Podcasts de historia

USS Winslow (DD-53)

USS Winslow (DD-53)

USS Winslow (DD-53)

USS Winslow (DD-53) fue un destructor de la clase O'Brien que sirvió desde Queenstown y Brest durante la Primera Guerra Mundial, llevando a cabo al menos diez ataques contra supuestos submarinos.

los Winslow fue nombrado en honor a John Ancrum Winslow, un oficial naval de los EE. UU. durante la Guerra Civil Estadounidense que sirvió en el Mississippi y luego persiguió a los asaltantes comerciales confederados, al mando del USS Kearsarge durante su famoso duelo con la CSS Alabama fuera de Cherburgo.

los Winslow fue depositado por Cramp en Filadelfia el 1 de octubre de 1913, botado el 11 de febrero de 1915 y alcanzó los 29,01 nudos durante las pruebas de construcción. Fue comisionada el 7 de agosto de 1915 y se unió a la 6ª División, Flotilla de Torpedos de la Flota Atlántica. Durante el período anterior a la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, operó frente a la costa este de Estados Unidos y en aguas cubanas. En 1916 ayudó a rescatar a las tripulaciones de los barcos hundidos por U-53 frente a Newport, Rhode Island, después de la controvertida visita de ese submarino a los Estados Unidos.

Después de la entrada de Estados Unidos en la guerra, Winslow fue parte del segundo lote de destructores estadounidenses que partieron hacia aguas europeas (Fatigar (DD-57), Rowan (DD-64), Cassin (DD-43), Ericsson (DD-56), Winslow (DD-53) y Jacob Jones (DD-61)), partiendo el 7 de mayo y llegando a Queenstown el 17 de mayo.

los Winslow se basó en Queenstown durante el próximo año. A principios del 11 de junio de 1917 llevó a cabo su primer ataque contra un submarino sospechoso, aunque sin éxito.

El 30 de julio Winslow rescató al capitán y a 12 tripulantes de las SS Whitehall, hundido por un submarino.

El 16 de agosto avistó un submarino con mal tiempo, pero no pudo ponerse en posición de atacar antes de que el submarino desapareciera.

El 24 de septiembre acudió en ayuda de la goleta estadounidense Henry Lippett, que estaba siendo bombardeado por submarinos. Cuando llegó, la goleta estaba en llamas, por lo que, después de un breve ataque de carga de profundidad en el submarino, regresó para rescatar a la tripulación.

El 11 de octubre, cargó en profundidad una marea negra en caso de que procediera de un submarino averiado.

El 3 de enero de 1918 llevó a cabo otro ataque a una marea negra, una vez más sin éxito. En esta ocasión una gran cantidad de líquido oscuro salió a la superficie, posiblemente de U-61. Ese submarino sobrevivió hasta al menos el 23 de marzo, pero se hundió poco después de esa fecha.

En abril de 1918 el Winslow se trasladó a Brest y fue utilizado para escoltar convoyes de tropas estadounidenses en la última etapa del viaje a Francia. Durante este período llevó a cabo siete ataques contra supuestos submarinos, aunque sin ningún éxito registrado.

En el período de abril a junio de 1918, el Winslow escoltado ocho convoyes de tropas.

El 8 de agosto rescató a los supervivientes del Hacia el oeste Ho,

El 5 de septiembre de 1918 U-82 torpedeó el transporte de tropas Monte Vernon. Nicholson (DD-52), Winslow (DD-53), Wainwright (DD-62) y Conner (DD-72) todos intentaron cargar en profundidad el submarino, pero ella escapó.

Cualquiera que sirviera en ella entre el 21 de mayo de 1917 y el 11 de noviembre de 1918 se clasificó para la Medalla de la Victoria de la Primera Guerra Mundial.

Después del final de la guerra, el Winslow fue uno de los barcos que escoltó al presidente Woodrow Wilson en la última etapa de su viaje a Francia en diciembre de 1918. Luego regresó a los Estados Unidos, llegando a Nueva York el 12 de enero de 1919. En mayo de 1919 apoyó el vuelo transatlántico llevado a cabo por un vuelo de hidroaviones Navy Curtiss NC-4. Luego permaneció en servicio frente a la costa este de los Estados Unidos y en aguas cubanas hasta que fue colocada en comisión reducida el 10 de diciembre de 1919.

En junio de 1921 el Winslow fue puesta nuevamente en servicio y permaneció en servicio durante un año, antes de ser dada de baja por última vez el 5 de junio de 1922. En julio de 1933 perdió su nombre, fue eliminada el 7 de enero de 1936 y vendida como chatarra en junio de 1936.

Desplazamiento (estándar)

Diseño de 1.050t

Desplazamiento (cargado)

1,117t

Velocidad máxima

29kts a 17.000 shp
30kts a 16,974 shp a 1,021t en prueba (McDougal)

Motor

Turbinas Zoelly de 2 ejes más motor de crucero alternativo
4 calderas

Largo

305 pies 5 pulgadas

Ancho

31 pies 2 pulgadas

Armamento

Cuatro 4in / 50
Ocho torpedos de 21 pulgadas en montajes gemelos
Cargas de profundidad

Complemento de tripulación

101

Lanzado

11 de febrero de 1915

Oficial

7 de agosto de 1915

Destino

Vendido como chatarra 1936

Libros sobre la Primera Guerra Mundial | Índice de materias: Primera Guerra Mundial


Frank H. Newcomb & # 8211 Hero Of Cardenas & # 8211 Sus dos cañones de seis libras lograron disparar 135 rondas en 20 minutos

“Venero a esa larga línea de marineros expertos que, con su devoción al deber y el sacrificio de sí mismos, me han hecho posible ser miembro de un servicio honrado y respetado, en la paz y en la guerra, en todo el mundo”. (uscg.mil)

Este es el segundo verso del credo de los guardacostas de los Estados Unidos. Se utiliza para enseñar a los reclutas a respetar la historia del servicio y a comprender sobre quiénes están parados. El capitán comandante Frank H. Newcomb fue uno de esos expertos marineros.

Nacido en Boston en 1846 en una familia de navegantes, Newcomb estaba destinado a una vida en el mar. Su padre había comandado un barco por primera vez a los 20 años, y a los 16, Frank sirvió a sus órdenes. Pero a medida que el joven se estaba recuperando, la Guerra Civil estadounidense estaba en su apogeo y él sabía que tenía que servir. Solicitó y recibió un puesto como primer oficial en la Marina de los Estados Unidos en 1863, con solo 17 años.

Después de la guerra, regresó a la flota mercante. Pero gran parte del transporte marítimo había sido asumido por barcos y marineros extranjeros, y no había mucho dinero que ganar como estadounidense. Newcomb tuvo un hechizo en tierra, incursionando en ferrocarriles y varios otros esfuerzos.

Pero en 1873 el mar lo llamaba de nuevo, y se unió al Servicio de Reducción de Ingresos como tercer teniente. Sirvió con distinción y fue muy querido por sus compañeros y tripulación. Habiendo pasado su juventud entre los marineros de Boston, se sentía como en casa en un barco y conocía la ética del trabajo duro de los buques mercantes de Nueva Inglaterra.

Frank Hamilton Newcomb lideraría el USRC Hudson mientras salvaba al USS Winslow. Era un marinero de pies a cabeza y tenía un fuerte sentido del deber moral. Sirvió en la Guerra Civil Estadounidense y, más tarde, en el Servicio de Reducción de Ingresos de los Estados Unidos, incluso estableciendo la primera estación de salvamento para todos los afroamericanos. Su sentido del deber y la moralidad pueden servirnos de ejemplo a todos.

En 1878 se le ofreció una nueva oportunidad: un inspector del Servicio de Salvamento de Estados Unidos. A esta nueva rama del Departamento del Tesoro se le encomendó la tarea de administrar y mantener estaciones de salvamento en las costas de Estados Unidos. Pero sufrió de corrupción y abandono. Una vez más, Newcomb demostró ser un hombre trabajador y ético, e incluso estableció una estación de salvamento totalmente afroamericana en Pea Island en Carolina del Norte. Este fue un movimiento audaz en el sur de Estados Unidos justo después de la Guerra Civil. Pero Newcomb tenía un fuerte sentido del deber moral y sabía que siempre debes hacer lo correcto. A finales del siglo XIX, Newcomb probaría este principio en la batalla.

La tripulación que salva vidas de Pea Island. La dedicación de Newcomb a hacer lo que pensaba que era correcto se extendía desde la lucha contra los prejuicios raciales hasta salvar las vidas de los compañeros de barco.

Durante los siguientes 20 años, Newcomb sirvió en una variedad de Revenue Cutters, tanto en el Atlántico como en el Pacífico, e incluso fuera de Alaska. Era un cortador de pies a cabeza. En 1897 recibió un nuevo mando: el nuevo Revenue Cutter Hudson.

El primer buque con casco de acero del servicio, el Hudson parecía un gran remolcador. No era rápida, ni era particularmente hermosa, pero al igual que los hombres que la navegaban, era robusta, confiable y dedicada. Se incorporó en septiembre, cuando las tensiones con España se estaban gestando. Finalmente estallaron en abril de 1898, cuando Estados Unidos declaró la guerra a España. Casi de inmediato, Newcomb y Hudson Zarpó hacia Cayo Hueso, donde se uniría al resto de la flota estadounidense.

USRC Hudson en Navy Yard, Norfolk, Virginia, 21 de abril de 1898.

En Key West, las cosas empezaron a suceder muy rápido. los Hudson arribó el 5 de mayo de 1898, y el 9 ya había zarpado rumbo a Cuba. Su deber era patrullar entre Cárdenas y Matanzas, con la esperanza de sacar a los españoles de sus puertos fortificados y bien defendidos. El día 10, Newcomb encontró un pequeño canal despejado que conducía al puerto de Cárdenas, todos los demás estaban bloqueados por escombros y minas. El canal solo era lo suficientemente profundo para un barco de bajo calado durante la marea alta.

Al día siguiente, un pequeño grupo de barcos estadounidenses se dirigió al canal. Tu consistía en dos cañoneras: USS Machiasy USS Wilmington, el barco torpedo USS Winslow, y finalmente el USRC Hudson. Machias se sentó demasiado bajo en el agua y no podía pasar a través del canal, por lo que Wilmington, Winslow, y Hudson procedió mientras proporcionaba fuego de cobertura para mantener a raya a los francotiradores en la tierra.

USS Wilmington en 1898.

USS Machias en 1898.

Los tres pequeños botes avanzaron lenta y cautelosamente por el canal, sabían que las fuerzas españolas estaban delante de ellos, pero no estaban seguros de dónde. Finalmente, las tres cañoneras españolas en Cárdenas aparecieron a la vista y los tres barcos estadounidenses se detuvieron a unas 3.500 yardas del puerto. Winslow se acercó para explorar la situación.

La cañonera española Pizarro, que resultó dañada en la Batalla de Cárdenas.

Primero avanzaba por la popa, con la esperanza de usar su tubo de torpedo orientado hacia la popa para hundir una cañonera y luego hacer una rápida huida. La tensión debió haber zumbado en el aire, mientras la tripulación observaba ansiosamente cómo el puerto se hacía más grande. A 1.500 yardas de la orilla, el pequeño bote torpedero se dio cuenta de que había cometido un terrible error. El agua había comenzado a ponerse muy poco profunda y Winslow Tuvo que detenerse, pero ahora estaba sentada entre dos boyas blancas. Los artilleros españoles en tierra los usaban como práctica de tiro, y ya tenían sus cañones marcados para su posición.

USS Winslow en 1898.

De repente, el aire se llenó de proyectiles españoles y el estruendo ensordecedor de los disparos. Aparte de sus torpedos, el Winslow estaba armado solo con cañones de fuego rápido 1 Pounder. Eran el armamento perfecto para acosar barcos del mismo tamaño o mercaderes enemigos. Pero harían poco contra las fortificaciones de piedra o una cañonera blindada.

los Winslow La tripulación devolvió el fuego español, pero pronto lo encontró infructuoso. No solo estaban en desventaja, sino que los españoles usaban pólvora sin humo, lo que hacía mucho más difícil detectar sus posiciones de disparo.

El daño severo a Winslow & # 8217s conn.

los Hudson y Wilmington estaban sentados a 2,000 yardas de la Winslow, mirando con horror como sus compañeros fueron golpeados por el fuego enemigo. Sabiendo que tenía que hacer algo, Newcomb solicitó permiso para mudarse para ayudar al Winslow. Tomó el Hudson vapor hacia adelante, mientras que el Wilmington, con sus cañones más grandes, proporcionó apoyo desde la distancia.

Tiempo De Hudson la cabina y la cabina del piloto habían sido blindadas, sus armas estaban todas expuestas. Su tripulación estaba en la cubierta de proa y popa, disparando sus rápidos cañones de seis libras tan rápido como podían. Mientras tanto, los proyectiles españoles cayeron sobre ellos, arrojando columnas de agua hacia el cielo, aunque sólo fuera para recordar a los marineros estadounidenses el poder absoluto que poseía cada ronda.

Tiempo Hudson se acercó Winslow, el viento se levantó. La dirección del barco torpedo había sido derribada, al igual que su chimenea y conexión. Ahora estaba lisiada y la arrastraban hacia las aguas poco profundas. Newcomb se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y tiró del Hudson cerca para sacarla. Mientras se acercaba, un proyectil español mató al De Winslow oficial ejecutivo, Alférez Worth Bagley, y un marinero alistado. Se convirtieron en las primeras víctimas estadounidenses de la guerra hispanoamericana.

Un artista contemporáneo & # 8217s representación de Ensign Bagley & # 8217s muerte.

El fuego español se había incrementado, y el Hudson devolvió todo lo que pudo. Sus dos cañones de seis libras lograron disparar 135 rondas en 20 minutos, vertiendo casi todo lo que tenía para proteger a sus compañeros de barco. Winslow. Mientras está bajo un intenso fuego, De Hudson la tripulación se destacó en cubierta, tratando de tirar una línea a través de la Winslow.

Asegurar una línea de remolque es difícil de hacer en condiciones normales, pero hacerlo bajo fuego, y junto a un equipo de armas que arroja plomo al enemigo, es casi imposible.

Sin embargo, después de 30 minutos, las tripulaciones expertas de ambos barcos recibieron una línea del Hudson sobre la Winslow. El Revenue Cutter se dio la vuelta y, mientras seguía disparando continuamente, sacó el pequeño barco de la Armada de los bajíos fangosos y una muerte segura. Los tres barcos estadounidenses se retiraron y se alejaron del combate, maltrechos y cansados ​​pero orgullosos de sus acciones ese día.

Un artista y la representación de Hudson y el equipo # 8217s lanzando una línea hacia el Winslow.

La Segunda Batalla de Cardeñas, como se conoció esta pequeña acción, resultó en la destrucción de dos cañoneras españolas, pero también en la muerte de un oficial estadounidense y varios marineros alistados. Tres de los De Winslow La tripulación recibió la Medalla de Honor del Congreso. Para Newcomb y De Hudson parte, el Congreso acuñó especialmente tres rondas de medallas. Frank H. Newcomb recibió la Medalla de Oro del Congreso. Sus cinco oficiales recibieron medallas de plata del Congreso, y la tripulación alistada del

Frank H. Newcomb recibió la Medalla de Oro del Congreso. Sus cinco oficiales recibieron medallas de plata del Congreso, y la tripulación alistada del Hudson recibió medallas de bronce del Congreso. Esta fue la primera vez en la historia del Revenue Cutter Service que los afroamericanos recibieron medallas por su valentía en las operaciones de combate, ya que dos hombres negros, Henry Savage y Moses Jones, habían alimentado con munición las armas durante el combate.

La medalla de oro especialmente acuñada para la Batalla de Cárdenas, otorgada al teniente Frank H. Newcomb.

Frank H. Newcomb pasó a ser Capitán Comandante del Servicio de Reducción de Ingresos de EE. UU. A pedido de un vicealmirante Russel R. Waesche, un destructor recibió su nombre, USS Newcomb (DD-586). Si bien su historia no es muy conocida hoy en día, realmente es parte de esa "larga línea de marineros expertos" y se ganó con creces su lugar en la historia.


U.S.S. WINSLOW

USS Winslow recibió su nombre en honor al contralmirante John A. Winslow. La Marina la puso en servicio tras su comisión en febrero de 1937. Su crucero Shakedown la llevó a aguas europeas. De 1938 a 1941, sirvió con la Flota del Pacífico desde San Diego. Con la escalada de las tensiones en Europa, la Armada trajo al USS Winslow Regresó a la Costa Este en abril de 1941. Formó parte de las Patrullas de Neutralidad y de los ejercicios de entrenamiento. Ella estaba en servicio de escolta de convoyes a Sudáfrica cuando ocurrió el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941.

USS Winslow pasó a formar parte de la Cuarta Flota en el Atlántico. Patrullaba áreas en el Atlántico Sur entre Brasil y África. En abril de 1944, proporcionó escolta a los buques de guerra que salían de Boston a las Indias Occidentales. También escoltó convoyes desde Nueva York a las Islas Británicas a mediados de 1944. Hizo varios viajes de ida y vuelta antes de presentarse a Charleston, Carolina del Sur, para una revisión importante. La revisión se anticipó a enviarla al Pacífico. Después de la revisión, se sometió a un entrenamiento en las aguas de Maine. Sin embargo, antes de que pudiera presentarse en el Pacífico para el servicio, la guerra terminó. Después de la guerra, operó con la Fuerza de Desarrollo Operacional como AG-127. La Marina la desmanteló en junio de 1950 y la vendió como chatarra en febrero de 1959.


Por Patrick McSherry
The Torpedo Boat Winslow (fuente: Navsource)
Visite nuestra página de inicio para obtener más información sobre la guerra hispanoamericana. Haga clic aquí para leer una cuenta de WINSLOW en acción

GENERAL:

ANTECEDENTES:

Después de la puesta en servicio, el USS WINSLOW se presentó en Newport, Rhode Island para la carga y perforación de torpedos. Permaneció allí hasta el 30 de enero de 1898, cuando partió hacia Norfolk, Virginia. Estaba en Norfolk cuando llegó la noticia de la pérdida del USS MAINE. Con el aumento de las tensiones en marzo, fue enviada a Key West, Florida, para estar más cerca en caso de que estallaran las hostilidades.

Después de que se declaró la guerra, el USS WINSLOW patrulló frente a la costa cubana en las cercanías de La Habana, Cárdenas y Matanzas. Ella salió de su área de patrulla el 11 de mayo para encontrarse con el USS WILMINGTON (Cañonera # 8) para volver a realizar el retroceso. Mientras estuvo allí, ayudó al USS WILMINGTON y al USS HUDSON en un esfuerzo por localizar embarcaciones españolas en el puerto de Cárdenas. La acción contra la ciudad y el remolcador blindado español ANTONIO LOPEZ resultó en la pérdida cercana del USS WINSLOW y la muerte de seis de su tripulación, incluido el alférez Worth Bagley, el único oficial naval estadounidense muerto durante la guerra. Tres de sus hombres, el ayudante del artillero jefe George P. Brady, el ayudante del artillero jefe Hans Johnsen y el maquinista jefe T. C. Cooney recibieron la Medalla de Honor del Congreso. Haga clic aquí para ver el relato oficial de esta acción.

Después de ser remolcado fuera de la batalla, el USS WINSLOW fue enviado a Key West, Florida y Mobile, Alabama para reparaciones. Las reparaciones no se completaron antes del final de las hostilidades. Navegó por la costa este, llegando a Nueva York, donde fue puesta fuera de servicio el 7 de septiembre para comenzar reparaciones más extensas. Permaneció en Nueva York hasta que la trasladaron a Norfolk, donde la volvieron a poner en servicio como reserva.

El USS WINSLOW se volvió a poner en servicio por completo el 30 de junio de 1901 para servir como buque de entrenamiento de torpedos en Newport, Rhode Island. Probablemente fue dada de baja en 1904 en Nueva York. En 1906 fue puesta nuevamente en servicio y enviada a Norfolk, donde fue colocada en la Flotilla de Torpedos de Reserva. En 1909, el USS WINSLOW fue transferido a Charleston, Carolina del Sur, pero aún se mantuvo en reserva.

De junio a noviembre de 1909, el barco sirvió como buque escuela para la Milicia Naval de Massachusetts. El barco fue devuelto a la Marina y dado de baja el 12 de julio de 1910. En enero de 1911, fue vendido a H. Hanson de la ciudad de Nueva York.

VENTAJAS DESVENTAJAS:

Varios factores importantes contribuyeron a la ineficacia real de los barcos torpederos como el USS WINSLOW. Primero, los barcos tenían que acercarse cerca del barco enemigo objetivo para disparar sus torpedos. El requisito de acercamiento cercano combinado con la falta de blindaje hizo que el buque sufriera daños rápidos.

Los barcos torpederos tenían que dirigir sus torpedos apuntando su nave al objetivo propuesto, algo que no siempre es posible. Las contramedidas como las armas de fuego rápido, los reflectores y el advenimiento del destructor limitaron en gran medida su efectividad y capacidad para acercarse al enemigo.

Aunque los barcos torpederos no infligieron ningún daño importante durante la guerra, la mera amenaza de su existencia era un arma. Exigió el desarrollo de contramedidas, provocó una alteración de tácticas y fue útil como arma de terror.

Los barcos torpederos servían bien como barcos de despacho y eran relativamente baratos de construir.

TÉCNICAS:

Clasificación:
Barco Torpedo TB 5
Quilla colocada:
8 de mayo de 1896
Terminado:
3 de agosto de 1896
Encargado:
29 de diciembre de 1897
Armamento:
Tres 1 libra


Tres tubos de torpedos Whitehead de 18 "
Contratista:
Columbia Iron Works, Baltimore, MD
Largo:
160 pies 4 pulgadas
Haz:
16 pies 3/4 pulgada
Calado medio:
5 pies
Desplazamiento:
142 toneladas
Complemento:
4 oficiales y 20 soldados al mando del teniente J. B. Bernadou,
Tipo de motor:
Motores verticales de triple expansión con una carrera de 22 pulgadas, que generan 2.000 CV. Tornillo doble. Algunas fuentes la enumeran por tener motores de expansión cuádruples.
Tipo de caldera:
Dos calderas Mosher Tubulous.
Velocidad:
24,82 nudos
Capacidad del búnker de carbón:
32 toneladas
Suministro normal de carbón:
9 toneladas
Resistencia a 10 nudos:
1200 millas náuticas
Armadura:
Ninguno
Costo:
$97,000

Bibliografía:

Harris, teniente comodoro. Brayton, La era del acorazado. (Nueva York: Franklin Watts, Inc., 1965).


El buque de guerra completó el equipamiento en octubre y, el 19, se embarcó en un crucero que lo llevó a puertos en Suecia, Inglaterra, Francia, Portugal y África. A su regreso al hemisferio occidental, pasó sus pruebas de aceptación finales frente a la costa de Maine y fue asignada a Battle Force, Destroyers, en el Pacífico. A principios de 1938, transitó por el Canal de Panamá y se unió al Escuadrón Destructor 9 en San Diego. Durante los próximos tres años, Winslow realizó operaciones en el Pacífico oriental generalmente entre Hawai y la costa oeste desde su puerto de origen en San Diego.

En 1941, los acontecimientos en Europa, donde la Segunda Guerra Mundial ya estaba en su segundo año, requirieron el fortalecimiento de las fuerzas navales estadounidenses en el Atlántico. Respectivamente, Winslow volvió a transitar el canal en abril y, después de visitar Guant & aacutenamo Bay en Cuba, se presentó a trabajar en Norfolk, Virginia. Ese verano, realizó operaciones de entrenamiento con submarinos frente a la costa de Nueva Inglaterra. Posteriormente, también participó en patrullas de neutralidad, particularmente las dirigidas a vigilar los barcos franceses de Vichy en Martinica y Guadalupe en las Antillas francesas. A principios de agosto, Winslow se unió Tuscaloosa (CA 37) en escolta Augusta (CA 31) cuando ese crucero pesado llevó al presidente Franklin D. Roosevelt a Argentia, Terranova, para reunirse con el primer ministro británico Winston Churchill en la conferencia que resultó en la Carta del Atlántico. Luego, después de escoltar transportes que llevaban refuerzos a Islandia, el destructor llegó a Halifax, Nueva Escocia, a principios de noviembre y se convirtió en una unidad en la pantalla del primer convoy de Estados Unidos a Oriente. El convoy WS-12X, con destino a Singapur a través del Cabo de Buena Esperanza, partió de Halifax el 10 de noviembre. Justo antes de que el convoy llegara a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, donde los destructores debían separarse del convoy y dirigirse a casa, llegó la noticia de que los japoneses habían atacado Pearl Harbor.

Después de dejar el convoy en Ciudad del Cabo, Winslow regresó a los Estados Unidos, donde fue asignada a la 4ta Flota del Vicealmirante Jonas H. Ingram, que había surgido de las patrullas de neutralidad del Atlántico Sur. El buque de guerra patrulló el área entre Brasil y África, cazando submarinos alemanes y corredores de bloqueo hasta abril de 1944. En dos ocasiones durante ese período, regresó brevemente a los Estados Unidos en junio de 1942 y en octubre de 1943 para someterse a reparaciones en Charleston, Carolina del Sur.

En abril de 1944, el buque de guerra comenzó a escoltar buques de guerra recién construidos desde Boston, a través de Norfolk, hasta las Indias Occidentales. Después de tres de esos viajes, comenzó a escoltar convoyes desde Nueva York a Inglaterra e Irlanda en agosto. Hizo cinco viajes de ida y vuelta a través del Atlántico antes de volver a Charleston en marzo de 1945 para una revisión de cuatro meses.

Mientras estaba en Charleston por alteraciones, perdió sus tubos de torpedo, cambió sus cañones ligeros de un solo propósito de 5 pulgadas por cinco cañones de doble propósito de 5 pulgadas. Además, recibió 16 cañones antiaéreos de 40 milímetros y cuatro de 20 milímetros en preparación para los servicios en el Pacífico.

Sin embargo, al final de su entrenamiento de actualización en Casco Bay, Maine, las hostilidades habían cesado. Respectivamente, Winslow recibió órdenes para comenzar el trabajo experimental probando artefactos antiaéreos. El 17 de septiembre de 1945, el barco fue redesignado AG-127. Continuó su trabajo experimental con la Fuerza de Desarrollo Operacional hasta que fue dada de baja el 28 de junio de 1950. Winslow permaneció en reserva, atracado en el Grupo Charleston, Flota de Reserva Atlántica, hasta que fue declarado no apto para más servicio naval el 5 de diciembre de 1957. Su nombre fue tachado de la lista de la Armada ese mismo día, y fue vendido el 23 de febrero de 1959 para desguace.


USS Winslow (DD-53) - Historia

Marineros de lata
Historia del destructor

USS WINSLOW recibió su nombre de John Ancrum Winslow, capitán del USS KEARSARGE en su duelo épico del 19 de junio de 1864 con el asaltante confederado CSS ALABAMA. Un primo, Cameron McRae Winslow, también alcanzaría prominencia en la Armada, sirviendo como Inspector General de las bases del Atlántico después de una carrera que incluyó alojamientos como capitán del acorazado NEW HAMPSHIRE (BB-25) y comandante en jefe de la flota del Pacífico. . Los dos primeros barcos en llevar el nombre WINSLOW fueron nombrados en honor al capitán del KEARSARGE, mientras que el DD-359 fue nombrado en honor a ambos veteranos.

El DD-359 tardó casi tres años en construirse y cuatro meses adicionales para la puesta en servicio y el equipamiento requirieron un tiempo considerable, pero el nuevo líder de la flotilla estaba listo para su crucero Shakedown el 19 de octubre de 1937. Como varias de sus hermanas, cruzó el aguas de Europa occidental durante una época de gran malestar mostrando la bandera y demostrando el poderío naval de Estados Unidos. Completó sus pruebas de aceptación finales y fue asignada, como otros de su clase, para servir con la flota del Pacífico, con puerto de origen en San Diego, con DESRON 9. Su servicio de tres años con la flota del Pacífico terminó en 1941. As the Atlantic El conflicto se calentó, la marina necesitaba recursos modernos para destructores, por lo que WINSLOW fue transferido a la flota del Atlántico. WINSLOW debía proteger al presidente en sus reuniones con los primeros ministros Churchill en Terranova. El DD-359 escoltaba al convoy WX-12X con su hermana, MCDOUGAL, cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor.

Al igual que MCDOUGAL, WINSLOW pasó gran parte de su carrera activa con la Cuarta Flota del vicealmirante Jonas Ingram, encargada de proteger las rutas de los convoyes del Atlántico sur de los invasores de superficie y submarinos alemanes. En marzo de 1945, el destructor que viajaba mucho había convocado nuevos barcos al Caribe y completado cinco misiones de escolta con convoyes asediados a través de las frías aguas del Atlántico Norte.

En marzo de 1945, WINSLOW estaba atrasado para una revisión importante. En Charleston Navy Yard, perdió sus tubos de torpedos, cambió sus armas de un solo propósito de 5 pulgadas por cinco monturas de doble propósito. Se agregaron soportes antiaéreos Bofors de 40 mm y un cañón más ligero de 20 mm para que el gran destructor estuviera disponible para las batallas finales alrededor de Japón. Cuando se completó el entrenamiento con las nuevas armas, la guerra había terminado.

Con su nuevo equipo, WINSLOW se adaptaba admirablemente a su próxima misión. El 17 de septiembre de 1945, WINSLOW fue redesignado AG-127 y asignado para probar la ordenanza antiaérea como parte de la Fuerza de Desarrollo Operacional de la flota del Atlántico. Durante los siguientes cinco años, WINSLOW ayudó a desarrollar una ordenanza que serviría a la Marina durante la Guerra Fría. Finalmente dado de baja en 1950, permaneció con los grupos de Charleston, la flota de reserva de la flota atlántica hasta que fue eliminada de la lista de la Marina. Fue vendida como chatarra el 23 de febrero de 1959.


Lista de destinatarios de la Medalla de Honor por la Guerra Hispanoamericana

los Guerra hispano Americana (Español: Guerra Hispano-Estadounidense, desastre del 98, Guerra Hispano-Cubana-Norteamericana o Guerra de Cuba ) fue un conflicto militar entre España y Estados Unidos. Comenzó en abril de 1898. Las hostilidades se detuvieron en agosto de ese año. El Tratado de París se firmó en diciembre.

La guerra comenzó después de que Estados Unidos exigiera a España que pusiera fin pacíficamente a la lucha cubana por la independencia. La demanda fue rechazada. El fuerte sentimiento expansionista en los Estados Unidos puede haber motivado al gobierno a apuntar a los territorios de ultramar restantes de España. Estos territorios incluían Cuba, Puerto Rico, Filipinas, Guam y las Islas Carolinas. [1]

Los disturbios en La Habana por "Voluntarios" proespañoles dieron a los Estados Unidos una razón para enviar el buque de guerra USS Maine. Se envió para indicar un alto interés estadounidense. La tensión entre el pueblo estadounidense aumentó debido a la explosión del USS Maine. A esto se sumaba el "periodismo amarillo" acusando a España de hacer muchas cosas malas. Esto hizo que la opinión pública estadounidense mostrara un mayor apoyo al conflicto. La guerra terminó después de victorias navales decisivas para Estados Unidos en Filipinas y Cuba.

El Tratado de París puso fin al conflicto 109 días después del estallido de la guerra. Eso le dio a Estados Unidos la propiedad de las antiguas colonias españolas de Puerto Rico, Filipinas y Guam.

La Medalla de Honor se creó durante la Guerra Civil estadounidense. Es la más alta condecoración militar presentada por el gobierno de Estados Unidos a un miembro de sus fuerzas armadas. El destinatario debe haberse distinguido arriesgando su propia vida más allá del llamado del deber en acción contra un enemigo de los Estados Unidos. Debido a la naturaleza de esta medalla, comúnmente se le presenta al destinatario después de su muerte (póstumamente). [2]

Esto con el indica que la Medalla de Honor fue otorgada póstumamente


Comodoro Frank Hamilton Newcomb: marinero, patriota, salvavidas, guerrero conjunto

En la primavera de 1940, cuando la Marina de los Estados Unidos le pidió que identificara a un distinguido oficial de la Guardia Costera que pudiera proporcionar el homónimo de un nuevo buque de guerra, el comandante de la Guardia Costera, el vicealmirante Russell Waesche, nombró inequívocamente al comodoro Frank Hamilton Newcomb para el honor. El único buque de guerra estadounidense que lleva el nombre de un miembro del Servicio de Reducción de Ingresos de los Estados Unidos, USS Newcomb (DD-586) demostró ser un luchador duro durante la Segunda Guerra Mundial. El luchador Fletcher-Clase destructor hundió un submarino japonés en Saipan proporcionó apoyo de fuego en Saipan, Tinian, Palaus e Iwo Jima. Newcomb también se le atribuye haber torpedeado el acorazado japonés Yamashiro en la trascendental Batalla del Estrecho de Surigao, y sufrió cinco golpes kamikaze en Okinawa, matando o hiriendo a docenas de su tripulación.

Nacido en Boston en 1846 y el mayor de tres hermanos, Frank H. Newcomb tenía el mar en las venas. Su padre, el capitán Hiram Newcomb, se hizo a la mar a la edad de quince años y comandó su propio barco mercante antes de cumplir los veinte. Frank siguió los pasos de su padre, navegando a bordo del barco de su padre cuando era niño. A los dieciséis años sirvió a bordo de otro buque mercante que dio la vuelta al mundo.

Descrito por sus compañeros como humilde, Newcomb comenzó su carrera naval durante la Guerra Civil. En 1863, a la edad de diecisiete años, Frank recibió el nombramiento de oficial como oficial interino de primer oficial a bordo de la goleta de mortero USS. Paraca, que sirvió en numerosos compromisos como parte del Escuadrón de Bloqueo del Atlántico Sur de la Union Navy. A principios de 1865, se trasladó al USS Arethusa, un buque de carbón con puerto de origen en Port Royal, Carolina del Sur, un centro militar local para la Unión y un refugio seguro para los esclavos que escapan de las plantaciones de Georgia y Carolina del Sur.

Al final de la guerra, Newcomb presentó su renuncia y regresó a Boston para ganarse la vida. Al principio, probó suerte como comerciante y luego como oficial en el servicio comercial, viajando a Europa y la costa oeste. Pero el transporte marítimo mercante estadounidense experimentó una disminución significativa después de la guerra y Newcomb no pudo disfrutar de las mismas perspectivas y prosperidad que había visto como un marino mercante antes de la guerra. En 1869, Frank comenzó a trabajar en la floreciente industria ferroviaria de la nación, incluido el ferrocarril de Alabama y Chattanooga y más tarde con Atchison, Topeka y Santa Fe.

A principios de la década de 1870, Newcomb había tenido suficiente y regresó al mar. Solicitó una cita con el Servicio de Reducción de Ingresos de los Estados Unidos y, en 1873, recibió una comisión como tercer teniente. Newcomb pasó el resto de la década de 1870 sirviendo como oficial subalterno a bordo de los cortadores de ingresos Petrel, Crawford y Johnson, alcanzando el grado de subteniente en 1878.

Durante gran parte de las décadas de 1880 y 1890, Newcomb había prestado servicios de manera casi continua en los cortadores del Servicio de Impuestos en las estaciones a lo largo de las costas del Atlántico y el Pacífico y en aguas de Alaska. En 1891, recibió el ascenso a primer teniente y, en septiembre de 1897, asumió el mando del cortador. Hudson, con puerto de origen en el puerto de Nueva York. En los meses siguientes, aumentaron las tensiones entre Estados Unidos y España, que alcanzaron un punto de inflamación a finales de febrero de 1898 con el hundimiento del USS. Maine en La Habana, Cuba.

El segundo día de abril Hudson Deslizó sus amarres en Nueva York y navegó por la costa este hasta Virginia y el Astillero Naval de Norfolk para hacerse con armas, armaduras y municiones. El noventa y cuatro pies Hudson tenía un diseño de remolcador, arrastraba diez pies de agua y tenía una velocidad máxima de doce nudos. Hudson era tecnológicamente avanzada para su época. Ella fue la primera cortadora con casco de acero del servicio y fue impulsada por una máquina de vapor recíproca de triple expansión. Diseñado para cumplir tareas de patrulla portuaria en la costa este, Hudson incluyó un complemento de tres oficiales de línea y dos ingenieros. También llevaba a dieciocho hombres alistados, incluidos dos suboficiales y un cocinero, un mayordomo y un muchacho.

En los meses previos a la Guerra Hispano-Estadounidense, el Norfolk Navy Yard tuvo la tarea de equipar y armar a la flota estadounidense y la instalación estaba llena de actividad cuando Hudson llegó. Hudson recibió un armamento de dos cañones de fuego rápido de seis libras ubicados a proa y popa y una "ametralladora" automática Colt en la parte superior de la caseta de popa. She also had a layer of five-eights-inch armor bolted around her pilothouse and the deckhouse. On April 21, Congress declared war with Spain and, with the Revenue Cutter Service on a war-time footing and oversight of cutters transferred from the Treasury Department to the Navy, Newcomb found himself serving in the U.S. Navy once again.

On Saturday, April 23, after fitting out at Norfolk, Hudson steamed south toward Key West, Florida, a staging area for U.S. naval operations around Cuba. By Thursday, May 5, Hudson had arrived in Key West and, on May 9, the ship took up her assigned duty station off the coast of Cuba. Likely due to her relatively shallow draft of ten feet, the naval command assigned Hudson to enforce the blockade between the ports of Cardenas and Matanzas. On May 10, Newcomb used Hudson to reconnoiter the approaches to the bay, which was defended by three Spanish gunboats. Newcomb tried his best to draw the gunboats out for a fight, but they refused to steam outside the safety of the bay. Newcomb later found that the two main channels into the bay were blocked with debris and considered steaming his way through it, but feared the presence of underwater mines. After further reconnaissance, he found a third channel that contained no mines, but was passable only at high tide with shallow-draft vessels. Newcomb developed a plan to capture the gunboats by sending shallow-draft warships through the un-mined channel, which he presented to the fleet commander, Rear Admiral John Watson, on board the flagship USS Delfín.

On Wednesday, May 11, the day after pitching his proposal to Admiral Watson, the gunboats USS Machias (PG-5) and USS Wilmington (PG-8) and torpedo boat USS Winslow (TB-5) appeared outside Cardenas Bay to help carry out Newcomb’s plan. los Machias drew too much water to enter the bay and participate in the attack on Cardenas, so she laid down a bombardment of the barrier islands to eliminate any Spanish snipers near the shallow entrance to the bay. This bombardment accomplished, Hudson, Wilmington y Winslow slowly steamed through the narrow passage toward Cardenas Bay. Between noon and 1:00 p.m., the vessels had entered the bay and Wilmington’s captain, Commander Coleman Todd, sent Hudson in search of the gunboats on the western side of the bay and ordered Winslow to search the eastern side of the bay. Tiempo Hudson carried out her survey of the eastern shore, Winslow y Wilmington met about 3,500 yards offshore from Cardenas, where Commander Todd had spied the gunboats moored along the city’s waterfront.

Todd next directed Winslow’s commanding officer, Lt. John Baptiste Bernadou, to investigate the situation with the Winslow. Armed with torpedoes and three rapid-firing one pound guns, drawing only five feet and with a top speed of nearly twenty-five knots, compared to Hudson’s twelve Winslow seemed perfectly suited to capture or destroy the Spanish gunboats. Winslow was the fifth of the Foote-class of swift torpedo boats her crew included twenty enlisted crew and the dashing Lt. Bernadou. Winslow’s executive officer, Ensign Worth Bagley came from a distinguished North Carolina military family that included brother-in-law Josephus Daniels, Secretary of the Navy during World War I.

As often happens in combat, the original plan of attack proved useless after the battle began. Bernadou had ordered Winslow to steam toward the waterfront in reverse, probably to make full use of the stern-mounted centerline torpedo tube. But as soon as Winslow reached a distance of 1,500 yards from the wharves, Bernadou found himself within the white range buoys used for aiming enemy artillery and the Spanish defenders surprised the torpedo boat with salvoes from heavy artillery hidden along Cardenas’s waterfront in addition to one-pound guns blazing from the moored gunboats.

The firefight quickly escalated. Having witnessed the shelling, Hudson steamed at top speed from the eastern shore and received permission from Commander Todd to engage the enemy along with the Winslow. By 2:00 p.m. the battle was on between the Spanish gunboats and artillery on one hand, against Winslow, with her one-pounders Hudson, with her six-pounders and the distant Wilmington, with her heavier four-inchers. During the gun duel, Hudson’s Assistant Engineer Nathaniel E. Cutchin oversaw the rapidly changing engine operations, while Second Lieutenant James Hutchinson Scott and Third Lieutenant Ernest E. Meade commanded Hudson’s six-pound guns.

Spanish guns blazed from half-a-dozen directions, but they were difficult to spot because the enemy used smokeless powder and the Americans were blinded by their own black powder ammunition. To help Lt. Newcomb navigate the shallow bay and see his way through the fog of Hudson’s guns, Second Assistant Engineer Theodore G. Lewton mounted the deckhouse behind the pilothouse and helped Newcomb direct the cutter’s movements. As Newcomb later wrote, “Each and every member of Hudson’s crew . . . did his whole duty cheerfully and without the least hesitation.” The ship’s boy, sixteen-year-old Moses Jones of New Bern, North Carolina, fed ammunition to the aft gun, while Ship’s Steward Henry Savage passed up shells from the magazine. Savage, a veteran of the Civil War, shouted up to Engineer Lewton, “Hot time in the old town tonight, Mr. Lewton!”

By now the battle was fully engaged, with Spanish gunners closing the range of the Winslow. As the battle raged, accurate enemy fire disabled Winslow’s steering gear and one of her engines. In addition to the battle damage, a strong breeze was pushing the torpedo boat toward the Spanish batteries and into shoal water too shallow for the ten-foot-draft Hudson to navigate. Lt. Bernadou called out to the passing Hudson, “I am injured haul me out.” Newcomb reacted quickly, steering Hudson through the muddy shallows toward the Winslow with the cutter’s propeller churned up brown water. Hudson steamed as close as she could while Ensign Bagley and a number of crewmembers stood on Winslow’s deck to receive a heaving line from Lieutenant Scott. The intensity of the enemy fire increased and Bagley yelled out, “Heave her. Let her come. It’s getting pretty hot here.” But by the time the vessels closed enough for Scott to heave the line, an enemy shell exploded among Winslow’s men, mortally wounding three men and instantly killing a fourth as well as Ensign Bagley.

Despite the enemy shelling, strong winds and shallow water, Hudson’s crew managed to secure a three-inch hawser to the Winslow and tried to tow her out of range. The hawser snapped due either to the strain or enemy fire. Undaunted, Newcomb was determined to succeed a second time, exclaiming “We will make it fast this time.” He plowed further into the mud, backing and filling to carve a path to the stricken Winslow. Hudson’s crew tied the torpedo boat alongside the cutter in tugboat fashion and Newcomb successfully hauled the torpedo boat out of range of the Spanish guns.

Los hombres de la Winslow y Hudson distinguished themselves during the Battle of Cardenas Bay. Winslow withstood eighteen shell hits. Her smokestack and ventilator were shot down, her armored conning tower was disabled and her hull holed just above the water line. The enemy killed five of her crew, including Ensign Bagley, and wounded several more. Suffering from serious shrapnel wound, Bernadou was transferred with the other wounded to the Wilmington for medical attention. Congress would recognize three of Winslow’s crew with the Congressional Medal of Honor for their heroism. Despite the fierce fighting experienced during the day, Hudson’s work was not finished and Newcomb received orders to ferry Winslow’s dead and wounded to Key West. Esa tarde, Winslow’s casualties were loaded onto the Hudson and Newcomb steamed the cutter to the fleet’s base of operations, arriving at 7:00 a.m. the next morning.

La tripulación del Hudson had also performed courageously during the Battle of Cardenas Bay. In addition to rescuing the Winslow in a hailstorm of enemy fire, Hudson returned fire, pouring 135 six-pound shells into the enemy in only twenty minutes. In his after-action report, Newcomb spent much of the narrative praising the heroism and valor by the crews of Winslow y Hudson during the battle. In his usual generous spirit, Newcomb credited Lt. Bernadou and Winslow’s crew for their “remarkable bravery.” Newcomb also commended Hudson’s crew, including lieutenants Scott and Meade, who directed gunfire for the cutter’s two six-pound guns Assistant Engineer Cutchin, who supervised the engine room and never missed a bell.

During the summer, Hudson continued to serve as the guard ship for Cardenas Bay, stationed farther east than any other blockade vessel. While blockading the approaches to the bay, Hudson captured three vessels carrying stores to the enemy at Cardenas and destroyed a fourth. Además, Hudson landed two detachments of Cuban insurgents and their equipment inside the bay to reinforce the insurgents surrounding the port city. Hudson also fired on a suspected Spanish torpedo boat which proved to be a hulk filled with explosives by the Spanish in hopes of destroying an unsuspecting U.S. Navy vessel. The explosives ship was later destroyed by the USS San Francisco.

Frustrated by the lack of opportunities to get into the fight, Newcomb continued to look for ways to pursue the war effort from his limited patrol area. On at least one occasion, he steamed within rifle range of a Spanish gun emplacement as if to challenge its occupants to a duel. But after the Battle of Cardenas, naval vessels received orders never to fire unless fired upon and the Spaniards failed to shoot first.

One night while on duty at Cardenas, the Spanish liner Monserrat attempted to break through the blockade at nearby Matanzas. Signal rockets shot up from the American guard ship and Hudson poured on the steam to assist. Hudson made her best speed ever, with flames shooting out of her smoke stack, but Hudson arrived too late and the Monserrat made the safety of the Cuban harbor. It was rumored that the Spanish ship carried a cargo of war munitions and pay for the Spanish troops, so Newcomb tried to devise a way to capture the moored vessel while patrolling outside of Matanzas.

At 4:00 a.m. on Monday, May 16, Newcomb declared, “I think that we will take a look at the Monserrat.” In the darkness of the early morning, Newcomb quietly steered his cutter under the walls of the fort overlooking the harbor, just inside the white ranging buoys of enemy artillery. Day broke just as Hudson approached the Monserrat and the sun lit up cutter. Completely exposed by the light and vulnerable to Spanish artillery, Newcomb ordered Hudson out of the bay at full speed. He had, however, confirmed the identity and location of the steamer for the fleet’s commander.

Hudson continued her patrol operations through July and by mid-August, at the conclusion of the brief war, the cutter returned to a rousing welcome at her homeport of New York City. In a special message to Congress, President William McKinley commended Hudson for rescuing the Winslow “in the face of a most galling fire” and Congress recognized Hudson’s crew with specially minted medals for their valor. A joint resolution provided Lt. Newcomb with the war’s only gold medal awarded by Congress and the Revenue Cutter Service advanced Newcomb seven points in the promotion system, fast-tracking him to the rank of captain by 1902. Congress awarded Hudson’s line and engineering officers silver medals, and awarded bronze medals to the enlisted crewmembers.

By 1900, Newcomb had reached the age of fifty-four and would serve in a variety of service roles for the next decade. Highlights of his final ten years included assignments as Supervisor of Anchorages (an early version of captain of the port) for New York Harbor, and Superintendent of Construction of Life-Saving Stations for the Atlantic Coast and Great Lakes at a time when dozens of such stations were erected on those shores.


Silver Star, Awarded for actions during World War II

The President of the United States of America, authorized by Act of Congress, July 9, 1918, takes pleasure in presenting the Silver Star (Army Award) to Rear Admiral Francis Warren Rockwell, United States Navy, for extraordinary heroism and distinguished service in the line of his profession while serving as Commandant, SIXTEENTH Naval District, during the period 11 to 13 March 1942, in the Philippine Islands during an extraordinary action a retrograde maneuver involving General Douglas MacArthur. Admiral Rockwell made detailed plans involving exacting preparations for a movement of major strategic importance and of the most hazardous nature, then executed the mission with marked skill and coolness in the face of greatly superior enemy forces. The conduct of Admiral Rockwell throughout this action reflects great credit upon himself, and was in keeping with the highest traditions of the Military Forces of the United States. General Orders: Headquarters, U.S. Army Forces in the Far East, General Order No. 43 (March 15, 1942) - Bureau of Naval Personnel Information Bulletin No. 306 (September 1942) [3]

Navy Distinguished Service Medal, Awarded for actions during World War II


Later career and legacy [ edit | editar fuente]

Advanced to rear admiral in 1870, Winslow commanded the Pacific Squadron from that year to 1872. He was always known as a solid, courageous, determined officer. Shortly after his retirement, he died in Boston. His coffin was draped in the Kearsarge 's battle flag, and a slab of stone from Mt. Kearsarge covered his grave.

Two ships in the United States Navy have been named USS Winslow for him. A third Winslow honored him and his first cousin once removed, Admiral Cameron McRae Winslow (second son of Francis Winslow (I)).


Ver el vídeo: Wikipedia USS Winslow DD-53 (Diciembre 2021).