Podcasts de historia

General Ludwig von Falkenhausen, 1844-1936

General Ludwig von Falkenhausen, 1844-1936

General Ludwig von Falkenhausen, 1844-1936

El general Ludwig von Falkenhausen fue el comandante alemán durante la batalla de Vimy Ridge, una de las pocas victorias claras aliadas de 1917. Von Falkenhausen ingresó en el ejército prusiano en 1856 como cadete y luchó en la Guerra de las Siete Semanas (junio-agosto de 1866). ), donde Prusia estableció su supremacía dentro de Alemania, y la Guerra Franco-Prusiana de 1870-71, que terminó con la formación del Imperio Alemán unificado.

En 1914 Falkenhausen se había retirado, pero fue llamado de nuevo a los colores y se le dio el mando del Cuerpo Ersatz del Sexto Ejército en el Frente Occidental. Durante la Carrera al Mar, el cuerpo de Falkenhausen fue una de las pocas unidades que permanecieron en Lorena cuando los principales ejércitos alemanes se apresuraron hacia el norte. Falkenhausen tenía el mando de una fuerza un poco más grande, el Destacamento del Ejército Falkenhausen. El Sexto Ejército se trasladó al norte, pero Falkenhausen permaneció en el sur hasta 1916, luchando en Lorena. Fue galardonado con el Pour le Merite el 23 de agosto de 1915 por sus esfuerzos en el frente de Lorena.

En abril de 1916, Falkenhausen recibió el mando de las defensas costeras cerca de Hamburgo. Al mismo tiempo se le otorgó las Hojas de Roble a su Pour le Merite (15 de abril de 1916).

El 28 de agosto de 1916, el Príncipe Heredero Rupprecht de Baviera fue ascendido del mando del Sexto Ejército al mando del Grupo de Ejércitos en el Somme. Falkenhausen fue trasladado de la costa y se le dio el mando del Sexto Ejército.

Esto significó que Falkenhausen estaba al mando general cuando los británicos atacaron en Arras en 1917, y en particular durante el famoso ataque canadiense a Vimy Ridge. A primera vista, la cresta era una posición defensiva muy fuerte, pero la topografía realmente no se adaptaba en profundidad a las tácticas de defensa alemanas actuales. Idealmente, la segunda línea alemana, donde se libraría la batalla principal, habría estado unos miles de metros detrás de la línea del frente ligeramente sostenida, pero el suelo cayó abruptamente al este de la cresta, por lo que cualquier segunda línea colocada a la distancia estándar se han pasado por alto desde la línea del frente en la parte superior de la cresta. Como resultado, los alemanes decidieron concentrar la mayor parte de sus defensas en una primera línea inusualmente fuerte. La tercera línea de defensa estaba formada por unidades de contraataque, que estaban destinadas a atacar a las tropas enemigas atrapadas en la segunda línea. A pesar de la ausencia de esa segunda línea en Vimy Ridge, Von Falkenhausen decidió mantener sus unidades de contraataque a la distancia habitual detrás de la primera línea, por lo que en el mejor de los casos solo podrían entrar en la batalla poco más de tres horas después de ser llamados a la acción. En circunstancias normales, esto probablemente no habría importado, ya que se podría esperar que las fuertes líneas del frente aguantaran cualquier ataque durante varios días.

Los alemanes quedaron así enteramente sorprendidos cuando los aliados atacaron en abril de 1917. La parte sur de Vimy Ridge fue capturada en el asalto inicial bien planeado, y las divisiones de reserva alemanas estaban demasiado lejos para montar un contraataque exitoso. Aunque los aliados no pudieron avanzar mucho en los días posteriores al ataque inicial, los alemanes finalmente se vieron obligados a retirarse a su siguiente línea de defensas, dejando Vimy Ridge en manos aliadas.

A raíz de este fracaso, Ludendorff destituyó a Falkenhausen del mando del Sexto Ejército. Fue nombrado gobernador general de Bélgica en mayo de 1917 y ocupó ese puesto durante el resto de la guerra. Se retiró en 1918 y murió en 1936.

Libros sobre la Primera Guerra Mundial | Índice de materias: Primera Guerra Mundial


Historia [editar | editar fuente]

Al estallar la Primera Guerra Mundial, el mando del ejército fue entregado a Rupprecht, Príncipe Heredero de Baviera (Kronprinz Rupprecht von Bayern). El 6º Ejército inicialmente estaba formado por las unidades del Ejército de Baviera (que había conservado la soberanía militar después de la unificación de Alemania), con algunas unidades prusianas adicionales. Durante la ejecución del Plan XVII, el VI Ejército estuvo estacionado en el sector Central, cubriendo Lorena.

En agosto de 1914, en la Batalla de Lorena, el 6º Ejército de Rupprecht logró resistir la ofensiva francesa, utilizando una retirada fingida para atraer a los ejércitos que avanzaban hacia posiciones defensivas preparadas.

Después de que el Frente Occidental se estancara y las fuerzas opuestas formaran líneas de trincheras, el 6º Ejército se basó en el norte de Francia. La mayoría de las unidades bávaras se dispersaron gradualmente a otros comandos, con unidades de fuera de Baviera que se unieron al 6º Ejército. Sin embargo, el mando del 6º Ejército permaneció en manos del Príncipe Heredero de Baviera, quien eventualmente llegaría a ser considerado como uno de los generales más capaces de Alemania.

El 24 de septiembre de 1915, el 6º ejército fue el objetivo del primer ataque de la guerra con gas de cloro del ejército británico. A pesar de las horribles bajas infligidas, la ofensiva británica se estancó después de varios días.

Rupprecht fue ascendido al rango de mariscal de campo (Generalfeldmarschall) en julio de 1916 y asumió el mando del Grupo de Ejércitos Rupprecht el 28 de agosto de ese año, que consta de los Ejércitos 1, 2, 6 y 7. Después de la promoción de Rupprecht, el mando del 6º Ejército fue entregado al general Ludwig von Falkenhausen.

En marzo de 1917, el 6º Ejército fue el objetivo del asalto de las fuerzas canadienses y británicas en la Batalla de Vimy Ridge. El 6º ejército al mando de von Falkenhausen sufrió más de 20.000 bajas en los combates subsiguientes y fue empujado hacia atrás desde la cresta por el Cuerpo Canadiense.

Al final de la guerra servía como parte de Heeresgruppe Kronprinz Rupprecht. Α]

Orden de batalla, agosto de 1914, Lorena [editar | editar fuente]

Para la Batalla de Lorena en agosto de 1914, el VI Ejército tenía la siguiente composición: & # 914 & # 93

Organización del VI Ejército - Agosto de 1914, Lorena
Ejército Cuerpo División
6to ejército Cuerpo XXI 31a División
42a División
I Cuerpo de Baviera 1a División de Baviera
2da división bávara
II Cuerpo de Baviera 3.a División de Baviera
4ta División de Baviera
III Cuerpo de Baviera 5ta División de Baviera
6.a División de Baviera
I Cuerpo de Reserva de Baviera 1.a División de Reserva de Baviera
5.a División de Reserva de Baviera
Bajo el mando directo del ejército 1.a Brigada de Artillería a Pie de Baviera
Sexto pionero general
5.o Mixto bávaro Landwehr Brigada

Orden de batalla, 30 de octubre de 1918 [editar | editar fuente]

Al final de la guerra, el VI Ejército se organizó como:

Organización del 6 ° Ejército el 30 de octubre de 1918 & # 915 & # 93
Ejército Cuerpo División
6to ejército 55 ° Cuerpo (z.b.V.) 38a División
12 ° División de Baviera
5ta División de Baviera
dos tercios del cuarto Sucedáneo División
9.a División de Reserva
IV Cuerpo 2.a División de Reserva de Guardias
un tercio cuarto Sucedáneo División
36a División
Cuerpo de Reserva XXXX 16a División
Octava división
XI Cuerpo No hay unidades asignadas


General Ludwig von Falkenhausen, 1844-1936 - Historia

Por Jerome Baldwin

Para el otoño de 1916, los soldados canadienses que luchaban en las trincheras del frente occidental ya se habían distinguido en la batalla. En 1915, habían evitado el desastre en la Segunda Batalla de Ypres cuando taparon una brecha en la línea aliada después de que las aterrorizadas tropas francesas huyeran ante los primeros ataques con gas venenoso de la guerra. En medio de las nocivas nubes de cloro, los canadienses habían improvisado máscaras de gas —pañuelos empapados en orina sobre sus rostros— y salvaron el día. Ahora, en octubre de 1916, el desastre de meses del Somme finalmente estaba llegando a su fin. Solo el Cuerpo Canadiense había sufrido 24.000 bajas. Con la moral muy alterada, se sintieron aliviados al recibir órdenes de trasladarlos fuera del área de batalla, pero ese alivio se vio interrumpido cuando vieron que iban a hacer fila frente a la notoriamente peligrosa Vimy Ridge.

Vimy Ridge

Los alemanes habían tomado la cresta en los primeros meses de la guerra en 1914 y habían logrado mantenerla desde entonces, a pesar de los repetidos intentos aliados de capturarla. Tanto los británicos como los franceses habían intentado tomarlo y fracasaron, sufriendo grandes pérdidas, y muchos en ambos lados lo consideraron casi inexpugnable. Elevándose suavemente hacia el noroeste desde el valle del río Scarpe, la cresta se asemeja a una ballena jorobada, con una cresta a una altura de 470 pies en la colina 145. Aproximadamente una milla al norte de la colina 145 estaba la colina 120, conocida como la espinilla. Al sur había otra colina y las posiciones fortificadas de La Folie Farm, La Tuille y Thelus, con Farbus en la ladera inversa. Mientras lo mantuvieron, los alemanes amenazaron la ciudad estratégicamente importante de Arras e impidieron que los aliados recuperaran la llanura de Douai y las áreas mineras de carbón de Lens.

Tropas alemanas en un puesto de avanzada en el área entre Laon y Saint-Quentin, Francia, durante la Segunda Batalla del Aisne en la Primera Guerra Mundial, abril-mayo de 1917.

La cresta fue defendida por tres divisiones del Sexto Ejército alemán, bajo el mando del coronel general Ludwig von Falkenhausen. Los alemanes habían construido una defensa en profundidad, con tres cinturones de trincheras y refugios fortificados, algunos con electricidad y agua corriente. Se habían excavado emplazamientos de armas en la pendiente delantera de la cresta, y también había artillería en las pendientes inversas. Repleto de nidos de ametralladoras alojados en pastilleros de hormigón y acero, protegidos por enormes rollos de alambre de púas afilados como navajas y lleno de enormes cráteres e innumerables agujeros de proyectil para que la infantería atacante los atravesara, Vimy Ridge era un hueso extremadamente duro de romper.

Desde las alturas de la cresta, los alemanes tenían una vista clara de kilómetros a la redonda, lo que permitió a sus francotiradores convertir toda el área en un campo de exterminio virtual. Era letal estar fuera de la cobertura u ocultarse en las líneas canadienses; incluso de noche, los astutos alemanes simplemente lanzaban bengalas que convertían la noche en día. Los alemanes estaban sumamente seguros de que nadie, y mucho menos las tropas coloniales de Canadá, podrían tomar Vimy Ridge. Un soldado bávaro les dijo desafiante a sus captores: "Podrían llegar a la cima de Vimy Ridge, pero les diré esto: podrán llevar a todos los canadienses de regreso en un bote de remos que llegue allí".

& # 8220Bienvenidos canadienses & # 8221

Cuando llegaron los canadienses, los alemanes alzaron un cartel irónico que decía: "BIENVENIDOS CANADIENSES". La carnicería de la guerra y la evidencia espantosa de la lucha salvaje que ya había ocurrido allí estaban por todas partes, con casi todas las granjas y pueblos de los alrededores reducidos a montones de escombros. La tierra de nadie era un inquietante paisaje lunar de enormes cráteres, plagado de escombros y los restos de miles de hombres. Huesos, cráneos sonrientes y esqueletos enteros con uniformes podridos de azul francés o gris alemán yacían por todas partes, y el aire estaba impregnado del hedor agrio de la muerte. Dividido por trincheras destruidas, el terreno estaba lleno de túneles a través de la caliza subterránea que rodeaba la cresta, que estaba desprovista de vegetación a lo largo de su longitud destruida por los proyectiles. A medida que se acercaba el invierno y la temperatura descendía a mínimos históricos, los canadienses soportaron todas las miserias de la vida en las trincheras mientras continuaba la guerra subterránea. Las tropas estaban a menudo hambrientas y siempre frías, pero la guerra se iba a calentar muy pronto para ellos.

Tres divisiones alemanas en el Coronel General Ludwig von Flkenhausen y el Sexto Ejército # 8217 defendieron Vimy Ridge sobre el valle de Scarpe en el norte de Francia.

Una nueva ofensiva

Defendido por el nuevo comandante aliado, el general francés Robert Nivelle, el plan tremendamente ambicioso para 1917 requería nada menos que romper las líneas alemanas, poner fin al estancamiento, liberar el norte de Francia y ganar la guerra. Mientras los franceses atacaban en Chemins des Dames, más al sur, los británicos debían comenzar una ofensiva entre Givenchy en el norte y Croisilles en el sur. Sería trabajo de los canadienses proteger el flanco norte del ataque británico, y eso significaba tomar el bastión en Vimy Ridge. El comandante del cuerpo canadiense, el teniente general Sir Julian Byng, recibió la desalentadora tarea a mediados de enero, y el alto mando quería que se hiciera antes del 1 de abril.

Lecciones del Somme: La práctica hace la perfección

Byng era un aristócrata, un oficial del ejército británico de carrera y amigo personal del rey George V.Un oficial experimentado, había luchado en Sudáfrica y en Ypres, Gallipoli y, más recientemente, el Somme antes de tomar el mando del Cuerpo Canadiense. en septiembre de 1916. En muchos sentidos, Byng fue un hombre adelantado a su tiempo. Si bien muchos oficiales no se acercaron a la línea del frente, él a menudo subía directamente a las trincheras de avanzada, inspeccionaba las defensas y hablaba con los hombres. En una era en la que era inaudito informar a todos los hombres sobre un próximo ataque, Byng insistió en que todos, hasta el soldado raso, conocieran el plan de batalla por dentro y por fuera. Les dijo a sus oficiales: “Explíqueles una y otra vez. Anímelo a hacer preguntas. Recuerde también que no importa en qué tipo de problema se encuentre, no debe simplemente sentarse y esperar que las cosas salgan bien. Debes hacer algo en una crisis ". Era un enfoque sin precedentes para el mando y el entrenamiento, y resultaría crucial en la batalla que se avecinaba.

Byng estaba decidido a que el baño de sangre del Somme no se repitiera. Durante los agonizantes meses de invierno, surgieron problemas evidentes: no todos habían sido informados sobre el plan completo y no se había realizado suficiente capacitación. Las instalaciones de alambre de púas del enemigo no habían sido destruidas y faltaba información sobre las posiciones y la fuerza del enemigo.

Para sortear los problemas, Byng dispuso que las defensas alemanas se simularan en la parte trasera utilizando banderas y cinta de colores para representar puntos fuertes enemigos, carreteras y trincheras, su precisión se basó en incursiones de trincheras y fotografías aéreas. Los ataques se practicaron repetidamente y los hombres aprendieron el "deslizamiento de Vimy", cómo avanzar de manera segura detrás de un aluvión progresivo. La infantería atacante se sincronizó con la artillería para avanzar a un ritmo de 100 yardas cada tres minutos, lo que pondría a los canadienses justo encima de una posición alemana tan pronto después del bombardeo de artillería que los defensores no tendrían tiempo de recuperarse. Los oficiales montados que portaban banderas representaron el aluvión progresivo mientras los hombres se movían sobre el campo de batalla simulado y aprendían la nueva estrategia de ataque. El tiempo lo era todo. Byng les dijo a los hombres sin rodeos: "Amigos, pasarán exactamente como un tren de ferrocarril, a la hora exacta, o serán aniquilados".

La eficacia de las incursiones en trincheras

El alambre de púas alemán es bombardeado antes del ataque a Vimy Ridge.

Durante los combates del verano anterior, miles de soldados británicos habían sido cortados en pedazos por ametralladoras alemanas mientras eran enredados en rollos de alambre de púas cuyas púas de cinco pulgadas podían atrapar a un soldado que se agitaba como una mosca en una telaraña. Se suponía que el cable había sido destruido por la artillería aliada en el Somme, pero no fue así: los proyectiles explotaron por encima del cable en lugar de al contacto, y nadie había salido para verificar si el cable había sido destruido antes del ataque. Fue un caso de negligencia criminal que provocó la muerte de miles de soldados: la flor y nata de la sociedad británica y prácticamente toda la clase de oficiales subalternos de las diversas universidades de élite. En Vimy Ridge, Byng tenía la intención de asegurarse de que se usaran fusibles de proyectil No. 106 destructivos, que explotaban al hacer contacto y podían abrir caminos en el cable para atacar a las tropas.

El hecho de que el bombardeo hubiera tenido éxito en la destrucción del cable fue verificado por las redadas de trincheras que comenzaron en Vimy Ridge en diciembre de 1916. Armados con armas Lewis y bombas Mills, los asaltantes de trincheras proporcionaron información invaluable de documentos y prisioneros alemanes capturados. Cuando comenzaron las redadas en diciembre, solo estaban formadas por un puñado de hombres. Más tarde, crecerían en tamaño hasta que más de 1.000 soldados pasaron la cima en cualquier momento.

Además de recopilar inteligencia, las redadas se utilizaron para familiarizar a los hombres con el territorio que cruzarían en el Día Cero. Cada redada, en efecto, era un ensayo general para trabajar juntos. Las incursiones tenían la ventaja añadida de mantener a los alemanes en un estado de tensión constante, negándoles el descanso y desgastando sus nervios. En el momento del ataque real el 9 de abril, los alemanes estarían tan agotados que muchos de ellos no estaban en condiciones de luchar.

El costo de la preparación

A pesar de sus ventajas en la recopilación de inteligencia y la experiencia, las redadas fueron costosas: 1.653 canadienses murieron en Vimy Ridge antes de que comenzara el ataque principal, la mayoría de ellos en redadas en trincheras. Pero ninguno se consideró una verdadera catástrofe hasta que se montó la incursión más grande el 1 de marzo de 1917, cuando 1.700 hombres de la 4ta División pasaron por encima. Días antes de la redada, los civiles franceses preguntaban por el próximo ataque. Eso debería haber levantado una bandera roja en sí mismo: si los civiles locales sabían sobre la redada, los alemanes también debían haberlo sabido. Y lo hicieron. Algunos de los que habían sido hechos prisioneros habían escapado de los canadienses y regresaron a sus propias líneas con noticias de la acumulación. Los cilindros de gas que iban a usar los canadienses emitieron un sonido metálico metálico mientras los llevaban hasta la línea, lo que alertó aún más a los alemanes. Las conversaciones en los túneles y refugios canadienses habían sido escuchadas por alemanes que habían atravesado la tiza lo suficientemente cerca como para escuchar a escondidas. Algunos oficiales canadienses, al darse cuenta de que se estaba gestando otro desastre aliado, intentaron cancelar el ataque, pero fue en vano.

El día de la incursión, los canadienses lanzaron gas fosgeno mortal hacia las líneas alemanas (venganza retrasada por el ataque con gas venenoso de los hunos en Ypres), pero parte del gas voló a sus propias caras cuando el viento cambió. Más pesado que el aire, el gas también colgaba sin dispersión en los diversos agujeros de los proyectiles y cráteres en los que se cubrieron las tropas atacantes, con resultados horribles como era de esperar. Los alemanes habían colocado sus ametralladoras para cubrir los huecos en el cable canadiense, convenientemente marcados con carteles, convirtiéndolos en zonas de muerte. Cuando terminó, hubo más de 600 bajas canadienses, muchas de ellas oficiales experimentados y hombres cuya ausencia el 9 de abril se sentiría dolorosamente.

& # 8220La semana del sufrimiento & # 8221

A pesar del fiasco, la batalla en sí se acercaba rápidamente. Los preparativos continuaron con creciente intensidad, todos conocían el plan pero no la fecha. En otro movimiento sin precedentes, se utilizaron técnicas de detección de flash y rango de sonido recientemente desarrolladas para determinar las ubicaciones, con una precisión milimétrica, de la artillería alemana en la cresta. Los cañones británicos y canadienses los apuntaron y pronto los dejarían fuera de combate. En la ciudad subterránea que los canadienses habían creado, las cuadrillas de trabajo continuaron cortando la tiza, tendiendo cables de comunicación hacia las áreas traseras. Se almacenaron herramientas y municiones en algunos refugios, mientras que otros se prepararon para todo, desde puestos de vestir hasta puestos de mando. Incluso se había construido un sistema de tren ligero para llevar las enormes cantidades de proyectiles hasta los cañones hambrientos. Se construyeron treinta millas de caminos de acceso, se cavaron dos millas de túneles y se enterraron más de 40 millas de tuberías de agua para abastecer a una ciudad subterránea que era tan grande que los hombres se perdían con frecuencia en ella, incluso con señales y nombres de calles.

Durante la última semana antes del ataque, la artillería canadiense y los asaltantes de trincheras apretaron cada vez más a los alemanes. Las redadas se llevaron a cabo todas las noches, los bombardeos se hicieron constantes y mucho más grandes, con 2.500 toneladas de municiones por día arrojadas a los alemanes, que llamaron al período "la Semana del Sufrimiento". El fuego pesado impidió en gran medida a los grupos de racionamiento del enemigo que avanzaban en los bombardeos y la repentina intensificación del fuego en una sección particular de la línea de trinchera hizo que los alemanes lanzaran una alarma de ataque, lo que los obligó a enfrentarse a un ataque que nunca llegó y les privó del sueño que tanto necesitaban. y comida mientras esperaban ansiosos la furia venidera.

Comienza el asalto

Los ingenieros reales arreglan escaleras de andamios en las trincheras del frente el día antes del inicio de la ofensiva de Arras en abril de 1917.

Finalmente, en la madrugada del 9 de abril, las tropas de asalto se colocaron en posición. Algunos estaban en las trincheras de avanzada, otros tendidos boca abajo en tierra de nadie, esperando. Miles más estaban apiñados en la docena de subterráneos, excavados en la tiza, que se extendía hacia atrás. Con solo unos minutos para el final, la orden amortiguada de arreglar las bayonetas corrió arriba y abajo de la línea. El sonido metálico de miles de bayonetas bloqueadas en su lugar llenó la oscuridad antes del amanecer cuando llegó una tormenta de nieve tardía. Exactamente a las 5:30 a. M., Se disparó un solo arma grande, seguida de 900 más, creando un ruido tan fuerte que El primer ministro David Lloyd George pudo oírlo todo el camino en Londres.

Debido a que no era exactamente paralelo a las líneas canadienses, Vimy Ridge estaba a 4,000 yardas de distancia en el extremo sur, estrechándose gradualmente hasta que solo 700 yardas separaban a los dos ejércitos en el extremo norte. Como resultado, la 1ª División, en el flanco derecho bajo el mando del mayor general Arthur Currie, tenía que ir más lejos. Se esperaba que la división asegurara Farbus Wood en la ladera este a primera hora de la tarde. El primer objetivo estaba más allá de las trincheras de avanzada alemanas, conocidas como la Línea Negra en los mapas que llevaban los canadienses. Siguiendo detrás del bombardeo progresivo, como habían sido entrenados para hacerlo, la 2da y la 3ra Brigadas llegaron al punto de partida a tiempo, señalando con banderas a los aviones que volaban a baja altura que habían llegado.

El avance de infantería

Después de 38 minutos, el bombardeo, que se había adelantado 200 yardas, comenzó a avanzar lentamente cuando los hombres se dirigieron a la Línea Roja, una trinchera alemana llamada Zwischen Stellung por sus defensores. Ahora eran las 6:55 am. La resistencia se estaba endureciendo, los hombres cayeron ante el fuego de las ametralladoras alemanas, pero otros intervinieron para ocupar sus lugares y el impulso del ataque nunca disminuyó. Los focos de la resistencia enemiga fueron pasados ​​por alto para que los "limpiadores" los manejaran más tarde. Algunos nidos de ametralladoras quedaron fuera de servicio mediante extraordinarios actos de valentía. El soldado William J. Milne del 16º Batallón (escocés canadiense) eliminó sin ayuda a dos durante el ataque y recibió póstumamente la Cruz Victoria.

Los atacantes llegaron a la Línea Roja a las 7:13, justo a tiempo. Una vez allí, la 2ª y la 3ª Brigadas se detuvieron, se atrincheraron y se prepararon para permitir que la 1ª Brigada las atravesara y continuara el ataque. A primera hora de la tarde, los canadienses estaban a salvo en el bosque de Farbus, con la aldea de Farbus destrozada por los proyectiles en sus manos.

Mientras tanto, la 2da División, bajo el mando del mayor general Henry Burstall, también hizo un buen progreso. A diferencia de la 1ª División, la 2ª División se enfrentó a los combates más intensos al comienzo del ataque. La resistencia alemana disminuyó a medida que avanzaban más hacia el este y se desplegaban a medida que el frente se ensanchaba. Con un frente más amplio que cubrir, los canadienses necesitaron más tropas, y la 13ª Brigada británica fue con ellos. En total, unos 30.000 artilleros británicos participaron en el ataque de Vimy, así como infantería y pilotos del Royal Flight Command. Uno de los objetivos de la 2.a División era la aldea de Thelus, un verdadero refugio para los francotiradores alemanes que usaban sus sótanos como cobertura. Ahora la artillería aliada se enfocó y arrasó el pueblo en ruinas, poniendo fin a los francotiradores. Cuando los canadienses finalmente invadieron Thelus a las 10:30, encontraron un dugout de oficiales alemanes completo con un bar completamente abastecido y un personal de cinco camareros.

Los artilleros canadienses se cavan en los agujeros de los proyectiles en Vimy Ridge en apoyo del ataque de infantería.

La esencia de la velocidad

A pesar de las diversas señales de advertencia, los alemanes se sorprendieron por la velocidad del avance canadiense: algunos de los defensores de Vimy fueron capturados en ropa interior. En el frente de la 1ª División, los atacantes descubrieron un dugout alemán con comidas todavía calientes en la mesa, abandonado apresuradamente por los oficiales enemigos. Después de subsistir durante tanto tiempo con mermelada de ciruela y ternera, la rica comida que dejaron los alemanes debe haber sido la mejor comida que los afortunados soldados canadienses probaron en sus vidas.

Agotados y hambrientos, algunos alemanes se rindieron con entusiasmo y el goteo de prisioneros se convirtió rápidamente en un río. Pero hubo muchos otros defensores veteranos que simplemente se escondieron en sus refugios hasta que los canadienses pasaron y luego salieron para dispararles por la espalda. Las ametralladoras cobraron un alto precio a los atacantes, ya que sus posiciones se volvieron fáciles de detectar por los cadáveres vestidos de color caqui que yacían frente a ellos. Para eliminarlos, los canadienses utilizaron tácticas de pelotón recientemente desarrolladas, atacando desde tres lados con bombas Mills y ametralladoras. No podrían haber sabido que estaban usando tácticas que sus hijos más móviles usarían en la próxima guerra con los alemanes.

La 3ª División, bajo el mando del mayor general Louis Lipsett, se movió rápidamente para tomar sus objetivos. La división tenía una distancia más corta que cubrir y solo tenía que alcanzar dos líneas enemigas, Roja y Marrón, antes de que estuvieran en la ladera este. Después de haber avanzado casi hasta la Línea Marrón, comenzaron a recibir fuego de francotiradores y ametralladoras desde la colina 145 a su izquierda. Algunas de las unidades allí, como el Black Watch de Montreal en el extremo izquierdo, fueron particularmente afectadas. Definitivamente, algo andaba mal en el frente vecino de la 4ª División.

La colina 145 aguanta

La colina 145 estaba en el sector de la 4ª División y era vital que fuera capturada lo antes posible. Bajo el mando del mayor general David Watson, la 4.a División no tenía los oficiales y hombres experimentados que tuvo una vez, debido a la debacle del asalto del 1 de marzo. Durante el bombardeo de artillería, las trincheras alemanas en la base de la colina fueron intencionalmente no fueron destruidos porque uno de los comandantes de infantería canadiense hizo la asombrosa solicitud de que los dejaran intactos para que sus hombres los usaran como cobertura del fuego que se esperaba de la colina 145. Posteriormente, cuando los canadienses atacaron, se toparon con un muro de fuego alemán que diezmó algunas unidades, como el 5º Batallón, que perdió 346 hombres de 400. Mientras el ataque de la 4ª División se detuvo, el avance en el extremo izquierdo avanzó, pasando entre Hill 145 y Pimple, ambos todavía en manos alemanas. De inmediato, los canadienses comenzaron a recibir fuego en ambos lados.

Las tropas canadienses atienden a una víctima alemana gravemente herida en Vimy Ridge

Uno de los oficiales en el centro de la lucha era el Capitán Thain MacDowell del 38.º Batallón, quien ganaría una de las cuatro Cruces Victoria en la batalla. Persiguiendo a algunos alemanes que huían, MacDowell los siguió a través de la entrada de una piragua y bajó una larga escalera, donde se encontró instantáneamente envuelto en la oscuridad. Siguiendo avanzando, dobló una esquina y se encontró cara a cara con 77 guardias prusianos, una situación aparentemente desesperada. Pensando rápidamente, MacDowell llamó por encima del hombro a un grupo inexistente de hombres, como si estuviera liderando una gran fuerza (solo había dos de sus camaradas detrás de él en la superficie). La artimaña funcionó. Los alemanes levantaron la mano en señal de rendición. Al reunirlos en pequeños grupos, MacDowell logró ocultar el hecho de que estaba prácticamente solo. MacDowell tuvo más suerte que Milne: vivió para recibir su condecoración y finalmente se convirtió en el único destinatario de VC en Vimy que sobrevivió a la guerra. Los otros dos con MacDowell fueron Lance Sgt. Ellis Sifton del 18 ° Batallón (Oeste de Ontario) y el soldado John Pattison, 50 ° Batallón (Calgary).

El éxito del ataque quedó en el aire. Si Hill 145 aguantara hasta el anochecer, toda la operación estaría en grave peligro. Al amparo de la oscuridad, los alemanes tendrían toda la noche para traer refuerzos. Había que tomar la colina 145 rápidamente, pero ¿de dónde iban a venir los hombres? Una vez más entraron en juego las derrotas del 1 de marzo: no quedaban hombres de sobra. La Décima Brigada estaba programada para atacar el Pimple al día siguiente, por lo que no pudo ser aprovechada. Desesperado, se encontró al 85.º Batallón.

El 85 ° batallón

El 85º (Montañeses de Nueva Escocia) era un batallón de huérfanos, no adscrito a ninguna división. Había llegado a Francia solo un mes antes y hasta la fecha se le había encomendado simplemente trabajos de baja categoría, como la construcción de carreteras y la excavación de trincheras. El batallón fue referido burlonamente como "montañeses sin faldas escocesas", pero ahora la historia los había sacado de la oscuridad para ser la última esperanza del asalto canadiense a Vimy Ridge. Atacando directamente colina arriba en los dientes de las defensas alemanas, las tropas verdes del 85. ° Batallón conmocionaron tanto al enemigo por la pura audacia de su ataque que los alemanes entraron en pánico y corrieron hasta que toda la sección se retiró por completo por la pendiente inversa. Detrás de ellos, el 85º se hundió. Fue verdaderamente una victoria milagrosa.

Capturando la espinilla

Los oficiales alemanes capturados mantienen de alguna manera su arrogancia después de la toma canadiense de Vimy Ridge.

A lo largo del 10 y 11 de abril, los canadienses consolidaron sus posiciones. Todavía hubo algunos enfrentamientos feroces de pequeños grupos, y los francotiradores mataron a hombres que no estaban familiarizados con sus nuevas posiciones, pero los feroces contraataques por los que los alemanes eran famosos nunca se materializaron. A lo largo de la cordillera, los canadienses contemplaban con asombro la pacífica campiña francesa al este, que la guerra apenas había tocado. Allí, la vida siguió como siempre. Los campos verdes, los árboles verdes y los edificios intactos parecían otro mundo en comparación con el infierno de devastación y miseria arrasado por los proyectiles sobre los hombros de los canadienses.

El jueves 12 de abril, cuando comenzó otra tormenta de nieve que ayudó a cegar a los defensores alemanes, la 10ª Brigada de la 4ª División atacó directamente el Pimple y lo capturó en 90 minutos. Con ese cargo, la victoria canadiense estaba completa. Vimy Ridge permanecería en manos de los aliados durante el resto de la guerra. El precio, como se esperaba, fue elevado. Los canadienses sufrieron 10.602 bajas, incluyendo 3.600 muertos. Pero la captura de Vimy Ridge cimentó la reputación de lucha del Canadian Corps. El mariscal de campo alemán Paul von Hindenburg los llamó sin dudarlo "los mejores de las tropas inglesas", y el primer ministro británico, David Lloyd George, escribió con admiración: "Siempre que los alemanes encontraban al cuerpo canadiense entrando en la línea, se preparaban para lo peor".

Victorias dolorosas y estancamiento sostenido

El éxito canadiense en Vimy Ridge fue seguido por un éxito similar en el sur, donde el Tercer Ejército británico, liderado por el general Sir Edmund Allenby, atravesó las líneas alemanas a lo largo de 31/2 millas, una distancia casi milagrosa después de años de avances como caracoles. en el frente occidental. Los exultantes británicos se prepararon para explotar sus nuevas oportunidades, pero pronto se desilusionaron de sus esperanzas. Gracias a una retirada voluntaria de otras tropas alemanas justo antes de los asaltos, el comandante del VI Ejército alemán, el barón Ludwig von Falkenhausen, tenía amplias reservas para detener la hemorragia. A pesar de infligir unas 75.000 bajas a los alemanes, y sufrir unas 84.000, los británicos no pudieron aprovechar los asombrosos éxitos de principios de abril. La guerra volvió a convertirse en una pelea estancada.

El deshonrado arquitecto de la ofensiva de primavera aliada, el general Nivelle, fue reemplazado por el general Henri Pétain, el héroe de Verdún, quien volvió a una estrategia de guerra defensiva que resumió sucintamente: "Debemos esperar a los estadounidenses y los tanques". Mientras tanto, 54 divisiones francesas se amotinaron y se negaron a obedecer las órdenes y miles más desertaron. Cuando se sofocó la revuelta espontánea, más de 100.000 soldados franceses cansados ​​de la guerra fueron sometidos a consejo de guerra, de los cuales 23.000 fueron declarados culpables. Officially, only 55 soldiers were executed by firing squads, although French officers in the field shot down untold numbers of their own men or sent them forward unsupported to die beneath German artillery barrages. Pétain assuaged the army by promising that there would be no more French offensives in the war.

More Canadian victories were to follow Vimy Ridge, at places such as Arleaux, Hill 70, and Passchendaele. All were costly. As the war drew to a close in 1918, the Canadians spearheaded the Allied advance known as the Hundred Days. After the victorious conclusion of the war, Canada was given a seat at the peace negotiations because of the performance of its troops in the Great War. A total of 60,000 Canadians died in World War I, one in 10 who served at the front, about the same number of men as the United States lost in Vietnam—all suffered by a country of only 12 million people.

The Crest of Vimy Ridge, by Gyrth Russell was commissioned by the Canadian War Memorials Fund.

The Legacy of Vimy Ridge

For Canadians, Vimy Ridge represented more than just the capture of an enemy stronghold on a snowy April morning in 1917 it was the place where Canada literally grew to manhood. Having been a self-governing nation for only 50 years, Canada suddenly emerged from the colonial shadows onto the world stage by gaining the greatest Allied victory to that point in the war.

Nearly 20 years later, in 1936, thousands of Vimy Ridge veterans and their families traveled back to the ridge to witness English King Edward VIII and French President Albert Lebrun dedicate a monument constructed atop Hill 145 after 11 years of work and $1.5 million in costs. The French, for their part, had not forgotten the Canadian triumph that day—thousands more of their own airmen and soldiers were also present at the dedication. In a token of deepest appreciation, 250 acres on the ridge and the surrounding acres were given to Canada by France. Still honeycombed with the ruins of trenches, tunnels, craters, and unexploded munitions, much of the site is closed to the public for safety reasons. It remains, however, a sliver of Canada to this day, a proud but costly reminder of the organized hell that was the Western Front nearly a century ago in World War I.


Historia

The progenitor of Falkenhausen is Margrave Carl Wilhelm Friedrich of Brandenburg-Ansbach (1712–1757). The ancestor, also known as the "wild margrave", with his great passion, the hunt with falcons, had, in addition to his official marriage to Princess Friederike Louise of Prussia , a sister of Frederick the Great , one that lasted for many years until his death Relationship with Elisabeth Wünsch (1710–1757), the daughter of a falconer. From this connection there were four children, three of whom survived childhood.

He gave his lover the little Georgental hunting lodge , which is in the middle of his favorite hunting ground , but no longer there today . The young prince entered into a second marriage with her in 1734, tellingly under the name of a sergeant Falk, and appointed her wife von Falkenhausen.

He also gave the name of Falkenhausen to the children of this marriage. They were in 1747 or 1754 by decree of Emperor I. Franz in the realm baron conditions applicable. Sons Friedrich Carl (1734–1796) and Friedrich Ferdinand (1748–1784) founded the Trautskirchen and Wald lines, whose descendants now represent the family. Friedrich Ferdinand grew up in the household of his brother Friedrich Carl, who married Caroline von Beust on September 10, 1755 .

Friedrich Carl, born in Georgenthal in 1734 , was enfeoffed with the Trautskirchen manor . The descendants of this line emigrated to Silesia at the beginning of the 19th century because they did not want to take the Bavarian oath of allegiance , where they served their royal Prussian cousins ​​in high offices.

After the male line of the von Zocha family had died out in 1749, the Wald fiefdom fell back to the House of Brandenburg-Ansbach. This came in handy for the margrave Carl Wilhelm Friedrich to use it for the proper care of his younger son. Friedrich Ferdinand Ludwig (* 1748) was enfeoffed with the manor that had become vacant. It has remained in the possession of the Franconian barons of Falkenhausen until the present.

Wilhelm Freiherr von Falkenhausen, KK Rittmeister i. R., and Julius Freiherr von Falkenhausen on forest, royal Prussian lieutenant a. D., were enrolled in the baron class in the Kingdom of Bavaria in 1813.

Friedrich Freiherr von Falkenhausen (1781–1840) on Wallisfurth, Bielau, Steinhübel, Mohrau, Eylau and Broslawitz, had with Benigna Freiin von Welczeck the natural son Friedrich. He legitimized him and so he received the Prussian nobility in 1836, but not until 1862 the Prussian baron, together with his four sons Friedrich, Konrad, Alexander and Ernst and their successors depending on the law of the firstborn in the possession of Wallisfurth (Friedrich), Bielau and Steinhübel (Konrad), Mohrau and Eylau (Alexander) and Broslawitz (Ernst).

Ernst Freiherr von Falkenhausen auf Bielau (1846-1897) married Elsbeth Friedenthal (1864-1897) in 1883, a daughter of the Prussian statesman Karl Rudolf Friedenthal (1827-1890) and Fideikommissherrin on Friedenthal near Neisse. In 1894 he obtained an increase in his name as Freiherr von Friedenthal-Falkenhausen , name and baron status inherited from Fideikommiss Friedenthal. Baron Axel Varnbüler took over the guardianship of the seven children of Baron Ernst von Friedenthal-Falkenhausen, who died in 1897. It was a matter of administering the possessions in Bielau, the Bielau sugar and oil factories and the Giesmannsdorf factories from father-in-law Friedenthal for the heirs. In this context, Günther von Falkenhausen was incapacitated in 1906 because of waste. In 1910 a division of the estate began, the stake in the newspaper "Die Post" was sold, but the estate regulation lasted until 1918.


Falkenhausen during the First World War ↑

At the beginning of the war, Falkenhausen chose to be reactivated and was appointed leader of a reserve corps with the Sixth Army in Lorraine on August 28, 1914. After the battle of Marne and the retreat of his troops, he served as commander-in-chief of the Army Unit Falkenhausen (later renamed to Army Unit A). His task was to secure the territory between Metz and the Vosges while engaging in static warfare, which had developed in the meantime. On Christmas Eve 1914, he was promoted to Colonel General.

In mid-April 1916, Falkenhausen was transferred to Hamburg as “Supreme Commander of coastal defence” [1] to counter suspected British landing operations in Schleswig-Holstein. In August 1916, he was appointed leader of the Sixth Army in Flanders following the establishment of the army group Kronprinz Rupprecht. In April 1917, he left this post after some territorial losses in the Battle of Arras and replaced the deceased Moritz Freiherr von Bissing (1844-1917) as governor-general at the Imperial Government General in Belgium. Falkenhausen fulfilled the orders of the Oberste Heeresleitung and continued the harsh policy of forced labor and economic exploitation by confiscating commodities of all kinds and forcing the occupied to pay contributions and monetary penalties. He also supported the attempt to divide Belgium into a Flemish and a Walloon territory so as to extend German influence. In September 1918, shortly before Max von Baden (1867-1929) became chancellor, Erich von Falkenhayn (1861-1922) had suggested Falkenhausen for this position instead. Falkenhayn expected him to rule “as a man with dictatorial powers”. [2] But such ideas did not take hold within the political elites and this is why the apparently liberal Prince Max von Baden took office. After the armistice and revolution in Germany, Falkenhausen and the occupation forces left Belgium step by step until the end of November. On November 26, Falkenhausen’s mobilization-order was abrogated.

During his service in World War I, Falkenhausen received several decorations including the Iron Cross First Class (September 1914), the medal Pour le Mérite (August 1915) and the Order of the Black Eagle (January 1917), amongst others.


Sebastian Rojek, Universität Stuttgart


Conclusion ↑

Instead of the institutionalized and periodical cooperation between the single bodies and divisions of the Zivilverwaltung and the “Government General,” the governor-general ruled until the end of the occupation years with the help of the aforementioned occupation bodies and inter-official committees, commissions and personal commissioners (Persönlichen Beauftragten). Within this increasingly personalized (and of course fragile) [5] occupation order, numerous “cliques” of occupation officers competed in a “court like” [6] or “polycratic” [7] power structure to gain the governor-general’s favour. This strange “intermediate Reich” came to an abrupt end with the defeat of Germany and the breakdown of the German Kaiserreich in the autumn of 1918.


Christoph Roolf, Heinrich-Heine-Universität


Conclusion ↑

Instead of the institutionalized and periodical cooperation between the single bodies and divisions of the Zivilverwaltung and the “Government General,” the governor-general ruled until the end of the occupation years with the help of the aforementioned occupation bodies and inter-official committees, commissions and personal commissioners (Persönlichen Beauftragten). Within this increasingly personalized (and of course fragile) [5] occupation order, numerous “cliques” of occupation officers competed in a “court like” [6] or “polycratic” [7] power structure to gain the governor-general’s favour. This strange “intermediate Reich” came to an abrupt end with the defeat of Germany and the breakdown of the German Kaiserreich in the autumn of 1918.


Christoph Roolf, Heinrich-Heine-Universität


Base de datos de la Segunda Guerra Mundial


ww2dbase Ernst Alexander Alfred Herrmann von Falkenhausen was born in Germany from a line of Bavarian officers. He was the nephew of Ludwig von Falkenhausen, the German Governor General of Belgium during WW1. He entered military academy in 1897 and was later commissioned as a second lieutenant in the German Army in 1897. He married Paula von Wedderkop, daughter of a German aristocrat. He then spent time in China fighting in the Boxer Rebellion and in Japan as a military attaché before WW1. During WW1, he served with the Ottoman Army as the Chief of Staff of the Turkish 7th Army in Palestine, earning the honor of Pour le Mérite for his gallantry. After the war he became one of the few who remained with the German Army. He was involved with the border negotiations between Germany and Poland, and then in 1927 he headed the Dresden Infantry School.

ww2dbase In 1930, Falkenhausen retired from the German Army and served as a military adviser to Chiang Kaishek, training Chinese troops to fight Japanese aggression in China. He played a vital role in the modernization of the Chinese military of all branches, and his guidelines for the defense of China written in Jul 1935 heavily influenced the campaign the Chinese carried out during the Second Sino-Japanese War which began two years later namely, a war of attrition which Japan could not afford to engage in, and the use of guerrilla warfare. In 1936, Adolf Hitler officially appointed Falkenhausen a member of the German military mission in China. After the Second Sino-Japanese War began, he was sometimes seen in Chinese Army uniform, which was an inspiration to the Chinese troops he was training. During the Second Battle of Shanghai in Sep 1937, he personally led troops in Luodian, earning further respect from fellow Chinese officers. As Germany and Japan grew closer, along with Germany's preparations for the European War, Falkenhausen was recalled by the German Army in Jul 1938. As he said goodbye to Chiang, he promised him that he would never reveal any Chinese military secrets to the Japanese, and it was apparent that he had kept his word.

ww2dbase Returning to Europe, Falkenhausen first served as an infantry general, then was briefly a high-ranking commander at Dresden. In 1940 he was named the military governor of Belgium, where he was accused of atrocities involving execution of prisoners of war and the deportation of Jews. He was dismissed on 18 Jul 1944 on various charges, and then two days later, the 20 Jul Plot failed to assassinate Adolf Hitler. For his involvement with the conspirators of the plot, he was arrested and sent to concentration camps. Before that, however, post war records showed that even before the July Plot, he had already offered his support for a possible coup d'etat by Field Marshal Erwin von Witzleben.

ww2dbase After the war, Falkenhausen was captured by the Allies at a concentration camp and deported to Belgium for war trials. In Mar 1951 he was sentenced to 12 years, but was acquitted three weeks later when evidence was found that he attempted to save as many Jews and Belgians as possible from harm as the head of the German occupation government in Belgium. When he turned 75 in Oct 1953, Chiang, now President of China, sent him a gift check for US$12,000 as a sign of continued appreciation for what he had done for China. Falkenhausen died in Nassau, Germany, in 1966.

ww2dbase Sources: Jewish Virtual Library, Joric, Spartacus Educational, Wikipedia.

Última revisión importante: junio de 2007

Alexander von Falkenhausen Timeline

29 Oct 1878 Alexander von Falkenhausen was born.
31 Jul 1966 Alexander von Falkenhausen passed away.

¿Le gustó este artículo o le resultó útil? Si es así, considere apoyarnos en Patreon. ¡Incluso $ 1 por mes será de gran ayuda! Gracias.

Comparte este articulo con tus amigos:

Comentarios enviados por el visitante

1. Gary Li says:
2 Jan 2006 01:15:45 PM

Some of the evidence presented to the war crime courts that freed von Falkenhausen were from a Chinese woman named Qian Xiuling, who knew him from his days as an advisor to Chiang Kai Shek. It was her who appealed to him for the lives of over a hundred Belgian hostages in 1944 and it was these people that provided the evidence.

2. Bob Chiang says:
1 Nov 2009 11:17:47 PM

Chinese people will never forget those who made contributions to China, never!

3. Michael Cha says:
26 Jan 2013 01:31:27 PM

Because Germany lost the war. Heroic German Generals are rarely mentioned. The Allies seem to forget that because the best of *** Army were bogged down and died in China, the American and British would have much harder time to defeat the Jap if it weren't for the German trained Chinese Army.

4. Michael Cha says:
27 Jan 2013 09:53:07 AM

General Falkenhausen along his his predecessor Max Bauer, and all his German officers laid the foundation of Whampoo Central Military Academy. Unlike all the previous instructors from Russia, all they cared was turn Chinese into communist, which we later see in the civil war after defeat of Japanese. General Falkenhausen actually worn Republican Chinese Army uniform led troops in defense of Shanghai. As General Chiang Kai Shek wrote to General Falkenhausen at his 72nd birthday, "friend of China"

5. John Koster says:
19 Apr 2015 10:34:37 AM

General Alexander von Falkenhausen was a Prussian royal through a natural connection and his attitudes were representative: no hatred for Jews unless they were Communists. great hatred of Communists, and a friendly and respectful attitude toward the Chinese. His utter contempt for Hitler was part of the same equation.

Todos los comentarios enviados por los visitantes son opiniones de quienes realizan las presentaciones y no reflejan las opiniones de WW2DB.


General der Infanterie

Allemand: Général der Infanterie / Anglais: Général de l'infanterie

prénom Photo Née Temps dans Rang Info armée Décédés
Quand Date de classement Date de départ Raison Date de base Quand Âge
Empire allemand
FREIHERR von FALKENHAUSEN ,
Ludwig Alexander Friedrich Août Philipp
13 sept. 1844 Brandenburg,
Royaume de Prusse

1900 ()

1902 ()
Retraite 1870 -
FREIHERR SCHEFFER-BOYADEL ,
Reinhard Gottlob Georg Heinrich
28 mars 1851 Grand-Duché de Hesse
1908 ()
() Inconnu 1870 08 novembre 1925 74 Brandenburg,
Weimar Allemagne
von EMMICH ,
Albert Theodor Otto
04 août 1848 Royaume de Prusse
00 mai 1908 ()

22 décembre 1915 ()
La mort dans le rang 03 juillet 1866 22 décembre 1915 67 Hanovre,
Royaume de Prusse
von FABECK ,
Herrmann Gustav Karl Max
06 mai 1854 Berlin,
Royaume de Prusse

1910 ()

16 décembre 1916 ()
suicidio 1871 16 décembre 1916 62 Royaume de Bavière
von Mudra ,
Karl Bruno Julius
01 avr. 1851 Brandenburg,
Royaume de Prusse

00 sept. 1911 (60)

1919 ()
Inconnu 1870 21 novembre 1931 80 Mecklembourg-Schwerin,
Weimar Allemagne
SIXT von ARMIN ,
Friedrich Bertram
27 novembre 1851 Rhénanie,
Royaume de Prusse

1913 ()

00 novembre 1919 (67)
Démission 1870 30 sept. 1936 84 Saxe,
Allemagne nazie
RITTER und EDLER de XLANDER ,
Oskar
16 janvier 1856 Grand-Duché de Hesse
00 mars 1913 (57)

1918 (62/63)
Retraite 21 sept. 1871 22 mai 1940 84 Bavière,
Allemagne nazie
von LOCHOW ,
Constantin Ferdinand Friedrich
1er avril 1855 Brandenburg,
Royaume de Prusse

16 juin 1913 (58)

1917 ()
Retraite 1873 11 avril 1942 87 Berlin,
Allemagne nazie
FREIHERR von FALKENHAUSEN ,
Ludwig Alexander Friedrich Août Philipp
13 sept. 1844 Brandenburg,
Royaume de Prusse

1914 ()

1918 ()
Retraite 1870 04 mai 1936 91 Saxe,
Allemagne nazie
von QUAST ,
Ferdinand
18 octobre 1850 Brandenburg,
Royaume de Prusse

00 août 1914 (63)

07 juillet 1919 (68)
Démission 19 juillet 1870 27 mars 1939 88 Brandenburg,
Allemagne (Troisième Reich)
von EBERHARDT ,
Magnus
06 déc. 1855 Berlin,
Royaume de Prusse

18 août 1914 ()

1919 ()
Déchargé 1874 24 janvier 1939 83 Berlin,
Allemagne nazie
von ZWEHL ,
Johann
27 juillet 1851
02 sept 1914 (63)
() 02 août 1870 28 mai 1926 74 Berlin,
Weimar Allemagne
von CARLOWITZ ,
Hans Carl Adolph
25 mars 1858 Royaume de Saxe
10 septembre 1914 ()

14 janvier 1919 ()
Déchargé 1879 09 juillet 1928 70 Saxe,
Weimar Allemagne
RIEMANN ,
Julius Friedrich
16 avril 1855 Prusse occidentale,
Royaume de Prusse

27 janvier 1915 ()
() 15 juin 1935 80 Hesse-Nassau,
Allemagne nazie
KOSCH ,
Robert Paul Theodor
05 avril 1856 Silésie,
Royaume de Prusse

18 août 1916 (60)

10 janvier 1919 (62)
Inconnu 23 avril 1874 22 déc. 1942 86 Berlin,
Allemagne nazie
WICHURA ,
Georg Karl
15 déc. 1851 Silésie,
Royaume de Prusse

22 mars 1917 (65)

1919 ()
Inconnu 18 ?? 11 décembre 1923 71 Hesse-Nassau,
Weimar Allemagne
ALBRECHT ,
Viktor
01 octobre 1859 Prusse occidentale,
Royaume de Prusse

00 Oct 1919 (59)
- - 01 oct. 1879 28 novembre 1930 69 Hesse-Nassau,
Allemagne (République de Weimar)
von FRANCOIS ,
Hermann Karl Bruno
31 janvier 1856 Grand-Duché de Luxembourg
19 ?? ()

00 Oct 1918 (62)
Retraite 1875 15 mai 1933 77 Inconnu
Allemagne / République de Weimar
REINHARDT ,
Walther Gustav
[[Fichier: 24 mars 1872 Royaume de Wurtemberg
1925 ()

1927 ()
Déchargé 08 août 1930 58 Berlin,
Allemagne (République de Weimar)

Constantin von Alvensleben Ernst von Bacmeister Prince Wilhelm de Baden Eduard von Ci-dessous Ernst von Ci-dessous Fritz von Ci-dessous Otto von Ci-dessous Richard von Berendt ( Walter von Bergmann Curt von dem Borne Karl von Borries Kuno-Hans von Les deux Hermann von Brandenstein Ludwig Breßler Heinrich von Bünau Hermann Ritter von Burkhardt (Général de l'Artillerie) Adolph von Carlowitz Martin Chales de Beaulieu Siegfried von la Chevallerie ( Eberhard von Claer Richard von Conta) Viktor Dallier Johannes von Dassel Berthold von Deimling von Dieffenbach Hermann von Dresler und Scharfenstein Johannes von Eben Gottfried Edelbüttel Oskar von Ehrenthal Hugo Elstermann von Elster Otto von Emmich Nikolaus Ritter von Endres Georg von Engelbrechten Franz von Epp Friedrich von Freiherr von Esebeck Ludwig von Estorff Alexander von Falkenhausen Erich von Falkenhayn Karl von Fasbender Bernhard Graf Finck von Finckenstein Paul Fleck Sigismund von Foerster Ernst Freiherr de Forstner Adolf Franke (général de l'Artillerie) Lothar Fritsch Georg Frotscher Georg Fuchs Arthur von Gabain Hans Emil Alexander Gaede Max von Gallwitz (General der Artillerie) Georg Freiherr von Gayl Friedrich von Gerok Friedrich von Gontard Konrad von Goßler Kurt von Greiff Hans von Gronau (General der Artillerie) Erich von Gündell Hans von Guretzky-Cornitz


One Comment

[…] It’s not all doom and gloom. Mark A. Rayner at The Skwib presents the lost powerpoint slides of Vimy Ridge. Richard Scott Nokes at Unlocked Wordhoard links to a spectacular animated version of the Bayeux Tapestry. You’ll be pleased to know that it skips all the boring stuff about succession and oaths, and just cuts straight to the invasion. Dave at Shorpy gives us a colour photo of B-25s on the assembly line in 1942. And at Damn Interesting Alan Bellows reveals the US Military’s now not-so-secret project to build flying saucers in the 1950s. [& # 8230]


Ver el vídeo: 1942 Capture of German General Ritter von Thoma, WWII, HD (Enero 2022).