Podcasts de historia

Collar de ámbar griego arcaico

Collar de ámbar griego arcaico


Collar de ámbar griego arcaico - Historia

El ámbar fue uno de los primeros artículos del comercio de larga distancia. Era ligera y de características únicas que hacían que valiera la pena transportarla desde el lugar donde abundaba, la zona del Mar Báltico, a lugares como el litoral mediterráneo donde no estaba. En algunos lugares, como Samland, en el sureste del Báltico, el ámbar llega a la playa en grandes cantidades. En la antigüedad, la gente de esas áreas se sorprendía de que alguien les pagara por algo que parecía estar disponible en cantidades ilimitadas. Pero para las personas fuera de esas áreas, el ámbar era una belleza como ninguna otra sustancia. Podría usarse como una joya para la decoración, pero era ligero y cálido a diferencia de las piedras preciosas. Sus otras características también eran inusuales. Podría prenderle fuego y quemarse con el aroma de la madera de pino. En un momento de la historia, las palabras germánicas para ámbar se referían a esta característica. Fue llamado bernstein (piedra quemada).

El griego Tales de Mileto, descubierto alrededor del 600 a.C. ese ámbar cuando se frota con un paño de lana atrae pequeños trozos de cosas como la paja. La palabra árabe para ámbar significa literalmente ladrón de paja. La palabra griega para ámbar se convirtió en la palabra para fenómenos eléctricos estáticos. La palabra inglesa ámbar, sorprendentemente deriva de una palabra árabe para ballena anbar por medio del latín tardío y el francés. Es la misma fuente que para el ámbar gris (ámbar gris), otro producto marino que se encuentra varado en las playas.

La ruta para el comercio del ámbar fue a lo largo del río Vístula a través de Alemania hasta el valle del río Po en lo que hoy es el norte de Italia. En el mundo antiguo había confusión sobre la fuente del ámbar. Se afirmó que la fuente estaba a lo largo del río Eridanus, que se identificó con el río Padua, ahora se llama río Po. Por supuesto, en cierto sentido, el río Po, que es el término de la ruta comercial del ámbar, fue la fuente del ámbar para el mundo mediterráneo. Pero la verdadera fuente era lo suficientemente conocida como para que el emperador Nerón pudiera enviar un emisario al Báltico para comprar un gran suministro para ser utilizado en decoraciones imperiales.

La literatura del mundo antiguo contiene una serie de fantasiosas especulaciones sobre la naturaleza del ámbar. Sófocles afirmó que el ámbar eran las lágrimas de una especie de pájaro en la India que lloró por la trágica muerte del griego Meleagro, uno de los argonautas que fue asesinado por su propia madre. Otro griego, Demostatus, afirmó que el ámbar era la orina de los linces. Pero incluso en la antigüedad hubo quienes afirmaron correctamente que el ámbar era una forma de savia de árbol. El ámbar es tan ligero que apenas se hunde en el agua de mar tranquila, el agua turbulenta evita que el ámbar se hunda hasta que es arrojado a la playa.

Aproximadamente en esta época se supo que, además de ser arrastrado a la orilla del mar, el ámbar se podía encontrar enterrado profundamente en un estrato particular de suelo conocido como marga azul. Marga azul no es realmente azul, es negro o gris-negro. Esta aparente naturaleza mineral del ámbar llevó a otros completamente fuera de pista que afirmaron que el ámbar era un mineral como el petróleo (aceite de roca) y que el ámbar era simplemente petróleo solidificado.

Las inclusiones de insectos y material vegetal en el ámbar dificultaban atribuir su origen a cualquier lugar que no fuera un bosque. En el siglo XVIII, los naturalistas concluyeron que los extraños materiales del carbón, el petróleo y el ámbar eran de origen orgánico y vegetativo. En 1757, el gran científico ruso Mikhail Lomonosov proclamó públicamente que el ámbar no podía ser otra cosa que la resina de un árbol.

En el siglo I d.C., el escritor romano Tácito comentó que la gente del área del ámbar todavía estaba desconcertada por los forasteros que les ofrecían cualquier cosa por ámbar. Dice, "con asombro aceptan la paga ofrecida". En el siglo XIII, mucho cambió con respecto al ámbar. La mayor parte de Europa era cristiana en ese momento y el ámbar tenía una demanda de rosarios. Los Caballeros Teutónicos regresaron de las Cruzadas y conquistaron un reino al este del Báltico. Los Caballeros adquirieron las ricas playas de ámbar y declararon su monopolio sobre la recolección de ámbar en las playas de Samland. Su monopolio se hizo cumplir brutalmente. Cualquier persona sorprendida recolectando en las playas o en posesión de ámbar fue ahorcada de inmediato.

La Orden de los Caballeros Teutónicos mantuvo el control del comercio del ámbar en el sureste del Báltico durante los años 1400 y 1500. Se mantuvieron registros y en 1551 un Andreas Aurifaber expresó curiosamente la cifra del rendimiento anual medio en forma de

Dado que el comercio del ámbar se basaba en la demanda de cuentas para rosarios, la Reforma Prostestant devastó el comercio del ámbar del sureste del Báltico. Los luteranos no usaban rosarios y los católicos del sur y este de Europa no compraban rosarios a los herejes luteranos. La Orden de los Caballeros Teutónicos transfirió el control del comercio del ámbar a una familia de comerciantes en Dantzig en 1533, los Koehn von Jaski. Esta familia descubrió que el comercio del ámbar podría resucitar vendiendo cuentas de ámbar a los musulmanes del Cercano Oriente. Fue durante este período que los comerciantes armenios se hicieron importantes en el comercio del ámbar.

En 1642, Frederick William, el gran elector de Prusia, compró los derechos del comercio del ámbar a la familia Koehn von Jaski. El gobierno prusiano prohibió a las personas recolectar ámbar en las playas o incluso caminar por las playas. Los pescadores que por la necesidad de su ocupación tenían que estar en áreas donde se podía encontrar ámbar tenían que hacer un Juramento de Ámbar que los obligaba a informar a las autoridades de cualquier contrabando de ámbar que pudieran presenciar.

Aunque el gobierno prusiano tenía el monopolio del comercio del ámbar, no se garantizaba una ganancia. Era caro mantener el sistema de control necesario para proteger el monopolio. La mayoría de las veces, el gobierno prusiano experimentó pérdidas en lugar de ganancias de su monopolio ámbar. En 1811, el gobierno prusiano lo abandonó perdiendo el monopolio y permitió a particulares, por una tarifa, desarrollar la recolección y comercialización del ámbar.

La cosecha natural de ámbar fue a veces bastante sustancial. En una mañana después de una tormenta en 1862, se recolectaron 4400 libras de ámbar de las playas cercanas a la ciudad de Palmnicken. Pero depender de las tormentas para lavar grandes cantidades de ámbar en las playas era demasiado arriesgado. La gente aprendió a lanzar redes en las olas para atrapar el ámbar. También aprendieron a remover el sedimento en aguas poco profundas y usar redes para atrapar los trozos de ámbar. Pero la cosecha incluso de estos métodos fue limitada.

Se sabía desde hace mucho tiempo que el ámbar se podía encontrar enterrado profundamente en la Tierra en un estrato oscuro llamado marga azul. Se probaron algunos intentos de extracción de ámbar, pero los pozos y túneles en las áreas cercanas a las playas de ámbar eran propensos a colapsar y este intento inicial de extracción de ámbar no tuvo éxito. Otra forma de recuperación del ámbar se descubrió por casualidad.

El ámbar recolectado en las playas fue transportado por barcos a lugares como Dantzig donde se procesó en productos de ámbar. Los canales de los barcos se llenaban de arena extraída de las dunas y había que dragarlos de vez en cuando. Las dragas, por supuesto, encontraron ámbar en las dragas. Esta operación se expandió hasta que la recolección de ámbar fue el objetivo principal del dragado y el desbroce del canal de envío solo un subproducto.

Además de los altos niveles de producción en el período de 1875 a 1925, se realizaron descubrimientos que mejoraron el valor de la producción. Un poco de ámbar es claro y otro opaco. La opacidad proviene de pequeñas burbujas en el ámbar. Se encontró que si se hierve ámbar opaco en un aceite, el aceite se filtra en las burbujas llenándolas y aclarando el ámbar. El ámbar claro era más valioso que el ámbar opaco. Las piezas más grandes de ámbar son más valiosas que un peso igual de piezas más pequeñas. Las piezas más pequeñas no pueden simplemente fundirse juntas porque el ámbar no se derrite realmente. Aproximadamente a 700 ° F se descompone antes de alcanzar un punto de fusión. Pero en 1880 se descubrió que si el ámbar se calienta a alta presión a una temperatura de aproximadamente 300 ° F, las piezas más pequeñas se fusionarán. Así, el aumento de la producción de ámbar de 12.000 libras por año antes de 1870 a 1.200.000 libras por año en 1895 supuso un impacto económico superior al aumento de cien veces en el peso de la producción.

Durante el desarrollo de la industria del ámbar, se descubrieron los misterios de su origen. El ámbar es la resina de un pino antiguo, ahora extinto, que crece en el noreste de Europa en condiciones semitropicales. Este pino exudaba savia cuando se lesionaba. Los glóbulos de savia cayeron a la tierra donde fueron arrastrados corriente abajo. A lo largo de los eones, estos trozos de colofonia con sus inclusiones de material vegetal e insecto se han secado y endurecido. Recolectaron en los mismos lugares el suelo oscuro, ahora conocido como marga azul. Los depósitos de marga azul se erosionaron más tarde y el ámbar se liberó para ser arrastrado por segunda vez, esta vez en las playas. Cada etapa puede haber tomado millones de años. Los tiempos involucrados fueron tan largos que algunas de las áreas de depósitos de marga azul se cubrieron de mares. Los glaciares de las antiguas eras glaciares empujaron el bosque de pinos hacia el sur, pero no pudo retirarse lo suficiente al sur para sobrevivir porque los Alpes y sus glaciares constituían una barrera. Atrapado entre los glaciares del norte y los glaciares de los Alpes, el pino ámbar se extinguió.


Edad de bronce: épocas minoica y micénica

Después de la llegada de la Edad del Bronce a la Antigua Grecia, los artesanos comienzan a aumentar la complejidad de los diseños de joyería, creando finalmente auténticas obras maestras artesanales, un reflejo de la riqueza y el poder de la aristocracia gobernante de la época. La joyería en la antigua Grecia se consideraba un símbolo de poder, estatus social y, en algunos casos, se consideraba proteger amuletos contra los espíritus malignos.

Los antiguos griegos aprendieron las técnicas de orfebrería de civilizaciones antiguas como Egipto y Mesopotamia hace miles de años, y lograron crear y mantener su estilo único durante siglos.

Imagen de una famosa obra maestra de joyería minoica.

La civilización minoica (2600-1400 a. C.) fue una poderosa civilización de la edad del bronce que se originó en Creta y las islas del Egeo. Comenzaron a usar la técnica de granulación que adhería pequeñas cuentas de oro o plata para crear diseños intrincados en las simples joyas fundidas. Aprendieron mucho de los joyeros procedentes de Siria y Egipto, y sus creaciones a menudo representaban flores, insectos, pájaros, vida marina, serpientes y leones.

Joyas de fundición de cabeza de león en estilo griego antiguo.

Durante el período floreciente de la civilización micénica (1600-1100 a. C.), los griegos producían en masa joyas de oro, plata, bronce y diversas aleaciones. Hicieron hábilmente anillos, collares y colgantes ricamente decorados con motivos de flores, figuras humanas y otros grabados complejos. Después de la caída de su gran civilización, durante la llamada Edad Oscura griega (1100-800 a. C.), hubo un período en la historia griega en el que la producción se redujo a casi cero y prácticamente no quedan ejemplos artísticos.


Rubíes por sangre, esmeraldas por la verdad: los significados ocultos y las historias de tus piedras preciosas favoritas

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Si bien la joyería fina suele tener un valor monetario alto, lo que a menudo la hace excepcional es que está impregnada de importancia. Una pieza de joyería con frecuencia tiene un aura particular que no se desvanece. Es con ella que marcamos los hitos de nuestras vidas: compromiso, matrimonio, amistades, paternidad, cumpleaños, viajes, tradiciones y amor.

La joyería, argumentan algunos, simboliza lo sublime.

Cuando consideramos algunos de los materiales con los que se fabrican las joyas (metales derivados de la corteza terrestre y piedras preciosas, que, como los cristales, tienen propiedades metafísicas importantes), es difícil negar el atractivo cósmico.

Estos materiales han sido premiados, según Maria Leach Diccionario estándar de folclore, mitología y leyenda, "Más allá de la historia registrada". Los textos romanos antiguos señalan que las flechas de Cupido tenían puntas de diamantes mágicos. En las narraciones orientales, los dragones a menudo se representaban con perlas llameantes que concedían deseos debajo de la barbilla o en las garras. En los primeros relatos escritos, la gente se adornaba con plumas, huesos, conchas y guijarros de colores. Ahora, por supuesto, nos referimos a estos arreglos de materiales naturales como joyas, y ahora, las piedras de colores se conocen como piedras preciosas.

Aquí, una mirada a la historia de algunas de las piedras preciosas favoritas y sus significados mitológicos.

RubíEn sánscrito, la palabra rubí es ratnaraj, o "rey de piedras preciosas". En el hinduismo antiguo, algunos creían que aquellos que ofrecían hermosos rubíes al dios Krishna podían renacer como emperadores. Los rubíes se dividieron en cuatro castas. El brahmán, por ejemplo, otorgó la ventaja de una seguridad perfecta. La piedra también se menciona al menos cuatro veces en la Biblia, generalmente como representante de la belleza y la sabiduría. Numerosas culturas antiguas creían, debido a la semejanza de la piedra con el color de la sangre, que los rubíes tenían el poder de la vida. Entre la realeza europea y las clases altas, se pensaba que los rubíes garantizaban buena salud, riqueza, sabiduría y éxito en el amor. Se han convertido en algunas de las gemas más buscadas.

LapisEl lapislázuli siempre se ha asociado con la realeza y las deidades, y es posible que sea de donde vino la idea del azul real. Los egipcios creían que provenía de los cielos y brindaba protección en el más allá, por lo que lo usaban en sus estatuas de los dioses, en objetos totémicos, en joyas y en máscaras funerarias. En el poema épico Gilgamesh, Los sumerios pasaron años viajando de un extremo a otro de Asia para extraer y obtener la piedra. El lapislázuli está incluido en muchos otros mitos, pero también ha tenido propósitos prácticos: los antiguos egipcios lo usaban para crear cosméticos azules, y durante el Renacimiento, los pintores molían la piedra para hacer un pigmento ultramar, que a menudo se usaba para los cielos y los mares. Lapis a menudo se colocaba en tumbas junto con los difuntos en Asia, África y Europa también.

EsmeraldaSegún la leyenda, una esmeralda fue una de las piedras que Dios le dio al rey Salomón, un regalo que otorgó al rey poder sobre toda la creación. Los incas los usaban tanto en sus joyas como en sus ceremonias religiosas, pero los españoles —que generalmente atesoraban el oro y la plata mucho más que las gemas— intercambiaban la piedra por metales preciosos. Al hacerlo, hicieron que la realeza europea y asiática conociera las majestuosas cualidades de la piedra. Algunos incluso creían que colocar una esmeralda debajo de la lengua podría ayudar a uno a ver el futuro, revelar verdades y estar protegido de los hechizos malignos. Se creía que usar una esmeralda le otorgaba a una persona la capacidad de revelar la verdad o la falsedad del juramento de un amante.

ÁmbarAunque técnicamente es resina de árbol fosilizada y no es una piedra, el ámbar todavía se considera una gema. En la mitología nórdica, Freyja lloró lágrimas que se convirtieron en oro y ámbar cuando su esposo no estaba. El ámbar está afiliado a la electricidad y la luz: derivamos la palabra electricidad del nombre griego del ámbar, elektron, y la piedra, que alguna vez se creyó que estaba hecha de luz solar congelada, estaba consagrada al dios griego Apolo. Los chinos creían que el ámbar era el alma del tigre transformado después de la muerte.

Piedra de la lunaEn la mitología hindú, se cree que las piedras lunares están compuestas por rayos de luna solidificados. Otras culturas asociaron esta gema con la luz de la luna y la estructura geológica de la piedra dispersa la luz, creando un fenómeno llamado adularescencia, que visualmente se asemeja a la luz de la luna dispersa. Al igual que las creencias sobre las esmeraldas, algunos antiguos pensaban que colocar una piedra lunar en la boca durante la luna llena podría ayudar a una persona a vislumbrar su futuro.

TurmalinaLas propiedades simbólicas de la turmalina varían bastante según la región. Según la leyenda egipcia, la piedra encontró su variedad de colores (la turmalina comúnmente se presenta en rosa, azul, amarillo, verde y rojo) cuando dejó el centro de la tierra y atravesó un arco iris. Algunos chamanes africanos y australianos creían que eran piedras contadoras que podían localizar fuentes de problemas, proporcionar información y sugerir una dirección hacia el bien. En numerosas culturas, se creía que la turmalina negra protegía contra la magia oscura, y los nativos americanos regalaban ciertos tonos de la piedra como obsequios funerarios.

DiamanteLos diamantes son las únicas piedras preciosas compuestas por un elemento puro, el carbono, cuyas moléculas se unen en perfecta simetría y forman la sustancia natural más dura del planeta. Debido a estas propiedades físicas, durante mucho tiempo han simbolizado el poder, la fuerza, la inocencia, la incorruptibilidad, la longevidad, la constancia y la buena fortuna. Existe una enseñanza budista, uno de los sutras Mahayana más importantes, llamado Sutra del diamante.

TopacioLos primeros cortadores de gemas citaban al topacio como una piedra capaz de proteger contra enfermedades y muertes prematuras, fortalecer el intelecto, disminuir la ira y la tristeza y eliminar la cobardía. Se decía que el topacio podía enfriar agua hirviendo, volverse invisible en presencia de veneno y crear su propia luz. La santa mística y católica romana Hildegard de Bingen afirmó que leyó oraciones en una capilla oscurecida por la luz que emanaba de un topacio.

LabradoritaLa labradorita tiene la capacidad (llamada labradorescencia) de cambiar de color cuando es golpeada por la luz. Los canadienses nativos creían que la piedra preciosa podría aumentar la energía, reducir el estrés y la ansiedad, proteger a su portador del peligro y ayudar en la comunicación con fuerzas sobrenaturales.

GranateEl granate fue otra de las piedras que se cree que Dios le dio al rey Salomón. Hades le dio semillas de granada, que a menudo se asocian con la piedra, a Perséfone antes de que ella lo dejara como muestra de seguridad, por lo que los granates a menudo se entregan como obsequios al partir para viajar. Cuando se dan en este contexto, se cree que otorgan retornos rápidos y seguros y erradican la distancia emocional entre amantes separados. Los granates también tienen vínculos con la luz y el trabajo: se dice que Platón hizo grabar su retrato en un granate por un grabador romano, y se dice que Noé usó un granate brillante finamente cortado para iluminar el arca. Por su color, los granates pueden simbolizar la sangre de Cristo, y en el Corán, se dice que los granates iluminan el Cuarto Cielo de los musulmanes.

Ojo de gatoSe creía que el ojo de gato protegía a los soldados de la muerte al hacer creer a los enemigos que sus objetivos ya estaban muertos. En la tradición hindú, se creía que colocar un ojo de gato en el "tercer ojo" aumentaba las habilidades psíquicas y alejaba a los espíritus malignos. Cada una de estas creencias se deriva del hecho de que las bandas oscuras de la piedra parecen transformarse en brillantes, y viceversa, a medida que se gira. Este fenómeno demuestra que los opuestos no son mutuamente excluyentes: las doctrinas dualistas —la luz como símbolo de bondad y la oscuridad como símbolo de mal, por ejemplo— son artificiales y subjetivas y pueden disolverse.

ÁgataSe cree que el ágata otorga a quienes lo usan el favor de Dios y un corazón audaz. También se dice que aumenta la fidelidad en el matrimonio y el amor. Los granjeros romanos alguna vez llevaron ágatas talismánicas con la esperanza de que los cielos les concedieran abundantes cosechas. Los antiguos persas, en relación con esto, creían que el ágata podía desviar las tormentas.

ÓpaloLos ópalos se forman cuando se depositan trozos de gel de sílice en las grietas de las rocas. Durante mucho tiempo han sido consideradas como una de las gemas más afortunadas y mágicas debido a su capacidad para mostrar muchos colores. Según la leyenda árabe, los ópalos cayeron del cielo en relámpagos. En la mitología griega, Gyges encontró un anillo de ópalo que lo hizo invisible. Luego mató al rey de Lidia y se casó con la reina. A pesar de las implicaciones de este mito, los ópalos están afiliados a la esperanza, la pureza y la verdad.


¿De dónde viene el ámbar?

Como puede imaginar, cuanto más antiguo es el ámbar, más valioso es. La mayor parte del ámbar más antiguo proviene de la región que rodea el mar Báltico y es apreciado entre los coleccionistas de joyas de ámbar. El "ámbar báltico" consiste en ámbar procedente de países como Alemania, Polonia, Letonia y Estonia.

El mayor productor de ámbar proviene de la ciudad de avanzada rusa, Kaliningrado. Ubicado entre Polonia y Lituania. Muchos han acudido a la ciudad para extraer ámbar, similar a la fiebre del oro de California.

¿De dónde viene el ámbar en la Tierra? En esta área, el ámbar a menudo se extrae directamente del Mar Báltico, donde se ha depositado durante siglos. Algunos mineros usan una aspiradora gigante para levantarlo y tamizarlo del agua mientras dejan las áreas circundantes relativamente tranquilas.

Si bien el ámbar báltico es el que más vale, puedes extraer la gema en otros países. El ámbar se ha encontrado en el sur de California, Alaska, México y República Dominicana.

Estos lugares exportan ámbar desde hace muchos siglos. El ámbar tiene una historia larga e interesante, tanto fáctica como mítica.


Reflexiones finales sobre la historia, el valor y el significado de la piedra de ámbar

La belleza del ámbar se ha elaborado durante millones de años y sus propiedades curativas de los cristales han sido probadas y probadas desde la antigüedad. Dicho esto, el ámbar es verdaderamente una de las piedras más preciosas que se pueden adquirir, un cristal de gran valor, rica historia e impresionantes poderes curativos.

Si disfrutó de nuestra publicación, no dude en aprender más sobre la magia y el poder de otras piedras preciosas que existen. Si tiene alguna pregunta o idea que le gustaría compartir con nosotros, no dude en dejarnos un mensaje.


Ponte en contacto con nosotros para conocer la disponibilidad actual o visita nuestra tienda de Etsy.

Cuentas de coral antiguas

Turquesa tibetana antigua

Durante cientos de años, poblaciones de pueblos de todo el mundo han cosechado y recolectado coral. Dado que el Mediterráneo ahora está protegido de la recolección de coral, el coral contemporáneo con el que estamos familiarizados se tiñe más que a menudo para imitar los hermosos colores naturales de los corales antiguos. Los corales que se muestran a continuación son 100% naturales, lo que muestra la increíble diversidad de colores en los corales antiguos que simplemente no puede encontrar en las selecciones cosechadas en la actualidad.

Los tibetanos siempre han valorado mucho el poder de las cuentas de piedra, y la turquesa tibetana es una de las piedras más preciadas. Local del Himalaya, esta turquesa es vista por los tibetanos como un símbolo del cielo. Tradicionalmente, cuanto más grande es la cuenta, más poder posee, por lo que las mujeres tibetanas pasan su vida intercambiando cuentas de piedra más grandes, de colores y estampados maravillosos por sus collares personales. La primera joya que se les da a los niños tibetanos es siempre turquesa, que se cree que evita que la gente se caiga.
Una estimación conservadora de la edad de las cuentas de turquesa tibetana es de 300 a 500 años, pero teniendo en cuenta que las cuentas de turquesa se han utilizado en toda la región desde al menos el año 1000 a.C., algunas piezas pueden tener más de 500 años.

Ámbar tibetano antiguo

Ámbar Africano Antiguo

El ámbar tibetano se ha comercializado en la región desde el Báltico durante más de 2.000 años. Al igual que las cuentas de ámbar africanas, cuanto más grande era la cuenta de ámbar, más apreciada era. Sin embargo, a diferencia del ámbar africano, los tibetanos no querían desperdiciar nada de la preciosa sustancia, por lo que en lugar de tallar el ámbar en formas, simplemente perforaron agujeros en los grumos naturales y los pulieron, conservando parte de la forma original. Por esa razón, el ámbar tibetano tiende a tener un aspecto más "orgánico" que el ámbar africano. En la cultura tibetana, el ámbar representa la tierra.

Al igual que el ámbar tibetano, el ámbar africano en bruto es originario de la región del Báltico. A diferencia del ámbar tibetano, las cuentas de ámbar africano son generalmente del siglo XIX y se formaron en formas consistentes y específicas. Como siempre, cuanto más grande era la cuenta, más apreciada era. En general, el ámbar tiende a ser necesario para absorber los aceites naturales de nuestra piel. Si deja su ámbar sin usar durante un período prolongado de tiempo, comenzará a secarse en la superficie, así que recuerde que mientras más atención preste a sus cuentas, ¡más hermosas se volverán!


Biblioteca virtual de publicaciones de Getty

Publicado por primera vez en 2012, este catálogo presenta cincuenta y seis ámbares tallados en etruscos, griegos e itálicas de la colección del Museo Getty, el segundo conjunto más grande de este material en los Estados Unidos y uno de los más importantes del mundo. Los ámbares datan de alrededor del 650 al 300 a. C. El catálogo ofrece una descripción completa de las piezas, incluyendo tipología, estilo, cronología, estado e iconografía. Cada pieza está ilustrada.

El catálogo está precedido por una introducción general al ámbar antiguo (que también se publicó en 2012 como un volumen impreso independiente titulado Amber and the Ancient World). A través de exquisitos ejemplos visuales y vívidos textos clásicos, este libro examina los mitos y leyendas entretejidos en torno al ámbar: su empleo en la magia y la medicina, su transporte y tallado, y su incorporación en joyas, amuletos y otros objetos de prestigio. Esta publicación destaca un grupo de tallas de ámbar notables en el Museo J. Paul Getty.

Tabla de contenido

  • Introducción
    • Ámbar y el mundo antiguo
    • Joyas: Nunca solo joyas
    • ¿Magia ámbar?
    • ¿Qué es el ámbar?
    • ¿Dónde se encuentra el ámbar?
    • Las propiedades del ámbar
    • Nombres antiguos para ámbar
    • Color y otras características ópticas: percepción y recepción antiguas
    • Fuentes literarias antiguas sobre los orígenes del ámbar
    • Ámbar y falsificación
    • El antiguo transporte de ámbar
    • Fuentes literarias sobre el uso del ámbar
    • Medicina de ámbar, Amuletos de ámbar
    • La edad de bronce
    • Edad del Hierro Temprana y Período de Orientalización
    • Lo arcaico y después
    • El trabajo del ámbar: evidencia antigua y análisis moderno
    • La producción de objetos de ámbar con figuras antiguas
    • Grupo Orientalizante
      • 1. Colgante: Mujer sosteniendo un niño (Kourotrophos)
      • 2. Colgante: Mujer sosteniendo un niño (Kourotrophos) con pájaro
      • 3. Colgante: hembras adoradas
      • 4. Colgante: Divinity Holding Hares
      • 5. Colgante: León con cisne
      • 6. Colgante: leones emparejados
      • 7. Colgante: Barco con Figuras
      • 8. Colgante: Figura femenina de pie (Kore)
      • 9. Colgante: Fragmento de cabeza de una figura femenina de pie (Kore)
      • 10. Colgante: Cabeza de una divinidad femenina o esfinge
      • 11. Colgante: Cabeza de una divinidad femenina o esfinge
      • 12. Colgante: Cabeza de sátiro de perfil
      • 13. Colgante: Cabeza de sátiro
      • 14. Colgante: Cabeza de mujer de perfil
      • 15. Colgante: Cabeza de mujer alada en perfil
      • 16. Colgante: Cabeza de mujer alada
      • 17. Colgante: Cabeza de mujer de perfil
      • 18. Colgante: Cabeza femenina
      • 19. Colgante: Cabeza femenina
      • 20. Colgante: Cabeza de mujer de perfil
      • 21. Colgante: Cabeza femenina
      • 22. Colgante: Cabeza femenina
      • 23. Colgante: cabeza femenina alada
      • 24. Colgante: Cabeza femenina
      • 25. Colgante: Cabeza de mujer de perfil
      • 26. Colgante: Cabeza femenina
      • 27. Roundel: Animal
      • 28. Placa: Esfinges adornadas
      • 29. Colgante: hipocampo
      • 30. Colgante: Concha de cauri / Liebre
      • 31. Colgante: León
      • 32. Colgante: Animal hembra (¿Leona?)
      • 33. Colgante: cabeza de león
      • 34. Pico o remate: cabeza de león
      • 35. Colgante: Cabeza de León
      • 36. Colgante: Cabeza de León
      • 37. Colgante: Partes anteriores de un jabalí reclinado
      • 38. Placa: Cabezas de leones adornadas con un jabalí en relieve
      • 39. Colgante: Cabeza de carnero
      • 40. Colgante: Cabeza de carnero
      • 41. Colgante: Cabeza de carnero
      • 42. Colgante: Cabeza de carnero
      • 43. Colgante: cabeza de carnero
      • 44. Colgante: Cabeza de carnero
      • 45. Colgante: Cabeza de carnero
      • 46. ​​Colgante: Cabeza de carnero
      • 47. Colgante: Cabeza de carnero
      • 48. Colgante: Cabeza de carnero
      • 49. Colgante: Cabeza de carnero
      • 50. Colgante: Cabeza de carnero
      • 51. Colgante: Cabeza de carnero
      • 52. Finial (?): Cabeza de carnero
      • 53. Pico o remate: cabeza de carnero
      • 54. Colgante: Cabeza de bovino
      • 55. Colgante: Cabeza de caballo de perfil
      • 56. Colgante: Asinine Head in Profile
      • 57. Estatuilla: Divinidad sentada

      Sobre el Autor

      Faya Causey es ex directora de programas académicos de la National Gallery of Art, Washington, DC, miembro de la Society of Antiquaries of London y ex becaria de Getty (2017-18) e investigadora invitada de Getty (2018-19). Se educó en la Universidad de California, recibió su licenciatura en UC Riverside y su maestría y doctorado en UC Santa Barbara. Causey ha dado conferencias y publicado ampliamente, principalmente sobre el ámbar, la antigüedad y artistas y arquitectos modernos cuyo trabajo se relaciona con el mundo antiguo. Ella también es la autora de Ámbar y el mundo antiguo (Publicaciones Getty, 2012).


      Lista de lectura histórica: ámbar báltico

      Recolectando ámbar a lo largo de la costa del Mar Báltico, tomado de Das Buch für Alle (Vol. 17, No. 26, p. 613, 1882).

      El ámbar, resinas fosilizadas que se originan de varias fuentes de árboles y otras plantas, se ha utilizado para adornos personales y otros fines durante varios miles de años. Se ha encontrado en varias partes del mundo, pero la principal fuente histórica es la tierra que rodea el Mar Báltico y principalmente en la actual Polonia, Lituania, Letonia y el enclave ruso de Kaliningrado. Descubierto en estas playas después de tormentas y extraído de depósitos sedimentarios cercanos, el ámbar se encuentra en formas irregulares, generalmente en tamaños pequeños en colores amarillo a naranja o marrón, y puede variar de opaco a transparente.

      Además de su uso ornamental, el ámbar ha sido de gran importancia científica porque la vida vegetal y animal del pasado geológico a menudo se conserva en su resina. El ámbar de la región báltica constituye el mayor depósito conocido de resina de plantas fósiles y el depósito más rico de insectos fósiles de cualquier época geológica.

      Cómo usar esta lista de lectura

      Esta lista de lectura se compiló para brindarle la oportunidad de aprender más sobre la historia del ámbar báltico. Varios de los artículos se publicaron en la década de 1800 y principios de la de 1900, cuando se descubrieron muchos depósitos de gemas clásicas de importancia histórica y la gemología y la mineralogía se convirtieron en ciencias. La lista se presenta en orden cronológico para enfatizar el desarrollo de ideas a lo largo del tiempo. La lista no es exhaustiva, sino una recopilación de información gemológica interesante que a menudo se ha olvidado o pasado por alto.

      Muchos de los artículos existen en el dominio público y se pueden encontrar en línea en bibliotecas digitales como Hathitrust, Internet Archive u otros repositorios digitales. A menudo se pueden encontrar publicaciones más recientes en bibliotecas, incluida la Biblioteca Gemológica Richard T. Liddicoat. Los resúmenes de estos artículos generalmente se pueden encontrar en el sitio web de la revista o revista original, y el artículo en sí a menudo está disponible para su compra en el editor.

      Con respecto a las existencias de la biblioteca y rsquos de GIA y el acceso in situ, comuníquese con la biblioteca de GIA en Carlsbad.

      Ensayo sobre el origen del ámbar, J. Fothergill, Transacciones filosóficas de la Royal Society de Londres, Vol. 43, págs. 21-25, (1744). En un estudio inicial, el autor describe el ámbar como una resina de árboles que habían sido enterrados en sedimentos y luego fosilizados. Una versión abreviada del artículo apareció posteriormente en Philosophical Transactions (abreviado), vol. 9 (de 1744 a 1749), págs. 9-12, (1809).

      Sobre animales conservados en ámbar, con comentarios sobre la naturaleza y el origen de esa sustancia, J. MacCulloch, Revista trimestral de ciencia, literatura y artes, Vol. 16, núm. 31, págs. 41-48, (1824). Basado en observaciones de vida animal y vegetal preservadas en ámbar, el autor afirma, & ldquoEs a partir de estas analogías que, quizás, podemos concluir con seguridad que el ámbar ha sido una resina vegetal convertida a su estado actual durante el mismo tiempo y por las mismas causas. que han convertido la materia vegetal común en chorro y, quizás, en última instancia, en carbón. & rdquo

      Sobre el ámbar y los restos orgánicos que contiene, J.H.R. G & oumlppert, Quarterly Journal of the Geological Society, Vol. 2, No. 1/2, pp. 102-103, (1846). The author discusses the origin of amber from forests that are now beneath the Baltic Sea, where they were fossilized after burial in the sediments. He makes an attempt to identify some of the species of trees found as fragments within or associated with the amber.

      General Considerations on the Organic Remains, and in Particular on the Insects, which have been Found in Amber, F.J. Pictet, Edinburgh New Philosophical Journal, Vol. 41, No. 82, pp. 391-401, (1846). This article discusses the preservation of insect life in amber.

      On the Amber Beds of East Prussia, K. Thomas, Annals and Magazine of Natural History, Series 2, Vol. 2, No. 12, pp. 369-380, (1848). The amber deposits on the Samland peninsula (near present-day Kaliningrad), the associated fossils that are found there, and the geologic origin of these deposits, are discussed by the author.

      Ámbar, Author unknown, Chambers&rsquos Edinburgh Journal, Vol. 15, No. 368, pp. 46-48, (1851). This short article provides a review of the historical importance of amber and of the ideas on its geological formation.

      On the Cavities in Amber Containing Gases and Fluids, D. Brewster, Philosophical Magazine and Journal of Science, Vol. 5, No. 32, pp. 235-236, (1853). In this short note, the famous Scottish scientist describes gas and fluid inclusions he observed in amber.

      Die Bernstein- und Braunkohlenlager des Samlandes [The Amber and Brown-Coal Deposits of Samland], G. Zaddach, Schriften der Koniglichen Physikalich-Ökonomischen Gesellschaft zu Königsberg, Vol. 2, pp. 1-44, (1861). A description of the Baltic amber deposits is presented.

      A Gossip about Amber, B. Lambert, Nature and Art, Vol. 2 (March), pp. 74-78, (1867). The author presents a review of the sources, history and lore about amber.

      Amber: Its Origin and History, as Illustrated by the Geology of Samland, G. Zaddach, Quarterly Journal of Science, Vol. 5, (April), pp. 167-185, (1868). The geology of the amber deposits on the Samland peninsula is described in some detail.

      Die Bernsteingräbereien im Samlande [The Amber Mines in Samland], W. Runge, Zeitschrift für das Berg-, Hütten- und Salinen-Wesen im Preussichen Staate, Vol. 16, pp. 224-255, (1868). The amber mines on the Samland peninsula are described.

      Beobachtungen über das Vorkommen des Bernsteins und die Ausdehnung des Tertiärgebirges in Westpreussen und Pommern [Observations on the Occurrences of Amber in the Expanse of Tertiary Mountains in Western Prussia and Pommerania], E.G. Zaddach, Zeitschrift für das Berg-, Hütten- und Salinen-Wesen im Preussichen Staate, Vol. 18, pp. 163-178, (1870). The author describes the geological setting of the Baltic amber deposits in modern-day Lithuania, Poland and Russia.

      The Amber of Samland, Author unknown, Appleton&rsquos Journal, Vol. 6, No. 134, pp. 461-463, (1871). This article discusses the recovery of amber from the Samland peninsula, including mining along the coast, fishing for pieces with nets, and the use of divers to search for amber on the sea bottom.

      About Amber, Author unknown, Chambers&rsquos Journal, Vol. 50, No. 518, pp. 757-760, (1873). General information on amber, including where it is found and the types of ancient plants and animal life it may contain, is discussed in this article.

      Amber on the Shores of the Baltic, J.S. Tutweiler, Appleton&rsquos Journal, Vol. 15, No. 377, pp. 747-749, (1876). General information on the history and lore of amber is given. The author also describes three methods used to recover the material: by &ldquodigging&rdquo down to the sediment layer where the amber occurs: by &ldquospearing&rdquo in shallow ocean water using poles to move rocks on the bottom that might cover pieces of amber and by &ldquofishing&rdquo using nets to recover floating pieces of amber from ocean waves near to the shore.

      Bernsteinland und Bernsteinstrassen [Amber Lands and Amber Roads], G. Bujack, Altpreussische Monatsschrift, Vol. 16, No. 1/2, pp. 177-188, (1879). The amber-producing region in eastern Prussia is discussed.

      Concerning Amber, E.A. Herrero, American Naturalist, Vol. 14, No. 3, pp. 179-190, (1880). The author provides historical information on amber and describes the deposits in the Baltic region.

      Ámbar, Author unknown, Van Nostrand&rsquos Engineering Magazine, Vol. 24, No. 3, pp. 206-207, (1881). General information on amber lore, and some simple tests to distinguish amber from copal.

      Ámbar, Author unknown, Chambers&rsquos Journal, Vol. 59, No. 953, pp. 214-215, (1882). This brief article gives some general information on the lore of amber.

      The Amber Flora, J.S. Gardner, Nature, Vol. 28, No. 711, pp. 152-153, (1883). A review is presented of a book written by R. Goeppert and A. Menge on the ancient plant remains found in Baltic amber.

      Some Facts about Amber, Author unknown, Jewelers&rsquo Circular and Horological Review, Vol. 15, No. 10, pp. 312-313, (1884). Based on a visit to the Baltic coast, the author discusses the amber industry around the town of Palmnicken on the Samland peninsula.

      The Baltic Amber Coast in Prehistoric Times, A.J. Evans, Littell&rsquos Living Age, Vol. 177, No. 2288, pp. 315-318, (1888). The author reviews a book by A. Lissauer in which the prehistoric history of the amber coast is described. From at least the 16th century BC, amber was brought from the Baltic region across Central Europe to the Mediterranean area on a land trade route.

      Ámbar, F.R. Kaldenberg, The Swiss Cross, Vol. 4, No. 3, pp. 72-73, (1888). A short description of amber mining along the Baltic coast of East Prussia is presented.

      Concerning Amber, E.A. Herrero, American Naturalist, Vol. 14, No. 3, pp. 179-190, (1888). A description is given of the amber deposits on the Samland peninsula, which historically have been the most important source of this material.

      Amber: Its History, Occurrence, and Use, J.S. Newberry, Transactions of the New York Academy of Sciences, Vol. 8, pp. 156-158, (1889). The abstract of a public lecture by the author who, at the time, was president of the Academy.

      Ámbar, A.H. Japp, &ldquoDays with Industrials&rdquo, pp. 102-111, (1889). The lore of amber and the operation of the amber mines along the Baltic coast are described.

      &ldquoMonographie der Baltischen Bernsteinbäume [Monograph on Baltic Amber Trees],&rdquo H.W. Conwentz, W. Engelmann Verlag, Danzig, Germany, 151 pp., (1890). Book not seen.

      Der Baltische Bernstein [Baltic Amber], H. Potonié, Naturwissenschaftliche Wochenschrift, Vol. 6, No. 3, pp. 21-25, (1891). A detailed description of the material is given in this article.

      Amber and Fossil Plants, A.C. Seward, Natural Science, Vol. 1, No. 5, pp. 377-385, (1892). The author discusses the fossil plant record that is preserved in amber samples from various localities.

      Ámbar, O.F. Klotz, Goldthwaite&rsquos Geographical Magazine, Vol. 5, No. 1/2, pp. 32-35, (1893). Some general information is given about the tree species that produce the resins that make up amber, along with notes on the amber deposits in the Baltic area and elsewhere.

      Amber Mines, W.P. Pond, Frank Leslie&rsquos Popular Monthly, Vol. 35, No. 3, pp. 373-379, (1893). The author gives a detailed description of the history and operation of the amber mines on the Samland peninsula.

      Ámbar, Author unknown, Chambers&rsquos Journal, Vol. 71, No. 536, pp. 209-211, (1894). A short article that describes amber mining along the Baltic coast.

      About Amber, Author unknown, Cornhill Magazine, Vol. 25, No. 147, pp. pp. 278-287, (1895). This article presents general information on the occurrences, origin and lore of amber.

      &ldquoThe Tears of the Heliades, or Amber as a Gem,&rdquo W.A. Buffum, Third Edition, Sampson Low Marston & Co., London, 146 pp., (1898). This book presents the lore of amber and its use for personal adornment.

      Amber: Its History and Mystery, J. Milne, Windsor Magazine, Vol. 8, (August), pp. 272-276, (1898). The history of amber and some of the European sources of the material are described.

      The Baltic Amber Mines, M. Lane, Science Gossip, Vol. 6, No. 69, pp. 273-274 and No. 71, pp. 331-333, (1900). The author visits the amber mines near Palmnicken and describes the mining of amber.

      Ámbar, T.M. Abrazos, Archaeological Journal, Vol. 58, No. 1, pp. 35-46, (1901). The author presents general information on the material.

      Where Amber is Mined, E. Charles, The World&rsquos Work, Vol. 4, No. 21, pp. 301-304, (1904). A visit to the amber mines near Palmnicken is described by the author.

      Amber Deposits of the Baltic, O.H. Hahn, Engineering and Mining Journal, Vol. 91, No. 14, p. 728, (1911). A short article that contains a description of the mining industry in Samland.

      Ámbar, Author unknown, Mining Journal, Vol. 100, No. 4041, p. 129, (1913). This is a brief description of amber mining.

      The Gold of Samland, Author unknown, Jewelers&rsquo Circular, Vol. 85, No. 21, p. 51, (1922). A short note on the history of Baltic amber is presented.

      Amber: Its Physical Properties and Geological Occurrence, O.C. Farrington, Field Museum of Natural History, Department of Geology Leaflet, No. 3, pp. 1-7, (1923). The author, a curator at the museum, gives a general summary of the material.

      Prehistoric Routes between Northern Europe and Italy Defined by the Amber Trade, J.M. de Navarro, Geographical Journal, Vol. 66, No. 6, pp. 481-503, (1925). Article not seen.

      Amber &ndash Gem of the Ages, H.H. Cox, Lapidary Journal, Vol. 7, No. 2, pp. 100-108 and No. 3, pp. 196-204, (1953). The author speaks about the use of amber in the jewelry trade.

      The Baltic Amber Deposits, E.W. Berry, Scientific Monthly, Vol. 24, No. 3, pp. 268-278, (1927). Article not seen.

      &ldquoThe Ancient Amber Routes and the Geographical Discovery of the Eastern Baltic,&rdquo A. Spekke, M. Goppers, Stockholm, 120 pp. (1957). Book not seen.

      Infrared Spectra as a Means of Determining Botanical Sources of Amber, J.H. Langenheim and C.W. Beck, Ciencias, Vol. 149, No. 3679, pp. 52-54, (1965). Based on samples of amber and modern resins, the authors discuss the use of infrared spectroscopy to determine the botanical sources of fossil resins.

      The Analysis of Archaeological Amber and Amber from the Baltic Sea by Thin-Layer Chromatography, D. Lebez, Journal of Chromatography A, Vol. 33, pp. 544-547, (1968). Article not seen.

      Amber: A Botanical Inquiry, J.H. Langenheim, Ciencias, Vol. 163, No. 3872, pp. 1157-1169, (1969). A discussion is presented of the importance of amber for scientific studies of the biological evolution of resin-secreting plants. The author reviews the worldwide occurrences of this material.

      The Composition of Succinite (Baltic Amber), L.J. Gough and J.S. Mills, Nature, Vol. 239, pp. 537-538, (1972). The authors discuss the chemical composition and botanical origin of Baltic amber.

      &ldquoBaltic Amber: A Paleobiological Study,&rdquo S.G. Larsson, Scandinavian Science Press, Klampenborg, 192 pp., (1978). Book not seen.

      &ldquoAmber &ndash The Golden Gem of the Ages,&rdquo ORDENADOR PERSONAL. Rice, Van Nostrand Reinhold, New York, 289 pp., (1980). General information on amber history and lore is presented.

      The Chemical Composition of Baltic Amber, J.S. Mills, R. White, and L.J. Gough, Chemical Geology, Vol. 47, No. 1/2, pp. 15-39, (1984). This article presents data from the chemical analysis of amber samples.

      Studies in Baltic Amber, Journal of Baltic Studies, Vol. 16, No. 3, (1985). An issue of this journal contains a number of articles on Baltic amber:

      • The Role of the Scientist: The Amber Trade, the Chemical Analysis of Amber, and the Determination of Baltic Provenience, C.W. Beck, pp. 191-199.
      • Criteria for the &ldquoAmber Trade&rdquo: The Evidence in the Eastern European Neolithic, C.W. Beck, pp. 200-209.
      • Use of Pyrolysis Mass Spectrometry in the Identification of Amber Samples, G.O. Poinar and J. Haverkamp, pp. 210-221.
      • Preservative Qualities of Recent and Fossil Resins: Electron Micrograph Studies on Tissue Preserved in Baltic Amber, G.O. Poinar and Roberta Hess, pp. 222-230.
      • East Baltic Amber in the Fourth and Third Millennia B.C., M. Gimbutas, pp. 231-256.
      • Amber and the Mycenaeans, H. Hughes-Brock, pp. 257-267.
      • Baltic Amber in the Ancient Near East: A Preliminary Investigation, J.M Todd, pp. 292-301.
      • Tactius on the Ancient Amber-Gathers: A Re-evaluation of Germania, M.D. Olcott, pp. 302-315.
      • The Word for Amber in Baltic, Latin, Germanic, and Greek, G. Bonfante, pp. 316-319.
      • Amber in Latvian Folk Songs and Folk Beliefs, V. Vīķis-Freibergs, pp. 320-340.


      Spectroscopic Investigations of Amber, C.W. Beck, Applied Spectroscopy Reviews, Vol. 22, No. 1, pp. 57-110, (1986). A review of the spectroscopy characterization of ancient amber samples.

      &ldquoAmber,&rdquo H. Fraquet, Butterworths, London, 176 pp., (1987). General information on amber sources and history is presented.

      Analysis of European Amber by Carbon-13 Nuclear Magnetic Resonance Spectroscopy, J.B. Lambert, C.W. Beck and J.S. Frye, Archaeometry, Vol. 30, No. 2, pp. 248-263, (1988). A comparison is made between ambers from the Baltic region and those from southern Europe.

      &ldquoLife in Amber,&rdquo G.O. Poinar, Stanford University Press, Stanford, 350 pp. (1992). This book discusses the history, lore and scientific study of amber.

      Forgeries of Fossils in &ldquoAmber&rdquo: History, Identification, and Case Studies, D.A. Grimaldi, A. Shedrinsky, A. Ross, and N.S. Baer, Curator: The Museum Journal, Vol. 37, No. 4, pp. 251-274, (1994). Because amber samples with inclusions of animal or plant material are highly prized, forgeries are more convincingly and routinely made than is the case for most other kinds of fossils. The author discusses forgery techniques and the identification of fraudulent amber samples.

      The Range of Life in Amber: Significance and Implications in DNA Studies, G.O. Poinar, Experientia, Vol. 50, No. 6, pp. 536-542, (1994). The author reviews the major fossiliferous amber deposits, the categories of life forms in amber reported from each, and the information that could be provided by further DNA studies of fossils in amber samples.

      &ldquoAmber: Window to the Past,&rdquo D.A. Grimaldi, H.N. Abrams, and American Museum of Natural History Press, New York, 216 pp. (1996). Based on an exhibition held at the museum, this book explores many aspects of both the lore and study of amber.

      Physicochemical Structural Characterization of Ambers from Deposits in Poland, F. Czechowski, B.R.T. Simoneit, M. Sachanbiński, J. Chojcan, and S. Wolowiec, Applied Geochemistry, Vol. 11, No. 6, pp. 811-834, (1996). The authors studied eight amber samples from several locations and present data on the physical and chemical properties.

      Fossils Explained Part 22: Palaeontology of Amber, G.O. Poinar, Geology Today, Vol. 14, No. 4, pp. 154-160, (1998). Article not seen.

      Quaternary Amber-bearing Deposits on the Polish Coast, B. Kosmowska-Ceranowicz, Zeitschrift für Angewandte Geologie, Sonderheft, No. 2, pp. 73-84, (2004). The occurrence of amber along the coast of Poland is described.

      Amber: The Organic Gemstone, J.B. Lambert and G.O. Poinar, Accounts of Chemical Research, Vol. 35, No. 8, pp. 628-636, (2002). Based on a study of several hundred samples, the authors discuss the use of solid-state carbon-13 nuclear magnetic resonance spectroscopy to potentially assign a geographical origin to archaeological amber samples.

      &ldquoAtlas of Plants and Animals in Baltic Amber,&rdquo W. Weitschat and W. Wichard, F. Pfeil Verlag, Munich, 256 pp., (2002). Book not seen.

      Analytical Characterization of Baltic Amber by FTIR, XRD and SEM, L. Pakutinskiene, J. Kiuberis, P. Bezdicka, J. Senvaitiene and A. Kareiva, Canadian Journal of Analytical Science and Spectroscopy, Vol. 52, No. 5, pp. 287-294, (2007). Recently collected and archaeological amber samples from Lithuania were investigated by several analytical techniques.

      Baltic Amber Deposits, B. Kosmowska-Ceranowicz, InColor Magazine, No. 12, pp. 22-25, (2009). The author reviews the occurrence and origin of the Baltic amber deposits.

      Stable Isotopes (H, C, S) and the Origin of Baltic Amber, A. Gaigalas and S. Halas, Geochronometria, Vol. 33, pp. 33-36, (2009). Based on the chemical analysis of certain isotopes, the authors discuss the botanical and geological origin of amber.

      &ldquoBiodiversity of Fossils in Amber from Major World Deposits,&rdquo D. Penney (ed.), Siri Scientific Press, Manchester, 304 pp., (2010). This book chronicles the various types of fossils found in amber samples from major world deposits including those in the Baltic area.

      &ldquoAmber &ndash Tears of the Gods,&rdquo N.D.L. Clark, Dunedin Academic Press, Edinburgh, 118 pp., (2010). A general review of the sources and uses of amber is provided in this book.

      &ldquoAmber &ndash The Natural Time Capsule,&rdquoA. Ross, Firefly Books, Buffalo, New York, 112 pp., (2010). The author discusses the role amber plays in preserving plant and animal life from the geological past.

      Photoageing of Baltic Amber &ndash Influence of Daylight Radiation Behind Window Glass on Surface Colour and Chemistry, G. Pastorelli, J. Richter, and Y. Shashoua, Polymer Degradation and Stability, Vol. 96, No. 11, pp. 1996-2001, (2011). This study was conducted to evaluate the possible degradation of amber samples in museum environments as a result of exposure to daylight. The authors were able to confirm this degradation in color, and the oxidation of sample surfaces, for amber samples placed behind glass in a museum-type display.

      Amber: An Organic Fossil Gem, K.H. Rohn, Rock & Gem, Vol. 42, No. 4, pp. 60-63, (2012). General information is discussed on amber as a gem material.

      Dr. James Shigley is a distinguished research fellow at the Gemological Institute of America in Carlsbad, California.


      15 Clear Facts About Amber

      Its (mostly) orange-hued transparence has evocatively preserved long-extinct animals for millions of years. It's adorned our necklaces, bracelets, and pendants for millennia. Learn 15 dazzling facts about this clearly sublime substance.

      1. AMBER IS A GEM—BUT NOT A GEMSTONE.

      Amber is not a mineral, but the hardened resin of certain trees fossilized over long periods of time. Because it forms a translucent orange-yellow substance that glows when polished and held up to light, it has long been used in jewelry and other decorations. The proper classification for organic gems like coral, pearl, and amber is gem material, not gemstone.

      2. THE LARGEST AMBER DEPOSITS IN THE WORLD ARE IN THE BALTIC REGION.

      A botanical paper published by The Royal Society estimates that over 105 tons of Baltic amber were produced by Palaeogene forests in northern Europe, making this the largest single known deposit of fossilized plant resin. Baltic amber is also considered the highest quality, with the best preservation of anatomical detail of fossil insects of any age.

      3. AMBER WAS ONCE PART OF A TREE'S IMMUNE SYSTEM.

      When a tree is punctured or scratched, the tree releases a sticky substance called resin to seal the wounded area. Over time, chemically stable kinds of resin will harden and form the pretty, translucent version of amber that you are familiar with. Thus amber is the hardened, stable resin of ancient trees.

      4. IT REQUIRES MILLIONS OF YEARS AND PROPER BURIAL CONDITIONS TO FORM.

      Most forms of resin are chemically unstable and will decay over time rather than harden. When a stable resin gets buried in the right conditions, such as in water sediments that formed the bottom of a lagoon or delta, sedimentary clay, shale, and sandstones associated with layers of lignite, a brown coal, it hardens through "progressive oxidation and polymerization of the original organic compounds, oxygenated hydrocarbons," according to Emporia State University's Susie Ward Aber. The majority of amber is found within Cretaceous and Paleogene sedimentary rocks (approximately 30 to 90 million years old).

      5. THE WORD ELECTRICITY DERIVES FROM THE GREEK WORD FOR AMBER.

      According to the Swedish Museum of Amber, over 2500 years ago, the Greek philosopher Thales of Miletus discovered that when amber was rubbed against cloth, it produced sparks and attracted feathers, husks, and small wooden splinters. This force was given the name "electricity" after the Greek word elektron, which means “amber.”

      6. MANY CREATURES HAVE BEEN TRAPPED IN AMBER—AND SO HAS A DINOSAUR "FEATHER."

      Lots of creatures have ended their lives fully intact in amber. Frogs, Anolis lizards, and geckos, as well as snake skins, bird feathers, the hair and bones of mammals, and various plant materials have been preserved in amber. More than half the inclusions found in amber are flies, while others include ants, beetles, moths, spiders, centipedes, termites, gnats, bees, cockroaches, grasshoppers and fleas. Fine Baltic amber from Estonia, however, will have only one inclusion in every thousand pieces found. One of the more exciting inclusions was the discovery of what scientists say may be the “feather” of a theropod dinosaur.

      7. SCIENTISTS HAVE TRIED TO EXTRACT DNA FROM INSECTS TRAPPED WITHIN IT.

      Despite the success of the movie franchise Jurassic Park, in which fictional scientists reanimate dinosaurs from DNA trapped in amber, real scientists have not successfully extracted functioning DNA from insects trapped in amber, though they haven’t given up trying. (Reports from the early 1990s of 120-million-year-old insect DNA have been thoroughly discounted.) DNA, it turns out, has a half-life of 521 years. That means in 521 years, half of the bonds between nucleotides in a DNA sample will have broken after another 521 years half of the remaining bonds would have gone and so on.

      8. MULTIPLE EXTINCT SPECIES HAVE BEEN IDENTIFIED THANKS TO AMBER.

      Because of the unique way that amber traps and preserves insects and animals inside it, these finds have helped paleontologists to reconstruct life on earth in its early origins, and more than 1000 extinct species of insects have been identified as a result of amber.

      9. BALTIC AMBER HAS BEEN FOUND IN EGYPTIAN TOMBS.

      The Ancient Egyptians really liked amber there are many reports of amber and other similar resin products being found in tombs dating back to 3200 BCE. Some scholars think that these resins were intended to represent the “tears of Ra.” Whatever the significance, the origin of some of this amber is believed to have been the Baltic Coast, more than 1500 miles away.

      10. SOME BELIEVE AMBER HAS HEALING POWERS AND THE POWER TO WARD OFF WITCHES.

      Much folklore exists around the “powers” of amber through the ages. Before modern medicine, amber was worn as a necklace or charm, or carried around in small bags, as a remedy against gout, rheumatism, sore throats, toothache, and stomachache. In fact, some modern parents still purchase their children Baltic amber necklaces with the belief that it helps prevent the pain of teething. While no science confirms that it relieves pain, there is a small amount of research suggesting that succinic acid, which is found in Baltic amber, may be beneficial. However, most doctors are dubious of the claims there is enough acid in a necklace to have any effect, or that it can be released from amber into the skin.

      It was also believed that amber could help labor progress, and protect against snakebites, or that it contained powerful magic protection against evil forces and witchcraft.

      11. HUMANS HAVE USED AMBER IN JEWELRY SINCE AT LEAST 11,000 BCE.

      Amber which was polished and carved to make jewelry or decorations dating back to 11,000 BCE. has been found at archeological sites in England. It was used to make varnish as long ago as 250 BCE and powdered amber was used in incense.

      12. THE OLDEST AMBER IS 320 MILLION YEARS OLD.

      The vast majority of amber is younger than 90 million years old, but there are examples which are much older. In 2009, researchers discovered a 320-million-year-old piece of amber in an Illinois coal mine, which unexpectedly was very similar to more modern resins. This discovery completely upended the entire early evolutionary history of plants and showed resins were much older than was previously thought. The oldest animals found trapped in amber date from the Triassic, around 90 million years later. Despite being 230 million years old, these mites preserved in the amber are strikingly similar to today’s gall mites.

      13. AMBER CONFUSED EARLY HUMANS.

      According to Judith Frondel, author of the book Amber Facts and Fancies, early modern humans, unsure what to make of these yellow glimmers that often washed up on shore, believed amber to be consolidated lynx urine, sunlight solidifying on ocean waves, or tears of birds from India.

      14. AMBER HAS BEEN FOUND IN MORE THAN 300 COLORS.

      The most commonly admired colors of amber are in the yellow to orange range, but it has been cataloged in as many as 300 colors, even leaning toward green or blue due to the inclusion of plant material.

      15. IT'S EASY TO BE FOOLED BY FAKE AMBER.

      The advent of the plastic known as Bakelite made it possible to create fake, but realistic looking, “amber.” To determine if amber is real, scrape it with a knife. Fake amber flakes, real amber is powdery. Real amber should also float in salt water, and will warm up quickly in your hand.


      Ver el vídeo: Expo Ámbar Chiapas - CDMX1 Luis Alonso Zuñiga, grupo AMBARIA. La Gema de los mayas (Enero 2022).