Podcasts de historia

Edad de oro perdida hace mucho tiempo: ¿solo un mito?

Edad de oro perdida hace mucho tiempo: ¿solo un mito?

El mito y el folclore de las culturas antiguas hablan de un vasto ciclo de tiempo en el que se alternan edades oscuras y doradas; Platón lo llamó el Gran Año. A la mayoría de nosotros nos enseñaron que este ciclo era solo un mito y la edad de oro, solo un cuento de hadas.

Giorgio de Santillana, ex profesor de historia de la ciencia en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Estados Unidos, nos cuenta que esta idea de ciclo fue mucho más allá de Grecia e India. En su obra emblemática, Hamlet’s Mill, de Santillana y la coautora Hertha von Dechend muestran que el mito y el folclore de más de treinta culturas antiguas mencionan un ciclo de tiempo con largos períodos de iluminación interrumpidos por edades oscuras de ignorancia. Además, muestran que parece estar conectado o impulsado por un fenómeno astronómico conocido, la precesión del equinoccio.

Aquí es donde la ciencia moderna ahora puede estar brindándonos nuevas y sorprendentes pruebas.

Todos conocemos los dos movimientos celestiales que tienen un efecto profundo en la vida y la conciencia. La rotación de la Tierra sobre su eje hace que los humanos pasen de un estado de vigilia a un estado de sueño y viceversa cada veinticuatro horas. Nuestros cuerpos se han adaptado tan bien a la rotación de la Tierra que produce estos cambios regulares en la conciencia sin que ni siquiera pensemos que el proceso es notable.

Precesión de los equinoccios como se ve desde "fuera" de la cúpula celeste. (Tau’olunga / CC BY-SA 2.5)

El segundo movimiento copernicano, la tierra que gira alrededor del sol, tiene un efecto igualmente significativo, provocando que billones de formas de vida broten del suelo, florezcan, fructifiquen y luego se descompongan, mientras que miles de millones de otras especies hibernan, desovan o migran. en masa. Nuestro mundo visible literalmente cobra vida, cambia por completo de color y zancada, y luego se invierte con cada aumento y disminución del segundo movimiento celestial. Una vez más, estamos tan acostumbrados que apenas lo consideramos digno de mención.

El tercer movimiento celeste, la libración o la precesión del equinoccio, se comprende menos que los dos primeros, pero si vamos a creer en las culturas antiguas, su efecto es igualmente transformador. Lo que disfraza el impacto de este movimiento es su escala de tiempo. Al igual que la efímera, que vive solo un día al año y no sabe nada de las estaciones, el ser humano tiene una esperanza de vida promedio que comprende solo 1/360 del ciclo precesional de aproximadamente 24,000 años. Y así como la efímera nacida en un día nublado y sin viento no tiene idea de que hay algo tan espléndido como el sol o la brisa, nosotros, nacidos en una era de racionalidad materialista, tenemos poca conciencia de una edad dorada o estados superiores de conciencia, aunque ese es el mensaje ancestral consistente.

Como señalan Giorgio y Hertha, la idea de un gran ciclo vinculado a la lenta precesión del equinoccio era común a numerosas culturas antes de la era cristiana, pero luego se perdió. Ahora, un creciente cuerpo de evidencia astronómica y arqueológica sugiere que el ciclo puede tener una base de hecho. Más importante aún, comprender su reflujo y flujo y el carácter de cada época proporciona una idea del futuro de la civilización.

Hasta ahora los Antiguos tienen razón; parece haber evidencia de una edad avanzada perdida en Egipto, Mesopotamia, la India antigua, etc. mucho antes de la Edad Media. Luego nos hundimos en un período en el que incluso Grecia y el gran Imperio Romano colapsaron, con el hambre, la peste y la inquisición brutal como regla. Y finalmente, un renacimiento (renacimiento) del conocimiento científico ayudándonos a emerger de las profundidades de la edad oscura. Entonces, ¿qué impulsa estos cambios y qué podemos esperar en el futuro? Comprender la causa de la precesión es clave.

Ciclos de ascenso y descenso: la quema de Roma y el renacimiento del conocimiento. (Dominio publico)

Observaciones celestiales

La observación de los tres movimientos de la Tierra es bastante simple.

En la primera, rotación, vemos que el sol sale por el este y se pone por el oeste cada veinticuatro horas. Y si tuviéramos que mirar las estrellas solo una vez al día, veríamos un patrón similar durante un año: las estrellas salen por el este y se ponen por el oeste. Las doce constelaciones del zodíaco, los antiguos marcadores del tiempo que se encuentran a lo largo de la eclíptica, el camino del sol, pasan por encima a una velocidad de aproximadamente una por mes y regresan al punto de partida de nuestra observación celestial al final del año. Y si miráramos solo una vez al año, digamos en el equinoccio de otoño, notaríamos que las estrellas se mueven retrógradas (opuestas a los dos primeros movimientos) a una velocidad de aproximadamente un grado cada setenta años.

A este ritmo, el equinoccio cae en una constelación diferente aproximadamente una vez cada 2.000 años, y tarda unos 24.000 años en completar su ciclo a través de las doce constelaciones. Esto se llama precesión (el movimiento hacia atrás) del equinoccio en relación con las estrellas fijas.

  • Reina Tamar: la gobernante segura de la edad de oro georgiana
  • Ahuitzotl: gobernante poderoso en la Edad de Oro azteca
  • La edad de oro de los pictos cristianos: evidencia de la producción religiosa en Portmahomack

La teoría estándar de la precesión dice que es principalmente la gravedad de la Luna que actúa sobre la Tierra achatada la que debe ser la causa del cambio de orientación de la Tierra hacia el espacio distante. Sin embargo, esta teoría se desarrolló antes de que los astrónomos aprendieran que el sistema solar podía moverse y ahora la Unión Astronómica Internacional ha descubierto que es "incompatible con la teoría dinámica". La antigua astronomía oriental enseña que un equinoccio que se mueve lentamente o "avanza" a través de las doce constelaciones del zodíaco se debe simplemente al movimiento del sol que se curva a través del espacio alrededor de otra estrella, lo que cambia nuestro punto de vista de las estrellas desde la Tierra.

Hasta la fecha, los astrónomos aún no han descubierto tal estrella, por lo que descartan el mito. Pero, recientemente (enero de 2016), científicos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) en California, EE. UU., Han declarado públicamente que han encontrado evidencia de una gran influencia gravitacional en un lado de nuestro sistema solar que obliga a los planetas menores (como Plutón y Sedna) para caer en patrones alargados e inclinados. En consecuencia, la ciencia moderna ahora está buscando un noveno planeta o una estrella que afecte a nuestro sistema solar.

Las correlaciones orbitales entre seis objetos transneptunianos distantes llevaron a la hipótesis de un Noveno Planeta. ( CC0)

Más allá de las consideraciones técnicas, una gran masa proporcionaría una razón lógica por la que podríamos tener un Gran Año, para usar el término de Platón, con edades oscuras y doradas alternas. Es decir, si el sistema solar que transporta a la Tierra realmente se mueve en una enorme órbita de ~ 24,000 años alrededor de otra masa, sometiendo a la Tierra al espectro electromagnético (EM) de otra estrella o fuente EM en el camino, dando forma a los sutiles campos eléctricos y magnéticos. a través del cual nos movemos, podríamos esperar que esto afecte a nuestra magnetosfera, ionosfera y, muy probablemente, a toda la vida en un patrón acorde con esa órbita. Entonces, así como los movimientos anuales y diurnos más pequeños de la Tierra producen los ciclos del día y la noche y las estaciones del año (ambos debido a la posición cambiante de la Tierra en relación con el espectro EM del Sol), también podría esperarse que el movimiento celeste más grande produzca un ciclo que afecta la vida y la conciencia a gran escala.

Representación artística de un misterioso Noveno Planeta. (CC BY-SA 4.0)

Una hipótesis sobre cómo la conciencia podría verse afectada por tal ciclo celestial se puede construir sobre el trabajo de la Dra. Valerie Hunt, ex profesora de fisiología en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA). En una serie de estudios, ha descubierto que los cambios en los campos eléctricos, electromagnéticos y magnéticos sutiles del ambiente (que nos rodean todo el tiempo) pueden afectar drásticamente la cognición y el rendimiento humanos. En resumen, la conciencia parece verse afectada por sutiles campos de luz, que pueden tener efectos a largo plazo apenas comprendidos.

Ilustración de los campos magnéticos en la corona solar. ( CC BY-SA 3.0 )

De acuerdo con el mito y el folclore, el concepto detrás del Gran Año o modelo cíclico de la historia se basa en el movimiento del Sol a través del espacio, sometiendo a la Tierra a campos estelares crecientes y menguantes (todas las estrellas son enormes generadores de espectros EM) que resultan en el legendario ascenso y descenso. caída de las edades a lo largo de grandes épocas de tiempo.

El carro solar de Trundholm (c. 1350 a. C.) tirado por un caballo es una escultura que se cree ilustra una parte importante de la mitología nórdica de la Edad del Bronce. ( Nationalmuseet / CC BY-SA 3.0)

Perspectivas históricas sobre la Edad de Oro

Las teorías actuales de la historia generalmente ignoran el mito y el folclore y no consideran ninguna influencia macro externa sobre la conciencia. En su mayor parte, la teoría de la historia moderna enseña que la conciencia (o la historia) se mueve en un patrón lineal desde lo primitivo a lo moderno, con pocas excepciones, e incluye las ideas de que las personas eran cazadores-recolectores hasta hace unos 5.000 años, las tribus primero. agrupados para protegerse de otras partes en conflicto, y la comunicación escrita debe preceder a las grandes estructuras de ingeniería o civilizaciones populosas.

El problema con este paradigma ampliamente aceptado es que no es consistente con la interpretación en evolución de las culturas antiguas y los artefactos anómalos descubiertos recientemente.

En los últimos cien años, se han realizado importantes descubrimientos en Mesopotamia, el valle del Indo, Sudamérica, Turquía y muchas otras regiones que rompen las reglas de la teoría de la historia y hacen retroceder el tiempo del desarrollo humano avanzado. Específicamente, muestran que los pueblos antiguos eran, en muchos sentidos, mucho más competentes y civilizados hace casi cinco mil años que durante las edades oscuras más recientes de hace apenas seiscientos o mil años.

En Caral, un antiguo complejo de origen desconocido en la costa occidental del Perú, encontramos seis pirámides que son carbono fechadas en 2700 a.C., una fecha contemporánea a las pirámides egipcias y que rivaliza con la época de las primeras grandes estructuras encontradas en el llamado Cuna de la civilización en Mesopotamia. Caral es un océano lejos de la Cuna. No encontramos evidencia de escritura o armamento, dos de las llamadas necesidades de la civilización, pero sí encontramos hermosos instrumentos musicales, estructuras alineadas astronómicamente y evidencia de comercio con tierras lejanas (telas, semillas y conchas no autóctonas de la zona). - todos los signos de una cultura próspera.

Gobekli Tepe presenta un desafío aún mayor a los relatos convencionales de la historia. Con fecha de al menos 9000 a. C., este sitio en Turquía contiene una arquitectura espectacular, que incluye enormes pilares tallados. Descubrir que algo tan grande y complejo existió mucho antes de las fechas aceptadas para la invención de la agricultura y la cerámica es un enigma arqueológico. Estos sitios desafían el paradigma histórico estándar. Y lo que es más extraño aún es que muchas de estas civilizaciones parecían declinar en masa.

En la antigua Mesopotamia, Pakistán, Jiroft y tierras adyacentes, encontramos conocimiento de astronomía, geometría, técnicas de construcción avanzadas, sofisticados sistemas de plomería y agua, arte increíble, tintes y telas, cirugía, medicina y muchos otros refinamientos de una cultura civilizada que parecen haber surgido de la nada y se perdieron por completo durante los siguientes miles de años.

Sitio arqueológico de Göbekli Tepe en Turquía. ( CC BY-SA 3.0 )

En la época de las edades oscuras en todo el mundo, todas estas civilizaciones, incluidas las grandes de Egipto y el valle del Indo, se habían convertido en gran parte en polvo o en formas de vida nómadas. Cerca de las profundidades de la recesión cíclica, había ruinas y poco más, mientras que la población local no sabía nada de los constructores excepto a través de leyendas. En algunas áreas donde aún quedaban poblaciones más grandes, como partes de Europa, la pobreza, las plagas y las enfermedades a menudo eran desenfrenadas, y la capacidad de leer, escribir o duplicar cualquiera de las hazañas científicas o de ingeniería anteriores había desaparecido esencialmente. ¿Qué sucedió?

Si bien los registros de este período siguen siendo irregulares, la evidencia arqueológica indica que la conciencia, reflejada como el ingenio y la capacidad humanos, se vio muy disminuida. La humanidad parecía haber perdido la capacidad de hacer las cosas que solía hacer. Curiosamente, esto es exactamente lo que predijeron muchas culturas antiguas.

Stefan Maul, el asirianólogo más destacado del mundo, arrojó luz sobre este fenómeno en su serie de conferencias presidenciales de Stanford de 1997. Nos dice que los acadios sabían que vivían en una era en declive. Reverenciaron el pasado como un tiempo superior e intentaron aferrarse a él, pero al mismo tiempo, predijeron y lamentaron las edades oscuras que seguirían. Los estudios etimológicos de Maul de las tablillas cuneiformes muestran que las antiguas palabras para "pasado" se han convertido ahora en nuestras palabras para "futuro" y las antiguas palabras para "futuro" se han convertido en nuestras palabras para "pasado". Es casi como si la humanidad orientara su movimiento en el tiempo dependiendo de si se acerca o se aleja de una edad de oro.

Inscripción acadia encontrada en la ciudad de Marad en Irak, ca. 2260 antes de Cristo. ( CC BY-SA 2.0 FR )

Este principio de épocas crecientes y menguantes está representado en numerosos bajorrelieves que se encuentran en los templos de la antigua “escuela de misterios” mitraica. La famosa tauroctonía, o escena de matanza de toros, suele estar rodeada por dos niños, Cautes y Cautopetes. Uno sostiene una antorcha en el lado ascendente del zodíaco, lo que indica un tiempo de luz creciente, y el otro sostiene una antorcha en el lado descendente del zodíaco, lo que indica un momento de oscuridad. Estos se dividen aún más en edades, que los griegos consideraban "Hierro, Bronce, Plata y Oro", una forma sencilla de describir las épocas del Gran Año.

Escena de tauroctonía sobre un bajorrelieve romano. 2do o 3er siglo. ( )

Entender que la conciencia puede de hecho subir y bajar con los movimientos de los cielos da significado al antiguo mito y folclore y coloca culturas y artefactos anómalos, como el dispositivo de Antikythera y la batería de Babilonia, en un contexto histórico que tiene sentido. Por ejemplo, la batería se desarrolló hace al menos 2.000 años, se perdió en la Edad Media, y luego Volta la reinventó en el período posterior al renacimiento. Lo mismo ocurre con las prótesis, la cirugía cerebral y el conocimiento de un sistema heliocéntrico e ingeniería avanzada, etc. Fueron descubiertos, perdidos y luego redescubiertos.

También habla de por qué tantas culturas antiguas parecen haber estado fascinadas con las estrellas y nos proporciona un paradigma viable para comprender la historia. También podría ayudarnos a identificar las fuerzas que impulsaron el Renacimiento y que pueden estar acelerando la conciencia en nuestra era actual. El mito y el folclore, el lenguaje científico de antaño, brindan una mirada más profunda a la conciencia a lo largo de los siglos.

Carrera astronómica

Las noticias recientes de Caltech están impulsando a los astrónomos y astrofísicos de todo el mundo a buscar algo importante. La carrera está en marcha. Puede ser que finalmente nos den una razón para el ciclo de las edades.


La edad de oro de Weimar

El período comprendido entre 1924 y finales de 1929 se describe a menudo como la "Edad de Oro de Weimar". Es un momento en el que la República de Weimar disfrutó de una mayor estabilidad, seguridad económica y prosperidad, así como un mejor nivel de vida, al menos en relación con años anteriores.

Razones para recuperarse

Las semillas de esta recuperación alemana se plantaron en el otoño de 1923, con la elevación de Gustav Stresemann a la cancillería. El ministro de finanzas de Stresemann, Hans Luther, formuló un plan para detener la crisis de hiperinflación mediante la introducción de una nueva moneda llamada Rentenmark. A diferencia del papel viejo Marcos, el valor de la Rentenmark se fijaría a los precios del oro.

El gobierno de Weimar también declaró su compromiso de cumplir con los pagos de reparación a los Aliados. Alemania pudo restablecer sus relaciones exteriores y buscar una renegociación de la cifra de reparaciones. El Plan Dawes liderado por Estados Unidos se finalizó en abril de 1924 y se implementó cuatro meses después.

Entre 1924 y 1929, a la moribunda economía alemana se le inyectaron más de 25.000 millones de dólares en dinero extranjero. Más de la mitad de este dinero provino de préstamos estadounidenses, la mayor parte del resto fue facilitado por banqueros estadounidenses que actuaban como intermediarios. El gobierno estadounidense y las corporaciones estadounidenses también proporcionaron a Alemania experiencia financiera e industrial.

Los años del boom

Este apoyo contribuyó a un aumento repentino de la producción alemana a mediados de la década de 1920. Se construyeron o convirtieron nuevas fábricas, muchas de las cuales utilizaron técnicas de mecanización y cadena de montaje recientemente desarrolladas.

El restablecimiento de los pagos de reparación hizo que Francia y Bélgica pusieran fin a su ocupación del Ruhr y se retiraran a mediados de 1925. Esto liberó los recursos industriales de Alemania allí y permitió que la producción volviera a su máximo potencial, atrayendo inversiones y expansión.

A partir de este punto, la recuperación de Alemania fue muy rápida. Su crecimiento económico después de 1924 superó al de Francia y Gran Bretaña. En 1929, Alemania producía un 33% más que antes de la guerra. Alemania había recuperado su manto como la segunda nación industrial con mayor producción después de Estados Unidos.

Bienestar y gasto social

El resurgimiento económico de mediados de la década de 1920 permitió la introducción de reformas sociales y mejores niveles de vida.

El gobierno de Weimar, entonces dominado por el Partido Socialdemócrata (SPD) y el Partido del Centro, reintrodujo y revisó el estado de bienestar de Bismarck para brindar protección a los jóvenes, los ancianos, los desempleados y los desfavorecidos. La Ley de Bienestar Juvenil de 1922, por ejemplo, declaró que todos los niños alemanes tienen "derecho a la educación, la aptitud espiritual, física y social".

El gobierno buscó proteger estos derechos creando nuevas instituciones y empleando trabajadores sociales para dar cabida a los niños ilegítimos, sin hogar, abandonados o en riesgo.

La legislación adicional de 1923 y 1927 estableció un alivio para los desempleados. La Ley del Seguro de Desempleo (1927) requería que los trabajadores y empleados hicieran contribuciones a un plan nacional de asistencia social por desempleo. Otras reformas proporcionaron beneficios y asistencia a los veteranos de guerra, las esposas y los dependientes de los muertos en la guerra, las madres solteras y los discapacitados.

Alojamiento

Los gobiernos de Weimar también intentaron abordar una grave escasez de viviendas en algunas partes de Alemania. El artículo 155 de la constitución de Weimar declaró que el estado debe "esforzarse por garantizar una vivienda saludable a todas las familias alemanas, especialmente a las que tienen muchos hijos".

El gobierno honró esto al iniciar varios programas visionarios. Empleó arquitectos y planificadores para idear formas de aliviar la escasez de viviendas. También se utilizaron inversiones gubernamentales, exenciones fiscales, concesiones de tierras y préstamos a bajo interés para estimular la construcción de nuevas casas y apartamentos.

Entre 1924 y 1931, se construyeron más de dos millones de nuevas viviendas y se renovaron o ampliaron casi 200.000 más. En 1928, la falta de vivienda se redujo en más del 60 por ciento.

Salario y condiciones de los trabajadores

La prosperidad de mediados a finales de la década de 1920 también benefició a los trabajadores alemanes. El desempleo era del cuatro por ciento en 1924, pero el fuerte aumento de la industria y la manufactura hizo que descendiera abruptamente. En 1929, solo 1,4 millones de 65 millones de alemanes estaban sin trabajo.

La estabilización de la moneda y el auge industrial también elevaron el valor real de los salarios, que aumentó cada año a partir de 1924. En 1927, los salarios reales aumentaron en un nueve por ciento y en 1928 aumentaron en un 12 por ciento más. Esto convirtió a la mano de obra industrial de Alemania en la mejor pagada de Europa.

Las condiciones del lugar de trabajo también mejoraron. El promedio de horas de trabajo disminuyó levemente, mientras que la mejora de la seguridad y las prácticas produjeron una caída en las muertes y lesiones en el lugar de trabajo.

Problemas de la clase media

El milagro económico de Weimar no benefició a todos. los Mittelstand o la clase media, por ejemplo, encontraron poca alegría en esta supuesta "edad de oro".

Despojadas de sus ahorros por la hiperinflación de 1923, las clases medias - gerentes, burócratas, banqueros, empleados y otros profesionales - no ingresaron a la "Edad de Oro" en una posición de fuerza. Tampoco se beneficiaron de la mayoría de sus cambios. Los trabajadores de cuello blanco no disfrutaron de los aumentos salariales del sector industrial, ni siempre pudieron acceder a los beneficios del estado de bienestar de Weimar.

A fines de la década de 1920, los salarios en el sector industrial se habían nivelado con los de la clase media y, en algunos casos, los superaron. Si bien el desempleo disminuyó en general, se mantuvo alto entre las profesiones de cuello blanco. Los documentos gubernamentales de abril de 1928 revelan que casi 184.000 trabajadores de clase media buscan empleo, y casi la mitad de ellos no calificaron para el alivio por desempleo del estado.

Estas condiciones alimentaron el resentimiento de la clase media y las sugerencias de que el gobierno dominado por el SPD estaba favoreciendo a las clases trabajadoras sobre las Mittelstand, una vez una parte admirada y respetada de la sociedad alemana. Algunos afirmaron que esto era intencional, una forma sutil de lucha de clases para imponer el "socialismo a escondidas".

A diferencia de los trabajadores, que estaban representados por el SPD y el Partido Comunista (KPD), las clases medias no tenían un partido político evidente al que acudir. A fines de la década de 1920, los nacionalsocialistas (NSDAP) pudieron aprovechar este resentimiento y desencanto de la clase media.

Desencanto rural

Los agricultores alemanes también continuaron luchando durante la Edad de Oro. Al igual que las clases medias, esto llevó a muchos fuera de las ciudades y pueblos a apoyar a los partidos de derecha.

El sector agrícola de Alemania, devastado por la guerra y las políticas gubernamentales, sufrió aún más durante la caída de los precios europeos en 1921. Como productores primarios que venden productos alimenticios esenciales, los agricultores se mantuvieron relativamente seguros durante la crisis de hiperinflación.

Sin embargo, a mediados de la década de 1920, los agricultores alemanes se enfrentaban a alimentos importados más baratos. Esto les obligó a modernizarse y mejorar la productividad para seguir siendo competitivos.

Estos cambios requirieron inversiones en nuevas tecnologías, como tractores y otra maquinaria agrícola. Algunos agricultores pidieron mucho dinero prestado para comprar este equipo, otros lo hicieron sin él y tuvieron dificultades. Los agricultores incumplían regularmente los pagos de la deuda y las ejecuciones hipotecarias agrícolas aumentaron notablemente.

La "venganza de los agricultores"

La difícil situación de los agricultores alemanes empeoró debido al superávit mundial de cereales y la caída de los precios en 1925-26. En 1928, los agricultores iniciaron una serie de disturbios a pequeña escala, denominados la "venganza de los agricultores", en protesta contra las ejecuciones hipotecarias y los bajos precios del mercado.

En 1929, la producción agrícola alemana estaba a menos de las tres cuartas partes de los niveles de antes de la guerra. Los partidos políticos de extrema derecha intentaron ganarse el apoyo de agricultores descontentos enfatizando la importancia de la agricultura y aprovechando los valores tradicionales.

El NSDAP, por ejemplo, hizo un uso extensivo del eslogan Blut und Boden ("Sangre y suelo") y sus connotaciones agrarias, nacionalistas y raciales. Muchos agricultores, que luchan con grandes deudas y prestamistas poco comprensivos, también fueron receptivos a la propaganda antisemita y las teorías de conspiración sobre los banqueros y financieros judíos.

La visión de un historiador:
“Los años 1925-28 fueron el apogeo de la República de Weimar. Se restableció la prosperidad y las instituciones parlamentarias parecían ser aceptadas por la mayoría del electorado. De hecho, ningún observador de la escena política en 1928 podría haber profetizado que cinco años después Hitler estaría en el poder y la democracia parlamentaria en ruinas. Mientras que el Volkisch y los nacionalsocialistas todavía obtuvieron casi dos millones de votos en mayo de 1924, en diciembre se redujo a 900.000 y en mayo de 1928 a 800.000 votos. La fuerza de voto de los comunistas disminuyó igualmente, mientras que la de los partidos moderados aumentó ”.
Francis Carsten

1. Los años entre 1924 y 1929 se han conocido como la Edad de Oro de Weimar, marcada por la recuperación económica, la creciente prosperidad y mejores condiciones de vida.

2. Esta "Edad de Oro" fue impulsada por el rápido crecimiento industrial en Alemania, respaldado por grandes préstamos estadounidenses, inversiones de capital y la restauración del comercio exterior.

3. Una mayor prosperidad y una moneda estable permitieron al gobierno de Weimar introducir políticas sociales innovadoras, como proyectos de vivienda y un sistema de bienestar.

4. Los trabajadores industriales y manuales fueron los grandes ganadores, ya que sus salarios aumentaron considerablemente desde mediados de la década de 1920. La clase media, en comparación, vio pocos beneficios.

5. Otro grupo descontento durante este período fueron los agricultores de Alemania, que lucharon con las difíciles condiciones del mercado, principalmente los bajos precios de los alimentos, lo que provocó un aumento de la deuda y ejecuciones hipotecarias.

Información de la cita
Título: "La edad de oro de Weimar"
Autores: Jennifer Llewellyn y Steve Thompson
Editor: Historia Alfa
URL: https://alphahistory.com/weimarrepublic/golden-age-of-weimar/
Fecha de publicación: 1 de octubre de 2019
Fecha accesada: Fecha
Derechos de autor: El contenido de esta página no se puede volver a publicar sin nuestro permiso expreso. Para obtener más información sobre el uso, consulte nuestros Términos de uso.


9 & lsquoNo se admiten perros ni actores y rsquo

El enamoramiento de los cineastas por Hollywood no fue correspondido al principio. La mayor parte de la población de Hollywood estaba formada por granjeros que no querían tener nada que ver con el mundo del espectáculo, que, incluso en ese entonces, tenía fama de libertino. Las pensiones y los edificios de apartamentos pronto comenzaron a mostrar carteles que decían "No se permiten perros ni actores". [2]

Otra sección de la población de Hollywood y rsquos estaba formada por empresarios como los promotores inmobiliarios y los magnates del petróleo. Tampoco les interesaba negociar con los estudios cinematográficos porque consideraban la colonización cinematográfica de Hollywood como una moda pasajera. De hecho, cuando Carl Laemmle quiso abrir Universal City Studios, tuvo que construirlo en una granja reconvertida en el Valle de San Fernando porque nadie en Hollywood quería venderle un terreno.

Las actitudes de los residentes y rsquo cambiaron lentamente una vez que Hollywood se convirtió en el corazón próspero de la industria del cine. Esto fue gracias en gran parte a personas como Laemmle, que emplearon el sistema estelar para promocionar sus películas. Mediante el uso de créditos cinematográficos, los actores recibieron una mayor exposición y las películas pudieron comercializarse en torno a su poder de estrella. Un ejemplo destacado fue Florence Lawrence, alabada como la & ldquoPrimera estrella de cine & rdquo. Antes de mudarse a Universal, se la conocía simplemente como & ldquoBiograph Girl & rdquo mientras trabajaba en Nueva Jersey. Otros ejemplos incluyeron King Baggot, el primer protagonista de Hollywood & rsquos, y & ldquoAmerica & rsquos Sweetheart & rdquo Mary Pickford.


7 mitos más grandes sobre los penes grandes

Por Ej Dickson - Nico Lang
Publicado 17 de julio de 2014 10:57 PM (EDT)

Comparte

Este artículo apareció originalmente en The Daily Dot.

Aquí hay una anécdota divertida para su próximo cóctel: cuando se trataba de proporcionar receptáculos de orina para sus astronautas, la NASA encontró un problema inesperado. Le dieron a su astronauta la opción de elegir entre mangas pequeñas, medianas o grandes para que se ajustaran a sus penes, pero nadie eligió ninguna de las dos primeras opciones, y siguieron resbalando, lo que provocó algunas consecuencias no deseadas. Para solucionar este problema, la organización tuvo una idea brillante. En cambio, los etiquetaron como grandes, gigantes y descomunales.

La ansiedad del pene de nuestra sociedad está profundamente arraigada en la estructura de cómo pensamos sobre nuestras propias sexualidades y las de nuestras parejas. Para un hombre, la excavación definitiva es sugerir que tiene un pene pequeño, cuestionando así su propia virilidad. En el caso de Drake, todo lo que se necesitó fue que un comentarista de Gawker en el tablero de mensajes sugiriera que su palo de discoteca era "extraño", y la especulación con el pene se volvió viral rápidamente.

Patrick Moote tuvo una experiencia similar cuando le propuso matrimonio a su novia en un juego de baloncesto de UCLA. En lugar de aceptar su oferta, ella se alejó de la cámara y luego admitió que la razón por la que no se casaría con él es que su pene era demasiado pequeño. El momento fue documentado en YouTube, convirtiéndose en un fenómeno viral, y Moote luego filmó un documental, Héroe sin colgar, relatando su exploración de las preferencias de la sociedad en torno al tamaño del pene.

¿Cuánto importa el tamaño del pene y cuánto es un mito? Para abordar el problema, los expertos en sexo de Daily Dot, EJ Dickson y Nico Lang, armaron una lista de siete razones por las que el tamaño del pene no importa tanto como pensamos. Los resultados te sorprenderán.

1) Más grande es mejor hasta cierto punto.

Nico: Siento lo mismo con un pene de nueve pulgadas que con un tanque blindado: son agradables de ver, pero si un tipo cree que lo está estacionando en mi garaje, está completamente loco. El hecho de que tenga el equipo no significa que necesariamente sepa operar la maquinaria, y simplemente no existe una correlación entre el tamaño de la polla de un hombre y su desempeño en la cama. Un hombre con un pene grande puede tener más confianza en su sexualidad, después de toda una vida de tener su cuerpo afirmado por sus parejas sexuales, pero eso puede ser de dos maneras. La confianza puede conducir a un sexo increíblemente sexy, pero también podría significar que él es el tipo de hombre que está tan "seguro de lo que está haciendo" que ignora la comunicación y las señales físicas. Los chicos que no han sido dotados con un ariete tienden a estar más dispuestos a escuchar y a dar, y todo el mundo ama a quien da.

Además, las investigaciones han demostrado que, si bien el tamaño es importante para la pareja receptiva, no necesariamente se correlaciona con estar más satisfecho en el dormitorio o en una relación. Una encuesta de Kenia mostró que las mujeres cuyas parejas tenían penes grandes en realidad eran más propensas a hacer trampa, y un pene grande requiere tanto esfuerzo que existen guías reales sobre cómo salir con un chico que está "demasiado bien dotado". Si "las citas son solo un gran juego de la ruleta del pene", los penes grandes son un tipo especial de bala, una con la que no necesariamente quieres tener que lidiar todo el tiempo. Francamente, los miembros grandes implican una especie de preparación y diligencia que uno simplemente no quiere dedicar todo el tiempo. Es por eso que en lugar de un miembro de grado militar, personalmente prefiero el "pene de novio", el tipo que es perfecto.

Para resumir el debate sobre "cuanto más grande es mejor", la ex columnista de salud masculina Nicole Beland lo expresó mejor: "Sí, nos preocupamos por el tamaño del pene de un hombre. Pero cuando se trata de satisfacción sexual, está bastante abajo en nuestra lista de prioridades ".

2) Las mujeres se preocupan por otras cosas mucho más de lo que se preocupan por los penes grandes.

EJ: Por alguna razón, los hombres han estado trabajando bajo la impresión equivocada de que existe una razón científica subyacente por la cual las mujeres prefieren los penes grandes a los más pequeños. Y es cierto que existen algunos estudios que demuestran una ligera tendencia hacia esa preferencia. El año pasado, por ejemplo, la Universidad Nacional de Australia fue noticia con un estudio que presentó a las mujeres imágenes de hombres generados por computadora con diferentes alturas y longitudes de pene. Los investigadores concluyeron que las mujeres demostraron una ligera preferencia hacia los hombres con penes flácidos más grandes.

Los medios, sin embargo, no lograron captar dos cosas sobre el estudio. First of all, the women’s attraction to the men actually decreased when their penis size exceeded a certain length, indicating that most women prefer an average or slightly-above-average-size penis to an extra-large one. Just like anything else in life, there’s a happy medium to be attained when it comes to penis size.

The other thing that people failed to realize about the study is that the women only preferred bigger penises when the penises were proportional to the men’s size. So for instance, while they demonstrated a stronger attraction to tall men with larger penises, they weren’t so crazy about shorter men with the same size penis. The Australian researchers surmised that had something to do with women’s aversion to dating short men, but I suspect it has less to do with that and more with the general (though far from scientifically proven) human preference for proportionality. A shorter man with a large penis sort of comes off like the Little Tramp, jauntily whistling and twirling his enormous member at passersby.

3) Just because big penises are the standard in porn doesn’t mean they should be yours in real life.

Nico: If used correctly, pornography can be a great tool for education and discourse, a subject that EJ and I explored in a previous post, but something it’s absolutely awful at is setting the tone for what our bodies should look like. Although there’s nothing wrong with very skinny women who have implants, they tend to be the unilateral norm in straight porn, just as guys with gigantic cocks are in gay porn. Because porn often plays on our desires for excess and the spectacle, pornography has a way of making everything about size for the purpose of a fantasy, an irritatingly singular one.

While it would be imprudent to suggest that these fantasies shouldn’t inform our sex life at all (because what we like to see often carries over to what we like in bed), the fantasy should not be our entire reality. This is a particular problem in the gay community, simply because we have so few representations of what queer bodies look like outside of pornography. LGBT people have made some progress in breaking the glass ceiling of mainstream media, but when it comes to pornography, you can’t throw a rock without hitting a gay porn star. I know a lot of gay porn stars, and I have an enormous respect for what they do, but I don’t think any gay porn star alive thinks that the entire gay community should form their sole opinion of what bodies are by watching Corbin Fisher. That would be like trying to understand what women are by watching the Transformers franquicia.

Instead of relying on other people to create your preferences for you, we all need to go out and find out what we like ourselves.

4) The expectations around big penises are too high.

EJ: There are many people who believe that having sex with a dude with a really, really, really big penis is far preferable to having sex with a dude with a really, really, really small penis—or micropenis (pronounced mike-rah-pen-is, as in “acropolis”). I strongly disagree with this. In my experience, having sex with someone with a small penis is kind of like taking the SATs with a quantitative reasoning deficiency. It’s not ideal, and overall you probably won’t do stellar, but you can certainly compensate by your performance on other sections.

This is not the case for men with POUSes (Penises of Unusual Sizes). While they, too, can certainly hold their own on the written and verbal sections, the problem is that, through no fault of their own, the bar is already set so high for them that it’s impossible to live up to your expectations. Their gifts in other areas, however prodigious they might be, are limited by the prodigiousness of their members.

I like to compare seeing your first POUS to seeing a David Lynch movie (for our purposes, let’s go with Mulholland Drive) for the first time. “Oh, OK, so this is what everyone’s gets so excited about,” you find yourself thinking. “This is what everyone’s talking about and quoting from when they drink too much whiskey and printing ironic t-shirts about. OK, well, let’s see if it lives up to the hype.”

Let me tell you something. It doesn’t. Much like seeing Mulholland Drive for the first time, having sex with someone with an enormous penis is an immensely disorienting experience. You don’t know what the hell is going on, and you’re kinda turned on and kinda repulsed at the same time, and all you want to do is get up and take a drink of water and collect your bearings for a minute. In the end, you’re just so overwhelmed by confusion that you shut the DVD off during the “Llorando” scene, scream “This sucks,” and go back to watching 30 Rock reruns for a while.

This is the tragedy of having sex with someone with an enormous penis: Your expectations are so high that it’s impossible for the penis to live up to them, and that’s assuming you guys even make it to the sex act at all. You see that girl on the train with her mascara running down her cheeks? That’s not a drunk chick crying over a breakup that’s a girl who just lost the opportunity to have sex with a guy with an enormous penis. If you’re a halfway decent person, you should go over there with a tissue immediately and tell her how very sorry you are for her loss.

5) Sex isn’t just about penetration.

Nico: If you’ve ever perused the Kama Sutra, you know that the missionary position is just one of an endless number of positions available to you to explore, and penetrative sex is the same way. Only 25 percent of women are able to regularly experience orgasms through vaginal, meaning that it doesn’t matter how big her partner’s penis is. It’s not going to get her there without a little help from its friends, the vast array of options that are available outside of copulation, in order to provide the direct clitoral stimulation that sex often does not.

Even for gay men, copulation shouldn’t be the only offering at the buffet. The entire BDSM and leather movements are predicated on the idea that sexual intercourse along is just a fraction of everything that goes into attraction and arousal, and for many people, oral sex is more pleasurable than anal interaction. Many gay men report that they dislike penetrative sex, and according to research from the Journal of Sexual Medicine, only “36 percent of men reporting receiving anal sex and 34 percent of men reporting giving it.” According to Good’s Amanda Hess, this study showed that anal sex was actually among the least common sexual behaviors that queer men engaged in, below masturbation, mutual masturbation, and genital-genital contact.

To put this into perspective, around half of women report engaging in anal sex, meaning that more heterosexual couples are having anal sex than same-sex couples are. Like everything in the bedroom, these preferences are highly variable and in no way universal. In bed, one size simply never fits all.

6) Big penises can be painful.

EJ: When men discuss the merits of having a big penis, something that often gets overlooked is how excruciatingly painful it is for most women to have sex with a guy who has one. No matter how much of an ego trip it must be for a dude to be packing a Louisville Slugger instead of a Fisher Price toy, the sad truth is that it’s actually quite difficult for well-endowed men to find partners who are able to handle their equipment, because ladies, I don’t care if you’re the Virgin Mary or if you’ve had sex with the entire 1975 lineup of the New Jersey Nets: If you are not regularly having sex with a man with a big penis, it will hurt. A lot.

I would like, if I may, to share with you a personal anecdote of sorts. When I encountered my first POUS, I had been sexually active for eight years, give or take. Given the amount of time I had invested in my training, I had assumed I had already worked my way up to the Olympics, and was ready to compete with the top athletes in my field. Nearly eight hours of extensive foreplay and an embarrassing train ride on the C later, I discovered that I had not. We hadn’t even been able to have sex. I was a second-string player on a farm team, and an incredibly exhausted one at that.

Although I still look upon that day with some degree of shame and regret—everyone has their 1986 World Series moment, I suppose—I actually learned a very important lesson that day. When it comes to sexual performance, training is key. If you haven’t previously encountered a POUS, and you haven’t put in the time and effort to work up to that specific level, one of two things will happen: 1) Either you’ll be in excruciating pain the whole time, and you’ll feel like you’re giving birth in reverse or 2) You won’t be able to have sex at all, and all the lube and foreplay in the world won’t be able to wash away the shame and disappointment of not being able to take your first enormous dick.

7) Being a “size queen” leaves too many men out.

Nico: If you’re the type of person who will only have sex with guys who at are at least seven inches long (I have some friends insist upon nine), you are severely depleting your dating pool. Studies show that the average erect penis is between 5.1 and 5.9 inches long, but the actual range in terms of penis size is all over the place. An sculpture at Iceland’s Penis Museum shows the incredible diversity of male phalluses, not just in terms of size but also girth. It’s an eye-opening and powerful example of why society’s big penis fetish simply doesn’t measure up having just one preference doesn’t just set your partners up to fail. It sets you up to fail.

Arguably, that small penis phobia is even more toxic in the bedroom than the actual phallus itself. Men who don’t have a porn-ready seven or eight inches might be dealing with a great deal of internalized shame about their privates, accrued from years of rejection by their partners or silent feelings of worthlessness. Although many studies have shown that those feelings are “all in guys heads,” as even well-endowed men deal with feelings of penis shame, that sense of dysmorphia can lead to eating disorders, depression, and anxiety. Considering the fact that around 45 percent of men report that they’re unhappy with the size of their equipment, this is a major problem.

How can we address such a widespread phenomenon? You can begin by simply shifting your own preferences. Be the change that you want to see in your bedroom.


A Good Pirate Ship Had Good Officers

A pirate ship was more than a boatload of thieves, killers, and rascals. A good ship was a well-run machine, with officers and a clear division of labor. The captain decided where to go and when, and which enemy ships to attack. He also had absolute command during battle. The quartermaster oversaw the ship’s operations and divided up the loot. There were other positions, including boatswain, carpenter, cooper, gunner, and navigator. Success on a pirate ship depended on these men carrying out their tasks efficiently and supervising those under their command.


5 Ridiculous Myths You Probably Believe About the Dark Ages

From Stone Age to Space Age, every era in human history has ultimately been about progress. Well, almost every era. The Dark Ages are an exception to the rule -- everyone knows that after Rome fell, the world stumbled ass-backward into a figurative night that lasted for centuries. It was a period of intellectual and economic darkness where everyone was either a brutal warrior or a filth-encrusted victim.

Well, that's what they say, anyway. Although the Dark Ages were definitely darker than modern times (in the same way cellphone reception was significantly worse during the Bronze Age), they were by no means the bottomless pit of despair they're generally presented as. In the name of correcting some popular misconceptions about the period, let's take on myths you almost certainly have been led to believe.

(The Dark Ages aren't the only era you've been lied to about. Buy our De-Textbook and you'll learn that the Pyramids used to glow white at night, and that the ancient samurai "bushido" code was just made up in 1900. Your favorite book sellers are now accepting pre-orders!)


Amazons were long considered a myth. These discoveries show warrior women were real.

For a long time, modern scholars believed that the Amazons were little more than a figment of ancient imaginations.

These were the fierce warrior women of Ancient Greek lore who supposedly sparred with Hercules, lived in lesbian matriarchies and hacked off their breasts so they could better fire their arrows. Homer immortalized them in “The Iliad.” Eons later, they played a central role in the Wonder Woman comics.

Some historians argued that they were probably a propaganda tool created to keep Athenian women in line. Another theory suggested that they may have been beardless men mistaken for women by the Greeks.

But a growing body of archaeological evidence shows that legends about the horseback-riding, bow-wielding female fighters were almost certainly rooted in reality. Myths about the Amazons’ homosexuality and self-mutilation are still dubious at best, but new research appears to confirm that there really were groups of nomadic women who trained, hunted and battled alongside their male counterparts on the Eurasian steppe.

In a landmark discovery revealed this month, archaeologists unearthed the remains of four female warriors buried with a cache of arrowheads, spears and horseback-riding equipment in a tomb in western Russia — right where Ancient Greek stories placed the Amazons.

The team from the Institute of Archaeology at the Russian Academy of Sciences identified the women as Scythian nomads who were interred at a burial site some 2,500 years ago near the present-day community of Devitsa. The women ranged in age from early teens to late 40s, according to the archaeologists. And the eldest of the women was found wearing a golden ceremonial headdress, a calathus, engraved with floral ornaments — an indication of stature.

The discovery presents some of the most detailed evidence to date that female warriors weren’t just the stuff of ancient fiction, according to Adrienne Mayor, author of “The Amazons: Lives and Legends of Warrior Women Across the Ancient World.”

“For a while, people have assumed that myths about the Amazons that the Greeks told were just fantasy,” said Mayor, who was not involved in the excavation. “Now we have proof that those women did exist and that the lives of those women warriors really did influence the Ancient Greek ideas and visions of what they said about the Amazons.”

Earlier excavations have turned up similar evidence, though not always so well preserved. In 2017, Armenian researchers discovered the remains of a woman in her 20s who they said resembled Amazon myths. They found that she died from battle injuries. Their report in the International Journal of Osteoarchaeology noted that she had an arrowhead buried in her leg and that her bone and muscle structure indicated she rode horses.

The new discovery in Russia marked the first time multiple generations of Scythian women were found buried together, according to the researchers. The youngest of the bodies may have belonged to a girl roughly 12 or 13 years old. Two others were women in their 20s, according to the researchers, and the fourth was between 45 and 50.


The Golden Age

The Golden Age was the mythical first period of man. The people of the Golden Age were formed by or for the Titan Cronus, whom the Romans called Saturn. Mortals lived like gods, never knowing sorrow or toil when they died, it as if they were falling asleep. No one worked or grew unhappy. Spring never ended. It is even described as a period in which people aged backward. When they died, they became daimones (a Greek word only later converted to "demons") who roamed the earth. When Zeus overcame the Titans, the Golden Age ended.

According to the poet Pindar (517–438 BCE), to the Greek mind gold has an allegorical significance, meaning the radiance of light, good fortune, blessedness, and all the fairest and the best. In Babylonia, gold was the metal of the sun.


4 Joan Crawford&rsquos Porn, Crabs, And Stepfather

Joan Crawford will always be remembered as a glamorous icon of the silver screen. Her career took off in the late 1920s, and her star never really dimmed until her death in 1977. Most remember Crawford as the picture of sophistication&mdashher film costumes were designed by some of the most famous designers in history, and she was always pictured as immaculately dressed and tailored, with a cigarette or a drink in one gloved hand.

According to Rachel Shukert, a writer who extensively researched the private lives of old Hollywood stars for her book series Starstruck, Joan had a tawdry past that she was constantly trying to put behind her. The star wasn&rsquot born into the Hollywood elite&mdashher father was a common laborer from San Antonio, Texas and left the family shortly after Joan&rsquos birth. Her mother then moved the family to Lawton, Oklahoma where she remarried a man who ran the local opera house. That man, Henry Cassin, is the subject of one of the Joan Crawford rumors: It&rsquos alleged that Henry was sexually involved with Joan when she was only 11 years old. Once discovered, this led Joan&rsquos mother to end the marriage.

A few years after the move to Oklahoma, the family relocated again to Kansas City, which is where the rumors get even dirtier. According to Shukert, Joan&rsquos poor hygiene as a teenager resulted in her spreading crabs around Kansas City, which later led to her obsession with cleanliness once she reached Hollywood.

The final rumor about Crawford plagued the actress until her death. It was constantly rumored that Joan had worked as a call girl and starred in at least one porno before she got her big break at MGM&mdashspecifically, a 1918 film called The Casting Couch. If the actress had correctly stated her age during her first studio screen test, the film would have been made while Joan was still going to school in Kansas City, but some argue that Crawford lied about her age so frequently that it&rsquos impossible to be sure.


Guerra troyana

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

guerra troyana, legendary conflict between the early Greeks and the people of Troy in western Anatolia, dated by later Greek authors to the 12th or 13th century bce . The war stirred the imagination of the ancient Greeks more than any other event in their history and was celebrated in the Iliad y el Odisea of Homer, as well as a number of other early works now lost, and frequently provided material for the great dramatists of the Classical Age. It also figures in the literature of the Romans (e.g., Virgil’s Aeneid) and of later peoples down to modern times.

What started the Trojan War?

According to the ancient Greek epic poet Homer, the Trojan War was caused by Paris, son of the Trojan king, and Helen, wife of the Greek king Menelaus, when they went off together to Troy. To get her back, Menelaus sought help from his brother Agamemnon, who assembled a Greek army to defeat Troy.

Another myth attributes the origin of the Trojan War to a quarrel between the goddesses Athena, Aphrodite, and Hera over who among them was the fairest. After Paris chose Aphrodite, Athena and Hera plotted against Troy.

Was the Trojan War real?

There has been much debate over historical evidence of the Trojan War. Archaeological finds in Turkey suggest that the city of Troy did exist but that a conflict on the immense scale of a 10-year siege may not have actually occurred. There is also contention over whether the ruins in Turkey represent the same Troy as the one Homer and others described in Greek mythology.

Who won the Trojan War?

The Greeks won the Trojan War. According to the Roman epic poet Virgil, the Trojans were defeated after the Greeks left behind a large wooden horse and pretended to sail for home. Unbeknown to the Trojans, the wooden horse was filled with Greek warriors. They sacked Troy after the Trojans brought the horse inside the city walls.

What happened to Achilles in the Trojan War?

The death of Achilles, the greatest Greek warrior of the Trojan War, is not described in Homeric works. In Arctinus’s Aethiopis, Achilles is said to have been killed by Paris of Troy.

In the traditional accounts, Paris, son of the Trojan king, ran off with Helen, wife of Menelaus of Sparta, whose brother Agamemnon then led a Greek expedition against Troy. The ensuing war lasted 10 years, finally ending when the Greeks pretended to withdraw, leaving behind them a large wooden horse with a raiding party concealed inside. When the Trojans brought the horse into their city, the hidden Greeks opened the gates to their comrades, who then sacked Troy, massacred its men, and carried off its women. This version was recorded centuries later the extent to which it reflects actual historical events is not known.


Ver el vídeo: Beck - The Golden Age (Enero 2022).