Podcasts de historia

Potencias del Eje

Potencias del Eje

El término "Eje" para describir la alianza militar entre la Alemania nazi de Adolf Hitler y la Italia fascista de Mussolini fue acuñado por primera vez por Mussolini en un discurso el 1 de noviembre de 1936, ocasionado por los "Protocolos de Octubre" secretos a través de los cuales Italia y Alemania acordaron oponerse al comunismo. en general así como las fuerzas republicanas en España. Mussolini describió la alianza entre Roma y Berlín como "un eje alrededor que puede girar a todos aquellos estados europeos con voluntad de colaboración y paz". El propósito se hizo más claro con el Pacto de Acero, que Italia y Alemania firmaron el 22 de mayo de 1939. Cada uno acordó apoyar al otro en caso de guerra. La alianza no fue del todo fluida. Los alemanes aprovecharon la necesidad de Italia de controlar su imperio del norte de África por la fuerza para recibir mano libre para anexar Austria y Checoslovaquia e invadir Polonia. Los italianos no se sentían cómodos con el antisemitismo alemán y, en particular, con su actitud negativa hacia la Iglesia católica. El fin del Eje llegó el 25 de junio de 1943, cuando Mussolini fue hecho prisionero por antifascistas en Italia. una potencia del Eje, porque se alió con Alemania e Italia durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, es una metáfora pobre, ya que un eje Roma-Berlín-Tokio no giraría muy bien.


Potencias del Eje - Historia

Hitler y su Partido Nazi gobernaron Alemania de 1933 a 1945 como un estado totalitario fascista que controlaba casi todos los aspectos de la vida.

Objetivos de aprendizaje

Caracterizar a Alemania bajo el régimen nazi

Conclusiones clave

Puntos clave

  • La economía alemana sufrió graves reveses después del final de la Primera Guerra Mundial, en parte debido a los pagos de reparación exigidos por el Tratado de Versalles de 1919. Estas reparaciones crearon malestar social y brindaron una oportunidad para que el Partido Nazi ganara popularidad.
  • El racismo, especialmente el antisemitismo, fue una característica central del Partido Nazi.
  • Después de que el Partido Nazi obtuvo la mayoría de escaños en el parlamento alemán, Hitler fue nombrado canciller de Alemania por el presidente de la República de Weimar Paul von Hindenburg el 30 de enero de 1933, y pronto eliminó toda oposición política y consolidó su poder.
  • En marzo de 1933, la Ley de habilitación, una enmienda a la Constitución de Weimar, aprobada en el Reichstag. Esto permitió que Hitler y su gabinete aprobaran leyes, incluso leyes que violaban la constitución, sin el consentimiento del presidente o del gobierno. Reichstag.
  • El presidente Hindenburg murió el 2 de agosto de 1934 y Hitler se convirtió en dictador de Alemania al fusionar los poderes y oficinas de la Cancillería y la Presidencia.
  • Alemania era ahora un estado totalitario con Hitler a la cabeza.

Términos clave

  • fascista: Una forma de nacionalismo autoritario radical que saltó a la fama en la Europa de principios del siglo XX, cuyos defensores creen que la democracia liberal es obsoleta y consideran que la movilización completa de la sociedad bajo un estado totalitario de partido único es necesaria para preparar una nación para el conflicto armado y responder con eficacia a las dificultades económicas.
  • fiesta nazi: Partido político en Alemania activo entre 1920 y 1945 que practicaba la ideología del nazismo, una forma de fascismo que incorpora el racismo científico y el antisemitismo.
  • antisemitismo: Hostilidad, prejuicio o discriminación contra los judíos.
  • Adolf Hitler: Un político alemán que fue líder del Partido Nazi, Canciller de Alemania de 1933 a 1945 y Führer de la Alemania Nazi de 1934 a 1945, inició la Segunda Guerra Mundial en Europa con la invasión de Polonia en septiembre de 1939 y fue una figura central. del Holocausto.

La Alemania nazi es el nombre común en inglés para el período de la historia alemana de 1933 a 1945, cuando el país estaba gobernado por una dictadura bajo el control de Adolf Hitler y el Partido Nazi. Bajo el gobierno de Hitler, Alemania se transformó en un estado totalitario fascista que controlaba casi todos los aspectos de la vida. El nombre oficial del estado era Deutsches Reich de 1933 a 1943 y Großdeutsches Reich (& # 8220Greater German Reich & # 8221) desde 1943 hasta 1945. El período también se conoce con los nombres de Tercer Reich y Período Nacionalsocialista. El régimen nazi llegó a su fin después de que las Fuerzas Aliadas derrotaran a Alemania en mayo de 1945, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Hitler & # 8217s ascenso al poder

Hitler fue nombrado canciller de Alemania por el presidente de la República de Weimar Paul von Hindenburg el 30 de enero de 1933. El Partido Nazi comenzó entonces a eliminar toda oposición política y a consolidar su poder. Hindenburg murió el 2 de agosto de 1934 y Hitler se convirtió en dictador de Alemania fusionando los poderes y oficinas de la Cancillería y la Presidencia. Un referéndum nacional celebrado el 19 de agosto de 1934 confirmó a Hitler como único Führer (líder) de Alemania. Todo el poder estaba centralizado en la persona de Hitler, y su palabra se convirtió por encima de todas las leyes. El gobierno no era un organismo coordinado y cooperativo, sino una colección de facciones que luchaban por el poder y el favor de Hitler. En medio de la Gran Depresión, los nazis restauraron la estabilidad económica y acabaron con el desempleo masivo utilizando un fuerte gasto militar y una economía mixta. Se llevaron a cabo amplias obras públicas, incluida la construcción de Autobahnen (autopistas). El retorno a la estabilidad económica impulsó la popularidad del régimen.

El racismo, especialmente el antisemitismo, fue una característica central del régimen. Los nazis consideraban al pueblo germánico (la raza nórdica) como la rama más pura de la raza aria y, por lo tanto, se le consideraba la raza superior. Millones de judíos y otros pueblos considerados indeseables por el estado fueron asesinados en el Holocausto. La oposición al gobierno de Hitler fue reprimida sin piedad. Los miembros de la oposición liberal, socialista y comunista fueron asesinados, encarcelados o exiliados. Las iglesias cristianas también fueron oprimidas, con muchos líderes encarcelados. La educación se centró en la biología racial, la política de población y la aptitud para el servicio militar. Se redujeron las oportunidades profesionales y educativas de las mujeres. La recreación y el turismo se organizaron a través del programa Strength Through Joy, y los Juegos Olímpicos de Verano de 1936 mostraron al Tercer Reich en el escenario internacional. El ministro de propaganda, Joseph Goebbels, hizo un uso eficaz del cine, los mítines masivos y la oratoria hipnotizante de Hitler para controlar la opinión pública. El gobierno controlaba la expresión artística, promovía formas de arte específicas y prohibía o desalentaba otras.

A partir de finales de la década de 1930, la Alemania nazi hizo demandas territoriales cada vez más agresivas, amenazando con la guerra si no se cumplían. Se apoderó de Austria y Checoslovaquia en 1938 y 1939. Hitler hizo un pacto con Joseph Stalin e invadió Polonia en septiembre de 1939, iniciando la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Bandera nazi: Bandera nacional de Alemania, 1935-1945

El ascenso del partido nazi

La economía alemana sufrió graves reveses después del final de la Primera Guerra Mundial, en parte debido a los pagos de reparación exigidos por el Tratado de Versalles de 1919. El gobierno imprimió dinero para hacer los pagos y reembolsar la deuda de guerra del país. La hiperinflación resultante llevó a precios más altos para los bienes de consumo, caos económico y disturbios por alimentos. Cuando el gobierno no cumplió con los pagos de las reparaciones en enero de 1923, las tropas francesas ocuparon las áreas industriales alemanas a lo largo del Ruhr. Siguieron disturbios civiles generalizados.

El Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes # 8217 (Partido Nazi) fue el sucesor renombrado del Partido de los Trabajadores Alemanes # 8217, fundado en 1919, uno de los varios partidos políticos de extrema derecha activos en Alemania en ese momento. La plataforma del partido incluía la eliminación de la República de Weimar, el rechazo de los términos del Tratado de Versalles, el antisemitismo radical y el antibolchevismo. Prometieron un gobierno central fuerte, aumentaron Lebensraum (espacio vital) para los pueblos germánicos, formación de una comunidad nacional basada en la raza y limpieza racial mediante la supresión activa de los judíos, que serían despojados de su ciudadanía y derechos civiles. Los nazis propusieron una renovación nacional y cultural basada en la Völkisch Movimiento (populista alemán).

Cuando el mercado de valores de Estados Unidos se derrumbó el 24 de octubre de 1929, el efecto en Alemania fue terrible. Millones se quedaron sin trabajo y varios bancos importantes colapsaron. Hitler y el Partido Nazi se prepararon para aprovechar la emergencia para obtener apoyo para su partido. Prometieron fortalecer la economía y generar empleos. Muchos votantes decidieron que el Partido Nazi era capaz de restaurar el orden, sofocar los disturbios civiles y mejorar la reputación internacional de Alemania. Después de las elecciones federales de 1932, los nazis eran el partido más numeroso del Reichstag (parlamento electo), con 230 escaños con el 37,4 por ciento del voto popular.

Hitler toma el poder

Aunque los nazis obtuvieron la mayor parte del voto popular en los dos Reichstag En las elecciones generales de 1932, no tuvieron mayoría, por lo que Hitler dirigió un gobierno de coalición de corta duración formado por el Partido Nazi y el Partido Nacional Popular Alemán. Bajo la presión de políticos, industriales y la comunidad empresarial, el presidente Paul von Hindenburg nombró a Hitler como canciller de Alemania el 30 de enero de 1933. Este evento se conoce como el Machtergreifung (toma del poder). En los meses siguientes, el Partido Nazi utilizó un proceso denominado Gleichschaltung (coordinación) para poner rápidamente todos los aspectos de la vida bajo el control del partido. Todas las organizaciones civiles, incluidos los grupos agrícolas, las organizaciones de voluntarios y los clubes deportivos, tuvieron su liderazgo reemplazado por simpatizantes nazis o miembros del partido. En junio de 1933, prácticamente las únicas organizaciones que no estaban bajo el control del Partido Nazi eran el ejército y las iglesias.

En la noche del 27 de febrero de 1933, el Reichstag edificio fue incendiado Marinus van der Lubbe, un comunista holandés, fue declarado culpable de iniciar el incendio. Hitler proclamó que el incendio provocó el inicio de un levantamiento comunista. Represión violenta de los comunistas por el Sturmabteilung (SA) se llevó a cabo en todo el país y se detuvo a 4.000 miembros del Partido Comunista de Alemania. El Decreto de Incendios del Reichstag, impuesto el 28 de febrero de 1933, anuló la mayoría de las libertades civiles alemanas, incluidos los derechos de reunión y la libertad de prensa. El decreto también permitió a la policía detener a personas indefinidamente sin cargos ni orden judicial. La legislación estuvo acompañada de un bombardeo de propaganda que llevó al apoyo público a la medida.

En marzo de 1933, la Ley de habilitación, una enmienda a la Constitución de Weimar, aprobada en el Reichstag por 444 votos contra 94. Esta enmienda permitió a Hitler y su gabinete aprobar leyes, incluso leyes que violaban la constitución, sin el consentimiento del presidente o del Reichstag. Como el proyecto de ley requería una mayoría de dos tercios para aprobarse, los nazis utilizaron las disposiciones del Reichstag Ya se había prohibido el decreto de incendio para impedir que varios diputados socialdemócratas asistieran a los comunistas. El 10 de mayo el gobierno se apoderó de los bienes de los socialdemócratas que fueron prohibidos en junio. Los partidos políticos restantes se disolvieron y, el 14 de julio de 1933, Alemania se convirtió en un estado unipartidista de facto cuando se ilegalizó la fundación de nuevos partidos. Las elecciones posteriores en noviembre de 1933, 1936 y 1938 fueron totalmente controladas por los nazis y solo vieron a los nazis y a un pequeño número de independientes elegidos. Los parlamentos estatales regionales y los Reichsrat (cámara alta federal) fueron abolidos en enero de 1934.

El 2 de agosto de 1934 murió el presidente von Hindenburg. El día anterior, el gabinete había promulgado la & # 8220Ley Concerniente a la Oficina Estatal Más Alta del Reich & # 8221, que establecía que tras la muerte de Hindenburg & # 8217, el cargo de presidente sería abolido y sus poderes se fusionarían con los del canciller. Hitler se convirtió así en jefe de estado y jefe de gobierno. Fue nombrado formalmente como Führer und Reichskanzler (líder y canciller). Alemania era ahora un estado totalitario con Hitler a la cabeza. Como jefe de estado, Hitler se convirtió en comandante supremo de las fuerzas armadas. La nueva ley alteró el tradicional juramento de lealtad de los militares para que afirmaran la lealtad a Hitler personalmente en lugar del cargo de comandante supremo o del estado. El 19 de agosto, la fusión de la presidencia con la cancillería fue aprobada por el 90 por ciento del electorado en un plebiscito.

Adolf Hitler: Hitler se convirtió en jefe de estado de Alemania, con el título de Führer und Reichskanzler, en 1934.


20 errores cometidos por las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial

El primer error fue comenzar la guerra en primer lugar. La mayoría de las historias marcan el 1 de septiembre de 1939 como la fecha en que comenzó la Segunda Guerra Mundial, con la invasión de Hitler & rsquos a Polonia abriendo el conflicto global. Pero los japoneses habían estado luchando en China durante varios años, y el aventurerismo italiano en el norte de África y ndash Mussolini & rsquos segundo Imperio Romano & ndash también tenía varios años. Fue necesaria la invasión de Polonia para que Gran Bretaña y Francia finalmente se movieran para contener a Hitler, y en respuesta a la invasión y Hitler & rsquos ignorando un ultimátum para retirarse, los aliados occidentales declararon la guerra y luego, en su mayor parte, se sentaron en sus manos como los nazis & rsquos y los soviéticos dividieron Polonia.

Los generales de Hitler & rsquos y aún más estridentemente sus almirantes aconsejaron contra la guerra en 1939. La preparación militar alemana no estaba lo suficientemente completa como para que la nación entrara en un conflicto sostenido con Occidente. Sobre el papel, el ejército francés era más grande, tenía más tanques y estaba apoyado por las defensas de la Línea Maginot. Las fuerzas aéreas combinadas francesas y británicas superaban en número a la Luftwaffe, y las armadas aliadas combinadas superaban con creces a las flotas alemana e italiana. Incluso los tan aclamados U-Boats eran relativamente escasos cuando comenzó la guerra. Hitler logró la sorpresa en Polonia, pero en retrospectiva fue el primero de muchos errores cometidos por las potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial.

Los prisioneros de guerra polacos esperan su destino en septiembre de 1939. Wikimedia

Estos son algunos de los errores cometidos por las potencias del Eje y su impacto en la guerra y el mundo de la posguerra.

Aunque esta figura representa a los poderes del Eje viajando juntos, en realidad hubo poca coordinación y cooperación entre ellos. Wikimedia

Falta de acciones coordinadas

Durante la Segunda Guerra Mundial, incluso antes de que Estados Unidos participara en operaciones de combate, los líderes de Gran Bretaña y Estados Unidos se reunieron para discutir una estrategia conjunta. Una vez que Estados Unidos estuvo activamente en guerra, estas discusiones crecieron para incluir a Josef Stalin y al líder de las fuerzas de la Francia Libre Charles de Gaulle. Aunque a menudo polémicas, estas reuniones y las del personal combinado de los aliados llevaron a operaciones coordinadas dirigidas a lograr objetivos específicos, incluida la forma en que se rehabilitarían las naciones europeas liberadas. En el Pacífico, se llevaron a cabo reuniones similares a un nivel algo más bajo que los líderes nacionales, aunque Churchill y Roosevelt discutieron la estrategia del Pacífico en sus reuniones.

Las potencias del Eje no tenían tal coordinación, operaban casi independientemente unas de otras y no se apoyaban entre sí. Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania en septiembre de 1939. Il Duce no respondió haciendo que Italia declarara la guerra a los aliados hasta junio de 1940, cuando las tropas alemanas estaban en lo más profundo de Francia y la Fuerza Expedicionaria Británica fue derrotada. Japón, en guerra con Estados Unidos y Gran Bretaña, mantuvo una postura de neutralidad con los soviéticos hasta pocas semanas antes del final de la guerra. Las potencias del Eje estaban completamente superadas en número por las poblaciones, las economías y la fuerza militar de los aliados. Su incapacidad para coordinar sus operaciones y objetivos simplemente empeoró la desventaja.


¿Querían las potencias del Eje conquistar América Latina durante la Segunda Guerra Mundial?

Desde el 2 de febrero hasta el 15 de 1945, varios países latinoamericanos, incluidos Ecuador, Paraguay, Venezuela y Uruguay, se unieron a las potencias aliadas declarando la guerra a Alemania y Japón. No fueron ni los primeros ni los últimos países latinoamericanos en hacerlo, pero representaron el grupo más sustancial de declaraciones de guerra latinoamericanas contra las principales potencias del Eje que quedaban durante la Segunda Guerra Mundial. Estas declaraciones ocurrieron al final de la guerra cuando la situación ya era esencialmente desesperada para Alemania y Japón. Cabe preguntarse ¿por qué estos países latinoamericanos esperaron tanto para elegir bando en la guerra? ¿Tenía el Eje alguna esperanza de ganar países latinoamericanos como aliados o quizás el Eje alguna vez tuvo planes de dominar o conquistar América Latina en el caso de una victoria del Eje? Al examinar la pregunta de cuáles fueron las intenciones del Eje hacia América Latina, podemos echar un vistazo a las ventajas potenciales para las Potencias del Eje en recursos, geografía y asistencia militar, así como los objetivos reales declarados por los funcionarios del Eje hacia América Latina y las acciones. esas potencias del Eje tomaron antes y durante la guerra.

Cavar más profundo

Partiendo de los posibles motivos para que Axis Powers tenga diseños en América Latina, la geografía es el primer aspecto que me viene a la mente. Ubicada adyacente a los Estados Unidos, ya sea a través de México o las islas cercanas del Caribe, América Latina habría sido una base muy ventajosa para operaciones submarinas y bases aéreas, proporcionando una ubicación lista y conveniente para interceptar mejor los envíos que se dirigen al teatro europeo. Otro motivo potencial era utilizar América Latina como una posible zona de preparación y punto de partida para una invasión de los Estados Unidos, una invasión que sería casi imposible sin bases tan cercanas. Sabemos que Hitler quería bombardear los Estados Unidos e hizo que sus científicos e ingenieros hicieran todo lo posible para idear aviones bombarderos de alcance ultralargo o cohetes V-2 (también conocidos como A-4) de alcance mejorado para llevar a cabo sus deseos. . Incluso se contemplaron cohetes submarinos o misiles de crucero (tipos V-1), pero tener bases dentro del alcance de aviones y cohetes convencionales habría hecho que el objetivo de bombardear los Estados Unidos fuera mucho más fácil que esos otros esquemas complicados y tecnológicamente desafiantes. Geográficamente hablando, otro lugar de tentadora importancia estratégica fue el Canal de Panamá. La posesión del canal o la negación de su uso por parte de los aliados habría sido una gran ventaja para las potencias del Eje, especialmente Japón, ya que Estados Unidos dependía en gran medida del Canal de Panamá para el transporte eficiente de buques de guerra y cargueros entre el este y el país. Costas del oeste de América y entre los océanos Atlántico y Pacífico.

Otro de los grandes motivos para conseguir la cooperación de los países latinoamericanos o incluso coaccionarlos por la fuerza, fueron los ricos recursos naturales ubicados en esa enorme área del Nuevo Mundo. El caucho y el petróleo eran dos de los materiales estratégicos críticos necesarios para hacer la guerra, y esos recursos no solo eran valiosos para las potencias del Eje, sino que la negación de esos mismos recursos a las potencias aliadas era igualmente un objetivo importante. En América Latina también se disponía de grandes cantidades de alimentos, madera y minerales, recursos que no estaban fácilmente disponibles en los países miembros del Eje.

Entre las otras grandes motivaciones para mirar a América Latina con el mayor entusiasmo estaba la propia población. Una fuente potencial de soldados y trabajadores que luchaban por el éxito de las potencias del Eje presentaba un objetivo tentador para el Eje, ya sea directamente como ayudando al esfuerzo de guerra del Eje o negando ese mismo recurso humano a los Aliados. Las granjas, plantaciones, minas y fábricas latinoamericanas proporcionaron a los Aliados importantes recursos, material que podría haber ayudado mucho al esfuerzo bélico del Eje si la población latinoamericana hubiera estado trabajando para el Eje. En lugar de barcos y aviones brasileños cazando submarinos alemanes, esos mismos barcos y aviones podrían haber estado protegiendo a los submarinos y sus bases. Enfrentados a un número abrumador de enemigos, las potencias del Eje ciertamente podrían haber hecho un buen uso de la mano de obra adicional, ya sea directamente en el combate militar o como trabajadores, si tan solo el Eje hubiera cortejado con éxito a los latinoamericanos o los hubiera coaccionado por la fuerza. Una América Latina hostil habría tenido el potencial de inmovilizar valiosos activos aliados en esa región, activos que de otro modo podrían usarse directamente contra las potencias del Eje.

Frente a los amplios motivos de participación en América Latina, los planificadores aliados eran muy conscientes de los factores que podrían llevar a la participación del Eje en las Américas, al igual que los civiles que vivían en países aliados que temían posibles incursiones del Eje en América Latina. Antes de la entrada formal de Estados Unidos en la guerra, los británicos aparentemente forjaron un mapa que mostraba el supuesto interés del Eje en América Latina. En octubre de 1941, el presidente estadounidense Franklin Roosevelt hizo referencia a este mapa falsificado en un discurso a la nación como evidencia real de los planes nazis para reorganizar América Central y del Sur. En marzo de 1942, Vida La revista presentaba mapas aterradores en ese momento, aunque en realidad poco realistas, de lo que el Eje podría haber intentado. Tales intenciones del Eje parecen más imaginadas que reales.

Sin embargo, sí sabemos que los alemanes al menos habían establecido un ambicioso sistema de espionaje en América Latina, tanto para la información sobre inteligencia como para la posible identificación de vías para lograr vínculos más estrechos con esas naciones. La “Operación Bolívar” fue un fracaso, y el arresto de la mayoría de los agentes alemanes en 1944 tuvo el efecto contrario, llevando a esas naciones tan penetradas más cerca de los Estados Unidos en lugar de más cerca del Eje. El hecho de que los alemanes cultivaron vías de escape latinoamericanas para las personas militares y gubernamentales que huían y sus familias, especialmente los posibles criminales de guerra, es bien conocido y, de hecho, muchos miembros del partido nazi terminaron con éxito en América Latina después de la Segunda Guerra Mundial para comenzar una nueva vida. lejos de las miradas indiscretas de los cazadores de nazis. Por supuesto, algunos de estos criminales de guerra fueron detenidos más tarde, tal vez el más famoso sea Adolf Eichmann, un arquitecto del Holocausto que fue capturado por el Mossad israelí mientras vivía en Argentina en 1960.

Con fuertes lazos comerciales con los Estados Unidos y las naciones aliadas, Brasil, el más grande de los países latinoamericanos, nunca fue probable que se convirtiera en un objetivo realista del cortejo del Eje. Habiéndose unido a los Aliados (Triple Entente) durante la Primera Guerra Mundial y sufriendo la depredación del transporte marítimo brasileño por submarinos alemanes e italianos, Brasil acordó albergar bases aéreas estadounidenses ya en 1942, y en 1944 había enviado fuerzas terrestres al Teatro Mediterráneo para luchar con los Aliados contra las fuerzas del Eje, lo que convierte a Brasil en el único país latinoamericano que envía tropas de combate para luchar contra el Eje.

Otras naciones latinoamericanas también estaban intrincadamente ligadas por el comercio tanto a los Estados Unidos como a Europa, y las intenciones de Alemania e Italia parecían relegadas a simplemente intentar asegurar la neutralidad de esos países en lugar de cualquier intento abierto de invadir o coaccionar la cooperación entre ellos. el Eje y América Latina. Los espías y los esfuerzos diplomáticos para difundir la propaganda del Eje fueron más frecuentes en Argentina y Chile, aunque tales esfuerzos también tuvieron lugar en otros países latinoamericanos. Los diplomáticos y propagandistas alemanes intentaron cultivar el comercio y la cooperación latinoamericanos promocionando la "superioridad" de los productos alemanes e italianos y la "inevitabilidad" de la victoria del Eje. El Eje ciertamente no estuvo exento de admiradores en América Latina, y el Eje encontró muchos latinoamericanos dispuestos a las formas y argumentos del Eje. Los dictadores de algunos países latinoamericanos eran admiradores conocidos de Hitler y Mussolini, e incluso se esforzaron por emular a los líderes del Eje a través de la vestimenta y los modales, aunque no se materializó un apoyo diplomático y militar absoluto. Mientras tanto, Estados Unidos se opuso enérgicamente a tales esfuerzos del Eje fortaleciendo las relaciones comerciales y utilizando Lend Lease como un medio para brindar ayuda económica a los países latinoamericanos. Uno de los principales beneficiarios del programa American Lend-Lease fue Cuba, estratégicamente ubicada donde la cooperación con la guerra submarina del Eje podría haber sido desastrosa para el esfuerzo marítimo de los Aliados. En cambio, los cubanos patrullaban activamente el Caribe cazando submarinos alemanes. Si bien Panamá no se benefició directamente del programa Lend-Lease, Estados Unidos prodigó obras públicas y ayuda extranjera al país a cambio de acuerdos de base para proteger mejor el valioso Canal de Panamá.

Militarmente, los países del Eje europeo, principalmente Alemania e Italia, fueron relegados a utilizar la guerra submarina frente a las costas latinoamericanas como su método principal de proyectar el poder de combate en las Américas. En menor medida, a los agentes del Eje europeo también se les asignó la tarea de cometer actos de sabotaje contra la producción de material de guerra vital en América Latina, como lo intentaron en los Estados Unidos continentales, sin un éxito notable. Los espías del Eje también informaron sobre el movimiento de la navegación e información sobre las cargas de los barcos. Cuando se reunieron y arrestaron las redes de espías del Eje, las perspectivas del Eje de cualquier tipo de cooperación de los países latinoamericanos se evaporaron. Mientras tanto, el dominio estadounidense y británico del aire sobre el Atlántico y la supremacía naval impidieron cualquier envío exitoso de carga latinoamericana a los países del Eje, lo que hizo que los esfuerzos para establecer tales relaciones fueran irrelevantes.

En el lado Pacífico de América Latina, Japón ciertamente tenía planes de atacar el Canal de Panamá, quizás incluso ocupando la Zona del Canal, pero la perspectiva de subvertir a los países latinoamericanos a la voluntad de Japón no era una meta realista. Los prejuicios inherentes contra los inmigrantes japoneses llevaron a los países latinoamericanos a seguir rápidamente el ejemplo de Estados Unidos en el arresto y el internamiento de latinoamericanos japoneses después del ataque a Pearl Harbor. De hecho, muchos países latinoamericanos cooperaron con los Estados Unidos en el internamiento y deportación de personas de ascendencia japonesa, sin tener en cuenta la ciudadanía legal. Estados Unidos temía con razón los esfuerzos japoneses u otros del Eje para atacar o sabotear directamente el Canal de Panamá, particularmente el sistema de esclusas, el aspecto más vulnerable del canal. Los métodos convencionales de atacar el Canal de Panamá, como un movimiento de portaaviones a través del Pacífico o una fuerza de invasión, eran altamente riesgosos para la Armada Imperial Japonesa, lo que llevó a Japón a considerar otra opción virtualmente asombrosa. Japón construyó 3 submarinos enormes, llamados clase Sen Toku, que podían transportar cada uno 3 aviones bombarderos torpederos. Si bien estos submarinos gigantes podrían usarse para atacar la costa oeste de los Estados Unidos continentales, una misión principal era atacar las esclusas del Canal de Panamá. Con unos increíbles 400 pies de largo con una manga de 39 pies, la clase I-400 de aviones que transportaban submarinos tenía aproximadamente 4 veces el desplazamiento del típico submarino estadounidense de la Segunda Guerra Mundial, la manga de 311 pies de largo y 27 pies. Gato clase. Se hicieron planes para que los submarinos gigantes se unieran a submarinos de tamaño convencional en un ataque al Canal de Panamá, pero para cuando el ataque planeado tuviera lugar, la suerte de la guerra se había vuelto tan dramática contra Japón que el ataque de Panamá se retrasó. hasta el punto de que la guerra terminó antes de que pudiera llevarse a cabo el ataque.

¿El Eje planeaba conquistar América Latina durante la Segunda Guerra Mundial? Probablemente no, aunque Alemania, Italia y Japón ciertamente participaron en alguna planificación y operaciones militares contra el transporte marítimo latinoamericano y el Canal de Panamá. Los esfuerzos diplomáticos para subvertir a los países latinoamericanos a la voluntad del Eje fueron en gran parte ineficaces y contrarrestados más eficazmente por los esfuerzos estadounidenses para ganar y mantener la cooperación de América Latina durante la Segunda Guerra Mundial. Si las potencias del Eje hubieran prevalecido en la victoria durante la Segunda Guerra Mundial, los posteriores diseños de hegemonía sobre una parte o toda América Latina ciertamente habrían seguido, pero tal planificación fue prematura y nunca realista durante la guerra. Contrafactual "¿Y si?" Los escenarios han imaginado tal conquista del Eje de América Latina en caso de una victoria del Eje en la Segunda Guerra Mundial, pero tal especulación es pura fantasía. La supuesta evidencia de los planes del Eje para conquistar América Latina parece haber sido una fabricación aliada como parte de una campaña de propaganda diseñada para asustar a los países latinoamericanos para que no cooperen con el Eje. En el Atlántico, el dominio aliado del aire y el mar impidió una invasión del Eje de América Latina en cualquier tipo de escala apreciable, y en el Pacífico, las vastas distancias involucradas y el peligro extremo para una fuerza invasora potencial impidieron que se desarrollaran planes japoneses realistas. . Aparte de la guerra submarina, el ataque al Canal de Panamá y el espionaje, los diseños del Eje en América Latina no fueron un foco principal de los planificadores de guerra del Eje.

Pregunta para estudiantes (y suscriptores): ¿Por qué los países latinoamericanos esperaron tanto antes de declarar la guerra al Eje? Si las potencias del Eje habían ganado la Segunda Guerra Mundial, ¿estaba en su agenda una invasión a América Latina? Háganos saber en la sección de comentarios debajo de este artículo.

Si le gustó este artículo y le gustaría recibir una notificación de nuevos artículos, no dude en suscribirse a Historia y titulares gustándonos en Facebook y convertirse en uno de nuestros patrocinadores!

¡Apreciamos mucho su número de lectores!

Evidencia histórica

Para obtener más información, consulte & # 8230

De acuerdo con la Ley de derechos de autor japonesa (concesión del 1 de junio de 2018), los derechos de autor de la imagen presentada en este artículo, un mapa pictórico japonés de 1942 del mundo durante la Segunda Guerra Mundial, ha expirado y es como tal dominio publico.


¿Fue España una potencia del Eje en la Segunda Guerra Mundial?

Cabe señalar que, aunque oficialmente neutral en la Segunda Guerra Mundial, el gobierno fascista de España, gobernado por Francisco Franco, ayudó al Eje, incluso hasta el punto de formar un ejército español de voluntarios que luchó contra los soviéticos en el Frente Oriental del Eje. En la guerra. Además, durante la Segunda Guerra Mundial, España ocupó la Zona Internacional de Tánger, que había sido administrada conjuntamente por España, Francia y Gran Bretaña. La ocupación española de Tánger duró desde abril de 1940 hasta octubre de 1945.

La Segunda Guerra Mundial fue una guerra verdaderamente global, ya que Alemania, Italia y Japón, junto con las potencias menores del Eje de Hungría, Rumania y Bulgaria, junto con Eslovaquia, y los gobiernos alineados con el Eje de Finlandia, Irak y Tailandia, libraron una guerra contra los Estados Unidos. Aliados.


Los Aliados, que consistían principalmente en Estados Unidos, la Unión Soviética y Gran Bretaña ganaron la Segunda Guerra Mundial y derrotaron al Eje. Italia se rindió primero, seis semanas después de que el Partido Fascista destituyera a Benito Mussolini del poder. Después de un derrocamiento, Rumanía también cambió de bando. Bulgaria se rindió el 8 de septiembre de 1944 cuando el Frente de la Patria comunista tomó el gobierno de Bulgaria.

Croacia fue liberada principalmente por los partisanos de Tito, una fuerza yugoslava que expulsó a la Ustasa que controlaba el Estado Independiente de Croacia.

Siete días después del suicidio de Hitler, el 7 de mayo de 1945, Alemania se rindió incondicionalmente a los Aliados. El último país que quedó en las potencias del Eje fue Japón, que finalmente se rindió el 2 de septiembre de 1945.


Estados títeres japoneses [editar | editar fuente]

Japón creó varios estados títeres en las áreas ocupadas por sus fuerzas armadas, comenzando con la creación de Manchukuo en 1932. Estos estados títeres alcanzaron diversos grados de reconocimiento internacional.

Manchukuo (Manchuria) [editar | editar fuente]

Manchukuo era un estado títere japonés en Manchuria, la región noreste de China. Fue gobernado nominalmente por Puyi, el último emperador de la dinastía Qing, pero de hecho controlado por el ejército japonés, en particular el ejército de Kwantung. Si bien Manchukuo supuestamente significaba un estado para los manchus étnicos, la región tenía una mayoría china Han.

Tras la invasión japonesa de Manchuria en 1931, la independencia de Manchukuo fue proclamada el 18 de febrero de 1932 con Puyi como "Jefe de Estado". Fue proclamado Emperador de Manchukuo un año después. Veintitrés de los ochenta miembros de la Liga de Naciones reconocieron a la nueva nación manchú, pero la propia Liga declaró en 1934 que Manchuria seguía siendo parte de China legalmente, lo que precipitó la retirada japonesa de la Liga. Alemania, Italia y la Unión Soviética se encontraban entre las principales potencias que reconocían a Manchukuo. El condado también fue reconocido por Costa Rica, El Salvador y el Vaticano. Manchukuo también fue reconocido por los otros aliados japoneses y estados títeres, incluidos Mengjiang, el gobierno birmano de Ba Maw, Tailandia, el régimen de Wang Chingwei y el gobierno indio de Subhas Chandra Bose.

Las fuerzas armadas de Manchukuo contaban entre 200.000 y 220.000 hombres, según estimaciones de la inteligencia soviética. El ejército de Manchukuo guardó Manchukuo bajo el mando del ejército japonés. La Armada de Manchukuo, incluida la patrulla fluvial y la defensa costera, estaban bajo el mando directo de la Tercera Flota japonesa. La Guardia Imperial de Manchukuo, que contaba con 200 hombres, estaba bajo el mando directo del Emperador y servía como su guardaespaldas.

Mengjiang (Mongolia Interior) [editar | editar fuente]

Mengjiang (deletreado alternativamente Mengchiang) era un estado títere japonés en Mongolia Interior. It was nominally ruled by Prince Demchugdongrub, a Mongol nobleman descended from Ghengis Khan, but was in fact controlled by the Japanese military. Mengjiang's independence was proclaimed on February 18, 1936 following the Japanese occupation of the region.

The Inner Mongolians had several grievances against the central Chinese government in Nanking, with the most important one being the policy of allowing unlimited migration of Han Chinese to this vast region of open plains and desert. Several of the young princes of Inner Mongolia began to agitate for greater freedom from the central government, and it was through these men that Japanese saw their best chance of exploiting Pan-Mongol nationalism and eventually seizing control of Outer Mongolia from the Soviet Union.

Japan created Mengjiang to exploit tensions between ethnic Mongolians and the central government of China which in theory ruled Inner Mongolia. The Japanese hoped to use pan-Mongolism to create a Mongolian ally in Asia and eventually conquer all of Mongolia from the Soviet Union.

When the various puppet governments of China were unified under the Wang Chingwei government in March 1940, Mengjiang retained its separate identity as an autonomous federation. Although under the firm control of the Japanese Imperial Army which occupied its territory, Prince Demchugdongrub had his own army that was, in theory, independent.

Mengjiang vanished in 1945 following Japan's defeat ending World War II and the invasion of Soviet and Red Mongol Armies. As the huge Soviet forces advanced into Inner Mongolia, they met limited resistance from small detachments of Mongolian cavalry, which, like the rest of the army, were quickly brushed aside.

Republic of China (Nanjing puppet regime) [ edit | editar fuente]

A short-lived state was founded on March 29, 1940 by Wang Jingwei, who became Head of State of this Japanese supported collaborationist government based in Nanking. The government was to be run along the same lines as the Nationalist regime.

During the Second Sino-Japanese War, Japan advanced from its bases in Manchuria to occupy much of East and Central China. Several Japanese puppet states were organised in areas occupied by the Japanese Army, including the Provisional Government of the Republic of China at Peking which was formed in 1937 and the Reformed Government of the Republic of China at Nanking which was formed in 1938. These governments were merged into the Reorganised Government of the Republic of China at Nanking in 1940. The government was to be run along the same lines as the Nationalist regime.

The Nanking Government had no real power, and its main role was to act as a propaganda tool for the Japanese. The Nanking Government concluded agreements with Japan and Manchukuo, authorising Japanese occupation of China and recognising the independence of Manchukuo under Japanese protection. The Nanking Government signed the Anti-Comintern Pact of 1941 and declared war on the United States and Great Britain on January 9, 1943.

The government had a strained relationship with the Japanese from the beginning. Wang's insistence on his regime being the true Nationalist government of China and in replicating all the symbols of the Kuomintang (KMT) led to frequent conflicts with the Japanese, the most prominent being the issue of the regime's flag, which was identical to that of the Republic of China.

The worsening situation for Japan from 1943 onwards meant that the Nanking Army was given a more substantial role in the defence of occupied China than the Japanese had initially envisaged. The army was almost continuously employed against the communist New Fourth Army.

Wang Jingwei died in a Tokyo clinic on November 10, 1944, and was succeeded by his deputy Chen Gongbo. Chen had little influence and the real power behind the regime was Zhou Fohai, the mayor of Shanghai. Wang's death dispelled what little legitimacy the regime had. The state stuttered on for another year and continued the display and show of a fascist regime.

On September 9, 1945, following the defeat of Japan in World War II, the area was surrendered to General He Yingqin, a Nationalist General loyal to Chiang Kai-shek. The Nanking Army generals quickly declared their alliance to the Generalissimo, and were subsequently ordered to resist Communist attempts to fill the vacuum left by the Japanese surrender. Chen Gongbo was tried and executed in 1946.

Burma (Ba Maw regime) [ edit | editar fuente]

Burmese nationalist leader Ba Maw formed a Japanese puppet state in Burma on August 1, 1942 after the Japanese Army seized control of the nation from the United Kingdom. The Ba Maw regime organised the Burma Defence Army (later renamed the Burma National Army), which was commanded by Aung San.

Philippines (Second Republic) [ edit | editar fuente]

Jose P. Laurel was the President of the Second Republic of the Philippines, a Japanese puppet state organised on the Philippine Islands in 1942. In 1943, the Philippine National Assembly declared the Philippines an independent republic and elected Laurel as President. The Second Republic ended in with the Japanese surrender. Laurel was arrested and charged with treason by the US government, but was granted amnesty and continued playing politics, ultimately winning a seat in the Philippine Senate.

India (Provisional Government of Free India) [ edit | editar fuente]

The Provisional Government of Free India was a shadow government led by Subhas Chandra Bose, an Indian nationalist who rejected Gandhi's nonviolent methods for achieving independence. It operated only in those parts of India which came under Japanese control.

A former president of the India National Congress, Bose was arrested by Indian authorities at the outset of the Second World War. In January 1941 he escaped from house arrest and eventually reached Germany and then to Japan where he formed the Indian National Army, mostly from Indian prisoners of war.

Bose and A.M.Sahay, another local leader, received ideological support from wikipedia:Mitsuru Toyama, chief of the Dark Ocean Society along with Japanese Army advisers. Other Indian thinkers in favour of the Axis cause were Asit Krishna Mukherji, a friend of Bose and husband of Savitri Devi Mukherji, one of the women thinkers in support of the German cause, and the Pandit Rajwade of Poona. Bose was helped by Rash Behari Bose, founder of the Indian Independence League in Japan. Bose declared India's independence on October 21 1943. The Japanese Army assigned to the Indian National Army a number of military advisors, among them Hideo Iwakuro and wikipedia:Major-General Isoda.

With its provisional capital at Port Blair on the Andaman and Nicobar Islands after they fell to the Japanese, the state would last two more years until August 18, 1945 when it officially became defunct. In its existence it received recognition from nine governments: Germany, Japan, Italy, Croatia, Manchukuo, China (under the Nanking Government of Wang Chingwei), Thailand, Burma (under the regime of Burmese nationalist leader Ba Maw), and the Philippines under de facto (and later de jure) president José Laurel.

The Indian National Army saw plenty of action (as did their Burmese equivalent). The highlight of the force's campaign in Burma was the planting of the Indian national flag by the 'Bose Battalion' during the battle of Frontier Hill in 1944, although it was Japanese troops from the 55th Cavalry, 1/29th Infantry and 2/143rd Infantry who did most of the fighting. This battle also had the curious incidence of three Sikh companies of the Bose Battalion exchanging insults and fire with two Sikh companies of the 7/16th Punjab Regiment (British Indian Army).

The Indian National Army was encountered again during the Second Arakan Campaign, where they deserted in large numbers back to their old 'imperial oppressors' and again during the crossing of the Irrawaddy in 1945, where a couple of companies put up token resistance before leaving their Japanese comrades to fight off the assault crossing by 7th Indian Division.


The Battle of Britain June 1940

After France was occupied, Britain stood alone against the Axis powers. Hitler decided to launch an invasion of Britain in June 1940.

German bombers flew across the Channel and dropped bombs on London and other large cities.

British RAF (Royal Air Force) planes defeated the German air force and Hitler was forced to call off the invasion.


A Modern Greek Epic: The Beginning of the End for Hitler and the Axis Powers

Greece celebrates October 28 as a national holiday commemorating the entry of Greece into World War II (WW2). The Greco-Italian war of 1940 was a military conflict between Greece and Italy lasting from October 28, 1940 until April 23, 1941 that became the Axis powers’ first defeat.

Cavar más profundo

This war was the result of the expansionist policy of the fascist regime that Benito Mussolini had established in Italy. In 1940, Mussolini, fascinated and jealous of the conquests and accomplishments of Adolf Hitler and his Nazi control of most parts of Europe, wanted to prove to his idol Adolf Hitler that the Axis allies could play a significant role in furthering Germany’s plans. He was determined to demonstrate that fascist Italy (which was a military superpower at the time) could have successes in the battlefield similar to Germany’s. Italy had already easily conquered Albania in the spring of 1939 and had conquered several British bases in Africa by the summer of 1940, but none of these military victories were similar in scale to those of Nazi Germany.

Mussolini wearing the commander-in-chief uniform

Mussolini also wished to strengthen the interests of Italy in the Balkans since he felt threatened by the German policies in the area, especially after Romania had accepted German protection for its oilfields. Greece looked like the ideal victim – easy prey for Mussolini. In the early hours of 28 October 1940, the Italian Ambassador to Greece, Emanuele Grazzi, handed an ultimatum to the Greek Prime Minister Ioannis Metaxas, demanding the free passage of the Italian army through Greek soil, as well as the surrender of strategic points (such as ports, airports and other facilities) to supply the requirements of materials supporting the Italian army in Africa. The Greek prime minister refused with an historic response, saying in French, “Alors, c’est la guerre” – which translates as “Well, this means war.”

Ioannis Metaxas, prime minister and dictator of Greece 1936-1941

The Greek Army, outnumbered by three to one and having only 77 aircraft against Italy’s 463 aircraft and 163 light tanks, counterattacked and forced the Italian army to retreat. By December of 1940, nearly a quarter of the territory of Albania was occupied by the Greeks. Italy’s invasion had literally been destroyed by fewer – but braver – Greek soldiers and, humiliated by this defeat, Mussolini had to beg Hitler for help, which taxed the Nazi forces heavily.

Greek counter-offensive and stalemate (14 November 1940 – 23 April 1941)

The repulse of the Italian invasion was the first victory of the Allies against the Axis powers during the Second World War and earned the widespread admiration of people all over the globe.

Winston Churchill said, “Formerly we said that the Greeks fight like heroes. Now we shall say that heroes fight like Greeks.” General Charles de Gaulle, leader-in-exile of the Free French, said, “I am unable to express the proper breadth of gratitude I feel for the heroic resistance of the people and the leaders of Greece.” Even Hitler was forced to admit, in a speech he delivered to the Reichstag on 4 May 1941, “For the sake of historical truth I must verify that only the Greeks, of all the adversaries who confronted us, fought with bold courage and the highest disregard of death.” The most impressive statement of all, however, came from the American President Franklin D. Roosevelt, who wrote, “Greece has set the example which every one of us must follow until the despoilers of freedom everywhere have been brought to their just doom.”

Original color transparency of FDR taken at 1944 Official Campaign Portrait session by Leon A. Perskie, Hyde Park, New York, August 21, 1944

Many historians today believe that the victory of the Greek forces against the Fascist Italian army played a significant role in the outcome of the entire war. Greece’s heroic resistance to the Nazis forced Germany to postpone its planned attack against the Soviet Union in order to help their Italian allies. This delay meant that Hitler’s forces ultimately became trapped in the harsh Russian winter, leading to their defeat in the Battle of Moscow, one of the most decisive events of the war.

Pregunta para estudiantes (y suscriptores): How important was the Greek contribution the overall Allied victory? Háganos saber en la sección de comentarios debajo de este artículo.

Si le gustó este artículo y le gustaría recibir una notificación de nuevos artículos, no dude en suscribirse a Historia y titulares gustándonos en Facebook y convertirse en uno de nuestros patrocinadores!

¡Apreciamos mucho su número de lectores!

Evidencia histórica

There have been numerous books written about the epic Greco-Italian war. The most informative and detailed is Heroes Fight Like Greeks, The Greek Resistance Against the Axis Powers in WWII by Ronald J. Drez

You can also access more information about this event here. Click here for more facts and quotes about the Greek resistance during WW2.

About Author

Theodoros II graduated with a degree in Law from the historic University of Athens in Greece, and holds a Master’s in Legal History from the Law University of Pisa, Italy.


Ataque a Pearl Harbor

The photograph was taken from a Japanese plane during the torpedo attack on ships moored on both sides of Ford Island shortly after the beginning of the Pearl Harbor attack.

In a history similar to the German attack on the Soviet Union, the Japanese wanted an empire of their own to secure the future prosperity of a country which they thought did not have enough natural resources to sustain the population. The Germans called it “Lebensraum,” the Japanese called it the “Greater East Asia Co-Prosperity Sphere.” It amounted to the same thing.

Having occupied vast portions of China and some countries in East Asia the next step was to expand its empire east into the Pacific ocean. Their eye was on the prosperous and natural resources that were under the control of the British and Dutch empires and the American-governed Philippines. However attacking these would cause the United States to join the war on the side of the allies.

America, on the other hand, had kept an eye on Japanese conquests and brutality and, short of war, did what they could to restrict them. In July 1941 they embargoed the export of oil to Japan which then calculated that, without acquiring the oil in the Dutch East Indies, they only had enough fuel for two years. They reasoned that now there would be no other option than going to war.

Realizing that they could not defeat the USA in direct battle, they chose to deliver a crushing blow to the American fleet based at Pearl Harbor. This would give them time to complete their desired conquests and present the Americans with a “fait accompli.” They reasoned the Americans would not be willing to enter a protracted war with Japan, and they would be able to make peace, keeping their vital conquests and handing back the less desirable places.

Fate, or bad Japanese intelligence, intervened on the Allied side on December 7th, 1941 and the vital American Aircraft carriers were not in port when the Japanese struck Pearl Harbor. This meant the Americans were able to fight back causing the Japanese Admiral in charge of the attack to say (supposedly) “I fear all we have done is to awaken a sleeping giant and fill him with a terrible resolve.”.


Background [ edit | editar fuente]

The Axis powers (German: Achsenmächte, Italian: Potenze dell'Asse, Japanese: 枢軸国 Sūjikukoku), also known as the Axis and the Rome–Berlin–Tokyo Axis, were the nations that fought in World War II against the Allied forces. The Axis powers agreed on their opposition to the Allies, but did not completely coordinate their activity. The Axis grew out of the diplomatic efforts of Germany, Italy, and Japan to secure their own specific expansionist interests in the mid-1930s. The first step was the treaty signed by Germany and Italy in October 1936. Benito Mussolini declared on 1 November that all other European countries would from then on rotate on the Rome–Berlin axis, thus creating the term "Axis".[1][2] The almost simultaneous second step was the signing in November 1936 of the Anti-Comintern Pact, an anti-communist treaty between Germany and Japan. Italy joined the Pact in 1937. The "Rome–Berlin Axis" became a military alliance in 1939 under the so-called "Pact of Steel", with the Tripartite Pact of 1940 leading to the integration of the military aims of Germany, Italy and Japan. At its zenith during World War II, the Axis presided over territories that occupied large parts of Europe, North Africa, and East Asia. There were no three-way summit meetings and cooperation and coordination was minimal, with a bit more between Germany and Italy. The war ended in 1945 with the defeat of the Axis powers and the dissolution of their alliance. As in the case of the Allies, membership of the Axis was fluid, with some nations switching sides or changing their degree of military involvement over the course of the war.


Ver el vídeo: Gobiernos Totalitarios de las Potencias del eje (Enero 2022).