Tartessos

La cultura tartésica existió desde los siglos IX al VI a. C. en la parte más suroeste de España. El paisaje entre las ciudades modernas de Huelva y Cádiz está definido hoy en día por el curso bajo del Guadalquivir, pero en la antigüedad esta zona estaba cubierta por un enorme golfo que bordeaba el mar Mediterráneo. Tartessos se extendía por las costas de este golfo y las tierras vecinas al norte y al este del mismo, ambas pertenecientes a la actual provincia de Andalucía.

Si alguna vez ha oído hablar de "El Dorado", sabe que las leyendas que se centran en riquezas, tesoros y viajes aventureros a tierras lejanas y desconocidas duran mucho tiempo. Los pueblos mediterráneos del primer milenio a. C. conocían Tartessos, que para ellos era un lugar legendario, lejano y lleno de innumerables tesoros. La riqueza de Tartessos fue descrita por autores antiguos y mencionada varias veces en la Biblia, sin embargo, la tierra siguió siendo tan mítica (pero mucho menos conocida) como "El Dorado" hasta que los arqueólogos finalmente encontraron rastros de la cultura tartesiana en la segunda mitad del siglo XX. siglo EC.

Dado que los propios tartesios no nos dejaron testimonios escritos y los antiguos escritores mencionan escasamente esta tierra pasada, la investigación arqueológica es la clave para comprender esta cultura única, que fue la primera en la Península Ibérica en entrar en estrecho contacto con las culturas antiguas de la península ibérica. este. Los fenicios reconocieron por primera vez el potencial de los recursos metálicos ocultos cerca del golfo tartésico y los exploraron y explotaron consecutivamente.

Los pueblos mediterráneos del primer milenio a. C. conocían Tartessos, que era, para ellos, un lugar legendario, lleno de innumerables tesoros.

Los fenicios en España

Los hallazgos más antiguos relacionados con los fenicios en España se realizaron en la zona del moderno puerto de Huelva, la antigua ciudad de Onoba. Aquí los arqueólogos descubrieron los restos de un pozo de basura de un puesto comercial fenicio que estuvo en uso de forma permanente en la segunda mitad del siglo X a. C. Junto a la joyería fina y los adornos, había bienes comerciales consumibles, como vino y aceite, como lo indica la presencia de miles de fragmentos de ánforas de transporte rotas. Cerámicas como estas, especialmente el ánfora de transporte fenicia Torres 1.1.2.1, viajaron lejos en España en una etapa aún temprana de contacto, pero desde el siglo VIII a. C. se encuentran en números cada vez mayores en contextos puramente indígenas hasta el norte. como el río Ebro.

Su contenido, el vino, fue la primera mercancía oriental seleccionada por los nativos del golfo tartésico en grandes cantidades y se convirtió en la importación fenicia más famosa de toda España (al menos en el registro arqueológico). Lo que los nativos intercambiaron a cambio sigue siendo especulativo, pero no debería sorprender que los fenicios, que ya estaban en una etapa temprana de contacto, fueran por los metales y por los derechos de explotación y propiedad de ellos, especialmente porque su puesto comercial se encontraba directamente en el antiguo desembocadura del río Guadalquivir en el golfo de Tartesio, la conexión más cómoda con las montañas mineras.

La creación de la leyenda de Tartessos

Al menos desde finales del siglo IX a. C. en adelante, se puede rastrear arqueológicamente una explotación extendida de los recursos metálicos en el interior directo de Huelva, la región de Rio Tinto. Estos opulentos yacimientos de mineral formaban parte del llamado Cinturón Ibérico de Pirita, una cadena montañosa que cubre la parte norte de la actual provincia de Andalucía. El cinturón de pirita transportaba cobre, estaño y plomo en grandes cantidades, pero también plata y oro en abundancia y hierro en cantidades menores.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

La minería y otros procesos relacionados con la extracción y el transporte de los metales desenterrados fueron impulsados ​​por las élites locales y trabajados por sus semejantes, pero seguramente planeados, supervisados ​​e instruidos por colonos fenicios especializados. Dado que los marineros no poseían la capacidad de manejar estos proyectos por sí solos, tuvieron que depender de las fuerzas indígenas. Los nativos seguramente ya sabían cómo extraer cobre y cómo alearlo al bronce, pero la extracción y copelación (dividiendo el metal noble de los elementos menores conectados a él) de plata y hierro era nueva para ellos. Especialmente la copelación de plata requiere conocimientos y procedimientos sofisticados. El trabajo en esas nuevas industrias comenzó a pequeña escala, pero la demanda siguió creciendo, especialmente de plata, y se abrieron muchas minas.

Los minerales extraídos fueron copelados y fundidos, principalmente en aldeas indígenas cercanas, como lo demuestran los moldes de fundición excavados y las escorias. Posteriormente, los metales procesados ​​se llevaron a los centros de distribución (en última instancia, la ciudad fenicia de Gadir, la actual Cádiz) y se enviaron al extranjero. La extensión de los metales extraídos solo se puede adivinar, pero las fuentes antiguas dan fe de una abundancia increíble. Estrabón menciona que incluso las anclas de plomo o piedra de los barcos que partían fueron reemplazadas por otras plateadas (Geogr. 3,2,8), y Diodoro agrega que los fenicios tuvieron que talar todos los bosques de Sierra Morena para recolectar suficiente leña para calentar los fuegos. de los hornos de fusión constantemente (5, 35, 4-5).

Las innumerables riquezas obtenidas en los suelos y montañas de Tartessos generaron asombro en las comunidades del Mediterráneo Oriental que resonó a lo largo de los siglos venideros, como una versión antigua del moderno "El Dorado". La Biblia dice que Tartessos era el comerciante de plata, hierro, estaño y plomo (Ez. 27, 12), y el único rey tartésico que conocemos fue Argantino (Her. 1, 163), que se traduce como "El de plata". ". Sin embargo, hace 90 años, el arqueólogo Adolf Schulten intentó sin éxito localizar la ciudad de Argantino en busca de las riquezas, que sospechaba que tenían que estar allí.

Asentamientos tartésicos

Con las industrias comenzando a florecer, los fenicios comenzaron a colonizar consecutivamente las costas del sur de España, formando así una red de ciudades autónomas en el siglo VIII a. C. No se encontraron signos de resistencia por parte de los indígenas en ninguno de los más de 150 lugares conocidos en Iberia que contienen material o estructuras fenicias. Por el contrario, un barrio fenicio fue evolucionando en el asentamiento indígena del siglo VIII a. C. en Huelva.

El crecimiento económico en torno a Huelva y Cádiz provocó un aumento significativo de la población y se encontraron nuevos asentamientos en todo el golfo tartésico. Casi todos tenían fines agrícolas, aunque los mariscos y la cría de ganado también eran fuentes importantes de alimentación en Tartessos. Otra actividad frecuente entre estos pueblos fue la tala y recolección de madera, como se demuestra especialmente en la zona de Málaga. Aquí, la población de roble portugués se redujo del 15% al ​​1,2% durante la existencia de Tartessos, lo que respalda la afirmación de Diodoro.

El diseño y el tipo de espacios habitables construidos variaron de un asentamiento a otro. A veces, la tradición de la construcción siguió las tradiciones de la edad del bronce, a veces fue reemplazada por técnicas fenicias (aunque ajustadas a sus propios hábitos) y, a veces, fue una mezcla de ambas. En ninguno de estos pueblos se encontraron fortificaciones u otras instalaciones de carácter marcial. Ocasionalmente, estas pequeñas viviendas contienen indicios de talleres fenicios, puestos avanzados de las grandes fábricas de las colonias fenicias, pero ninguna de ellas se libra de la influencia general que los colonizadores habían tenido sobre los indígenas durante décadas.

El uso del torno de alfarería, por ejemplo, pronto se estandarizó y reemplazó completamente el hábito de modelar la cerámica a mano durante el siglo VII a. C. en la mayoría de los pueblos y ciudades de Tartessos. Desde el siglo IX a. C., los artistas tartesios intentaron imitar la cerámica oriental en su forma tradicional, creando así cerámicas híbridas únicas y hermosas. Hay piezas modeladas a mano que imitan e interpretan la forma de las jarras fenicias con una decoración pintada de patrones exclusivamente ibéricos tradicionales, reflejando así muy bien las raíces de Tartessos. Todas las labores relacionadas con la artesanía de cualquier tipo (también el citado copelado y fundición de metales) se ejecutaban en los espacios domésticos de las diferentes casas que formaban los nuevos pueblos.

Ninguna de estas viviendas tartesias contenía un edificio que pudiera representar un taller especializado que produjera a mayor escala, una instalación pública de cualquier tipo o un edificio residencial. Todo esto indica que los agricultores eran autosuficientes y relativamente libres de cualquier tipo de control gubernamental o político directo. Las élites y las clases altas de la sociedad tartesiana obtuvieron su estatus no tanto por centralizar el poder sobre el pueblo tartésico, sino más bien por sus elaborados vínculos con los mercaderes fenicios.

Sociedad

Mientras que los fenicios comerciaban rentablemente los metales españoles en las regiones de ultramar, creando así la leyenda de Tartessos, los indígenas que se asociaron con ellos en el negocio minero se beneficiaron al controlar las minas o al proporcionar alimentos, mano de obra y madera. Obtuvieron posesión de artículos de lujo del Lejano Oriente, que se utilizaron no solo para aumentar sus propios deseos consumistas, sino, lo que es más importante, para crear una forma completamente nueva de jerarquía basada en la redistribución en el suroeste de España. A fines del siglo IX a. C., los miembros de las diferentes dinastías que formaban esta jerarquía comenzaron a ser sepultados representativamente en impresionantes túmulos, de los cuales algunos pudieron ser excavados. Dichos túmulos originalmente albergaban a un individuo en el centro, pero con el tiempo se llenaron con otros entierros. Como se demuestra en múltiples casos por el análisis de huesos, las personas enterradas unas junto a otras en un solo túmulo pertenecían exclusivamente a una familia.

Siguiendo la tradición fenicia, los restos incinerados de los decaídos se almacenaron junto con el ajuar funerario en una urna. El ajuar funerario habitual consiste en vasijas de bronce y joyas de bronce (fíbulas y hebillas de cinturones), que a menudo muestran influencia fenicia. Estas ofrendas varían de una tumba a otra, por lo que no se puede crear un conjunto típico de un noble tartésico. Sin embargo, hay un puñado de tumbas tartesias que se destacan en ajuares funerarios preciosos y únicos, así como en el trabajo dedicado a la construcción de las tumbas. En la necrópolis de Huelvas La Joya encontramos un entierro excepcional en un enorme túmulo que data del siglo VII a. C., que cubría un único entierro en una amplia cámara de piedra. El difunto iba acompañado (entre otros) no solo de dos valiosos cuchillos de hierro con mangos de marfil y un raro timaterión de bronce, sino también de un carro completo de dos ruedas a la mode oriental, hecho completamente de bronce. Esta tumba ilustra hasta qué punto las élites de la sociedad tartesiana se beneficiaron del contacto con los fenicios y que se presentaron en gran medida de manera oriental.

Arte de Tartessos

Si bien no se conocen bellas obras de arte (como tampoco lo son las tumbas) de sus antepasados ​​de la Edad del Bronce, la gente de Tartessos se volvió bastante hábil con diferentes materiales y produjo objetos maravillosos con su propia técnica. Su sofisticada artesanía está iluminada por un magnífico conjunto que contiene 21 adornos diferentes, incluidos dos brazaletes, siete collares y 21 placas rectangulares de oro. Este conjunto, con un peso total de 2,39 kg, fue encontrado enterrado en una urna en el santuario fenicio de El Carambolo. El conjunto data de principios del siglo VII a. C. Los hermosos pectorales dorados de 24 quilates de ese tesoro muestran una mezcla única de motivos orientales y técnicas y tecnologías atlánticas. Especialmente la fundición a la cera perdida, que utiliza un modelo para duplicar el objeto en metal, era famosa en las Islas Británicas en ese momento y se puede encontrar ejecutada en diferentes piezas del tesoro. Se cree que el tesoro perteneció a un grupo de sacerdotes que usaban los objetos en sus ceremonias en el mismo santuario.

Disminución

A principios del siglo VI a. C., se encuentran signos de declive en todo Tartessos. Las aldeas alrededor del golfo de Tartesio, algunas de ellas con apenas 50 años, fueron abandonadas una tras otra. Las minas de la región de Rio Tinto fueron cerradas y las industrias relacionadas dejaron de florecer y quedaron completamente abandonadas. Los entierros tartésicos ahora muestran una mera atmósfera marcial y menos signos de importaciones fenicias; en cambio, la cerámica griega comenzó a circular más ampliamente en el suroeste de España.

Muchos de esos desarrollos están relacionados más o menos con la partida de los fenicios. Después de años de lucha continua, los fenicios perdieron su tierra natal ante los persas y posteriormente comenzaron a abandonar sus colonias en España. Las comunidades tartesias no pudieron manejar esta disminución del pilar más importante de sus economías, y sus élites ya no pudieron sostener su jerarquía recién formada. Todas las estructuras que definían la cultura tartésica se desvanecieron con la partida de los fenicios y los nativos volvieron a un status quo, muy parecido a la época prefenicia.


Ciudad de 2.500 años enterrada bajo sedimentos de inundaciones puede pertenecer a una civilización perdida en España

Manuel Cuevas tiene 52 años y no solo es un emprendedor, sino también un apasionado investigador independiente. Hace unos días, este residente de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) surgió en los medios de comunicación españoles tras presentar un informe al Registro de la Consejería de Cultura de Andalucía. Este informe proporciona las coordenadas de lo que se ha interpretado como cuatro grandes edificios y una ciudad de hace al menos 2.500 años. Una de estas estructuras, un edificio o plaza rodeada de edificios, ha medido 360 por 180 metros (1181 por 591 pies), mientras que otra, según información proporcionada por Antena3, alcanza un tamaño de aproximadamente 180 por 100 metros (591 por 328 pies): medidas inusuales para edificios tan antiguos.

La antigua ciudad estaría ubicada en el área de Pinar de La Algaida cubriendo un área de aproximadamente 8 kilómetros cuadrados (5 millas cuadradas). Aquí es donde Cuevas afirma haber reconocido estructuras de edificios enteros, con la apariencia de haber sido preservados bajo múltiples capas de sedimentos luego de sufrir una gran inundación. El investigador cree que las estructuras arquitectónicas son más antiguas que las de los grandes monumentos faraónicos y mesopotámicos. Además, algunas de estas construcciones, por su profundidad, hacen referencia a la época en la que la desembocadura del río Guadalquivir era una enorme ría, cuando el agua del mar cubría la actual ciudad de Sevilla. Por lo tanto, al menos algunos de los edificios pueden corresponder a una época en la que la tecnología común disponible no habría sido suficiente para construir tales estructuras, haciendo de la ciudad la ubicación de una posible civilización perdida.


De qué se sabe: Tartessos.

Arganthonios (Argantonio en [ame = & quothttp: //en.wikipedia.org/wiki/Spanish_language"] español [/ ame]) fue un rey de la antigua [ame = & quothttp: //en.wikipedia.org/wiki/Tartessos"] Tartessos [/ ame ] (en [ame = & quothttp: //en.wikipedia.org/wiki/Andalusia"] Andalucía [/ ame], sur de [ame = & quothttp: //en.wikipedia.org/wiki/Spain"] España [/ ame]) .
Este nombre, o título, parece estar basado en la palabra indoeuropea para plata y dinero. * arģ-, encontrado en celtibérico arkanta, Irlandés antiguo airget, Latín argentum, Sánscrito Rajatám. Tartessia y todo [ame = & quothttp: //en.wikipedia.org/wiki/Iberian_Peninsula"] Iberia [/ ame] era rica en plata. Nombres similares (por ejemplo, Argantoni) aparecen en inscripciones del período romano en o cerca del antiguo territorio tartesiano. Un nombre o título similar Argantoda (nos) se encuentra en monedas de plata en el norte de la Galia y puede haber tenido un significado similar a & quottreasurer & quot.

Docyabut

Para volver más atrás (3500-3000bc)

Están las plagas del suroeste de Iberia, ¿una cultura de dónde?

Docyabut

Diodorus Siculus, Biblioteca de Historia 4. 17. 1 (trad. Oldfather) (historiador griego C1st A.C.):
Entonces Euristeo le ordenó [a Heracles] como décimo trabajo la devolución del ganado de Geryones, que pastaba en las partes de Iberia que se inclinaban hacia el océano. Y Heracles, al darse cuenta de que la tarea requería una preparación a gran escala e implicaba grandes penurias, reunió un armamento notable y una multitud de soldados que serían adecuados para esta expedición. Porque se había oído en el extranjero en todo el mundo habitado que Khrysaor (Espada de oro), que recibió este apelativo debido a su riqueza, era rey de toda Iberia, y que tenía tres hijos [el Gerión de tres cuerpos] para luchando a su lado, que se destacó tanto en la fuerza del cuerpo como en las acciones de coraje que desplegaron en las contiendas de la guerra, se sabía, además, que cada uno de estos hijos tenía a su disposición grandes fuerzas que fueron reclutadas de tribus guerreras. Fue debido a estos informes que Euristeo, pensando que cualquier expedición contra estos hombres sería demasiado difícil de tener éxito, había asignado a los Heracles que el Laborista acababa de describir.


Se sabía, además, que cada uno de estos hijos tenía a su disposición grandes fuerzas que fueron reclutadas de tribus guerreras. ¿Los Atlantes & quot viven en África del Norte?

Quinto Sertorio

Ese tipo de escritura generalmente se define como Southwestern Script, ya que le da un rango más amplio.

Tiene por ser celta, se lo dejo a los expertos. Por aquí la gente tiende a creer que es un idioma local, con la escritura influenciada por los fenicios. De ahí la dificultad para traducir.

En el tema de Tartessos, la mítica ciudad no se ha encontrado, quizás nunca existió, pero le dieron el nombre a la cultura de la Edad del Hierro, que corresponde a la zona donde debió estar. El gran argumento es, una vez más, si es original, celta o fonecia.

Docyabut

Tartessos (también Tartessus) era una ciudad portuaria en la costa sur de la península Ibérica (en la actual Andalucía, España), en la desembocadura del río Guadalquivir. Tartessos data al menos del 1000 a. C., época en la que los fenicios entraron en contacto con la ciudad. Sin embargo, la ciudad probablemente comenzó en una fecha anterior desconocida. Los tartesios eran comerciantes, que pudieron haber descubierto la ruta a las Islas del Estaño (Gran Bretaña o más precisamente las Islas Sorlingas). El comercio de estaño fue muy lucrativo en esta época, ya que era necesario para la producción de bronce, y los tartessos se convirtieron en importantes socios comerciales de los fenicios, que en las cercanías construyeron un puerto propio, Gades (actual Cádiz). Los textos griegos antiguos se refieren a un legendario rey de Tartessos, Arganthonios, conocido por su riqueza en plata y minerales. Los textos griegos dicen que Arganthonios vivió muchos años más allá de la esperanza de vida humana normal, pero Arganthonios puede haber sido el nombre de varios reyes tartesios o su título, dando lugar a leyendas de la longevidad de un solo hombre. Se han encontrado artefactos relacionados con la cultura Tartessos, pero el sitio de la ciudad de Tartessos está perdido.


En el siglo VI a. C., Tartessos desaparece repentinamente de la historia. Los romanos llamaron a la amplia bahía el Tartessius Sinus, aunque la ciudad ya no existía. Una teoría es que la ciudad había sido destruida por los cartagineses que querían apoderarse de las rutas comerciales de los tartesanos. Otra es que había sido refundada, en oscuras condiciones, como Carpia. Cuando el viajero Pausanias visitó Grecia en el siglo II d.C. (Paus. Desc. 6.XIX.3) vio dos cámaras de bronce en uno de los santuarios de Olimpia, que la gente de Elis afirmaba que era bronce tartésico:


`` Dicen que Tartessus es un río en la tierra de los íberos, que desciende al mar por dos bocas, y que entre estas dos bocas se encuentra una ciudad del mismo nombre. El río, que es el más grande de Iberia, y las mareas, las de un día posterior llamado Baetis, y hay quienes piensan que Tartessus era el antiguo nombre de Carpia, una ciudad de los íberos ''.


El nombre & quotCarpia & quot posiblemente sobreviva como El Carpio, un yacimiento en un recodo del Guadalquivir, pero el origen de su nombre se ha asociado a su imponente rasgo más antiguo, una torre morisca erigida en 1325 por el ingeniero responsable del alcázar de Sevilla.


El sitio de Tartessos se ha perdido, enterrado bajo los humedales cambiantes que han reemplazado a los antiguos estuarios detrás de dunas en la moderna desembocadura del Guadalquivir, donde el delta del río ha sido bloqueado gradualmente por un enorme banco de arena que se extiende desde la desembocadura del río. Tinto, cerca de Palos de la Frontera, a la orilla del río frente a Sanlúcar de Barrameda. El área ahora está protegida como el Parque Nacional de Doñana. (ver enlace)


Conexiones míticas y religiosas


Algunos creen que Tartessos fue la fuente de la leyenda de la Atlántida. Las similitudes entre las dos sociedades legendarias ciertamente hacen que esta conexión parezca posible. Se cree que tanto Atlantis como Tartessos fueron sociedades avanzadas que colapsaron cuando sus ciudades se perdieron bajo las olas. La enigmática Dama de Elx, un busto antiguo de mujer de alta calidad artística que se encuentra en el sureste de España, ha sido atado tanto con Atlantis como con Tartessos ya que la estatua muestra el vestido de una cultura no reconocida, que presumiblemente desarrolló una gran habilidad artística para haber producido tal trabaja.


Algunos entusiastas tartésicos lo imaginan como contemporáneo de la Atlántida, con la que podría haber comerciado.


En la Biblia, la palabra Tarsis puede referirse a Tartessos. Tarsis, como Tartessos, se asocia con una gran riqueza mineral.


Aunque se han realizado varios hallazgos en el sur de España que se atribuyen a la cultura Tartessan, la ciudad en sí no ha sido recuperada por arqueólogos profesionales, aunque puede haber sido descubierta recientemente en la región española de Marisma de Hinojos. Si bien los descubridores del sitio insisten en que es la ciudad perdida de Atlantis, el sitio encaja mucho mejor con Tartessos. Está dentro del área de hallazgos de artefactos tartésicos, es donde se describe históricamente a Tartessos, y se encuentra sensiblemente cerca de Gades (Cádiz). Después de todo, los fenicios construyeron Gades con el único propósito de comerciar con Tartessos.


El descubrimiento incluye también una razón muy simple para la desaparición de Tartessos de la historia, ya que la región se inundó entre el 800 y el 500 a.C., precisamente cuando Tartessos dejó de ser mencionado en los textos históricos. Esto también se relaciona con Atlantis nuevamente, probablemente la razón de la identificación del sitio. De hecho, este descubrimiento puede que no solo resuelva un misterio, sino dos: la ubicación de Tartessos y la identidad de la Atlántida.


Tartessus

El nombre Tartessus (a veces Tartessos) ha estado rodeado de mitos durante mucho tiempo. Está asociado con el suroeste de España y es probable que haya sido un reino. Sin embargo, distintas fuentes se han referido a ella como una ciudad, una montaña, incluso un río, el Guadalquivir.

Se dice que está enterrado bajo el Coto Doñana (las marismas y dunas combinadas en la desembocadura del Guadalquivir que ahora están protegidas como Parque Nacional), otros afirman que está bajo Sevilla & # 8230 o Huelva y así sucesivamente.

Existe consenso en que existía en algún lugar de la zona entre Huelva, Cádiz y Sevilla, pero no sabemos quiénes eran sus habitantes. Es posible que fueran descendientes de los habitantes del Neolítico y la Edad del Bronce, pero también se ha argumentado que fueron supervivientes del mítico imperio de la Atlántida.

Una tesis reciente propone un vínculo con los vascos, un argumento basado en las similitudes percibidas entre el idioma vasco y las primeras transcripciones encontradas en artefactos de piedra, plomo y bronce. Esta controvertida tesis ha provocado un acalorado debate por decir lo mínimo.

Lo que sí parece seguro es que existió una civilización en el suroeste de la península que disfrutó de relaciones comerciales razonablemente amistosas con los fenicios, las primeras naciones comerciales mediterráneas que aparecieron en las costas de Iberia.

Los orígenes de Tartessus son tan esquivos como su ubicación. Primero, un mito griego nos dice que el gobernante fundador de Tartessus fue el rey de tres cabezas y tres cuerpos, Gerión. Aunque Gerión fue un rey pacífico que cuidaba sus bueyes a orillas del Guadalquivir, fue asesinado por Hércules como parte de los doce trabajos de este último.

Un mito diferente nos informa que Tartessus fue establecido por el rey Gargoris cuya relación incestuosa con una hija produjo un hijo, Habis. Habis fue abandonado en la naturaleza y criado por animales salvajes. Más tarde fue reconocido por su padre y se convirtió en un monarca ilustrado. “Descubrió” la agricultura atando bueyes a un arado, introdujo leyes y dividió a la sociedad en siete clases sociales. ¡Sin embargo, no permitió que los nobles trabajaran!

La primera referencia histórica a Tartessus proviene del historiador griego Herodoto (siglo V a. C.) que describe las cordiales relaciones comerciales entre Grecia y Tartessus, y en particular a la generosidad de su rey, Arganthonius, quien, aparentemente, vivió durante 120 años (y gobernó por 80)!

Los relatos griegos de un reino bendecido con una riqueza fabulosa en el Mediterráneo occidental parecen estar corroborados también por referencias bíblicas. Hay varias menciones en el Antiguo Testamento de la ciudad de Tarsis que, se ha argumentado, es la forma aramea de Tartessus.

Aunque no hay unanimidad en la identificación, la referencia, por ejemplo, en Ezequiel xxvii, 12, a la ciudad fenicia de Tiro recibiendo plata, hierro, plomo y estaño de Tarsis sugiere que Tartessus y Tarsis eran uno y lo mismo.

La parte suroeste de la Península Ibérica era enormemente rica en minerales, y la referencia de Ezequiel refleja una asociación común del metal con el Mediterráneo occidental. (El estaño vino principalmente de Cornualles en las Islas Británicas, y fue traído por los fenicios y se combinó con cobre, abundante en el suroeste de España, para producir bronce. La mina de Rio Tinto, al norte de Huelva, fue trabajada por primera vez por los fenicios y todavía produce cobre. Tiene fama de ser la mina más antigua del mundo).

Casualmente, hay un pueblo llamado Tharsis a 50 kilómetros al norte de Huelva, la “ésima” combinación, sin embargo, es una curiosidad lingüística y ajena a la lengua española. Una posible explicación es la influencia de las empresas mineras británicas que eran propietarias de la gigante Compañía Rio Tinto con minas entre Huelva y Tharsis en el siglo XIX.

Irónicamente, donde las actividades mineras se han establecido desde hace mucho tiempo, podríamos esperar cierta certeza sobre quienes viven en esas áreas. Pero en el caso de Tartessus tenemos poco más que un nombre, aunque las continuas excavaciones arqueológicas aún pueden desenterrar pruebas sólidas que nos permitan identificar este misterioso reino.

Un artículo en el periódico español El pais el 6 de mayo de 2007, ofrece la tentadora posibilidad de que Tartessus pueda estar efectivamente debajo de una zona del Coto Doñana conocida como Marisma (Marisma) de Hinojo. Fotos aéreas y satelitales tomadas hace algunos años revelaron formas circulares y rectangulares inusuales debajo del pantano. En 2003 y 2004, los científicos alemanes especularon que estas formas podrían señalar la civilización perdida de Tartessus o incluso posiblemente la Atlántida.

El problema era que se suponía que el Coto Doñana siempre había estado cubierto de agua (aunque algunas zonas se secan durante el verano). Ahora, sin embargo, científicos del instituto de investigación CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) de Madrid y de la Universidad de Huelva han informado -a partir de grandes cantidades de arena en el subsuelo donde solo debería haber arcilla- que las formas inusuales visibles desde de hecho, el aire podría ser las ruinas de una ciudad enterrada.

Si es una ciudad, es probable que haya sido enterrada por un maremoto devastador (tsunami), nada imposible ya que hay evidencia de una gran actividad de mareas en el área en el 1500 a.C. y en el siglo II d.C. Lo sorprendente, si ocurrió tal devastación, es que no nos ha llegado ningún registro.

Tarteso y el siglo XX.
Desde la descentralización de España tras la muerte de Franco en 1975, ha habido mucho interés entre los andaluces por sus raíces, similar a lo que ha ocurrido en el resto de comunidades autónomas. No es sorprendente que Tartessus haya atraído la atención.

En 1983 el dramaturgo andaluz Miguel Romero Esteo publicó una obra en verso, Tartessos, que describe como un poema épico que trata de la “protohistoria” de Andalucía. Incluso incluye fragmentos de lenguaje supuestamente tartésico. La obra recibió el Premio Europa en Estrasburgo en 1985. En 2002 Romero volvió al tema con un libro Tartessos y Europa (Tartessus y Europa).

Probablemente más atractivo para los lectores es la serie de cómics reciente y de gran éxito. Tartessos. El primer álbum apareció en 2005 con el título La ruta del estaño (La ruta del estaño). Se trata de la rivalidad entre los tartesios y el malvado Arkabala, el sumo sacerdote del Templo de Hércules en la ciudad fenicia de Gadir (Cádiz), por el control de la ruta del estaño a las islas casitérides (las Islas Británicas). El control de este metal precioso que los tartésicos combinaron con el cobre para producir bronce, permite a los tartésicos vivir con gran comodidad.

La base del comercio es un acuerdo de larga data entre los tartesios y los celtas de las islas británicas, pero ahora debía ser reconfirmado. ¡Arkabala, sin embargo, tiene otras ideas! Un segundo álbum, La espada de Crisaor(La espada de Crisaor) apareció en mayo de 2006. No es sorprendente, dado el tenor general de la trama, Tartessos ha sido comparado con la famosa serie francesa, Asterix de Galia.


Edad Moderna

La Edad Moderna en Sevilla comenzó con uno de los hechos más importantes que cambiaron el rumbo de la historia mundial y colocaron a la ciudad en una posición de influencia y poder: el descubrimiento del Nuevo Mundo en 1492 por Cristóbal Colón y la realeza de la reina Isabel I de Castilla. decreto por el que se concedía a Sevilla el monopolio de todos los comercios de las Indias.

El siglo XVII floreció con el arte de los artistas sevillanos Diego Velázquez, Juan de Valdés Leal y Murillo, y avances en la arquitectura de magníficos edificios, como la Catedral de Sevilla, uno de los ejemplos de arquitectura barroca y gótica más famosos del mundo y el Archivo General de Indias, que albergaba los documentos más valiosos que conservan la trayectoria histórica del Imperio Español en Filipinas y América, que fue declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Desafortunadamente, Sevilla cayó en fuerte declive poco después, como resultado de una crisis económica europea que golpeó con más fuerza a España, al verse incapaz de financiar guerras y mantener un imperio global. Para empeorar las cosas, las inundaciones de los ríos y una plaga en 1649 demacraron a la población, seguidas de un renacimiento católico de transformar la ciudad en conventos religiosos. Durante el siglo XVIII, el poder de Sevilla y la Casa de Contratación se redujo significativamente, y en 1717 la Casa se trasladó a Cádiz, poniendo fin al Siglo de Oro de Sevilla. El imperio español había comenzado a decaer.


Tarsis y Tartessos revisados: problemas textuales e implicaciones históricas

Within the framework of a new discussion of Phoenician and Greek colonization in the Iberian Peninsula, the question of the possible identification of the protohistoric culture of Tartessos in the mentions of a legendary Tarshish in the Hebrew Bible is quite relevant. The correlation between the Tartessos of the Iberian Peninsula, mentioned by Greek authors, and the Tarshish of the Hebrew Bible was first suggested in a late lexicon. The dual enigma of the identification of Tarshish and Tartessos has since sparked the enthusiasm of both biblical scholars and archaeologists of the Iberian Peninsula's protohistory. Should the identification be proven correct, the culture of Tartessos would leave the shadowy land of semi-mythical imagination where Herodotus and others had placed it and would gain a more prominent position in Mediterranean history. The appearance of Tartessos in the Hebrew Bible would both provide a written proof of the important connection of Tartessos with the Levant and reinforce the theory of an early date for the first arrival of the Phoenicians in the West.

Chicago Scholarship Online requires a subscription or purchase to access the full text of books within the service. Public users can however freely search the site and view the abstracts and keywords for each book and chapter.

Please, subscribe or login to access full text content.

If you think you should have access to this title, please contact your librarian.

To troubleshoot, please check our FAQs , and if you can't find the answer there, please contact us .


Customer reviews

Top reviews from the United States

Principales reseñas de otros países

…. wer kennt schon die Tartesser? – Im Rahmen der Lektüre zur romanischen Sprachgeschichte stieß ich auf sie und „zappte“ mich mal über Wikipedia hinausgehend durch Amazon.

Das vorliegende Buch geht weit über die Bedürfnisse aus sprachhistorische Sicht hinaus. Vor den materiellen Erkenntnissen ab Kapitel 3 (Fenicios y tartesios 4: relaciones con los griegos 5. identidad de Tartessos 6. Economía y sociedad 7. religión y mundo funerario 8. el final de Tartessos) finden sich zwei einleitende Kapitel, die für Nichthistoriker einen Blick in die Werkstatt des Historikers erlauben.

Tartesser haben keine schriftlichen Quellen hinterlassen. Im ersten Kapitel finden sich Originalzitate diverser antiker Historiker sowie aus der Bibel in Übersetzung, die belegen, dass die Tartesser von Römern, Griechen, Phönizieren, etc. als Nachbarn wahrgenommen wurden. Dieses Kapitel zeigt im Grunde die Vorstufe zur Definition des Untersuchungsgegenstandes „Tartessos“.

Das zweite Kapitel liefert Einblicke in die Methodik (und Wissenschaftstheorie) der Geschichte der Bronze- und Eisenzeit. Diese Hinweise sind wichtig und interessant, um die „Ergebnisse“ der Kapitel 3 bis zum Ende als offenen Erkenntnisprozess und wissenschaftliche Diskussionsergebnisse bei reduzierter Menge von Fundstücken aus der damaligen Zeit einschätzen zu können.

So findet sich auf S. 53 f. ein kurzer Abriss über die Frage der zeitlichen Eingrenzung: „Algunos (…) creen que debe llamarse y considerarse Tartessos también a esas raíces precoloniales de la Edad del Bronce Final“. Es schließt sich ein Hinweis auf das Fehlen eigenschriftlicher Zeugnisse dieser Kultur an sowie auf die geringe Zahl von Grabungen und die „descontextualización de los objetos“ (S. 55). Mit der Folge: „Todos estos problemas de desconocimiento hacen que las hipótesis que se han planteado por parte des los diferentes investigardores sean bastante diversas y incluso opuestas.“ Wir sind also vorgewarnt: Die Kapitel 3 bis zum Ende stellen lediglich eine weitere Hypothese zur Darstellung der Tartesser von Raquel Carillo dar.

Es wird für die Bronzezeit ein „hiatus poblacional“, eine kurze Zeit ohne Bevölkerung diskutiert. Carillo stellt die Diskussion kurz dar, hält diese aber für eine Folge zu weniger Grabungen und deren Methode: „puesto que el estudio de una parte muy pequeña, mediante sondeos (excavaciones en vertical de una porción muy reducida del lugar aqueológico), no puede explicar la evolución del asentamiento completo.“ (S. 56).

Aus den wenigen Funden wollen Forscher die Gesellschaftsstruktur erklären: „Determinados autores ven en la diferencia de tamaño de los distintos yacimientos una jerarquización de los hábitats.“ (S. 58). Es findet sich dann auf S. 70 der folgender Hinweis und somit wohl auch die Stellungnahme des Autors: „La historía, especialmente cuando no existen fuentes escritas, además de en la arqueología se apoya en la etnografía para esclarecer la organización sociopolítica de los pueblos pretéritos. Se estudian poblaciones actuales que conserven características prehistóricas, comparando ambos grupes, el des pasado y del presente.“ – Soweit zu Carillo.

Mein „Zappen“ auf Amazon lieferte noch zwei weitere, erwähnenswerte Bücher: Carlos Díaz Sánchez handelt in seiner „Vida Cotidiana de la Iberia Preromana“ über die gleiche Zeit. Es verfolgt die Entwicklung der Tartesser, Vettonen, Vacceos und Keltiberer über mehrere Jahrhunderte. Dies geschieht aus der Sicht des Archäologen unter den Vorbehalten, wie sie wissenschaftstheoretisch und methodisch – cf. oben die Darstellung zu Carillo – hingenommen werden müssen.

Ein eng beschriebenes, reich bebildertes, höchst wissenschaftliches Buch „Tartessos“ von Mariano Torres Ortiz liefert auf 450 Seiten im A4-Format die wohl weitreichendsten Informationen zum Thema in Buchform aus dem Jahr 2002. Allerdings konnte ich das Buch nur noch über eine Amazon-Tochter für den Originalpreis von 40 EUR erwerben. Ansonsten wird dieses Buch antiquarisch angeboten im Bereich von 300 bis 400 EUR im Internet. Ob dieser Preis für Forscher oder Universitätsbibliotheken angemessen ist ….? Für eine Wochenendlektüre definitiv nicht.


The Etruscans, Phoenicians, and Tartessos

Having finished writing my Obra Maestra on the Greeks, I thought I should take a quick look at their rivals in the Mediterranean at that time — the Etruscans, the Phoenicians, and Tartessos — and to try to see how they rose, and how eventually they were gobbled up by the Greeks and Romans.

I begin with the Etruscans. The Etruscans were always something of a mystery they emerge from the native Italian Villanovans at much the same time as the Greeks were also emerging from their ‘Dark Age’ in the 8th century BC, and they soon adopted Greek ways , bought lots of Greek pots, and were buried in rich tombs. Sadly, few of their towns survive apart from Marzabotto, which we visited not so long ago in the rain. But eventually they were conquered by the Romans, and in many ways their civilisation reaches its peak in the Roman, or let’s call it the Hellenistic period. I photographed this splendid tomb lid in the Florence Museum showing a wealthy Etruscan displaying his wonderfully fat belly as proof of his great prosperity.

And then there were the Phoenicians who are a story in two parts. The story begins in the late Bronze Age when the peoples of Tyre and Sidon were great seafarers. In the 8th century BC, they were swallowed up by the Assyrians, but they managed to achieve semi-independence providing they supplied the Assyrians with the metals they needed: copper and silver.

So first they went to Cyprus, then called in on the Greeks, where they brought about an ‘Orientalising’ phase, then on to Sardinia, and eventually to Spain, where they found lots and lots of copper and more particularly silver, which is what the Assyrians really wanted. In the course of their exploration, they also founded Carthage, and when Tyre began to decline in the 5th century, Carthage took its place. Thus, we come on to the Phoenicians, part two.

The Carthaginians built up a great estate, but eventually they too were conquered by the Romans. ¿Pero por qué? Hannibal won all the battles, but the Roman allies by and large remained faithful, and Rome survived, and eventually took the fighting to Spain and then to Carthage itself. But why did Rome eventually win? I agonised over this problem. Roman state craft perhaps? Or was it because Rome more effectively assimilated Greek culture? See if you agree with my conclusions.

And then we come to Tartessos, in Spain, which is a virtually unknown civilisation. Barry Cunliffe has been going on about it for some time, so I thought I had better investigate (always follow what Barry is doing!). Tartessos sprang up along the River Guadalquivir where there are great deposits of copper and silver – it is known as the Rio Tinto, the red river. A great civilization sprang up called Tartessos, which exported the valuable metals through Phoenician trading stations along the coast, and everyone grew rich on the trade. But then the Assyrians were conquered by the Medes and Persians. The Medes were not interested in silver, so the trade collapsed and so did Tartessos. It is only recently that archaeology has resurrected this lost civilisation, and I have heard great fun in tracking down some of the latest Spanish discoveries.


Lost City of Atlantis And Its Incredible Connection to Jewish Temple

The lost city of Atlantis has been found, and it’s straight out of the Bible – at least according to a stunning new National Geographic documentary which follows a high-tech, wide-ranging search for the mythical city with incredible results.

The documentary, Atlantis Rising , released last Sunday, features Oscar-winning Titánico director James Cameron and Emmy-winning journalist Simcha Jacobovici following ancient clues through Greece, the Mediterranean, and the Atlantic on a search for Atlantis, a mythical city that allegedly sunk into the sea thousands of years ago. Along the way, they discover mind-blowing Biblical connections to Atlantis, including a 3,000 year old carving that ties the mythical city to the Jewish Temple.

George Diaz-Montexano (left) and Simcha Jacobovici in “Atlantis Rising”. (Facebook of George Diaz-Montexano)

“So often, when you tell people you are looking for Atlantis, they think it is a crazy project because they think it is a thing that was made up by Disney or Hollywood, a city full of mermaids,” Jacobovici told Breaking Israel News in an exclusive interview. Even he was astonished at what they found.

Jacobovici, who describes his recent projects as “investigative archaeology,” admitted that sources are scarce. The only ancient source for Atlantis was the Greek philosopher Plato in the 4th century BCE. In his dialogues, Plato wrote about a traveler, Solon, who learned about a highly advanced, wealthy civilization, described in depth. It was a port city located “past the ‘Pillars of Hercules’”, which Jacobovici explained is known today as the Straits of Gibraltar.

In Plato’s account, Solon describes the destruction of Atlantis by a natural disaster which covered the coastal city with mud and water. According to the story, the city sank into the ground and disappeared. Jacobovici equated this to a tsunami.

“Many people may think this is a fictitious account, but Plato went into a lot of detail,” Jacobovici argued. “More problematic is that no other historical or archaeological source discusses a city named Atlantis.” He pointed out, however, that the Greeks had a habit of renaming people and places.

The team set out to find a city that fit the description of Atlantis. The search eventually led them to the Iberian Peninsula, where they began to make a connection between Atlantis and an ancient city known as Tartessos – which appears, amazingly, in the Bible.

“There are many artifacts and ancient writings that show that 3,000 years ago there was a great city of Tartessos, very wealthy and with a powerful navy,”Jacobovici described. “Though we don’t know exactly where it was, it was purported to be somewhere in Southern Iberia , Spain or Portugal, precisely the area that Plato gives for Atlantis.”

For, lo, the kings assembled themselves, they came onward together..Trembling took hold of them there, pangs, as of a woman in travail…With the east wind Thou breakest the ships of Tarshish. Psalms 48:5-8

The Bible speaks many times about a city called Tarshish. King Solomon fought naval battles with the wealthy city, an ally of Israel.

The kings of Tarshish and of the isles shall render tribute. Psalms 72:10

Tarshish is also mentioned as the city that Jonah chose to flee to rather than go to evil Nineveh.

Pero Yonah rose up to flee unto Tarshish from the presence of Hashem and he went down to Joppa and found a ship going to Tarshish so he paid the fare thereof and went down into it to go with them unto Tarshish from the presence of Hashem . Jonah 1:3

In Tarshish, “Jonah encountered a fierce storm,” noted Jacobovici. “This is very characteristic of the area around the Straits of Gibraltar .”

The fact that the city of Tarshish is mentioned throughout the Bible seems to contradict a connection with an Atlantis that was destroyed well before Plato’s account. Jacobovici had an explanation.

“I think there were several stages in the destruction of Tarshish,” he said. “One was during the Exodus, and the final one was after King Solomon.”

The mysterious carving. (Facebook of George Diaz-Montexano)

Perhaps the most shocking revelation came when Jacobovici interviewed Spanish researcher Georgeos Diaz Montexano.

“He showed me Bronze Age symbols, 3,500 years old, carved into ancient shrines,” Jacobovici told Breaking Israel News . “Montexano believes that after the tsunami destroyed Atlantis, or Tarshish, the refugees made these shrines to commemorate the destruction of their city and to pray to their gods that Atlantis should rise again.”

The symbols carved into the walls had distinct design resembling a bull’s eye standing on a stick with three legs. The ancient stone carvings in the Spanish shrines are strongly reminiscent of Plato’s description of the port of Atlantis: three concentric circular docks with a central rectangular temple to Poseidon, with a canal connecting out to the sea.

Symbol of the Temple Menorah (Photo: Eilat Mazar/City of David Foundation)

“The symbol carved into the walls in Spain was an aerial view of the port Plato described, but with the canal depicted as Poseidon’s three-pronged trident,” Jacobovici explained.

Then Montexano showed him something even more remarkable. “In one of these of these shrines in Spain, the 3,000 year old carving is missing the top half of the bull’s eye. Montexano theorized that this symbolizes the refugees were praying for a restored Atlantis.

“But that symbol, as everyone knows, is the Menorah in the Jewish Temple,” said Jacobovici.

Jacobovici relates Montexano’s theory for the remarkable similarity between the ancient symbol found in Spain and the Jewish Temple.

“Montexan believes that when God told the Jews to make the Menorah, he gave them a symbol they already understood, already recognized from the Atlanteans.”


Imajin's Tartessos-on-Sardinia

Hm, then Othniel's scenario would go more like this (I've also made a few changes of my own, because I'm like that):

In 612 BC Babylon becomes the capital of Babylonia.
609 B.C. New Tyre is estabilshed. It will quickly dominate Eastern Iberia.
605- 588 Under the rule of king Nebuchadnezzar their territory extented from the edge of Persia to what in the OTL today is called Albania. Many tribes are displaced, especially the Turks and Syrians. The Syrians will flee to Cyprus, where the City of Name? is established in the Eastern part of the islands.
600 BC - 580 Tartessos expands across Corsica and Southern Italy.
538 BC Babylon is sacked by the Medes and Persians. The Medes, as a stronger tribe, become the rulers, and the Persians incorperated into their millitary and are eventually assimilated.
532- 528 BC Egypt gains Independance, and incorperates Canaan.
530-522 Medes unable to hold the Balklands, A greek city league, led by Byzantium, forces the Greeks out of Greek-populated lands, and the Turks force Mede out of the rest of the Balkans. Greek is currently all controlled by Byzantium, but Turkland is independent from Byz.
572- 564 Tartessos gains control of North Italy, and manages to incorperate the Alpine lands and parts of France.
583-491 New Tyre begins unifing the Iberian Peninsula.

How widely is the "Tartessos-On-Sardinia" theory accepted?

Nicole

Othniel

Here's the rest you had in my thread

Nicole

Here's a rewritten beginning:

610 BC - First definitive mention of Sardinia as the "Tartessan Domain" in Greek records.

589 BC - Tartessos extends over all of Sardinia, begins large-scale trading with Etruscans.

570 BC - Colonization of Corsica begins, Etruscan League established and supported by Tartessos.

563 BC - Etruscan cities threatened by Celts, and a massive war breaks out on Eturia's northern borders.

560 BC - Eturia is joined by Tartessos as the Celts rapidly gain on Etruria.

543 BC - The Celts have been pushed back. Liguria submits to Tartessan rule.

521 BC - Darius the Great becomes Persian Emperor, massively expanding the Persian domain through Babylonia and Palestine.

511 BC - Tartessos expands it's domains and cements authority over Liguria and Corsica.

500 BC - Darius I of Persia begins a massive attack on the city-states of Greece.

491 BC - In a decisive battle outside the city of Athens, Persian forces prevail, burning the city, soon moving on to Sparta to perform the same deed. Refugees overwhelm Magna Graecia.

482 BC - Syracuse cements it's authority over all of Greek Italy.

Nicole

476 BC - Persia completes its conquest of the southern Caucasus, but fierce Scythians prevent them from going further. Macedon becomes a tributary state to Persia.

470 BC - The ancient kingdom of Urartu regains it's independence from Persia, however the southern lands have been completely assimilated by Armenian tribes.

463 BC - Urartu is forced to give up control of Armenia after a revolt supported by Persia. Armenia becomes a tributary state of Persia.

440 BC - Tartessos becomes a Republic following the overthrow of it's Kings.

432 BC - Revolts in Attica and the Pelopennese are brutally put down by Persian authorities. Corinth stays loyal, and is rewarded with independence as a tributary city-state.

412 BC - The Republic of Rome has become the dominant power in Latium, and rules all that land.

408 BC - Media successfully rebells against the Persian Empire. In responce, control is tightened across the remaining Empire. Corinth's independence is wiped out.

402 BC - Following threatening manuvers from Syracuse, Rome, Tartessos, and Eturia make a military agreement, though the war will never come to pass.

396 BC - The First Greco-Punic War breaks out over the status of Malta, which had both a Greek and Phoenician Colony. In the End, Syracuse is forced to back down and Malta becomes fully Carthaginian.

359 BC - Phillip II becomes King of the Persian tributary state of Macedon.

346 BC - The Greek cities in southern Thrace, including Byzantion, rebel, and are put down by a Persian army led by Phillip II. For Philip's loyalty, Macedon is granted a large stretch of land on the northern Aegean Coast.

340 BC - Philip II begins campaigning in Thrace, a land which had formerly been under Persian rule. During his campaigns, a large section of Thrace becomes Macedonian.

335 BC - Philip II is killed while campaigning in Thrace. His successor, a young Alexander, is ordered killed by Persian authorities, who seize control of Macedon, handing it to one of the Emperor's brothers. The Persian Emperor had feared the growing power of the state, and feared that it's mainly Greek rulers would manage to free Greece from Persian rule.

332 BC - Much of what remains of separate Thrace is united under King Romitalkes I.

330 BC - Second Greco-Punic War erupts between Syracuse and Carthage. By the wars end, both powers will have gained nothing, and Tartessos will have taken over much of the dominant trade.

321 BC - Tribes of Celts destroy several Phoenician settlements in Hispania.

314 BC - Crete manages to break free of Persian rule.

300 BC - A fire destroys Persepolis, causing a move of the Persian capital to Babylon.

It's probably getting rather implausible, though. Perhaps Uratru had been too Armenianized as this point to regain a separate existance, but I'm going to keep it as it is. On the map, the large persian state in Greece is Achaemenid Macedon, which has managed to hold on to most of Philip's conquests. The other Persian tributary state is Armenia.


Ver el vídeo: Tartessos: auge y caída. (Enero 2022).