Podcasts de historia

Dzibilchaltun

Dzibilchaltun

Dzibilchaltun en Yucatán, México, es uno de los primeros asentamientos mayas de la serie a lo largo de la Ruta Puuc, un sendero de los sitios mayas en la región Puuc de Yucatán.

Historia de Dzibilchaltun

También sigue siendo la ciudad estado de uso continuo más prolongado en el mundo maya: Dzibilchaltun se utilizó como capital administrativa y ceremonial desde aproximadamente el 1500 aC hasta la conquista española del siglo XVI. En su apogeo, se cree que cubrió 15 kilómetros cuadrados y tenía más de 8400 estructuras.

Dzibilchaltun, que se traduce como “el sitio de la escritura en piedra”, no es tan grande como su contraparte, Uxmal, ni ha sido excavado y renovado tan extensamente, pero no obstante alberga varios edificios interesantes. De hecho, en su apogeo, Dzibilchaltun pudo haber sido enorme e incluso rivalizar con Uxmal en términos de tamaño, aunque ahora queda relativamente poco.

Uno de los sitios principales en Dzibilchaltun es el Templo de las Siete Muñecas (Templo de las Siete Muñecas), que debe su nombre a siete muñecas grotescas que fueron descubiertas durante las excavaciones. Este edificio sagrado también se conoce como el Templo del Sol, ya que está perfectamente ubicado para ver el equinoccio de primavera y otoño: las puertas del templo brillan y, finalmente, parecen iluminarse cuando el sol sale detrás de ellas; esto fue casi con certeza logrado a propósito por diseña y demuestra la naturaleza avanzada de la comprensión maya de la astronomía.

Dzibilchaltun hoy

Más pequeño que muchos otros sitios en Yucatán, no espere ruinas al estilo de Chichén Itzá. Dzibilchaltun sigue siendo un sitio maya importante y se tarda un par de horas en explorarlo por completo.

También hay un pequeño museo, el Museo del Pueblo Maya en el lugar, que contiene artefactos prehispánicos y coloniales tempranos.

Las mochilas están prohibidas en el sitio, así que planifique en consecuencia. Cenote Xlacah se encuentra en los terrenos del sitio y le dará la bienvenida a un refrescante chapuzón después del calor de la exploración en Yucatán, así que traiga traje de baño. Con 44 m de profundidad, la piscina se usó una vez como un sitio ceremonial, y los buzos descubrieron alrededor de 30,000 artículos aquí; muchos de estos ahora residen en el museo.

Llegar a Dzibilchaltun

Dzibilchaltun está a unos 20 km al norte de Mérida y es una excursión de un día fácil. Dirígete hasta allí en colectivo o taxi.


Ruinas Mayas Dzibilchaltun


La ruina de Dzibilchaltun fue una ciudad importante para los primeros mayas. Los arqueólogos estiman que hubo hasta 200.000 habitantes y 8.400 edificios durante su historia. La ciudad todavía estaba habitada por los mayas cuando los españoles llegaron en el año 1500 y se han desenterrado aquí artefactos que datan de 700-800 d.C.

Dzibilchaltun se traduce como 'el lugar donde hay escritura en la piedra', un nombre maya moderno que, como tan a menudo, no tiene relación con lo que se llamaba en su apogeo, tiene una de las historias más largas de ocupación ininterrumpida de cualquier sitio maya. que se extiende por más de 2.000 años desde alrededor del 500 a. C. hasta poco antes de la Conquista.


Dzibilchaltun - Historia

templo de las siete muñecas plaza google earth

Vista oeste desde el templo de las siete muñecas gunnar wolf

capilla española pavel vorobiev

DZIBILCHALTUN-Yucatán, México

DESCRIPCIÓN

Dzibilchaltun se conocía originalmente como Ch'iy Chan Ti'Ho. Este conocido sitio es famoso por la aparición del sol que brilla a través de la entrada del Templo de las Siete Muñecas en el equinoccio de primavera. Las ruinas están a un corto trayecto en auto hacia el norte de Mérida, justo al lado de la autopista 261 en el desvío a Chablekal. En un momento, el sitio cubría aproximadamente 12 millas cuadradas / 19 kilómetros cuadrados, sin embargo, la zona central actual es mucho más pequeña y fácil de visitar.

Se ha estimado que más de 40.000 personas habitaban el sitio y sus alrededores. Hay tres plazas principales además del Templo de las Siete Muñecas, que se encuentra en el extremo este de un largo sacbe (calzada elevada de piedra). Además de ser una zona arqueológica también es un Parque Nacional Ecológico.

El sitio tiene un excelente museo con numerosos monumentos de piedra y estatuas que se encuentran en el sitio y sus alrededores, junto con una historia completa de Yucatán con énfasis en la Guerra de Castas 1847-1901. Bien merece una visita. También hay un pequeño restaurante.

HORAS: 9 A.M-4P.M
CUOTA DE ENTRADA: U.S. $ 4.25 / 80 Pesos, más $ 2.50 por cámara de video. Puede haber tarifas adicionales.
GUÍAS: Sí, pregunte en el centro de visitantes para conocer las tarifas actuales
SERVICIOS: baños, restaurante, centro de visitantes
MUSEO EN EL LUGAR: Sí, y muy recomendable
ALOJAMIENTOS: Muchos hoteles en las cercanías de Mérida
GPS: 21d 05 '20 "N, 89d 35' 31" W
MISC:

Historia y Exploración
Dzibilchaltun es uno de los sitios más antiguos de la península de Yucatán que data del año 500 a.C. y todavía estaba habitado en el momento de la conquista española, lo que lo convierte en uno de los sitios poblados de mayor duración en el mundo maya. Se cree que la ciudad fue fundada para explotar las salinas marinas que se encuentran a lo largo de la costa cercana. La sal era uno de los principales productos del comercio maya y los pisos todavía se trabajan comercialmente en la actualidad. La mayoría de los edificios datan del Clásico Tardío hasta el Clásico Terminal (600-1150 d.C.).

Las primeras excavaciones organizadas del sitio se llevaron a cabo en 1956 por la National Geographic Society y el Instituto de Investigación de América Central de la Universidad de Tulane, aunque el sitio se había informado anteriormente. Otras investigaciones se llevaron a cabo en los años sesenta y ochenta. Recientemente se han realizado trabajos de restauración, en particular en las plazas suroeste y oeste bajo la dirección de Rubén Maldonado del INAH.

ESTRUCTURAS
La estructura principal aquí se conoce como el Templo de las Siete Muñecas, llamado así por una ofrenda que se encuentra dentro del edificio. Esta es una estructura temprana que había sido cubierta por una de una fecha posterior. Debido al mal estado del edificio posterior, la mayor parte se ha eliminado para exponer el templo bien conservado que se encuentra debajo. Es una estructura cuadrada orientada a los puntos cardinales con aberturas de entrada en los cuatro lados y ventanas en los lados este y oeste. En el interior hay otra cámara de soporte cuadrada. Está construido sobre una plataforma de dos niveles. Un friso de máscaras de estuco y otros elementos decoraban el exterior.

El edificio es famoso por la aparición del sol al amanecer que brilla directamente a través de las aberturas de las puertas este / oeste del templo durante el equinoccio de primavera. Este fue un importante marcador agrícola y calendárico para los mayas. El templo es la estructura central de su propia plaza, y está ubicado en el extremo oriental del Sacbe 1. El sacbe mismo corre de este a oeste y tiene .4 millas / .64 kms de longitud desde la Plaza Principal, Plaza 1.

El lado oeste de la plaza del templo se compone de 3 estructuras similares en diseño y ubicadas en un eje norte / sur, cada una con pasillos dobles y 3 entradas. Hay una pequeña estructura de pasillo único justo al norte. Al sureste del templo hay otra pequeña estructura también con un pasillo doble. Al este del templo hay una estructura de una sola habitación con 3 entradas. Debajo de los pisos de las estructuras del oeste se encontraron numerosas ofrendas que contenían espinas de rayas, conchas, obsidiana y objetos hechos de piedra verde. Las estructuras datan de alrededor del 800 d.C. En las visitas durante los calurosos días de verano, tome la ruta alternativa a través del bosque bajo subtropical circundante.

Hacia el oeste en Sacbe 1 hacia la Plaza Principal se encuentra la Estructura 12 ubicada en el medio del sacbe. Una estela simple y gastada está colocada sobre una base de plataforma con escalinatas cortas en los 4 lados. Parece que en Dzibilchaltún no siempre se disponía de los artesanos necesarios para tallar estelas de piedra. Lo que plantea una pregunta interesante. ¿Cómo y dónde se capacitó y empleó a los artesanos? ¿Eran móviles, yendo de un sitio a otro ofreciendo sus servicios? ¿El maestro artesano visitante dio clases de instrucción en el lugar? La construcción de estas estructuras y monumentos fue una tarea enorme. En cualquier caso, es probable que la mayoría de las estelas sencillas aquí estuvieran alguna vez cubiertas con una capa de estuco y luego inscritas con la información necesaria. No obstante, se encuentran algunas estelas talladas en el sitio que contienen, entre otra información histórica, una fecha de 830 d.C.

En el lado sur del sacbe, más hacia el oeste, hay dos áreas de estructuras de naturaleza residencial. En su mayoría están sin restaurar, pero vale la pena echarles un vistazo.

Justo antes de llegar a la Plaza Principal hay tres estelas en plataformas cuadradas en el lado sur del sacbe. Esta zona se conoce como Stelae Plaza. Se instalan de una manera muy deliberada a unos 100 pies / 33 metros de distancia en un eje norte / sur. Una vez más, estas estelas están gastadas y sencillas. Hubiera sido interesante saber qué historia registraron alguna vez.

La gran plaza principal mide 437 pies / 133 metros x 343 pies / 105 metros. Su superficie estuvo una vez completamente cubierta con una capa de estuco blanco. Está anclado en el noreste por la Estructura 36. Esta es una pirámide de cuatro niveles con una escalera central y se eleva a una altura de aproximadamente 33 pies / 10 metros. En el centro de la plaza hay una capilla al aire libre del siglo XVI, una práctica común de los primeros españoles. Una característica interesante, y quizás única aquí, es que todas las estructuras en la Plaza Principal, excluyendo la Estructura 36, ​​tienen escaleras que dan a la plaza que corren a lo largo de toda la estructura.

La Estructura 44 es una estructura maravillosa de 425 pies / 129 metros de largo, en el lado sur de la plaza, con una escalera continua que recorre toda su longitud. Tiene una base de plataforma que se eleva 14 escalones hasta la cima, unos 15 pies / 5 metros. ¡Muy impresionante! Esta estructura era presumiblemente de naturaleza cívica / administrativa con igual acceso a los dos pasillos paralelos que corren a lo largo de la parte superior de la plataforma. Hay 35 entradas que se abren a los pasillos. Tiene un gemelo casi idéntico en el sitio de Edzna llamado Nohoch Na.

El lado este de la plaza consta de 3 estructuras. La Estructura 42 es la más notable, ubicada sobre una plataforma elevada y larga con una terraza orientada al oeste. Detrás de la terraza hay una serie de estructuras de varias habitaciones. Aquí se ha descubierto una tumba de un gobernante del siglo IX, Kalom Uk'uw Chan Chac.

La siguiente estructura, la Estructura 41, es una plataforma elevada de unos 8 pies / 2,5 metros de altura. La amplia escalinata conduce a una superficie plana que conserva los restos de una estructura central de mampostería. La estructura final es una plataforma cuadrada, baja y simple que se coloca frente a la Estructura 41.

En el lado oeste de la Plaza 1 hay un cenote (sumidero lleno de agua natural), el Cenote Xlacah, que era la fuente de agua potable para este sitio relativamente seco. Se han recuperado numerosos objetos de cerámica de sus aguas indicando su importancia sagrada. Hoy en día se utiliza como pozo para nadar.

Justo al norte y colindando con el cenote se encuentra la Estructura 45 Sur. Esta estructura es una pirámide cuadrada truncada con los restos de un templo de doble cámara en la parte superior. La Estructura 45 Norte está inmediatamente al norte de la Estructura 45 Sur. Ambas estructuras tienen escaleras anchas que dan a la plaza. La Estructura 45 Norte es una estructura más pequeña, más rectangular, que contiene varias cámaras. Una escalera adicional se encuentra en el lado oeste.

La esquina noroeste de la plaza está anclada por la Estructura 37. Esta es una plataforma rectangular elevada de aproximadamente 102 pies / 31 metros x 50 pies / 15,25 metros de largo. El nivel superior de esta estructura es plano y no presenta signos de muros de mampostería.

Detrás de la Estructura 37 hay un grupo de 4 estructuras conocidas colectivamente como Estructura 38. Se forman alrededor de una pequeña plaza con la estructura este como un templo de una habitación bellamente restaurado. El templo, como el Templo de las Siete Muñecas, quedó expuesto debajo de una estructura en ruinas posterior.

Un sacbe, Sacbe 2, conduce al oeste desde la Plaza Principal entre las Estructuras 45 y 37. La Estructura 40 está ubicada a una corta distancia construida sobre el sacbe. Se trata de una plataforma elevada de dos niveles de unos 6 pies / 2,5 metros de altura que tiene una escalera orientada al este. Está en un estado mayoritariamente cubierto de maleza.

Más al oeste, a lo largo del Sacbe 2, se llega al Templo Permanente. Se trata de una estructura de varias cámaras que muestra los restos de una bóveda gemela con voladizos. El sacbe ahora está completamente cubierto de maleza, lo que dificulta el acceso a esta estructura.

Un sacbe corto se ramifica del Sacbe 2 y corre detrás de la Estructura 45 y el cenote. Termina en la Estructura 55, que es la entrada formal a la Plaza Sur. La Estructura 55 es una terraza / plataforma baja con escaleras en los lados norte y sur. La parte central de la estructura incorpora varias cámaras.

La Plaza Sur, Plaza 2, fue restaurada a principios de la década de 2000. Mide 376 pies / 143 metros x 269 pies / 82 metros. La estructura más significativa aquí es la Estructura 46, una estructura de estilo acrópolis con numerosas habitaciones y terrazas ubicadas en niveles escalonados. Una amplia escalera conduce a la plaza. Esta zona ha sido superada por la vegetación y actualmente está cerrada al público.

Al este de South Plaza hay una cancha de pelota bellamente restaurada. El lado oeste de la cancha de pelota pudo haber sido originalmente parte de la Plaza Sur. Más al oeste, un sacbe, Sacbe 6 conduce a la Plaza 3, actualmente cerrada a los visitantes. Esta plaza tiene una pirámide alta, la Estructura 89, como estructura principal.

Hay otras estructuras y plataformas más pequeñas esparcidas por todo el sitio. Una excelente manera de pasar un día completo.


Ruinas de Dzibilchaltun

Dzibilchaltun significa "lugar de escritura en piedra" y es la ciudad maya más grande descubierta hasta el momento, con más de 200.000 habitantes en su apogeo. La ciudad cubre 16 kilómetros cuadrados y tiene más de 8.000 estructuras. La cual también estuvo ocupada de forma continua durante más tiempo, la primera construida en el año 500 d.C. y aún contaba con gente en la época de la conquista. La ciudad refleja la evolución de la cultura, la ciencia y las técnicas de construcción mayas. La ciudad fue abandonada tras la conquista.

Dzibilchaltun ofrece muchas atracciones. El más famoso es el famoso Templo de las Muñecas. Cada año, durante el equinoccio de otoño y la primavera, el sol sale exactamente por la puerta y sale por las ventanas traseras. Otra estructura importante es la gran plaza central que incluye los palacios mayas más grandes.

Por ejemplo, una de las cámaras tiene 130 metros de largo y 35 puertas. Puedes visitar la capilla construida por los españoles durante la conquista de Yucatán. Un poco más adelante encontrarás el templo en pie y el gran cenote Xlacah donde puedes nadar para refrescarte. Dzibilchaltun también cuenta con un importante museo, con varios artefactos españoles y mayas, desde cerámica hasta pinturas, armaduras y armas españolas, varios dinteles mayas tallados y piedras talladas en excelente estado.

El Templo de las Siete Muñecas se encuentra en el sitio arqueológico de Dzibilchaltún Maya, a 16 km. norte de Mérida. Dzibilchaltún significa "el lugar donde hay escritura en piedras planas", refiriéndose a las muchas piedras conmemorativas encontradas en el sitio. los cenote Xlacah, que significa & quot; ciudad vieja & quot; es una de las pocas cenotes de yucatán en la tierra. Es uno de los más grandes y profundos, alcanzando los 43 metros de profundidad. Numerosos restos arqueológicos encontrados en el cenote. Dzibilchaltún también un Parque Ecológico Nacional único, con cientos de especies de vida silvestre.

Y el Museo de la Aldea Maya, que se encuentra en el sitio, no debe perderse. Una de las cosas más importantes del museo es una casa típica maya, y un camino de árboles únicos en el área que conduce a los templos. Puede explorar los caminos y esto le dará la oportunidad única de disfrutar de la naturaleza, la flora y la fauna del Península de Yucatán.

Puede pasar un día entero explorando el sitio arqueológico, el museo y los alrededores del cenote. El sitio tiene varios servicios Dzibilchaltún para que los visitantes se sientan más cómodos: restaurante, objetos artesanales en la tienda de regalos, caseta de información, servicios médicos, teléfono, instalaciones para discapacitados, baños y estacionamiento.

Ubicado a solo 15 minutos al norte Ciudad de Mérida, tomando la autopista hacia Progreso.


Las siete muñecas de Dzibilchaltún

Lo que hace que Dzibilchaltún, uno de los asentamientos más antiguos de las tierras bajas mayas del noroeste de Yucátan en México, sean tan desconcertantes son las siete estatuillas de fabricación tosca que se encuentran enterradas debajo del altar en lo que se conoce como el Templo de las Siete Muñecas. En su apogeo, Dzibilchaltún, que significa "donde hay escritura en piedras planas", era una comunidad grande y compleja, "dedicada a la explotación de los recursos costeros cercanos, especialmente la sal, y el comercio de larga distancia terrestre y marino". Tenía más de “8.000 edificios repartidos en veinte millas cuadradas, la mayoría de los cuales son plataformas de una o dos habitaciones que alguna vez sostuvieron viviendas con postes y techos de paja. Su población puede haber alcanzado las 20.000 almas en ese momento, era la ciudad más grande de la península ”(Kurjack, 1979 en Andrews, 1980).

Ubicado a 12 km de la actual Mérida y a 11 km de la costa, el asentamiento permanente más antiguo registrado de Dzibilchaltún data del Formativo Temprano preNabanchè fase 1, 900BC. Fue ocupada continuamente desde mediados hasta finales del preclásico 500-250 aC, con períodos de alta y baja ocupación, hasta la llegada de los europeos en 1521. Para el propósito de nuestra historia, nos centraremos en el centro de la ciudad y el Templo de las Siete Muñecas, la estructura principal más oriental del área urbana donde se encontraron las figurillas o muñecos. Los arqueólogos se refieren al templo como Structure.1-sub (Str.1-sub). Comparte sus poderes espirituales con los de su homólogo más occidental, un templo conocido como Estructura.66 (Estructura.66).

El programa de investigación y restauración en Dzibilchaltún fue iniciado por E. Wyllys Andrews IV en 1956, con el patrocinio de la National Geographic Society y el Middle American Research Institute de la Universidad de Tulane. El equipo arqueológico se dio cuenta de que las 7.000 toneladas de rublo colapsado conocidas en la Estructura 1 (Estructura 1) estaban irremediablemente dañadas y tuvieron que ser retiradas, lo que permitió recuperar la Estructura 1, que estaba debajo de ella. Str.1-sub se construyó sobre la base de un santuario incluso anterior, que era diferente a los de otros sitios mayas en Yucatán. Las principales estructuras y templos de la ciudad antigua se pintaron con varios colores brillantes, entre los que predominaba el rojo. La estructura 1-sub, sin embargo, estaba pintada de blanco, al igual que sacbe.1 revestía con piedra caliza blanca un "camino blanco", o calzada elevada, que terminaba en la terraza frente al templo. Tradicionalmente, en un contexto urbano, una calzada este-oeste cubierta con estuco blanco se asociaba con la trayectoria del sol. El Templo de las Siete Muñecas se construyó con esa orientación. Es de destacar que el templo fue nombrado por los arqueólogos "Templo de las muñecas", mientras que con toda probabilidad su antiguo nombre era "Templo del Sol".

La Estructura 1-sub está ubicada en el lado más oriental de Dziblichaltún, a media milla de la plaza central. El templo tiene cuatro ventanas, algo inusual en los templos mayas de esa época, y dos puertas trapezoidales en sus paredes este y oeste. Hay dos puertas idénticas, pero no ventanas, en las paredes norte y sur. La importancia del juego de luces y sombras, que tiene lugar el 21 de marzo y el 20 o 23 de septiembre, fueron fuertes indicadores del curso solsticial del sol. La primera fecha marca el inicio de la temporada de siembra, mientras que la segunda indica el inicio de la cosecha. En ese momento, el dios sol dirigía los rituales de siembra de los sacerdotes-chamanes en el templo. Sus puertas principales y cuatro ventanas en los lados este y oeste, y sin ventanas en los lados opuestos, subrayan la función sagrada del templo.

En una economía basada en la agricultura, la función de Str.1-sub permitió a los sacerdotes-chamanes observar y determinar la salida y puesta cíclica del sol, el eterno reloj de tiempo de la agricultura. El seguimiento de la repetición inquebrantable de los ciclos de los cuerpos celestes se correlaciona ritualmente con la Estr. 1-sub como sol-fuego-macho-amanecer, y su opuesta Estr. 66 como luna-agua-hembra-puesta de sol. La razón por la que los sacerdotes-chamanes debían observar los ciclos de los cuerpos celestes en momentos especiales era que, dado que los dioses y las deidades eran "creados por la mente", respondían, como los humanos, al descuido, el desprecio y la ira. No se esperaba amor de ellos, porque había que pagarlo con sangre y lágrimas.

Los rituales en las comunidades antiguas siguieron los ciclos agrarios bajo los auspicios de sus respectivas deidades. Los primeros santuarios se construyeron para estos mediadores entre el mundo en general (naturaleza) y la humanidad (cultura), porque la cultura no podía, por sí sola, controlar la naturaleza. Los sacerdotes-chamanes tenían que asegurar la precisión del sol (K’inich Ahau, el señor con cara de sol), que nunca dejaba de reaparecer en el mismo lugar exacto, día tras día, solsticio tras solsticio, equinoccio tras equinoccio. Los sacerdotes-chamanes fueron ayudados en sus tareas mediante rituales de súplica e invocación durante los cuales se dirigían a las deidades del mundo vegetal y al poderoso dios de la lluvia.

Se observaron de cerca los movimientos solsticiales y equinoxiales, pero igual de importante fue el evento cenital del sol, es decir, cuando el sol alcanza el cenit del observador, 90 ° sobre el horizonte, lo que solo ocurre entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio. Contreras ofrece una interesante hipotesis para monitorear este episodio. “El techo alto de la sala interior de la Estructura 1-sub forma una torre que se proyecta sobre el techo del templo. El techo de la sub torre de la Estructura 1 puede haber sido hecho de un material más liviano para permitir una remoción temporal a fin de permitir que los rayos del sol en su cenit iluminen el piso de la cámara central debajo ”(Jobbova et al., 2018)) . La sub torre de la Estructura 1 se derrumbó cuando se retiraron los escombros de la Estructura 1 en 1959, pero su restauración muestra una pequeña puerta en el lado sur para acceder a su techo. En la latitud de Dzibilchaltún, el cenit del sol en el solsticio de primavera se asocia tradicionalmente con el inicio del ciclo de siembra y la temporada de lluvias.

El monitoreo de la repetición de eventos naturales se asoció con las deidades "creadas por la mente" antes mencionadas, los dueños de las estaciones y la subsistencia de las personas. El carácter de las ceremonias, dirigidas por sacerdotes-chamanes bajo los auspicios de los señores del reino, estaban dedicadas al todopoderoso dios de la lluvia Cha'ak, solo superado en el panteón por K'inich Ahau, el dios del sol. ¿Se concibió el Templo del Sol alegóricamente como el “ancla” del sol con ceremonias y rituales asociados tradicionalmente con la siembra de la tierra? Más probable.

Y también lo fueron las siete muñecas, que fueron "plantadas" ritualmente por sacerdotes-chamanes en un conducto de un metro de profundidad, excavado en el piso en el centro del altar del templo. La representación de Bates Littlehales (1959, en Andrews, 1980) representa la recreación de la ceremonia de las siete muñecas que tuvo lugar durante el período decadente. Fase de Chechem (1200-1500). El registro climático de Yucatán muestra que esta ceremonia se llevó a cabo dentro del marco de tiempo de sequías recurrentes.

¿Qué se esperaba de los rituales asociados con las siete estatuillas toscamente hechas? No lo sabemos y es posible que nunca lo sepamos. Los arqueólogos describieron las figurillas como mostrando deformidades físicas. Andrews comenta: “Ninguno de nosotros había visto nunca algo como ellos & # 8230, solo podemos adivinar su significado. Quizás estos pequeños ídolos encarnaban las fórmulas de los sacerdotes mayas para curar enfermedades ”(1980). Es de destacar el hecho de que su número, siete, los coloca en el centro del mundo espiritual de la cultura, en la intersección de las cuatro direcciones cardinales, junto con el cenit, el nadir y la posición de las figurillas, que se cree que es el centro. del universo de la comunidad. Las seis figuras femeninas y una masculina muestran genitales de gran tamaño (el macho sostiene un miembro erecto desproporcionado). Son un símbolo de los poderes reproductivos esparcidos por el sol, maestro de la naturaleza, un ritual que se encuentra en muchas culturas antiguas.

La disparidad de género, sin embargo, es desconcertante y lleva a la pregunta: ¿por qué seis mujeres y un hombre? ¿Por qué no cuatro y tres, u otra mezcla? Dado que no hay una respuesta satisfactoria de los eruditos, el siguiente paso fue preguntar a los chamanes locales respetados (hola) si tuvieran alguna opinión sobre la disparidad de género. Uno comentó, "un macho y varias hembras en edad de reproducción asegurarían la supervivencia del grupo, mientras que, a la inversa, una hembra entre cualquier número de machos justificaría su extinción" (2020). Una observación severa que puede basarse en la supervivencia del pasado perdido de nuestra especie.

Las figurillas no se diferencian de las que hacen los niños, sin embargo, no son "muñecos". Andrews señala que "el conducto tubular en el fondo del cual fueron enterrados" psico-conducto ", como lo llamamos, no estaba sellado, sino que se dejó abierto para, suponemos, permitir que estos espíritus de la tumba comuniquen sus misteriosos poderes al mundo humano. arriba ”(1959: 107-108). Situadas en el corazón mismo del templo, las figurillas pueden haber sido los guardianes del portal del "otro mundo", el lugar donde la vida eterna se eleva sobre la muerte.

Los rituales de dispersión coincidieron con el estrés climático durante los períodos de disminución de la lluvia o sequía. ¿Existe una correlación entre estos rituales ancestrales y las figurillas? Probablemente, porque no hay otra razón para que los sacerdotes-chamanes literalmente "planten" estas estatuillas deformadas y toscamente hechas debajo del piso del altar del templo. Su asociación con la naturaleza está simbólicamente vinculada con las raíces de las plantas, sinónimo de las raíces de la vida, ya que las figurillas se hicieron para que nunca se vieran. Además, los agricultores todavía practicaban la dispersión de semillas humanas a fines del siglo XIX en algunas partes de las Américas. Se creía que reafirmaba periódicamente una ley común del "derecho de sangre" para las granjas heredadas de los antepasados, en contraposición al "derecho a la tierra" reclamado por los invasores.

Los datos arqueológicos reportados en Science (2018), muestran fases repetidas de sequía en el registro paleoclimático de sedimentos en el lago Chinchancanab en la península de Yucatán. Durante el período Clásico Maya (600-900), “& # 8230 la lluvia anual disminuyó entre 41% y 54%, con intervalos de hasta 70% de reducción de lluvia durante las condiciones pico de sequía” (Evans et al, 362: 498-501). Además, Metcalf y Davis, en Science & amp Public Policy Institute (SPPI, 2012), informaron que “las condiciones secas, probablemente las más secas del Holoceno, se registran durante el período 700-1200” (2007). Los eventos naturales catastróficos, y las sequías en particular, fueron atribuidos a las acciones de deidades malévolas que castigaban a los miembros del sacerdocio y la nobleza, quienes en ocasiones fueron derrocados como agentes fallidos por su falta de devoción. “Los rituales de plantar y pedir lluvia son una forma muy común en la que las comunidades humanas pasadas y presentes se han enfrentado al riesgo de sequía en una variedad de entornos en todo el mundo” (Jobbova et al, 2018).

Tanto Mérida como Dzibilchaltún se encuentran dentro del cráter Chicxulub creado por el impacto del asteroide que golpeó la tierra dentro del marco de tiempo Cretácico-Paleógeno (K-Pg) (66MYA), y provocó el evento de extinción de la megafauna. La cadena de cenotes o sumideros, en esta parte de la península se agrupa fuera del círculo de la zona de impacto de 93 millas, con un número mucho menor en el interior. En las sociedades agrarias antiguas, los cuerpos de agua, además de ser vitales para la vida, estaban en el centro de sus creencias y rituales religiosos porque se entendía que el agua era la esencia de todas las formas de vida. Cenote Xlacah, ("ciudad vieja" en yucateco) es un importante sumidero superficial en Dzibilchaltún. Fue fundamental para la vida de la ciudad y sus comunidades vecinas, dada la falta de ríos en el norte de Yucatán y dentro del cráter Chicxulub en particular. El área de superficie de Xlacah es más grande (328 pies x 657 pies) que el Pozo Sagrado en Chichén Itzá (164 & # 215200 pies x 65 pies de profundidad).

También es mucho más profundo, a 144 pies. Sin embargo, sus aguas superficiales están a menos de diez pies por debajo del borde. Los rituales asociados con Xlacah eran complementarios a los que se llevaban a cabo en el Templo de las Siete Muñecas y su contraparte occidental, la Estr. 66. los cenoteSe percibía que las aguas y sus deidades asociadas complementaban y equilibraban el predominio de cada templo, el del sol y la luna. Después de todo, Xlacah era el hogar de Cha'ak (God.B, Shellhass, 1904), el poderoso dios de las tormentas, los relámpagos y la lluvia vivificante.

Dentro de este contexto mitológico, Xlacah fue percibido como el ancla de la permanencia y persistencia de la vida, mediador de la dicotomía naturaleza-cultura que se encuentra en las creencias de las sociedades antiguas. Además de Xlacah, se encontraron más de “noventa y cinco pozos artificiales en el área poblada de más de veinte millas cuadradas de Dzibilchaltún” (Kurjack, 1974). En su mayoría eran hoyos cavados a mano, ya que el nivel freático está a unos pocos pies por debajo de la superficie. Sin embargo, a diferencia de los pozos pequeños, los cenotes grandes se reponen mediante la circulación de agua subterránea y se limpian con bancos de peces diminutos y plantas acuáticas. Ubicado en la esquina suroeste de la Plaza Central, Xlacah representa, en el informe Coggins "& # 8230 el sur y abajo, o la entrada y salida de las aguas del inframundo" (1983: 49-23). En su parte inferior, el piso de Xlacah se inclina bruscamente hacia abajo y luego se nivela, continuando a una distancia desconocida en la oscuridad total.

los cenote fue el centro de los rituales, como lo atestiguan más de 3.000 vasijas de cerámica y agua rotas que se encuentran en su fondo, junto con porciones de al menos ocho esqueletos humanos y huesos de animales. Sus aguas se utilizaban tanto para las necesidades diarias como para los rituales que no implicaban sacrificios humanos o animales. Los pocos restos humanos encontrados, por lo tanto, probablemente se debieron a personas que se ahogaron mientras recogían agua. Superficie y subterráneo cenotes son espejos de dos mundos, entendido como el hogar de Cha'ak "patrón de la agricultura y uno de los dioses más antiguos adorados continuamente de la antigua Mesoamérica" ​​(Miller + Taube, 1993). “Xlacah representa el centro del universo agrario de Dzibilchaltún, su eje fundamental” (Lothrop, 1952; Tozzer, 1957). El poderoso dios de la lluvia, el relámpago y el trueno era el amo de la vida y el miedo, porque si la lluvia cayera, la cosecha de maíz que da vida (maíz-Zea mays subsp.) se marchitaría y conduciría al hambre, los conflictos y la muerte. Los mayas tienen una profunda reverencia por el maíz porque, en su mitología, los dioses lo crearon a partir de masa de maíz. Por lo tanto, no es solo su principal alimento básico y sustento diario, sino que está asociado con su propia existencia, su alma.

La calzada de media milla.1 corre en línea recta desde la plaza central de la ciudad hasta el Templo de las Siete Muñecas. Ciento cuarenta y tres pies al oeste de la Estructura 1 hay tres estructuras con dos habitaciones cada una, construidas a horcajadas sobre la calzada, que controlaban el acceso al templo, junto con un alto muro defensivo de piedra en el frente (ahora desaparecido). El acceso estaba limitado a través de dos pasillos estrechos, entre el par central de habitaciones, un recordatorio de la santidad del templo. Cuatrocientos cuarenta y cinco pies al oeste del muro defensivo estaba la Estructura 12 (Estructura 12), una plataforma cuadrangular de cuatro escaleras / seis escalones con un monolito de piedra caliza de once pies de alto, Estela.3. Estaba cubierto de estuco y pintado con figuras del panteón maya, ahora perdido en el tiempo. It is one of about thirty such monuments on the site and squarely faces the west side door of the Temple of the Seven Dolls. Its position relative to the temple, however, indicates that it was most probably used as a sighting device reciprocal to those of Str.1-sub for the observation of heavenly bodies. Of interest is the fact that, from an allegorical standpoint, structures were important but no more so than the play of light and shadows at dedicated times, such as at solstices and equinoxes. Following the path of the sun, the shadows had the same ritual value as that of structures or select natural landmarks.

Architecturally similar to Str.1-sub, Str.66 is radially symmetrical and is located at the western end of sacbe.2. However, it has not been restored, hence the limited information on both structure and remains. The similarity with the Seven Dolls complex, however, is striking and extends to Str.63 with a four-stairway/six-steps quadrangular platform and an eleven-foot limestone monolith, Stela.21, located 145 feet east of Str.66’s plaza, and built squarely on sacbe.2. Like Stela.3 to the east, Stela.21 was covered with stucco and painted with figures of the Maya pantheon, now lost to time. Andrews refers to Str.66 as “a mirror image of the Seven Dolls group” (1961), dedicated to the moon, counterpart to Str.1-sub, which was dedicated to the sun. Like the Temple of the Seven Dolls, it also had its access restricted by Str.64 and Str.65 which were built across its plaza.

The first sanctuaries were built for deities, mediators between an unmanageable nature and humankind, to persuade them through prayers and sacrifices to provide or facilitate food. From early human history, daily sustenance was an enduring concern. Dependence on the vagaries of the Yucatán’s seasons, climate, and the “mood of the gods,” kept communities in constant dread. Natural events such as, flood, drought, or insect plagues, brought constant fear, anxiety, and hunger. It is not surprising then that communities sought solace and help from their shamans, the needed go-betweens to commune with the overbearing deities of nature, to help people carry their unpredictable burdens.

Yucatec farmers (milperos) today tend their corn fields (milpas), with the utmost devotion. After planting in early spring, a ch’a-chaak ceremony takes place in the fields. The ceremony is related to the ancient god Cha’ak, and is integral to the seeding process before the first rains. It is conducted by h’men (a term that means “he who makes”) and their apprentices (idzat), together with the milpa owner, other farmers and community leaders. All pray to the ancient gods and their associated Christian deities on a field altar that answers to ancestral rituals for its set up, with gifts of plants and fruits from the land. Young boys crouch at each corner of the altar and mimic the croak of frogs calling for rain. As in the past, the h’men’s rain-beckoning rituals are a common way to pray for the blessed rain for fear that it may be withheld or delayed by malevolent forces.

For centuries, ancient gods and deities were the heartbeat of this great city and helped people cope with environmental stress such as drought, locusts, hurricanes, and other natural events. As is the case for all rituals and prayers, they helped people contend with an inherently unpredictable nature. The shadows of centuries inexorably blurred gods and deities, but below Str.1-sub altar, undisturbed by time and events, the Seven Dolls kept their relentless watch over Dzibilchaltún.

Photos/Drawings Captions and Credits:

  1. 12 and Stela.3 – ©georgefery.com
  2. Map of Dzibilchaltun – ©Andrews-MARI
  3. Temple of the Seven Dolls – ©georgefery.com
  4. The Dolls Cache.3 – ©Andrews-MARI
  5. The Seven Dolls – ©Andrews-MARI
  6. Dolls Burial, Reenactment – ©Andrews-MARI
  7. Cenote Xlacah – ©georgefery.com
  8. The Seven Dolls Complex – ©Edward B. Kurjack

Edward B. Kurjack, 1974 – Prehistoric Lowland Maya Community and Social Organization, A Case Study at Dzibilchaltun, Yucatan, Mexico and,
Willis Andrews.IV and E.W.Andrews.V, 1980 – Excavations at Dzibilchaltun, Yucatan, Mexico and,
Clemency Coggins, 1983 – The Stucco Decoration and Architectural Assemblage of Structure-1.sub, Dzibilchaltun, Yucatan, Mexico.
MARI-Middle American Research Institute, Tulane University, New Orleans, LA
Orlando Josué Casares Contreras, 2001 – Una Revisión Arqueoastronómica a la Estructura 1-Sub de Dzilbilchaltún, Yucatán – Universidad Autónoma de Yucatán, Merida.
Eva Jobbova, Christophe Helkme + Andrew Bevan, 2018 – Ritual Responses to Drought: An Examination of Ritual Expressions in Classic Maya Written Sources – Human Ecology
Mary Miller & Karl Taube,1993 – The Gods and Symbols of Ancient Mexico and the Maya
Evans et al, 362:498-501). Science (2018)
In 1995, Hodell, Curtis and Brenner published a paleoclimate record from Lake Chichancanab on the Yucatán Peninsula that showed an intense, protracted drought occurred in the 9th century AD and coincided with the Classic Maya collapse

Freelance writer, researcher and photographer, Georges Fery (georgefery.com) addresses topics, from history, culture, and beliefs to daily living of ancient and today’s communities of Mesoamerica and the Americas.
The author is a fellow of the Institute of Maya Studies instituteofmayastudies.org Miami, FL and The Royal Geographical Society, London, U.K. rgs.org. As well as member in good standing of the Maya Exploration Center, Austin, TX mayaexploration.org, the Archaeological Institute of America, Boston, MA archaeological.org and the NFAA-Non Fiction Authors Association nonfictionauthrosassociation.com.
Georges’ stories open windows for readers on the history of the ancient Maya, Aztecs, Easter Island and other cultures of the Americas. The articles are published online at travelthruhistory.com, ancient-origins.net and popular-archaeology.com, in the quarterly magazine Ancient American (ancientamerican.com), as well as in the U.K. at mexicolore.co.uk.
Contact: Georges Fery, 5200 Keller Springs Road, Apt. 1511, Dallas, Texas 75248 (786) 501 9692 [email protected] and [email protected]

More Stories About Yucatan Pyramids:

Looking for a Mexico Tour?
Sacred Pyramid Tour of Mexico

October 7 – 17, 2021
Hosted by Cliff Dunning of Earth Ancients
Offered by Body Mind Spirit Journeys


Dzibilchaltún

Dzibilchaltún, an important and long-occupied Maya archaeological zone and site located 10 miles north of Mérida, Yucatán. Dzibilchaltún and nearby sites such as Komchen were populated as early as 800 bce The earliest occupants of northern Yucatán lived in small farming villages, and by around 500 bce there is good evidence for formally arranged, public buildings located near town centers. During the Late Formative period (c. 300 bce–250 ce) the people of the Dzibilchaltún region were increasingly engaged in long-distance trade, and the production of salt may have provided them with a valuable resource for that trade. Ceramic and architectural similarities with Late Formative sites on the east coast of Yucatán (e.g., Cuello and Cerros) suggest maritime contacts.

During the period between 250 and 700, Dzibilchaltún and the surrounding area were sparsely populated for reasons that remain poorly understood. By 700, however, the site of Dzibilchaltún experienced rapid growth, becoming one of the largest centers in the Yucatán peninsula. An area covering 7.6 square miles with over 8,000 structures was occupied between 700 and 1000 population may have reached 25,000 or more at this time. Early in this period there are architectural similarities with Early Classic sites in the southern lowland (e.g., Uaxactun) because Dzibilchaltún architects revived an earlier style. There are also similarities with contemporary western Maya sites like Palenque. By around 830, the Puuc architectural style came to dominate Dzibilchaltún, and structures had veneer facings with geometric mosaics and three-dimensional masks.

By around 1000, Dzibilchaltún had lost its dominant position in the area and there was strong influence from Chichén Itzá to the east. The resident population of Dzibilchaltún declined dramatically, and the site appears to have become a ceremonial center in the Late Postclassic period (c. 1200–1540).

Today, many ruins of Dzibilchaltún have been rebuilt or restored, and the site is visited regularly by tourists year-round due to its close proximity to the urban center of Mérida. Tourism is especially busy for the Spring and Fall equinox visitors flock to witness the sun align and shine directly through the doorways of the Temple of the Seven Dolls for the equinox only. Also at Dzibilchaltún one can visit the highly regarded Museo de Pueblo Maya.


Exhibition rooms

The permanent exhibition covers from pre-Hispanic times to the twentieth century. The cultural development of the Mayan people, their continuity and transcendence in fields such as arts, architecture, language, dress, religion, social customs, economic processes, sciences and techniques, are disseminated.

The collection is made up of archaeological, historical and ethnographic materials, with objects of daily and ritual use, such as ceramics, carved stone, stelae, civil, and religious sculptures, textiles and clothing.

The garden

The pergola of the Monoliths where pre-Hispanic monolithic sculptures of Yucatan, Campeche, and Quintana Roo are exhibited on the side of a path that runs through a garden of native plants.

The Maya Archeology Room

The Mayan Archeology Room in the Dzibilchaltun Museum

Dedicated to the pre-Hispanic era, exhibits ceramic and architectural elements from Chiapas, Campeche and Yucatan itself arranged to illustrate themes such as the Mayan concept of the universe, the emergence of man, the relationship between man and nature, the gods, social stratification, painting, writing, specialization in work and the account of time.

The History Room

History Room in the Dzibilchaltun Museum

A special space is dedicated to the Archeology of Dzibilchaltun, to the Contact and Conquest of the Mayan People and the formation of the Yucatecan identity.

The Solar Maya

An annexed area in which a typical dwelling of the Mayan rural area was built, elaborated using techniques, materials and traditional labor.


Sitios Arqueológicos Mayas - Yucatán: Dzibilchaltún · Chichén Itzá · Mayapán · Xcambó · Uxmal (Spanish Edition) (Book)

Numerous educational institutions recommend us, including Oxford University and University of Missouri. Our publication has been reviewed for educational use by Common Sense Education, Internet Scout, Merlot II, OER Commons and School Library Journal. Please note that some of these recommendations are listed under our old name, Ancient History Encyclopedia.

World History Encyclopedia Foundation is a non-profit organization registered in Canada.
Ancient History Encyclopedia Limited is a non-profit company registered in the United Kingdom.

Some Rights Reserved (2009-2021) under Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike license unless otherwise noted.


DZIBILCHATUN


-----


"Sixty-five million years ago a giant, six-mile wide extinction-level object crossed into the Earth's atmosphere at an incredible high rate of speed. So huge was the object that rather than burn up or disintegrate as it raced toward the Earth's surface it basically held together with no more than a little shedding and dissipation of heat. Within seconds of entering the Earth's thickening lower atmosphere it slammed into a shallow sea in what is now the north coast of the Yucatan, Mexico with a force comparable to 100 million megatons of TNT. The resulting impact created a crater 112 miles across and a tsunami wave two thousand feet high that swept as far north inland as the middle of present day Texas. The results of the impact caused the demise of entire species, including, it is said, the dinosaurs. Ground zero for the asteroid is pretty much considered now days to be centered near the small Yucatan city of Chicxulub."

Starting 56 miles west of the coastal community of Chicxulub and following in a circular half-circumference inland directly along the crater's outer ring until it turns north and touches the coast again 56 miles east of Chicxulub, are hundreds and hundreds of cenotes, but very few inside of the ring. So too, even though quite a number of small archaeological sites indicating the presence of casual or regular human habitation exists throughout the general northwest region, there are really only two so called first-ranked sites and five second-ranked sites located within the Chicxulub impact basin, of which one is the Maya city of Dzibilchaltun, located about 10 miles from present day Merida with the other being the last Mayan capitol following the fall of Chichen Itza, Mayapan, which sits roughly 10 miles inside the southwestern portion of the ring.

Immediately outside the crater basin rim there is one first-ranked site, Uxmal, and six second-ranked sites with Oxkintok sitting right on top of the rim. Because of that sitting right on the rim, Oxkintok played a huge role in my life as found in The Maya Shaman and Chicxulub, of which from the above opening quote is found.

Ese huge role in my life occurred lots of years before this trip, actually not long after I graduated from high school. On that trip I was traveling throughout Mexico with a high school buddy, the two of us eventually having made it as far south as the Yucatan on our way to Chichen Itza. Well before reaching Chichen Itza, but after we had visited a half dozen or so ruins leading up to Oxkintok, we ended somewhat south of Mayapan and had to turn north to get there. Two or three miles outside and south of Mayapan I was overcome by an all engulfing, continuous series of clear-to-my-bones cold chills rippling across my body, the abeyance of which really did not subside as much as they slowly melded into mild convulsions similar to dry-heaves then fading into a general lasting malaise all the time I was there, re the following:

"We had selected an isolated spot along the road in the middle of nowhere to stop and prepare our evening meal and crash for the night. The weather, as it had been most of the time since leaving the highlands of Mexico City, was and remained, extremely hot and muggy. After eating and cleaning up, my buddy climbed on the top of the truck to try and catch a few Z's and at least some sort of a breeze while he slept. In the meantime, not being able to sleep myself, with no real artificial light nearby or any being produced around the horizon polluting the night sky, I pulled my telescope out of its box and, turning on the headlights for a few minutes so I could see, proceeded to set it up. Then, before shutting off the lights, looked at my circular sky chart I invariably carried with me in those days to find the best time to view M31, otherwise known as the Andromeda Galaxy."

On this trip I decided to make an attempt to find the location of the spot, so identified above, that my buddy and I stopped for the night. Needless to say, in the short time I had allotted myself together with the number of years that had elapsed transforming the local geography since my initial visit, I was unable to really locate the exact same spot along the road toward Chichen Itza.

After traveling some distance eastward on the highway, and with a lack of recognizable or familiar landmarks or signs showing up as to the location I was seeking, as well as running out of time, I decided to make a U-turn and head back. On that return portion, set back in a small foliage free dirt turn-off along the side of the road I saw what looked to be a rather old, dilapidated and weather beaten three-sided open at the front roadside vendor's stand, basically put together out of sticks, a stand that I'm sure I hadn't seen on the way east. Since nothing had been along the road for miles in either direction I decided to pull over and see what the vendor had to offer.

Although she didn't move nor talk much, the proprietor as such appeared to be a little old lady assisted by a more animated young girl around six years of age with long, unkempt, to the small of her back straight black hair, wearing a simple even with her knees one piece button-back dress and a pair of black, dusty, one-strap Mary Jane flats two sizes too big --- a pair I'm sure she just slipped on as I drove up. The old lady sat there in the shade, eyes closed, hunched over holding a bark-free stick straight up and down by her side that was longer from well above her grip to the ground. After I pulled an orange colored Jarritos out of a bucket of water sitting in the shade the girl came around to the front of the table, popped the lid off and started to assist me looking at the various offers on the table.

Seeing nothing specific of interest I paid for my drink and started to leave when the old lady spoke to the the girl in Spanish to have her show me the contents of a little hand-weaved box on the table. Inside, after removing the lid, was a smooth rock about the same size as a chicken egg that looked all the same as almost any other rock. The old woman stood up slowly walking across the cleared ground the lean-to was on toward the thick foliage behind the structure. She slightly turned her head speaking Spanish to the girl as I was dumping the rock in my hand. As I did a small crumpled piece of paper under the rock fell to the ground. As I was reaching for the paper, which had something in Spanish scribbled on it and a line drawing that looked like a comet, the girl said the woman said I should recognize the rock as a piece of a meteor.

I turned as quickly as I could to catch the old lady, instantly reaching the edge of the foliage and the point where I was sure she had entered. However, the foliage was so tangled, thick, and briar-like in most places it was impossible for passage any distance anywhere along its edge. When I turned back to the lean-to, except for a pair of black, dusty, one-strap Mary Jane flats two sizes too big on the ground in the dirt in front of the empty counter, the girl was gone as well.

Finished with both Oxkintok and the search for the camping spot I returned to Merida, taking a flight to Guatemala City and from there to Tikal. In Guatemala City customs had me open my bag. Seeing the little weaved box I was asked if there was any food or live insects in it. When I said no only a rock, the man wanted me to open it. Removing the lid and tipping it toward him he wanted to know what I meant by a rock. Inside, instead of a rock, was a Barlow lens that belonged to my telescope I lost on my first trip to the Yucatan years ago just out of high school, a Barlow lens far from being a rock but instead, a small telescopic device designed to multiply a telescopes power. Basically I shrugged my shoulders suggesting I was just as much in the dark as he was. He handed the box and lens back just letting it go at that.


TYPICAL EXAMPLE OF A BARLOW LENS

The thing is, in The Maya Shaman and Chicxulub, in regards to the location of the original 1960's camping spot I was seeking to relocate in conjunction with this trip, when my buddy and I were leaving the site I packed up my telescope after having used it the night before, but was unable to locate the Barlow lens. After some rather intensive searching around trying to find it I just let it go at that, writing in the Chicxulub page, "After boxing up the telescope, finding all the pieces but the Barlow lens, we headed out." How the lens ended up in the box in customs so many years later, other than speculation on my part, is just something I am unable to answer.

Regarding the small crumpled piece of paper under the rock that fell to the ground back at the roadside stand and of which I retained, written in Spanish and of which the young girl was unable to read, but customs man could and did, translated thus:

"Why look up there when you are standing where other worlds came to ours?"

As to the above mentioned Maya city of Dzibilchaltun, I had been around and close to it on a number of occasions, but was never able to work out going there specifically, especially associated with the Spring Equinox, until one day I made an actual concerted effort to do so. It seems that I had included any number of Maya sites, ruins, and temples in my repertoire of travels wrapped around Spring Equinoxes and such --- and of which doing so, as almost anybody can figure out, makes it very difficult to include more than one site on any given equinox. However, as the quote below attests, I made a specific effort to be in Dzibilchaltun on a planned trip to Tikal completely designing my timing around being there for the equinox.

"The first half of my plan was to eliminate any long distant ground transportation when I left the U.S., going as quickly and as efficiently as possible to Tikal after a slight detour flying into the Yucatan Peninsula city of Merida in order to be at the Temple of the Seven Dolls in Dzibilchaltun at the moment of the Spring Equinox."

As mentioned, with the Seven Dolls equinox having passed, I took a flight from Merida into Guatemala City then from there to Tikal. It was only after I reached Tikal that I truly switched to ground transportation. From Tikal I made my way to Carmalita then in a circular route hiked through the jungle four or five days to the Maya ruins of El Mirador and a handful of other Maya sites both to and from. After returning to Carmalita I dropped down to Flores - Santa Elena headed toward the Guatemala Belize border, using the only real basic available options, junk-pile dilapidated former U.S. school buses, crammed from one end to the other with people, chickens, and one gallon plastic jugs filled with kerosene. At Melchor de Mencos I walked across the border into Benque Viejo del Carmen and took a bus to San Ignacio returning at my own pace to Belize City and home. My own pace however, was impacted by a variety of high profile events from ancient asteroids to Maya shamans, all of which, for those who may be so interested, are pretty much covered in Travels in the Yucatan.

Below is a series of photos related to the Spring Equinox and the Temple of the Seven Dolls located in the Maya archaeological site of Dzibilchaltun, so named as the Temple of the Seven Dolls because of the seven figures as shown at the top of the page that were found inside the temple during excavation.









(for the very moment of the sunrise please click image)





The Temple of the Seven Dolls as we see it today was discovered basically intact after archaeologists found it buried under a much larger temple. The buried temple, the Temple of the Seven Dolls as it has come to be called when seven ritual like clay figurine "dolls" were found within the structure, after careful evaluation, was determined to be the more important of the two structures because as the scientists studied the temple more closely it's layout seemed to suggest it was actually designed so it could and would mark the equinoxes, a highly significant measurement of time and a major coup for the Maya considering it's early age.


TEMPLE BUILDING IS BUILT IN A SQUARE WITH FOUR MATCHING SIDES
EACH WALL FACES DIRECTLY TOWARD A DIFFERENT CARDINAL POINT

The temple building itself is built dimensionally in a square and sits atop a much wider two terrace-high stepped square platform with each one of the four sides of the building facing toward one of the cardinal points. However, for reasons unknown, unlike the building that sits atop them, neither the platform nor the stairs are aligned with the cardinal points. To show how the early Maya architects struggled with their problem to capture the equinox in a permanent building like structure, the north-south axial line of the platform runs about 4 degrees east of true north, hence, for the building's four walls to face directly toward the cardinal points the floor plan had to be built on an angle relative to the platform. If you take notice of the architectural drawing below showing a top view of the temple building, the platform, as visually presented and taking the top of the computer screen as being north, it is tipped at 4 degrees.


THE GRAPHIC ABOVE SHOWS THE WEST FACING WALL. IF YOU WERE STANDING FACING THE WALL AS YOU ARE LOOKING
AT IT NOW, WEST WOULD BE BEHIND YOU WHILE EAST WOULD BE DIRECTLY THROUGH THE DOOR AND THE SKY BEYOND

NORTH

SOUTH

In the drawing you can see how the temple is placed on the platform with each of the four flat walls and each of the four door openings separately facing toward one of the cardinal points. At the top of the drawing the door and the wall of the temple faces due north while the wall and the door opening on the bottom faces due south. The door opening on the right faces the rising sun due east. On the equinox the light shines right straight through the building, including the two inner structure's door openings, directly toward the west falling onto the stelae some distance west of the temple. A close examination and comparison of both the photo of the temple and the architectural drawing below you can see in the photo that the temple is not aligned with the stairs nor are the doors aligned with the stone architectural features directly below them. The drawing shows the misalignment quite clearly. So said, the Maya, after no doubt a whole lot of frustration and hard work, were still able to get the whole thing to function properly, something they could only check and fix twice a year.

"The equinoxes are often mentioned in tandem with the solstices, apparently because, for many Western-minded modern people sharing superficial but evidently ethnocentric astronomical notions, they represent the only significant moments of the tropical year. Nobody seems to care that, while the solstices are marked by easily perceivable extremes of the Sun's annual path along the horizon, the equinoxes are not directly observable and can only be determined with relatively sophisticated methods."

ANCIENT COSMOLOGIES AND MODERN PROPHETS

In reference to the above quote, people go on-and-on about the greatness of Stonehenge and it's design being able to mark the summer solstice. However, it you take in consideration the above quote and the difference of sophistication required between measuring solstices and equinoxes, the Mayan usually come out the short end of the stick when it comes to their accomplishments.[1]

TRAVELS IN THE YUCATAN
ASTEROIDS, SHAMANS, AND THE HIDDEN MAGIC OF MAYA TEMPLES


ALTUN HA'S SACRIFICIAL ALTAR AND THE CHICXULUB IMPACT
(please click image)


To get to Dzibilchaltun ruins most everyone is coming from the Merida area. These ruins are off the Merida-Progresso Highway (261). Take the exit on your right to Dzibilchaltun and go approximately 3 kilometers. The last turn is not well marked. Look for an entrance to your right after the small the town. At the end of this road is a parking lot. Parking is 20 pesos.

How to take public transportation to Dzibilchaltun ruins

If you are in Merida you can catch a colectivo taxi from Calle 58 between 59 and 57 in the center.

Have you been to Dzibilchaltun Mayan ruins? What did you think? Let us know in the comments below. We would love to hear from you.


Ver el vídeo: DZIBILCHALTUN YUCATAN MEXICO (Enero 2022).