerte ventaja psicológica sobre los ejércitos contra los que estaban luchando, y no fue hasta que los cristianos comenzaron a acumular algunas victorias (casi una generación después) que pudieron aclararse la cabeza y comenzar a resolver su problema vikingo.

Primeros misioneros a Escandinavia

Los gobernantes carolingios enviaron varios enviados misioneros a Escandinavia (especialmente a Dinamarca) a partir del siglo IX. Si bien debe haber sido una tarea desalentadora llevar el cristianismo a las feroces tierras vikingas, estos misioneros generalmente fueron recibidos en paz.

Sin embargo, los misioneros se enfrentaron al importante obstáculo del idioma. Si bien era parte de la misma familia lingüística que otras lenguas germánicas, el nórdico antiguo había cambiado drásticamente en los últimos siglos. Fue difícil para los misioneros adquirir la fluidez suficiente para cumplir con los estándares poéticos que los vikingos valoraban. En última instancia, no fueron los misioneros los que convirtieron a Escandinavia. Serían los propios vikingos.

Cambiando las actitudes nórdicas hacia el cristianismo

Poco a poco, el desdén por el cristianismo que tenían los primeros vikingos cambió. Una de las razones de esto fue que las fuerzas cristianas comenzaron a ganar batallas y ganarse el respeto de sus enemigos vikingos. Hombres como Alfred el Grande en Gran Bretaña, el rey Constantino en Escocia y Mael Sechnaill en Irlanda idearon estrategias que rompieron el hechizo de la invencibilidad vikinga.

Al mismo tiempo, algunos eclesiásticos, disgustados por la incapacidad de sus patrocinadores reales para defenderlos, comenzaron a liderar las fuerzas ellos mismos. Algunos de estos obispos y abades eran de noble cuna y, por lo tanto, tenían entrenamiento militar, y podían ser líderes carismáticos y exitosos. Los monasterios construyeron torres (como la de Glendalough, Irlanda) para evitar los ataques vikingos, y hombres como el obispo Heahmund de Wessex lucharon y murieron heroicamente en la batalla. Los vikingos se dieron cuenta de esto y les ayudó a ver al dios cristiano como un dios de la guerra que podían apreciar mejor. Esta respuesta militante a las invasiones vikingas iba a tener efectos de largo alcance (y a menudo negativos) en la Iglesia en la Edad Media y es una de las razones por las que un tablero de ajedrez tiene alfiles como piezas poderosas.

Pero de todas las cosas que encontraron los vikingos, lo que finalmente les hizo cambiar de opinión sobre el cristianismo fue el contacto con el Imperio Bizantino. A partir del siglo IX, los vikingos suecos y el híbrido Kievan Rus comenzaron a luchar con, y finalmente por, Constantinopla (ahora Estambul en la actual Turquía).

Constantinopla era, con mucho, la ciudad más magnífica que jamás habían visto los norteños. Era opulentamente rico, y la ciudad sola tenía más gente viviendo allí que toda Suecia. También fue la primera potencia naval que encontraron los vikingos que pudo hacerles frente. los Heimskringla resume la impresión vikinga de “la Gran Ciudad” cuando, al entrar por las puertas por primera vez, Harald Hardrada les dice a sus seguidores que cierren la boca abierta para que no parezcan tontos.

En el siglo X, el emperador bizantino Basilio II "el asesino de búlgaros" instituyó la Guardia Varangian, una unidad de élite de 6000 vikingos armados con hachas. Aunque inicialmente estaba formada por suecos y algunos rus, la Guardia Varangian pronto atrajo a guerreros nórdicos de todo el mundo vikingo. Los hombres valientes y hábiles distinguirían sus carreras al servicio de los emperadores cristianos por el tremendo prestigio, gloria y riqueza que garantizaba. Estos hombres no solo regresaron a casa con dinero en efectivo e historias que contar, sino con una perspectiva más amplia del mundo.

Bautismo forzado y conversión de arriba hacia abajo

En vísperas de la era vikinga, el emperador franco Carlomagno obligó a multitudes de sajones paganos de la Europa continental a convertirse a punta de espada. Se cortaron los bosques de robles sagrados y, al parecer, los que resistieron fueron masacrados. Los reyes de la cristiandad rara vez estaban en condiciones de hacer lo mismo con los vikingos.

Sin embargo, cada vez se exigía más el bautismo a los líderes de los ejércitos vikingos derrotados. Por ejemplo, Alfredo el Grande requirió que el Rey del Mar danés, Guthrum, fuera bautizado junto con unos 30 de sus jarls. Según los informes, uno de estos jarls bromeó diciendo que esta sería la vigésima vez que se bautizaba, y luego se quejó de que la prenda bautismal blanca no estaba a la altura de su calidad habitual. Su actitud probablemente fue típica.

Los reyes como Alfred estaban menos preocupados por el estado de las almas de los vikingos y más preocupados por tratar de encontrar algún medio de imponer la paz. Se esperaba que la inclusión en la Iglesia fuera una forma más de ejercer alguna influencia, por pequeña que fuera. Los reyes cristianos también tuvieron que navegar por sus propias realidades políticas, ya que muchos de sus nobles y obispos pueden haber sido críticos de hacer tratados con "los paganos". Los bautismos vikingos eliminaron algo de esta presión.

En general, el experimento pareció funcionar. Si bien los ingleses nunca pudieron contar del todo con Guthrum, él mantuvo la paz después de su bautismo. Teniendo en cuenta que había sido un modelo de astucia vikinga antes del bautismo, solo se puede concluir que había algo en la posición de Guthrum y en la legitimidad recién descubierta que le gustaba al danés. Del mismo modo, el gran vikingo Rollo aceptó el bautismo para reclamar Normandía al emperador franco Carlos el Simple y utilizó sus nuevos vínculos con la Iglesia para fortalecer y hacer avanzar su reino.

Irónicamente, más nórdicos se verían obligados a convertirse al cristianismo por los vikingos que por los reyes de la cristiandad. Desde finales del siglo X en adelante, los reyes vikingos nórdicos como Harald Gormsson (también conocido como Harald Bluetooth), Olaf Tryggvason, Olaf the Stout ("San Olaf") y Magnus the Good creyeron en los beneficios del cristianismo para la cohesión nacional.

En el este, Vladamir el Grande de la Kievan Rus híbrida vikinga llegó a la misma conclusión. Reemplazar su fe nativa con el cristianismo (a veces con las armas) y alinearse con Roma o Constantinopla se convirtieron en componentes clave de la construcción de su imperio.

Eventualmente, incluso Islandia vería la cristianización como simplemente "mantenerse al día", y su parlamento (el Althing ) votaría para hacer cristiana a Islandia en el año 1000.

Conversión ascendente

Cuando los vikingos atacaron, se llevaron todo lo valioso que podían llevar, incluidas las personas. Los vikingos eran notorios esclavistas. Algunos de estos cautivos fueron vendidos lejos en los abarrotados mercados de esclavos del floreciente este islámico. Otros se quedaron para sí mismos.

Los vikingos también comenzaron a quedarse más y más tiempo en las tierras que asaltaban y, a menudo, se casaban con las personas que conocían allí. Por ejemplo, los anales irlandeses mencionan grupos de irlandeses nórdicos ya en la década de 840. Investigaciones recientes sobre el ADN han revelado que aproximadamente el 25% de los hombres y el 50% de las mujeres de la población fundadora de Islandia (es decir, 870-930) eran irlandeses o escoceses.

Todo esto significó que los hogares nórdicos se mezclaron cada vez más en términos de fe. Las sagas islandesas reflejan esto. Un ejemplo de este tipo se encuentra en La saga de Erik el Rojo . En él, Leif Erikson convierte a su madre al cristianismo, y posteriormente ella se niega a acostarse con su esposo, Erik, hasta que él también se convierta. El escaldo añade con ironía: " esta fue una gran prueba para su temperamento .”

Las sagas muestran que muchas veces estos hogares religiosamente heterogéneos eran tan felices y productivos como era necesario, mientras que otras veces el choque de creencias podía llevar a grandes problemas. En el La saga de Greenlander, Una de las expediciones a América se rompe debido a las luchas religiosas en medio de las fiestas, y en el Saga de Njal quemado , dos hermanos inseparables luchan entre sí en la Batalla de Clontarf, divididos por motivos religiosos.

¿En qué se diferenciaron los vikingos después de convertirse en cristianos?

Aunque la era vikinga terminaría y el espíritu guerrero nórdico finalmente se enfrió a medida que Escandinavia se volviera más como el resto de Europa, los vikingos cristianos de los siglos X y XI no se comportaron de manera muy diferente a sus contrapartes paganas. Seguían siendo extraordinariamente belicosos y tenían la misma probabilidad de saquear, tomar esclavos, tener varias esposas, entablar enemistades de sangre y mostrar otras características típicas de los vikingos en cualquier lugar. Fueron igualmente atrevidos en la exploración. Algunos de los vikingos más salvajes, intrépidos y exitosos, como Harald Hardrada, Amlaib Cuaran, Sytric Silkenbeard, Leif Erikson y Cnut the Great, eran cristianos por elección.

Los valores vikingos de compromiso total en la batalla y dar gloria a la vida misma tampoco cambiaron. Se puede encontrar una clara evidencia de esto en la Batalla de Clontarf (Irlanda, 1014) y en la Batalla de Stamford Bridge, (Inglaterra, 1066) en la que los ejércitos vikingos de religiones mixtas eligieron la aniquilación en lugar del deshonor y sufrieron tasas de bajas de 80-90. por ciento. Estas batallas, y otras similares, demostraron que para los vikingos realmente no importaba si iban al cielo o al Valhalla.

La experiencia de conversión nórdica: pluralismo, sincretización, reemplazo y legado cultural

Muchos de los primeros cristianos vikingos parecen haber incorporado a Cristo en su cosmología en lugar de rechazar por completo sus viejas costumbres. Encontramos dichos en las sagas como " En tierra adoro a Cristo, pero en el mar adoro a Thor. "Esto no fue apostasía, solo lo que la mente politeísta premoderna consideraba pragmático. Otros ejemplos de este pluralismo (es decir, reconocer ambas religiones como verdaderas a su manera) abundan en la arqueología, donde Mjolnir Se han encontrado amuletos (Martillo de Thor) en las mismas tumbas que las cruces. One archaeological dig even turned up a casting mold that could make a Mjolnir and two crosses at the same time (see photo).

There are many examples of this “Christian polytheism” in the historical record too, such as when a dying Rollo of Normandy gifted 100 pounds of gold to his local Christian churches and then hanged a hundred prisoners as sacrifices to Odin. Professor Kenneth Harl (2005) of Tulane University generalizes that “it usually took Vikings two or three generations to figure out what monotheism was.”

Hardliners in the Church tried to convince the Norse that their old gods were lesser spirits – or, basically, demons. This was a hard sell. The Norse revered their ancestors, and their ancestral gods seemed impossible to remove from their cultural identity. Over the next few hundred years, some Scandinavians would settle into this opinion, but it was not the most popular one. The idea that the old gods remain "alternative powers" (demonic or otherwise) did eventually take root in Icelandic magic, such as what one finds in the Galdrabok grimoire.

Other Norse Christians around the Viking Age and after took a different view. They held that the old ways served their purpose but that their time had passed. We see later Scandinavian Christian monks describe an early king as “ a favorite of Odin ,” without any sort of religious apology. In the view of many, the old gods had already perished in Ragnarok, and the world was reborn as the Christian world they lived in.

By the time Snorri Sturluson and other Icelanders were writing down the sagas and poetry of their ancestors, symbolic ties and Christian themes were being identified (some experts say, adicional ) to their old lore. For example, Odin’s son, Baldur, with his kind nature, unjust death, and glorious resurrection became allegorically associated with Jesus. As another example, crusading descendants of Vikings identified most with the Odin-like qualities of the Old Testament God. Evidence of this syncretization and culture blending remains evident in the holiday traditions, such as Christmas/Yule.

By the early 12 th century, Denmark had 2000 churches. Norway and Sweden each had about 1000. Sweden seems to have held on to Paganism the longest, due to its isolation and differences in its political transition from its neighbors. One of the tools archaeologists use to determine “thorough” Christian conversion from native religion is by looking at burial practices. Based on such findings, Scandinavia was Christian in practice by the end of the 12 th century.

The conflict of ideas between Nordic Paganism and Christianity was one of the defining features of the Viking Age. Very gradually, many of the Norse began to adopt Christianity in response to their changing conscience and expanding world view. Christianity did not end the Viking Age, or make the Vikings not be Vikings anymore. Some of the most epic and brutal battles ever fought were by Christianized Vikings. However, Christianity was recognized by both sides as one of the clearest pathways to bringing the Norse into the broader European community. Rulers of England, France, and Byzantium used it to harness the northerners’ energy while Norse kings used it to advance their drive for power and nation-building.

Christianity and inclusion in the Church, along with changing economic, military, and political circumstance made the Scandinavia of the 12 th century very different from the Scandinavia of the 9 th century. But focusing too much on this delivers an inaccurate picture. For most of the three centuries the Vikings were exploring the oceans, trading with the far corners of the earth, and fighting all comers, the Christians and Pagans amongst them were moving in and out of conflict and cooperation. Like Odin, the Vikings did not just have a fierce nature, they also had a curious one. Through both their old and new faiths, they found different ways to understand their world and different self-expression in art and action. Though the contact between the two faiths could be violent, in some ways, it could also be synergistic.

Contributing Author

David Gray Rodgers is a fire officer, college lecturer, historian, and novelist. El es el autor de Usurper: A Novel of the Fall of Rome and co-author of Sons of Vikings: History, Legends, and Impact of the Viking Age.

About Sons of Vikings

Visit our online store featuring over 600 different Viking related items.


Los vikingos en Inglaterra

The first Viking raid on England is recorded as being at Lindisfarne in 793 CE. They began to settle in 865, capturing East Anglia, Northumbria, and related lands before fighting with the kings of Wessex. Their regions of control fluctuated greatly over the next century until England was ruled by Canute the Great who invaded in 1015 he is generally considered one of England's wisest and most able kings. However, the ruling House which preceded Canute was restored in 1042 under Edward the Confessor and the Viking age in England is considered to have finished with the Norman Conquest in 1066.


Who Are The Vikings?

From approximately 800 AD - 1066 Vikings roamed both Eastern and Western Europe. They were known for being aggressive invaders and conquerors. The majority of Viking heritage originated in the Scandinavian countries of Sweden, Denmark, and Norway.

Vikings were also known for their craftsmanship of ships in all shapes and sizes. These ships were an integral part of the Viking culture. The ships allowed them to cross bodies of water in exploration and in trade. They also gave the Scandinavian warriors an edge in battle.

Besides Vikings being known for their battle skills, advanced ships, and invasive nature, they were also known for their beards and hair.

I dug a little deeper to find out what exactly an accurate historical representation of a Viking would look like. To my surprise, our representation of their appearance is pretty dang close.


The Real Mythology Behind Vikings

Vikings takes inspiration from the Norse sagas, stories about voyages and battles written in the 13th century. Ragnar Lothbrok is a prominent figure in these, with his own sagas and tales recounting his life and travels. According to these, he was a fearsome warrior and raider, mostly known as the leader of the Viking Siege of Paris in 845. Although Ragnar was the character that pretty much kickstarted the series, Vikings is not exclusively about Ragnar – it also explores other sides of the lives of Vikings, as well as other characters from sagas and legends.

As seen in the series, Vikings had advanced sailing and navigational skills, their own social structure (divided in three: Thralls, who were slaves Karls, free peasants and Jarls, the aristocracy), and believed in Norse religion. Vikings believed that after battle, Odin walked around the battlefield and chose those who would return with him to Valhalla, the place where warriors went to after they died. In Old Norse texts, Odin is described as being often accompanied by his animal companions and familiars: two wolves (Geri and Freki) and two ravens (Huginn and Muninn). Vikings also believed the Gods had shape-shifting abilities, and could appear as a raven, owl, or wolf, hence why the series sometimes had a raven that appeared to Ragnar, as he was said to be a descendant of Odin.

Vikings were more than just savages who killed all of those who dared stand in their way during battles and raids. Although they were a non-literate culture, they had the “runor” alphabet and described their world (and themselves) on runestones, women were more free than in other cultures, and their engineering skills were outstanding. Of course, the brutality of their battles is a much more appealing side to many, so the series couldn’t leave that behind, but it did its best to depict much more of the culture of Vikings than just bloodfests.


Brown-skinned Vikings

Vikings are known for being masterful sailors and ruthless fighters, and while most of them were white, not all of them were.

Just like it is a stereotype that Vikings wore skullcaps, it is similarly inaccurate that they all had white, or peach-colored, skin.

Ancient Scandinavia was permeated with myth, but that black people weren’t among the Vikings isn’t one of them.

The historical evidence shows that black people were a part of Viking culture. [2]

They didn’t have Scandinavian ancestry, at least the first generation didn’t, but through cultural assimilation, it is accurate to call them Vikings.

Ever wonder what the Vikings looked like? Besides their skin color, people wonder about how they wore their hair, too. See Did Vikings Wear Dreadlocks? aprender más.

Modern depiction of a female Viking with brown skin

What is the evidence for black Vikings?

For people interested in the real story of the Vikings, as opposed to the entertainment-infused versions, historical accuracy is important.

One of the best books that helps people separate Viking fact from fiction on this issue is A History of the Vikings by historian Gwyn Jones.

In the book, Jones offers evidence that there were people with different racial profiles among Scandinavian people, including during the Viking age.

The viking peoples who lived between the neck of Jutland and the Lofotens, Sogn, and Uppsala, were not all alike, and emphatically not of one ‘pure’ nordic race.

But two main types of Scandinavian have always been recognizable: the one tall of stature, fair or ruddy complexioned, light-haired, blue-eyed, long of face and skull the other shorter, dark-complexioned, brown- or dark-haired, brown-eyed, broad-face and round of skull.” (Jones, p. 67) [3]

Jones argues that the myth of a completely white race of people—perpetuated by 20th century propaganda—and perhaps partly encouraged by depictions of Vikings in modern popular culture, is factually false.

Though light-skinned people were certainly the majority at the time, there were minority races who had brown skin tones así como.

What kind of clothes did the Vikings wear? Their clothes were partly functional and partly fashionable. See The Viking Dress Code: What They Wore and How to learn more.

Modern depiction of a black male Viking warrior

Skin color in ancient Scandinavian literature

Poetic references to people’s skin color is not unusual in ancient Scandinavian literature. Descriptions of white people appear in literature, like poems, in the Viking age.

For example, in a work of Icelandic origin, the features of a white mother and son are praised:

Her brows were bright, her breast was shining, whiter her neck than new-fallen snow. Blonde was his hair, and bright his cheeks, grim as a snake’s were his glowing eyes.

While white skin tones were celebrated in certain writings, Jones argues that racial tensions were not necessarily severe, writing “there is no evidence of prejudice or dissension between the two [Scandinavian] types” (Jones, p. 68).

Elsewhere, Jones gives examples of people with brown skin in ancient Scandinavian literature. He writes,

Harald Fairhair was the first king of all Norway his father was Halfdan the Black (svarti), and two of his sons were likewise called Halfdan, one nicknamed the White (hviti), the other, reminiscently, the Black.

Some historians, like Jones, note that the moniker “the Black” may be a reference to hair color. While this may be partially true, the implications likely refer to a person with a dark complexion as well.

If the description exclusively referred to hair color alone, it may raise questions about the son nicknamed “the White” (Jones, p. 137).

Jones gives another example from a Scandinavian work called the Egils Saga:

Thorolf was tall and handsome like his mother’s people, but Grim took after his father and was black and ugly.

Grim’s sons, Thorolf and Egill, born out in Iceland, repeated the pattern: Thorolf was the image of his uncle, tall, handsome, and sunny-natured Egill was black, even uglier than his father, tortuous and incalculable.

He became the greatest poet of his age, and many a hard-hewn line of verse testifies to his pride in his craggy head, broad nose, heavy jaw and swart visage. pag. 128

While such descriptions may offend modern readers, Jones notes that these nicknames “were purely descriptive, like the Short, the Tall, the Fat, the Slender, the Bald or the Hairy-beeked” and contain no negative intent in their day (Jones, p. 68).

Raiding was important to Viking culture. What role did Viking women play in raiding? See Did Female Vikings Go on Raids? aprender más.

Viking shield

How did black people get to Scandinavia?

People with dark skin aren’t native to Scandinavia, but arrived in the region in other ways. As previously mentioned, the most common reasons first-generation black people fled there was as willing travelers.

Others were taken their as slaves. The second generation and beyond were born in the region, though their ancestry was elsewhere.

Black people willing traveled to Scandinavia

One reason some black people were in Scandinavia during the Viking age is because they traveled there.

Dark-skinned people from Northern Africa, and certain places in southern Europe like Spain, explored unknown areas just like other Europeans and Asians who sought to discover what foreign lands were like.

Like others, black travelers were looking for resources like fertile land, meaty game, and valuable goods. Over time, some settled in the regions they explored and settled in Northern Europe.

Some black people were escaping to Escape

Another reason black people were in Scandinavia during the Viking age is because they fled allí.

Black people were used as slaves in other parts of Europe, and when they succeeded at escaping, they fled and sometimes they fled north to Scandinavia.

Former slaves had the difficult task of resettling in foreign lands. Nevertheless, some successfully assimilated into Viking culture.

Shields were critically important to the Vikings’ success in combat. See The Viking Shield: Why Is It Round, Wooden, and Painted? learn more.

Some black people were taken to Scandinavia as slaves

Slavery is another reason why black people were in Scandinavia during the Viking age. The Vikings took slaves from other places in Europe and forced them to work for them instead.

While there are many accounts of the Vikings taking and using white European slaves, there may have also been black people among them. Jones writes:

The total numbers are unknown, but human booty was easy to collect, transport and dispose of in the slave markets all across Europe from Dublin to Bolgar.

An internal Scandinavian market was also established, on the islands at the mouth of the Gota, where the three nascent kingdoms met.

Craftsmen we may suppose were often brought home by their captors, as were certainly many younger women, by whom slave numbers were to some extent replenished…

The labor force of a substantial freeman’s farm seem normally to have included some half-dozen slaves… slave labor was most advantageous in the heavy and exacting work of clearing and tilling new land” (p. 21-22).

The evidence shows there were more black people in Denmark than countries north like Norway and Sweden. This is probably the case because Denmark is closer to the other countries of Europe where black people lived at the time. [3]

In addition, it’s known that Viking raids eventually extended as far south as the Mediterranean world and that black people were forcibly taken from that region.

Jones writes that in Spain “The vikings spent an unharassed week rounding up prisoners for ransom, though some, probably [black], they kept as souvenirs of the voyage. These poor wretches, fir grom, blue men, blamenn, black men (or merely men with dark skins), for the most part ended up in Ireland” (p. 216).

Slavery fades

Like many aspects of Viking life, slavery in ancientt Scandinavia was ruthless and brutal.

After the arrival of Christianity, the institution of slavery weakened, but it was not abolished altogether.

The Northern European economy was dependent on slave labor. Over time, however, slavery faded, first in the urban areas and eventually in rural areas.

The Vikings are described in various historical accounts with markings on their skin. See How Vikings Got Tattoos and Why learn more.


16 Facts About the Brutality of Viking Life

Sea-faring Danes invading England (c. 10th Century) Pierpont Morgan Library/ Wikimedia Commons.

14. Homosexual rape was commonplace in Viking culture, with defeated enemies typically becoming victims of sexual assault in a show of domination and humiliation

Unlike early Christianity, Viking culture did not regard homosexuality as innately evil or perverted. However, this does not mean that the Vikings did not attach certain stigmas to homosexual conduct, in particular, to those who received rather than gave. Symbolically seen as a surrendering of one&rsquos independence in violation of the Viking ethic of self-reliance, a man who subjected himself to another sexually was perceived as likely to do so in other areas and thus untrustworthy and unmanly. Being used in a homosexual nature by another man was equally connected to the trait of cowardice, an immensely shameful description in Viking society, due to the historic custom of sexual violence against a defeated enemy. This was recorded in the Sturlunga saga, Guðmundr captures a man and a wife and intends to rape both as a form of domination over his new property.

This use of rape to solidify authority over an individual, not unique to the Vikings but rather a recurrent feature of many hyper-masculine early civilizations, was reinforced by the frequent practice of castration for defeated opponents. Whilst the klámhogg (&ldquoshame-stroke&rdquo) on the buttocks was ranked alongside penetrative wounds: a clear symbolic reference to forced anal sex. Due to this cultural connection of homosexual conduct with submission, dominance, and defeat, the engagement of same-sex consensual relations with a close friend was regarded as an immensely offensive and shameful deed. The act was viewed as a humiliation of the vanquished to participate in intercourse with a friend was not seen as a loving gesture but instead to betray that friend and shame him.


There’s little historical evidence to show what haircuts real vikings wore, other than beards for the men and ponytails for the women. Most likely, Viking haircuts would have been chosen so that warriors’ hair wouldn’t stick out from under their helmets, which could potentially allow enemies to grab the Vikings from behind.

imágenes falsas


Ver el vídeo: Μια φορά κι έναν καιρό ήταν η επιστήμη-05 (Enero 2022).