Podcasts de historia

Plantaciones de arroz

Plantaciones de arroz

El arroz se convirtió en un cultivo importante en América durante el siglo XVIII. En las Carolinas se convirtió en la principal fuente de ingresos de los agricultores y en el siglo XIX se convirtió en un cultivo importante en Virginia y Georgia. El arroz requería mucha mano de obra y se compraron un gran número de esclavos para realizar este trabajo. También se utilizaron para la construcción de canales y acequias para mantener un suministro adecuado de agua.

MacPherson era un supervisor donde se empleaban esclavos para cortar canales. El trabajo de parto es muy severo. El suelo suele ser muy pantanoso: los negros están hasta la mitad o mucho más en el lodo y el agua, cortando raíces y empacando lodo: si pueden mantener la cabeza fuera del agua, siguen trabajando. Se alojan en chozas, o como se les llama campamentos, hechos de tejas o tablas. Se acuestan en el barro que se les ha adherido, haciendo un gran fuego para secarse y protegerse del frío. No se les permite ropa de cama; es sólo mediante el trabajo realizado sobre su tarea, que cualquiera de ellos puede conseguir una manta. No se les paga nada excepto por este exceso de trabajo. Sus amos vienen una vez al mes para recibir el dinero de su trabajo: entonces quizás unos pocos muy buenos amos les darán dos dólares a cada uno, a otros un dólar, a otros una libra de tabaco y a otros nada en absoluto. La comida es más abundante que la de los esclavos del campo; de hecho, es la mejor ración en América: consiste en un picoteo de harina y seis libras de cerdo a la semana; la carne de cerdo por lo general no es buena, está dañada y se compra lo más barata posible en las subastas.


Plantaciones de arroz - Historia

En la antigüedad, Lihue era una aldea menor. Līhuʻe significa "frío frío" en el idioma hawaiano.

Lihue se encuentra en el antiguo distrito de Puna, la costa sureste de la isla y la división territorial (ahupua'a) de Kalapaki. El gobernador real Kaikioʻewa lo convirtió oficialmente en su asiento de gobierno en 1837, trasladándolo de Waimea y le dio a la ciudad su nombre después de la tierra que poseía en Oahu con el mismo nombre.

Con el surgimiento de la industria azucarera en el siglo XIX, Lihue se convirtió en la ciudad central de la isla con la construcción de un gran ingenio azucarero. Los primeros inversores fueron Henry A. Peirce, Charles Reed Bishop y William Little Lee. La plantación luchó hasta que William Harrison Rice construyó el primer sistema de riego en 1856.

El posterior propietario de la plantación, Paul Isenberg, ayudó a los alemanes a emigrar a Lihue a partir de 1881, con la primera iglesia luterana en Hawai fundada en 1883. Los servicios se llevaron a cabo en alemán hasta bien entrada la década de 1960. En la década de 1930, George Norton Wilcox se convirtió en uno de los mayores propietarios de plantaciones de caña de azúcar y compró Grove Farm a Hermann A. Widemann.

Lihu`e se expandió rápidamente mucho más allá de un amplio lugar en la carretera. En 1876, la plantación trasladó la tienda de la empresa a la aldea fusionada desde su ubicación original frente a Koamalu, la casa del administrador (en el lado mauka de la actual autopista Kaumuali`i, donde ahora se encuentra la iglesia Aloha). El edificio fue colocado sobre rodillos y arrastrado por bueyes por el lado empinado y embarrado del valle de Nawiliwili, pasando el molino y subiendo por el otro hasta lo que ahora es el estacionamiento en el lado de Rice Street del centro cívico. En 1880, Lihu`e era considerada la ciudad más importante de la isla y en 1888 contaba con varias tiendas, dos escuelas y un establo de librea. Dos años más tarde, suficientes viajeros pasaron por la zona para justificar el establecimiento de un hotel completo en la carretera principal entre el pueblo y Nawiliwili.

La población del área metropolitana de Lihu`e creció un 150 por ciento en la década de 1890, luego se expandió a más del 150 por ciento en la década siguiente, y reclamó 4,434 residentes en 1900 cuando Hawai se convirtió en territorio de los EE. UU. Para 1913, las cuentas de Lihue Plantation Company registraban más de 1.300 trabajadores y 1.600 al final de la Primera Guerra Mundial. La plantación vecina de Grove Farm, aunque más pequeña, registró un crecimiento similar.

Entre los beneficios de convertirse en territorio estadounidense, más allá del optimismo suficiente para fomentar una actividad empresarial considerable, se encontraba la afluencia de fondos federales para desarrollar puertos y carreteras. Dada su ubicación central y vitalidad comercial, la ciudad de Lihu`e fue una elección obvia en 1905 para ser seleccionada como la sede del condado de la isla, y al final de la década, los funcionarios del gobierno habían determinado la necesidad de construir un nuevo e imponente edificio del condado para albergar al gobierno. asuntos en el centro de la ciudad. En 1912, el condado compró un terreno de cinco acres de la plantación Lihue a lo largo de la carretera principal a Nawiliwili, ahora llamada Rice Street, pero que luego figuraba genéricamente en la mayoría de los mapas como "carretera gubernamental" y coloquialmente llamada calle principal. Contrató a la destacada firma arquitectónica de Honolulu de Ripley y Davis para diseñar una nueva e impresionante sede. La plantación también utilizó a Ripley y Davis para esculpir un nuevo centro comercial en la encrucijada principal para reflejar la prosperidad de la plantación y transformar aún más Lihu`e de una aldea fortuita en una ciudad sustancial. Además, vendió al Bank of Hawaii un lote de medio acre en diagonal al otro lado de la calle de la parcela que el gobierno del condado compró para su nuevo edificio.

En 1916, la intersección principal de Lihu`e, algunos dirían que era la intersección principal de Kaua`i, estaba delimitada por el teatro Tip Top y el edificio comercial en el noroeste, la tienda Lihue en el noreste y un monumento a Paul Isenberg, el siglo XIX. mente maestra del siglo de gran parte del éxito de la plantación Lihue, en el sureste. Las casas dúplex reclamaban el cuarto lado de la intersección. Corrieron cuesta abajo hacia el molino (así como en otras partes del vecindario) y fueron construidos principalmente para empleados de origen europeo. Al oeste de la aldea, mauka del molino, la plantación erigió una gran casa nueva para el administrador en Koamalu. Con la excepción del monumento de roca volcánica de Isenberg, todos estos edificios, así como el edificio del condado, fueron construidos con hormigón armado, un material que ayudó a transmitir el mensaje de fuerza y ​​estabilidad en Lihu`e.

Desde sus inicios en el negocio del azúcar, Lihue Plantation había encargado a H. Hackfeld and Company, con sede en Honolulu, para que actuara como su factor o agente de compras y suministros. Los lazos entre las dos empresas eran fuertes. Paul Isenberg, ex gerente de Lihue Plantation y una fuerza rectora en el éxito de la compañía, se convirtió en socio gerente de Hackfeld en 1881. La superposición entre las empresas resultó en que los socios de Hackfeld y sus familiares poseyeran suficientes acciones en Lihue Plantation para darle a Isenberg el control absoluto de la empresa. a la vuelta del siglo. Pero la Primera Guerra Mundial puso fin a Hackfeld and Co. compró suficientes acciones adicionales para obtener la propiedad mayoritaria de la plantación Lihue.

En las décadas de 1920 y 1930, Lihue Plantation concentró empresas comerciales a lo largo de la ahora Kuhio Highway. El teléfono, la carretera que va al norte de Lihue Store y Tip Top, restaurante, dentista, compañía de seguros, concesionarios de automóviles, empresa de fabricación de refrescos, periódico, agencia de seguros y otros establecimientos se instalaron en lo que se convirtió en el distrito comercial central de la ciudad, aunque los trabajadores Las casas se mezclarían con los edificios comerciales de este vecindario durante muchos años. Entre la intersección principal y el edificio del condado a lo largo de Rice Street había algunas cabañas de otros supervisores, la sede de Lihue Plantation y centros recreativos, una bolera de dos carriles y un salón social en un lado de la calle y un quiosco de música, que luego fue reemplazado. por la biblioteca (ahora Museo Kaua`i), por el otro. Detrás había un campo de béisbol y canchas de tenis, con una armería y establos en la parte trasera del edificio del condado.

Como principal terrateniente de la zona, la plantación Lihue históricamente ha impulsado la planificación de la ciudad y ha controlado las decisiones sobre qué negocios podrían establecerse allí. Pero el terreno directamente al otro lado de la calle del edificio del condado y de las viviendas de Elite Street no era propiedad de la plantación a la que la familia de William Hyde Rice tenía el título. Esa propiedad incluía su granja, una lechería y el hotel Lihue. La exclusividad de la plantación fue desafiada dramáticamente en 1937 con la decisión de William Hyde Rice, Ltd, de vender su tierra lechera a lo largo de la calle principal a la "gran caja" nacional de su época, S. H. Kress & Company. Pronto siguieron las empresas locales. El resultado fue un segundo distrito comercial que surgió más allá del control de desarrollo de la plantación. Después de la Segunda Guerra Mundial, la histórica finca Rice frente al edificio del condado también se vendió y los edificios fueron demolidos. También en esa tierra, los empresarios abrieron establecimientos comerciales, como lo hicieron gradualmente a lo largo de la franja una vez ocupada por las grandes casas más abajo de Rice Street.

En la década de 1960, Lihue Plantation, guiada por su empresa matriz American Factors (más tarde conocida como Amfac), adoptó el concepto de renovación urbana rediseñando radicalmente el núcleo de la ciudad. Casi todo en el bloque cuadrado alrededor de la tienda Lihue fue demolido para dar paso al primer centro comercial de la zona. La plantación construyó su nueva sede al otro lado de la calle del museo, los inquilinos desplazados reconstruyeron en otras partes de la ciudad. En Hardy Street, una carretera secundaria que se curvaba detrás de los centros cívicos y comerciales, los fondos del condado subvencionaron un salón de convenciones y el estado construyó una nueva biblioteca regional, un edificio de oficinas gubernamentales de tres pisos y un complejo de salud pública, todos los cuales estaban agrupados alrededor de la estación de policía de la década de 1950 y la escuela primaria. La metamorfosis también incluyó un componente residencial. La sindicalización después de la Segunda Guerra Mundial había terminado con el antiguo sistema paternalista de plantaciones: proporcionaba viviendas y, a fines de la década de 19405 y principios de la de 1950, Lihue Plantation había puesto a disposición lotes simples para residencias de trabajadores en la zona de Isenberg mauka del distrito comercial de la autopista Kuhio. y en otros lugares más allá de Lihu`e. Quince años después, la plantación cosechó su última cosecha de caña de azúcar en un terreno entre Hardy Street y Ahukini Road y la subdividió en la subdivisión Molokoa. El proyecto coincidió con un cambio demográfico en la ciudad.

La disposición de las extensiones agrícolas productivas marcó un cambio importante para la filosofía de muchos propietarios de plantaciones de que la riqueza de uno está en la tierra de uno. Fue reemplazado por ellos como una mercancía para el desarrollo y la venta. En la década de 1970, la influencia de Lihue Plantation en la ciudad que construyó prácticamente desapareció después de que Amfac vendiera casi el 40 por ciento de la propiedad comercial de Lihu`e al empresario despreocupado Harry Weinberg. Las parcelas incluían el centro comercial Lihue, lotes en Rice Street y Kuhio Highway, y el parque industrial en el extremo noreste de la ciudad. Después de que Grove Farm, la plantación de azúcar se convirtió en una empresa de desarrollo, abrió Kukui Grove Center en Puhi en 1982, muchos minoristas abandonaron el centro comercial Lihue y se mudaron al nuevo centro comercial. Cinco años más tarde, el gobierno del condado compró el centro comercial más antiguo de la empresa HRT, Ltd. de Weinberg y lo convirtió en un centro cívico como solución a su urgente necesidad de espacio de oficina adicional. En la actualidad, una parte importante del centro de Lihu`e se dedica a asuntos gubernamentales, que en el siglo XXI prometen requerir aún más espacio. La policía, la Defensa Civil y el poder judicial ya se han mudado del centro de la ciudad a complejos masivos cerca del aeropuerto.

La casa de la familia Wilcox, Kilohana, se ha convertido en un restaurante y una tienda de regalos. La plantación circundante ahora cultiva cultivos y ganado. Un ferrocarril turístico de vía estrecha con locomotoras diesel antiguas de Whitworth y General Electric ofrece recorridos por la plantación, también se ofrecen recorridos en carruajes tirados por caballos. Los terrenos también son el sitio de luaus, muchos de los cuales son excursiones en alta mar reservadas a través de NCL America.

Lihue también alberga el Museo de Kauai, que detalla la historia de Kauai.

Haga clic aquí para ver "Lihu`e: Raíz y rama de una ciudad de Hawai`i" por Pat L. Griffin, publicado por la Sociedad Histórica de Kauai. Extractos usados ​​con permiso.


Historia de las plantaciones y la esclavitud

Mientras los ricos de Carolina del Sur se apresuraban a construir plantaciones de arroz a lo largo de los ríos de marea, los que conocían el arte de cultivar arroz fueron traídos de los países africanos donde el cultivo de arroz era algo común. El tedio del proceso, los peligros de su cultivo en condiciones de pantano y las diversas circunstancias adversas como huracanes o invasiones de pájaros arroceros, hicieron que el arroz fuera extremadamente difícil de producir.

Dado que la esclavitud era una mano de obra barata, se hicieron fortunas en la costa de Georgia con la producción de arroz. Los propietarios de estas plantaciones de arroz residían sólo durante meses tolerables. Muchos buscaron alivio del calor y los insectos con viajes de verano a los abrevaderos del norte. Así, los esclavos que se quedaron para cultivar los cultivos experimentaron cierta autonomía.

Construido en 1807, & # xA0Hofwyl-Broadfield & # xA0 una vez se jactó de más de 7.000 acres de campos de arroz trabajados por más de 350 esclavos & # x2013obtenido principalmente de África & # x2019s costa oeste. & # XA0 Después de la Guerra Civil, los afroamericanos que habían vivido en Hofwyl y otras plantaciones de arroz a lo largo del río Altamaha & # x2013 Hopeton, Elizafield, Grantly, New Hope y otros & # x2013 se establecieron en pequeñas comunidades cercanas. & # xA0 Continuaron trabajando por un salario en los mismos trabajos en los que habían trabajado como esclavos . Petersville era una de estas comunidades, su nombre proviene de un viejo esclavo, Peter, que vivió allí por primera vez. & # XA0

Otro asentamiento, Needwood, recibió ese nombre debido a la escasez de & # x201Cfat leña para encendedores & # x201D necesaria para cocinar fuegos. Otra comunidad de este tipo llevaba un nombre, que no necesita explicación & # x2013 Freedman & # x2019s Rest. La cosecha de arroz cesó en Hofwyl en 1915 y la plantación se convirtió en un Sitio Histórico del Estado en 1974. Si bien quedan pocos restos de otras plantaciones en esta área, Hofwyl-Broadfield se mantiene como hace casi 200 años, ofreciendo una visión de Georgia & # x2019s 19th- cultura del arroz del siglo. & # xA0 Hoy, a través de sus viviendas, cuartos de servicio, museo, artefactos, exhibiciones de fotografías y presentaciones en video, se puede examinar de cerca la vida de un esclavo en una plantación de arroz en la costa de Georgia.


Plantaciones de arroz - Historia

El arroz se cultivó en muchas fincas británicas del este de Florida entre 1763 y 1784. Nunca rivalizó con el índigo como cultivo comercial durante la primera década del dominio británico en Florida, ni fue tan rentable y extenso como lo fue la producción de almacenes navales después de 1775. Es probable Sin embargo, ese arroz se habría convertido en un cultivo de exportación cada vez más importante si los británicos hubieran retenido el control del este de Florida al concluir la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

El ensayo que sigue examina la creación de una plantación de arroz en los últimos años de la ocupación británica de la provincia. Se basa en cartas escritas a James Grant, el primer gobernador de la provincia, por el Dr. David Yeats, ex agente de la plantación del gobernador en el este de Florida. Las cartas se conservan en Treasury 77, los documentos de la Comisión de Reclamaciones del Este de Florida, en el Archivo Nacional, Kew, Inglaterra.

Mapa del topógrafo de Mount Pleasant Plantation, 1784, una plantación de arroz propiedad de James Grant, gobernador del este de Florida, 1764-1771. El sitio está ahora a lo largo de la autopista A-1-A en la intersección de Mickler Road. Cortesía del Archivo Nacional, Kew, Inglaterra.

Highway A-1-A y la intersección de Mickler Road, veinte millas al norte de St. Augustine. El campo de arroz de Mount Pleasant Plantation construido en 1782 estaba ubicado inmediatamente al sur de Mickler Road entre A-1-A a la izquierda y Neck Road a la derecha.

"Una sembradora de arroz capital"

En julio de 1780, un grupo de avanzada de quince hombres negros esclavizados, un conductor y catorce trabajadores, fue enviado a la cabecera del río Guana, veinte millas al norte de San Agustín. Sólo una duna de arena separaba esta tierra del Océano Atlántico, pero los plantadores británicos que habían visto la propiedad elogiaron su potencial, especialmente & cota un gran cuerpo de pantano fresco muy fino con un fondo de arcilla contiguo a la tierra alta. & Quot La tierra alta parecía prometedora para las provisiones , pero el pantano tenía un atractivo especial para el cultivo del arroz.

Los trabajadores recibieron órdenes de talar árboles y arbustos de 100 acres de tierras altas adyacentes a las marismas y plantarlas en cultivos de provisiones. También recibieron instrucciones de preparar cabañas de troncos para un grupo más grande de trabajadores que serían trasladados de la plantación de añil del gobernador, quince millas al sur, a fines de diciembre.

Con la excepción de sesenta acres de añil, la superficie de la Villa se sembró enteramente en cultivos de provisiones en 1780. El maíz se vendía en San Agustín por entre seis y diez chelines el bushel, frente a menos de tres chelines en 1774. Harina, carne de res, maíz, frijoles y arroz, todos habían aumentado de valor debido a la gran demanda de alimentos por parte de un gran número de refugiados leales que habían escapado de la violencia de la guerra en las colonias al norte del este de Florida en busca de protección de las tropas del rey en St. Agustín.

El desarrollo de la nueva plantación avanzó con notable rapidez. Para diciembre, después de solo cinco meses en el sitio, los trabajadores habían despejado los árboles de palmito, roble, pino y repollo en el terreno elevado y completado los refugios de las cabañas de troncos. El Dr. Yeats escribió: “No pudimos plantar el arroz ya que el desguace lleva demasiado tiempo. Tuvimos que plantar maíz, hacer las tinas [índigo], las casas índigo y la casa del capataz. Todavía no tenemos un nombre para la nueva plantación, pero hemos limpiado 120 acres y ahora estamos cercando y quemando matorrales y preparándonos para la siembra, asegurando una cosecha para fines de marzo ”.

Para febrero de 1781, más de cincuenta trabajadores se habían asentado en la nueva finca en la cabecera del río Guana. Sólo un conductor negro llamado Old Will y otros siete trabajadores permanecieron en la plantación de añil que habían creado en 1768. El Dr. Yeats escribió que Will estaba `` a cargo de entre treinta y cuarenta acres de provisiones que puede atender con el arado, y casi tanto muchos de Indigo, que deben manejarse con la azada. ”Los otros trabajadores estaban alojados en el nuevo asentamiento en la cabecera del río Guana y ayudaban con la siembra de primavera bajo la dirección de un capataz blanco, William Brockie. Algunos de los hombres viajaban todos los días para trabajar en la producción de almacenes navales en un terreno estéril de pinos al norte de la nueva finca en una sección llamada Diego Plains.

En lugar de "cortar el pan de la ociosidad", informó Yeats, viajaba al nuevo asentamiento cada dos semanas para alojarse una o dos noches en la casa del superintendente con el superintendente. La finca prometedora había adquirido un nombre para entonces: Mount Pleasant Plantation. La tierra recién despejada había sido sembrada en provisiones a fines de marzo, junto con un campo de añil y diez acres de arroz. Yeats se jactó: "Ahora tengo grandes esperanzas de éxito".

Durante 1781 Yeats puso a los hombres más fuertes a trabajar preparando un campo de arroz en la cuenca de drenaje entre los campos de maíz, mientras que los demás trabajaban en los campos de provisiones y de añil. En lo profundo del pantano, los hombres bloquearon el agua salobre que empujaba las mareas del océano y agriaba el suelo con residuos de sal. Compactaron una barrera de tierra que medía 1,000 yardas de largo, doce pies de ancho y cuatro pies de alto en el extremo sur del campo de arroz que funcionaba como la presa inferior. Se extendía a lo largo de la extensión de las tierras bajas entre los campos de maíz uno frente al otro en el terreno elevado. Se construyó una gran compuerta de madera en el centro de la presa para drenar el agua del campo cuando fuera apropiado. Yeats dijo que contrató a un carpintero blanco con el fin de hacer nuestros baúles y compuertas. Desde que se terminaron las presas, cada lluvia refresca las tierras desde que se corta el agua salada. ”Los“ troncos ”mencionados por Yeats eran troncos de ciprés ahuecados para funcionar como alcantarillas o tuberías de agua para drenar el agua de los campos cuando fuera necesario. Los trabajadores abrieron los tapones, ya sean tapones simples o tapas con bisagras, en los extremos alternos de los baúles para comenzar y terminar el flujo de agua.

Puerta de inundación para inundar el campo de arroz (en la parte superior) con agua dulce del estanque del embalse (en la parte inferior). Un tronco, posiblemente un tronco ahuecado, se encuentra debajo de la presa de tierra entre las dos puertas de madera. Tomado de Harper's Weekly (7 de enero de 1867). Cortesía de la Biblioteca de Manuscritos y Libros Raros Hargrett, Universidad de Georgia, Athens, Ga.

Cultivo de arroz en el río Ogeechee, cerca de Savannah, Georgia. Por Art Ward, Semanal de Harper (5 de enero de 1867), pág. 8. Cortesía de Jerome S. Handler y MIchael L. Tuite Jr., "The Atlantic Slave Trade and Slave Life in the Americas: A Visual Record", producido por el Laboratorio de Medios Digitales de la Biblioteca de la Universidad de Virginia y la Fundación de Virginia para la Humanidades. En línea en http://hitchcock.itc.virginia.edu/Slavery/.

A una milla al norte de la presa inferior, los trabajadores usaban palas y azadones para arrojar lodo y vegetación densa en una gran pila de tierra que compactaban en una barrera de tierra de veinte pies de ancho y cuatro pies de alto para bloquear el flujo hacia el sur del Guana. Río. Con una longitud de entre 300 y 400 yardas, la presa superior encerraba un estrecho cuello del pantano y estaba colocada entre los campos de maíz en el terreno alto al este y al oeste. Por encima de la presa superior, donde se originó el río Guana, había una gran extensión de humedales bajos. El bloqueo del flujo normal del río Guana hizo retroceder el agua hacia este humedal y creó un estanque de reserva de agua dulce de 1,000 acres que podría inundar el campo de arroz a través del mismo sistema de troncos de ciprés ahuecados que se utilizan para drenar el campo en el sur. fin.

Mirando hacia el norte más allá de Mickler Road en golf y complejos residenciales construidos en una mezcla de pantanos y hamacas típicas de la zona. Los africanos esclavizados una vez trabajaron en estos pantanos cavando zanjas de drenaje y empacando presas para crear campos de arroz. Hoy en día, los desarrolladores utilizan máquinas para cavar canales y dragar lagos para bajar el nivel del agua. El suelo dragado se empaqueta en un terreno más alto adyacente para campos de golf y lotes de construcción. Los humedales se convierten así en tierras secas y los antiguos arrozales se transforman en complejos residenciales.

Mientras se construían las presas, los trabajadores también se trasladaron al pantano intermedio para cavar un desagüe central. Cuando terminó, la zanja medía seis pies de ancho por cuatro pies de profundidad y recorría toda la distancia de una milla entre las dos presas. Se cavaron tres zanjas intermedias este y oeste para alimentar el agua al drenaje central y proporcionar control de agua para ocho campos separados de aproximadamente 220 acres. La tierra de las zanjas se apiñó en ambas orillas para formar presas de división. Cuando se necesitaba agua dulce, los troncos en la presa superior podían abrirse para inundar el agua del estanque de reserva por la zanja central y salir por las tres líneas de conexión a los campos separados. El drenaje del exceso de agua se logró abriendo la compuerta de inundación en la presa inferior cuando la marea del océano estaba baja. La gravedad tiró el exceso de agua a través de las zanjas y el desagüe central y descendió por el Guana. Había que tener cuidado de cerrar la compuerta de inundación antes de que la marea entrante trajera agua salobre.

Un mapa de la recién nombrada Mount Pleasant Plantation, dibujado en 1783, muestra los dos troncos que se construyeron en la presa superior durante la construcción. Inundar los campos a través de estos troncos sirvió para dos propósitos importantes: 1) regar los campos durante los períodos de sequía y mantener la vida de las plantas de arroz sedientas y 2) ahogar las malas hierbas a medida que crecían alrededor de la base de las plantas, ahorrando horas incalculables de tedioso cavar en el suelo fangoso. Se construyeron tres troncos en la presa inferior para ayudar a drenar el agua del campo.

Mapa del topógrafo de Mount Pleasant Plantation, 1784, una plantación de arroz propiedad de James Grant, gobernador del este de Florida, 1764-1771. Cortesía del Archivo Nacional, Kew, Inglaterra. Trabajo cartográfico adicional de Curtis Perrin.

Se encontraron retrasos en la implementación de la producción de arroz cuando se descubrió que el suelo no estaba perfectamente fresco. Las plantas de arroz que brotaron de semillas pronto se marchitaron y murieron. Se instruyó a los trabajadores para que "quitaran el suelo con frecuencia, dejaran caer la lluvia, escurrieran y repitieran el proceso". Se inundó agua adicional en el campo en un intento de "lavar" la sal del suelo.

Un segmento de treinta acres del campo se consideró fresco y listo para la siembra de primavera a fines de 1781. Debido a que se necesitaba un tonelero para construir barriles para el arroz, Yeats envió a uno de los esclavos, conocido como el "Tom de Rainford", a entrenar con otro tonelero. durante todo el verano de 1781. En septiembre, Yeats informó: "Ahora puede hacer barriles de trementina, lo cual es más difícil que [barriles] de arroz".

Mientras se preparaba el campo de arroz de Guana, Yeats escribió numerosas cartas a James Grant informándole del progreso (Grant estaba entonces al mando de las fuerzas británicas en las Indias Occidentales). Se regocijó cuando una cantidad suficiente de los 300 acres de marisma de arcilla se había drenado lo suficiente para permitir a los trabajadores "convertir el arado en [el campo] cuando queramos". El 12 de enero de 1782, Yeats declaró que el experimento del arroz fue un éxito. Aunque asolado por la sequía y un bajo nivel de agua en el estanque de la reserva, se habían cosechado cincuenta fanegas de & cotizar arroz extremadamente fino & quot en una parcela de tres acres. Con suficiente agua en el estanque de reserva para mantener al menos 200 acres de arroz en la próxima cosecha, y con provisiones que traen precios récord en el mercado de San Agustín, Yeats tenía visiones de un futuro próspero.

Lamentó no haberse movido antes a la cabecera del río Guana, pero sabía que un movimiento anterior habría puesto a los trabajadores en peligro de incursiones de bandidos. Yeats dijo que un rebelde llamado Peter Brown había aterrizado recientemente en la playa cerca del nuevo asentamiento. Una cañonera británica en el río St. Johns llegó al sitio a tiempo para ahuyentar a los invasores, pero Yeats montó una vigilancia constante en la playa. Informó a Grant: "Creo que puedo depender de los negros y que no los tomarán voluntariamente; de ​​hecho, saben muy bien que no pueden ser mejor tratados en ningún lado".

Yeats preparó un suministro de provisiones para tres meses en toneles sellados en caso de una invasión de rebeldes o tropas españolas. También preparó un piso que podría transportar a los trabajadores a San Agustín en cualquier momento. El peligro existía, pero Yeats confiaba en que no "nos impediría seguir adelante con nuestro plan de convertirlo a usted [Grant] en un gran plantador de arroz y liderar el camino en ese artículo como lo hizo anteriormente en Indigo".

En junio de 1782, los campos de maíz y guisantes, batatas y arroz mostraban & quot; promesas exageradas & quot ;, el nacimiento de cuatro niños en la nueva plantación convenció a Yeats de que el sitio era saludable. Con el duro trabajo de establecer la plantación fuera del camino, se asignaron a manos adicionales tareas diarias en el otro tramo de Grant en Diego Plains, donde se estaban produciendo provisiones navales.

El mapa de 1783 del sitio de Mount Pleasant muestra treinta y siete & quotNegro Houses & quot en lados alternos de lo que hoy son las carreteras Neck y Mickler. Las casas estaban rodeadas por un campo de maíz de veinticinco hectáreas. Más allá del alojamiento de los trabajadores, al sur de la curva de la carretera donde todavía se puede encontrar el `` Túmulo indio '', estaba la vivienda del capataz, dos edificios de almacenamiento de maíz, tres gallineros para aves y palomas y un pozo de agua dulce. El complejo del supervisor incluía un huerto y un huerto natural de naranjos.

Mapa del topógrafo de Mount Pleasant Plantation, 1784, una plantación de arroz propiedad de James Grant, gobernador del este de Florida, 1764-1771. El sitio está ahora a lo largo de la autopista A-1-A en la intersección de Mickler Road. Cortesía del Archivo Nacional, Kew, Inglaterra.

Una característica única de Mount Pleasant Plantation fue la avenida plantada con árboles de sebo chino. Los árboles se describieron como "muy prósperos [con] miles de plántulas en camas y listas para plantar". Los árboles producían una "gran cantidad de semillas cada año", que en China se utilizaba para fabricar velas. En el mapa de 1783, la arboleda de treinta acres en la esquina suroeste del terreno puede ser donde se encontraban los árboles de sebo chino.

El cambio del cultivo del índigo al arroz provocó cambios significativos en las rutinas de trabajo. De enero a marzo, cuando algunos trabajadores estaban preparando campos de maíz e índigo, otros estaban trabajando en la marisma de arroz. Se utilizaron caballos para el arado inicial, pero después de eso, los trabajadores del campo utilizaron largas azadas para romper los terrones grandes y formar trincheras. Los trabajadores sembraron la semilla en trincheras, quizás siguiendo las mismas técnicas que aprendieron de sus padres en África: hacer una hendidura en el suelo con el talón, dejar caer la semilla y cubrirla con la planta del pie.

Deshierbe de campos de arroz, sur de los Estados Unidos, del siglo XIX. Fuente: Charles C. Coffin, Building the Nation (Nueva York, 1883), pág. 76. Cortesía de Jerome S. Handler y Michael L. Tuite Jr., "The Atlantic Slave Trade and Slave Life in the Americas: A Visual Record", producido por el Laboratorio de Medios Digitales de la Biblioteca de la Universidad de Virginia y la Fundación de Virginia para la Humanidades. En línea en http://hitchcock.itc.virginia.edu/Slavery/.

Cuando se completó la siembra, se inundó agua en los campos y se dejó allí durante aproximadamente una semana hasta que brotaron las semillas. Luego se drenó el agua y se dejaron crecer las plantas tiernas. Tan pronto como comenzaron a aparecer malas hierbas alrededor de los tallos de las plantas jóvenes de arroz, los trabajadores regresaron con sus azadas. Los campos se inundaron nuevamente y el agua se dejó reposar durante varias semanas para matar insectos y malezas, luego se drenó para que las plantas pudieran nutrirse de la luz solar directa. La excavación repetida habría sido seguida por una inundación final para que el agua pudiera sostener las espigas de grano a medida que se llenaban. Cuando el grano estuvo maduro, se drenó el agua por última vez.

La recolección comenzó de inmediato. Blandiendo anzuelos de arroz, hoces de mango corto, los trabajadores cortan los tallos y los apilan para que se sequen antes de atarlos en bultos y llevarlos desde los campos hasta el patio del establo o la zona de trilla. Hombres y mujeres balanceaban palos cortos de madera con mayales unidos para separar el grano del tallo (o paja de arroz), un proceso conocido como trilla. Como gran parte del cultivo de arroz en el sur de Estados Unidos antes de que la mecanización prevaleciera, las técnicas y herramientas se inspiraron directamente en las prácticas africanas.

Rice Harvesting, U.S. South, 1859, usando una hoz de mango corto. Revista mensual de Harper (1859), vol. 19, pág. 729 acompaña el artículo de T. Addison Richards, "Las tierras de arroz del sur" (págs. 721-38). Copia en el Departamento de Colecciones Especiales de la Biblioteca de la Universidad de Virginia. Cortesía de Jerome S. Handler y Michael L. Tuite Jr., "The Atlantic Slave Trade and Slave Life in the Americas: A Visual Record", producido por el Laboratorio de Medios Digitales de la Biblioteca de la Universidad de Virginia y la Fundación de Virginia para las Humanidades. En línea en http://hitchcock.itc.virginia.edu/Slavery/.

Una vez que los tallos de arroz se secaron en el campo y se ataron en bultos, se cargaron en barcazas y se llevaron por la vía fluvial más conveniente hasta un rellano cerca de la zona de trilla. Copia en el Departamento de Colecciones Especiales de la Biblioteca de la Universidad de Virginia. Cortesía de Jerome S. Handler y Michael L. Tuite Jr., "The Atlantic Slave Trade and Slave Life in the Americas: A Visual Record", producido por el Laboratorio de Medios Digitales de la Biblioteca de la Universidad de Virginia y la Fundación de Virginia para las Humanidades. En línea en http://hitchcock.itc.virginia.edu/Slavery/.

Trilla de arroz, Sur de los EE. UU., 1866, utilizando palos de madera con mayales para separar el grano del tallo. Periódico Ilustrado Leslies, 20 de octubre de 1866, pág. 72. Cortesía de la Biblioteca del Congreso, División de Impresiones y Fotografías, LC-USZ 62-61966. Copia en el Departamento de Colecciones Especiales de la Biblioteca de la Universidad de Virginia. Cortesía de Jerome S. Handler y Michael L. Tuite Jr., "The Atlantic Slave Trade and Slave Life in the Americas: A Visual Record", producido por el Laboratorio de Medios Digitales de la Biblioteca de la Universidad de Virginia y la Fundación de Virginia para las Humanidades. En línea en http://hitchcock.itc.virginia.edu/Slavery/.

Las mujeres se hicieron cargo del procesamiento a continuación, sosteniendo en sus manos las grandes cestas planas tejidas en espiral que se inclinaban ligeramente hacia arriba en los bordes exteriores y se conocían como cestas de abanico. El grano se colocó en las canastas y se arrojó suavemente hacia arriba en el aire para aventar o soplar la paja antes de que las partículas de grano volvieran a caer en la canasta. Se llenaron cestas más grandes con el grano y se alinearon para el paso final de la cosecha de arroz.

Una mujer en Carolina del Sur aventar la paja del grano con una canasta de abanico. Cortesía del Departamento de Archivos e Historia de Georgia, Atlanta, Georgia.

La fase más intensiva en mano de obra de la cosecha de arroz se conocía como machacado. El grano que quedaba en las canastas de abanico después del aventado se vertía en troncos ahuecados, los morteros de madera que se podían ver fuera de la puerta de casi todas las cabañas de esclavos en la costa de Carolina y Georgia. Las mujeres usaban largos morteros de madera para machacar los granos de arroz hasta que se rompían las cáscaras externas y las cutículas internas. Trabajaron en comunidad y rítmicamente con otras mujeres, siguiendo el patrón africano de golpear al unísono, lanzar el mortero hacia arriba y soltarlo con ambas manos mientras aplaudían antes de agarrar la herramienta en su ciclo descendente y hundirla en el grano en la parte inferior. del mortero. Machacar las cáscaras externas del grano aumentó el valor comercial del producto. Los molinos trilladores y trilladores accionados por agua y vapor eventualmente reemplazaron la mano de obra en las Carolinas y Georgia, pero en fincas pequeñas como la de la parte superior de Guana, el volumen de la cosecha era tan pequeño en los primeros años que el trabajo se habría realizado en los viejos tiempos. y de manera dura, a mano.

Dos mujeres de Carolina del Sur machacan las cáscaras exteriores del grano de arroz. Cortesía del Departamento de Archivos e Historia de Georgia, Atlanta, Georgia.

Machacar arroz con una herramienta de madera y un tronco ahuecado. Cortesía del Departamento de Archivos e Historia de Georgia, Atlanta, Georgia.

Si la experiencia del cultivo de arroz en las fincas de John Moultrie en los ríos Matanzas y Tomoka era la norma para el este de Florida, los trabajadores de Mount Pleasant cosechaban dos cortes de arroz cada año. Las plantaciones de arroz eran caras de iniciar debido a la intensidad de mano de obra requerida, pero una vez establecidas, continuaron produciendo mientras las presas y canales se mantuvieran intactos y los campos se mantuvieran. Si Mount Pleasant hubiera continuado operando bajo la propiedad de Grant más allá de 1784, es probable que se hubiera vuelto tan rentable como lo había sido anteriormente su propiedad índigo, Grant's Villa.

Antes de finales de 1784, sin embargo, todos los esfuerzos de plantación en las plantaciones Villa y Mount Pleasant habían terminado. El este de Florida había sido cedido a España en el Tratado de París, y casi todos los plantadores británicos decidieron evacuar la provincia. Los hombres y mujeres esclavizados que crearon la finca de arroz desmontaron las cabañas que habían construido recientemente, las colocaron en balsas junto con barriles de arroz y maíz y lo enviaron todo a las Islas Bahamas. Los hombres, mujeres y niños propiedad de James Grant también fueron transportados a la isla de New Providence, desde donde fueron enviados a Carolina del Sur y vendidos a plantadores de arroz.

La presa superior del campo de arroz de Mount Pleasant más tarde se convirtió en una parte de Mickler Road. La presa inferior se construyó a una milla al sur (a la izquierda en esta fotografía). Se plantó arroz entre las presas. El río Guana se puede ver a cada lado de la carretera, donde una alcantarilla ahora permite que el agua fluya sin obstáculos. Cuando se completó la presa en 1782, se recogió agua dulce en un estanque de retención de 1,000 acres en el lado norte.

Vista de los complejos residenciales Sawgrass y Marsh Harbour ubicados al norte de Mickler Road. Los pantanos aquí se convirtieron en tierra seca a través de dragado y desarrollo de relleno. En la parte superior izquierda de la fotografía, al otro lado del río Pablo, se pueden ver los edificios de Prudential Insurance y Mayo Clinic, junto con J. Turner Butler Boulevard.

Fotografía aérea tomada en 2002 de un antiguo campo de arroz ubicado en la orilla sur del río St. Marys en su unión con el río Little St. Marys. Construido por africanos esclavizados en 1768 y cultivado hasta la Guerra Civil Estadounidense, el campo de arroz ahora es parte de White Oak Plantation.

Cerca del antiguo campo de arroz en White Oak Plantation en el río St. Marys.

Informacion Bibliografica

El ensayo anterior fue tomado de Daniel L. Schafer, Villa del gobernador James Grant: una plantación británica de índigo en el este de Florida (St. Augustine, FL: The St. Augustine Historical Society, 2000).


Plantaciones de arroz - Historia

HISTORIA DE LAS PLANTACIONES DE W ILLBROOK .

La tierra que se convertiría en Willbrook Plantation era parte de una vasta concesión de tierras del rey Carlos II a ocho nobles británicos. El propósito era desarrollar colonias y generar dinero para la corona. Los primeros asentamientos en Charleston (Charles Town, 1670) fueron seguidos por plantaciones en Waccamaw Neck.

En 1711, John Crofts compró 1.280 acres que se convirtieron en Oatland y Willbrook Plantations. Crofts se lo vendió a William Branford, quien lo dividió en: 640 acres (Oatland) para su hija Martha y 640 acres (Willbrook) para su hijo, William. Durante los siguientes 200 años, esta tierra, desde el río Waccamaw hasta el Océano Atlántico, fue comprada, vendida o heredada en numerosas ocasiones. El índigo se cultivaba en la plantación en los primeros días de la colonia, pero el arroz era el cultivo comercial y creó la riqueza de las Tierras Bajas.

En 1750, Oatland y Willbrook eran propiedad en sociedad de Samuel Allston y Benjamin Marion, hermano de Frances Marion, el "Swamp Fox", de la fama de la Guerra Revolucionaria. Willbrook se vendió de nuevo en 1770 y 1798. En 1804, John Hyrne Tucker, que también era propietario de Litchfield Plantation, compró Willbrook. Finalmente vendió Willbrook a L. C. Lachicotte.Su hermano Clarence fue el último en vivir en la casa de dos pisos construida en 1895. Esta casa, en la que la chimenea todavía se encuentra cerca de la calle 5, está en el mismo sitio que la casa de la plantación original. Los graneros y almacenes de la plantación estaban a lo largo de Oatland Creek, que está al final de Heston Point Road.

En 1860, la producción de arroz era de 168,950 libras en aproximadamente 636 acres. Había 630 esclavos en ese momento. La transformación de vastos pantanos de cipreses en tierra cultivable fue una tarea monumental y la remoción de árboles y la excavación de zanjas y diques fue una labor intensa. El dispositivo de control de agua llamado "tronco" era tan eficiente que hoy en día se utiliza el mismo sistema en las operaciones modernas donde los campos abandonados se utilizan para el hábitat de las aves acuáticas. Este era el estilo de agricultura de Madagascar aprendido de los esclavos que venían de esa zona.

Con el comienzo del siglo XX, los norteños comenzaron a comprar plantaciones de Low Country para cotos de caza y refugios invernales. William Ellis, de Pensilvania, compró Willbrook, Turkey Hill y Oatland Plantations para la caza de patos y codornices. A partir de este momento, las tres plantaciones se vendieron como una reserva. La frontera sur de Oatland Plantation dividió en dos a Chapman Loop, extendiéndose hasta aproximadamente Willbrook Blvd. Los restos del cementerio de esclavos de Oatland Plantation se encuentran en Chapman Loop y contienen 38 tumbas. En la intersección de la antigua Kings Road había un tramo de arena de un carril que corría al este del cementerio. Una rosa Cherokee florecía cada primavera y se decía que en la primera noche de luna llena después de que floreciera la rosa, se podían ver los espíritus de los enterrados en el cementerio, bailando y regocijándose en la calzada porque los vientos fríos no regresarían para muchos. meses y vivir sería más fácil en los días venideros.

En 1978, se observó una canoa alojada en un banco del arroyo Oatland en el río Waccamaw. Se contactó al Departamento de Arqueología Submarina de Carolina del Sur y se retiró la canoa que todavía estaba unida al tocón del árbol del que se estaba tallando, y se determinó que era el único ejemplo de construcción de canoas coloniales en los EE. UU. Ahora es una exhibición permanente en el Museo Estatal de Carolina del Sur en Columbia, Carolina del Sur.

La tierra entre Willbrook Blvd. y Sandy Island Road era Turkey Hill Plantation. Los propietarios asociados de la propiedad continuaron cambiando a lo largo de los años y en 1984 Litchfield-By-The-Sea se convirtió en los propietarios actuales.

La tierra ya no cuenta con los cultivos comerciales de arroz e índigo, pero la herencia colonial permanece. Tenemos un cementerio que es sagrado a la memoria de los 38 esclavos que fueron enterrados allí antes del Día de la Libertad. Las crestas de arena y los canales a lo largo de los campos de arroz hacen eco de días pasados. Nuestros robles son testigos de la historia, la naturaleza y el ir y venir de las aguas.

Adaptado de: Suzanne C. Linder y Martha Leslie Thacker, Atlas histórico de las plantaciones de arroz del condado de Georgetown y el río Santee (Departamento de Archivos e Historia de Columbia, Carolina del Sur, 2001)

George C. Rogers, Jr., La historia del condado de Georgetown, Carolina del Sur (Columbia, SC: University of South Carolina Press, 1270)


Plantaciones de arroz - Historia

El origen de la industria del arroz de Carolina del Sur es complejo y controvertido. Hasta hace relativamente poco tiempo, los historiadores concedían a los europeos el crédito principal por originar la producción de arroz en Carolina del Sur. Sin embargo, durante las últimas décadas, algunos estudiosos han acumulado evidencia que sugiere, en cambio, que los africanos fueron los principales impulsores en los primeros días del cultivo del arroz en Carolina del Sur.

El arroz, el primer gran alimento básico de Carolina del Sur y los rsquos, dominó la economía de los países bajos durante casi doscientos años, influyendo en casi todos los aspectos de la vida en la región desde principios del siglo XVIII hasta principios del siglo XX. Rice fue el responsable de que el área y los rsquos adquirieran prominencia en la época colonial. Pero la industria comercial del arroz colapsó a fines del siglo XIX, dejando a gran parte del país bajo con pocas opciones económicas viables durante medio siglo o más. No fue hasta la segunda mitad del siglo XX cuando el legado económico y social del arroz comenzó a pasar a la historia.

La domesticación del arroz comenzó en Asia hace entre siete mil y diez mil años y se extendió gradualmente a otras partes de Eurasia y África. El cereal llegó al hemisferio occidental junto con los europeos y africanos como parte del "intercambio colombiano" de plantas, animales y gérmenes que comenzó a fines del siglo XV. Aunque el arroz acompañó a los europeos y africanos al hemisferio occidental, el cereal no se convirtió en un cultivo comercial importante en las Américas hasta que se desarrolló el complejo de arroz de Carolina del Sur en el siglo XVIII. Los habitantes de Carolina, tanto europeos como africanos, probablemente habían cultivado pequeñas cantidades de arroz para comer, pero no fue hasta la década de 1710 o 1720 que el capital, la mano de obra y el espíritu empresarial locales fueron suficientes para sustentar una producción comercial significativa.

El origen de la industria del arroz de Carolina del Sur es complejo y controvertido. Hasta hace relativamente poco tiempo, los historiadores concedían a los europeos el crédito principal por originar la producción de arroz en Carolina del Sur. Durante las últimas décadas, sin embargo, algunos estudiosos han acumulado evidencia que sugiere, en cambio, que los africanos fueron los principales impulsores en los primeros días del cultivo de arroz en Carolina del Sur. En un sentido técnico (y tecnológico), la visión del "arroz negro" de los orígenes del cultivo del arroz puede ser correcta. Sin embargo, es importante señalar que había varias otras vías de transmisión plausibles y que existe una gran diferencia entre la producción de arroz y la industria del arroz. Independientemente de los orígenes del cultivo del arroz en la colonia, la industria del arroz de Carolina del Sur se basó en las aspiraciones y el espíritu empresarial europeos y euroamericanos junto con la tecnología y la mano de obra africanas.

A pesar de la considerable investigación, se sabe poco sobre las primeras técnicas de producción de arroz o incluso sobre los sitios. Es posible que se haya cultivado algo de arroz & ldquowet & rdquo desde el principio, pero los estudiosos generalmente están de acuerdo en que los primeros cultivos de arroz se produjeron & ldquodry & rdquo, es decir, sin riego y en un terreno relativamente & ldquohigh & rdquo. A lo largo de su historia en Carolina del Sur, la mayor parte del cultivo de arroz tuvo lugar en el país bajo, pero la producción se distribuyó de manera bastante desigual dentro de esta región.

En la década de 1720 había comenzado a desarrollarse una industria arrocera. La producción se estableció mejor y se hizo más sistemática, y el cultivo se trasladó desde el suelo & ldquohigh & rdquo hasta los pantanos de agua dulce del interior, donde podrían emplearse mecanismos rudimentarios de control del agua, como los embalses & ndash. Después de 1750, el lugar de producción cambió de nuevo, esta vez a pantanos drenados en los principales ríos de marea de Carolina del Sur o adyacentes a ellos. La denominada zona de arroz de marea, que iba a constituir el corazón de la industria arrocera de las tierras bajas, se desarrolló dentro de estrechos límites geográficos e hidrológicos. La idea detrás del cultivo de mareas era aprovechar las mareas diarias de los ríos para atraer agua hacia y desde los campos, lo que irriga el cultivo y reduce los requisitos de mano de obra. El truco consistía en encontrar lugares donde la acción de las mareas fuera lo suficientemente fuerte como para subir y bajar el agua lo suficiente sin ser demasiado salobre o salado. Con el tiempo, se encontraron esos lugares y el cultivo de las mareas floreció desde unas diez a veinte millas tierra adentro a lo largo de los ríos de marea del país bajo: Waccamaw, Santee, Cooper, Ashley, Combahee y Savannah en particular.

El cultivo del arroz en cualquier circunstancia es arduo, pero esto es particularmente cierto cuando se cultiva en condiciones & ldquowet & rdquo, como era la norma a principios del siglo XVIII. Además, como las poblaciones que trabajaban en los pantanos de los países bajos también estaban sujetas a enfermedades transmitidas por mosquitos, las tasas de morbilidad y mortalidad en las zonas arroceras eran extremadamente elevadas. Como resultado de las rigurosas demandas laborales y las malas condiciones del cultivo del arroz, resultó difícil atraer un número suficiente de trabajadores blancos. Además, debido a que muchos africanos occidentales ya estaban familiarizados con el cultivo del arroz y tenían mayor inmunidad a las enfermedades transmitidas por mosquitos, no es sorprendente que la industria del arroz en Carolina del Sur se convirtiera rápidamente y permaneciera dominada por la mano de obra negra.

Es difícil apreciar cuánta mano de obra se involucró en la construcción y mantenimiento del régimen del "arroz rápido" en los países bajos. Aunque en Carolina del Sur sólo se dedicaron entre 80.000 y 120.000 acres al arroz en su apogeo anterior a la Guerra Civil, la cantidad de ingeniería y construcción necesarias para convertir esta tierra en apta para el cultivo comercial de arroz fue asombrosa. Antes de que pudiera comenzar la siembra, los pantanos tuvieron que ser drenados, despejados de árboles y nivelados. A continuación, se construyó el elaborado sistema de riego necesario para regular el flujo de la marea. Para las plantaciones de arroz del país bajo, esto significó millas de diques, zanjas y alcantarillas, intercaladas con una variedad de compuertas, troncos y desagües.

Además, el arroz era un cultivo en hileras que requería una atención considerable durante la temporada de crecimiento. Por lo tanto, los trabajadores del arroz soportaron un riguroso régimen laboral de un año: reparar las instalaciones de riego, preparar los campos para el cultivo, plantar, inundar, drenar, escardar, cosechar, procesar y transportarlo para su posterior molienda o comercialización. Los africanos y los afroamericanos proporcionaron la gran mayoría de este trabajo, aunque los animales de tiro a veces complementaban el trabajo humano, y también se empleaban fuentes de energía inanimadas, agua, viento y vapor.

A diferencia de la mayoría de las áreas del sur esclavista, el sistema de trabajo en el país bajo de Carolina del Sur, el arroz y otras actividades, estaba dominado por el sistema de tareas en lugar del sistema de pandillas. Bajo este último, los esclavos trabajaban en grupos, estaban sujetos a una estrecha supervisión y trabajaban durante períodos de tiempo determinados (& ldquosunup to sundown & rdquo). El sistema de tareas era bastante diferente. En este esquema, un esclavo era responsable de una cantidad determinada de trabajo: una & ldquotask & rdquo o & ldquotasks & rdquo. Una vez completado, el esclavo era liberado de cualquier otra responsabilidad laboral con el amo por el resto del día y podía hacer lo que quisiera. . Además, la supervisión cercana asociada con el sistema de pandillas generalmente estaba ausente del sistema de tareas. Por lo tanto, los esclavos en el país bajo gozaron de una independencia y autonomía algo mayor en el contexto de la esclavitud. La persistencia del sistema de tareas fue evidente en los países bajos incluso después de la emancipación, ya que los trabajadores negros libres a menudo contrataban a los terratenientes no por un año calendario o una temporada de cultivo, sino para tareas específicas como sembrar, azotar o cosechar.

El cultivo de arroz en las tierras bajas de Carolina del Sur a menudo se asocia con grandes plantaciones trabajadas por muchos esclavos en tareas especializadas. Estas unidades de producción a menudo estaban altamente capitalizadas, marcadas por economías de escala y eran propiedad (si no operadas directamente) por hombres y mujeres blancos de gran riqueza. Esta imagen no es tanto incorrecta como incompleta. Sin duda, los plantadores de arroz eran a menudo ricos y muchas familias de plantadores eran grandes más o menos estereotipados. Es importante señalar, sin embargo, que las plantaciones de arroz, incluso las grandes, no siempre eran extremadamente rentables (sobre todo a finales del período anterior a la guerra), y que muchos pequeños agricultores de los países bajos cultivaban algo de arroz. También vale la pena recordar que el cultivo de arroz se concentró en ciertas partes del país bajo y que solo una minoría de agricultores del país bajo cultivaba arroz. Por ejemplo, según el Censo de Agricultura de 1859, menos del cuarenta por ciento de las granjas de los países bajos cultivaban arroz.

Carolina del Sur fue sin duda el principal productor de arroz de América del Norte durante casi dos siglos, desde finales del siglo XVII hasta la década de 1880, cuando Luisiana superó al Estado de Palmetto en producción de arroz. Aunque faltan datos sobre la producción total de arroz hasta 1839, desde el principio existieron buenos datos sobre las exportaciones de arroz, y se puede hablar con confianza de los parámetros generales del período inicial del arroz. Las exportaciones de arroz de Carolina del Sur y Carolina del Norte combinadas promediaron 268,602 libras anuales entre 1698 y 1702, creciendo a más de 30 millones de libras anuales entre 1738 y 1742 y más de 66 millones de libras anuales entre 1768 y 1772. La gran mayoría de estas exportaciones de Carolina del Sur se originaron en el sur Carolina, pero una pequeña cantidad de las exportaciones de arroz "Carolina" durante el período colonial tardío se originó en la región de Cape Fear en Carolina del Norte.

A excepción de las pequeñas cantidades cultivadas en Luisiana y Florida, casi todo el arroz de América del Norte provino de "Carolina" y Georgia en el siglo XVIII, y estas dos áreas constituyeron las dos regiones productoras más grandes hasta la Guerra Civil. La producción de arroz estadounidense creció sustancialmente durante los ochenta y cinco años entre la Revolución y la Guerra Civil, aunque las exportaciones de arroz se estancaron después de aproximadamente 1800. A lo largo de este período, Carolina del Sur dominó la producción y las exportaciones, constituyendo aproximadamente las tres cuartas partes de la producción total de arroz de EE. UU. En 1839 y 1849, y alrededor del sesenta y cuatro por ciento de un total mucho mayor en 1859.

Si bien la industria del arroz estadounidense continuó expandiéndose en el siglo XIX, su posición en los mercados mundiales se volvió cada vez más insostenible. En el siglo XVIII se exportaba prácticamente todo el arroz estadounidense. La mayoría de las exportaciones se dirigieron al norte de Europa, donde el arroz fue bien recibido como una fuente de alimento barata y versátil. Antes de que el arroz americano entrara en los mercados europeos, Italia abastecía la mayor parte de la demanda europea de arroz. Sin embargo, a mediados del siglo XVIII, el arroz de Carolina del Sur (y, en menor medida, de Georgia) había suplantado al arroz italiano y dominaría los mercados europeos durante el resto del siglo.

La expansión del comercio europeo con Asia cambió las cosas. Ya en la década de 1790, los comerciantes europeos importaban grandes cantidades de arroz asiático más barato y, por lo tanto, estaban incursionando en los mercados de Carolina del Sur y rsquos. Este desarrollo se intensificó a lo largo del siglo XIX. Entre 1800 y 1860, el arroz birmano, javanés e indio barato llegó a dominar los mercados europeos, y el arroz de Carolina del Sur fue forzado gradualmente a salir de Europa al Caribe (especialmente a Cuba) o al mercado interno de los Estados Unidos. A pesar de la creciente demanda europea de arroz, las exportaciones estadounidenses de arroz a Europa fueron mucho más bajas en la década de 1850 que en la de 1790, lo que demuestra que el arroz estadounidense se estaba volviendo poco competitivo a medida que avanzaba la integración del mercado global.

Con la llegada de la Guerra Civil, el declive competitivo de la industria del arroz de Carolina del Sur se volvió vertiginoso. De hecho, Estados Unidos en su conjunto se convirtió en realidad en un importador neto de arroz desde la época de la Guerra Civil hasta bien entrado el siglo XX. Hay varias razones para esto. El arroz asiático siguió socavando la posición del arroz estadounidense, incluido el producido en Carolina del Sur, en los mercados mundiales, ya que la mejora de las instalaciones de transporte y comunicaciones vinculaba cada vez más a los productores de bajo costo de Asia con los consumidores de Europa y otros lugares. Como productor de alto costo de un producto básico, la industria del arroz de Carolina del Sur y rsquos probablemente estaba condenada incluso sin la Guerra Civil. Aun así, la destrucción de la infraestructura en tiempos de guerra, la emancipación de la fuerza laboral y la transformación de la agricultura después de la guerra sin duda apresuraron su desaparición.

La competencia internacional le costó a la industria del arroz en Carolina del Sur y Georgia no solo sus mercados de exportación, sino también a sus clientes nacionales. En las décadas de 1880 y 1890, la producción de arroz estadounidense se trasladó a Louisiana, Arkansas y Texas. En estos estados, y más tarde en el Valle de Sacramento de California, los productores de arroz intentaron hacer frente a la competencia asiática de bajo costo reemplazando la mano de obra por maquinaria. Al hacerlo, los productores de estas áreas, bajo la influencia de la protección arancelaria, reconstruyeron la industria del arroz de EE. UU.

Estas soluciones no estaban disponibles para los productores de arroz de Carolina del Sur. El pantanoso país bajo no podía soportar el peso del nuevo equipo y, en cualquier caso, el interés y el capital de los inversores escaseaban. Con la pérdida de sus mercados de exportación y el establecimiento de competidores domésticos más eficientes, la industria del arroz del Atlántico sur simplemente colapsó en las décadas de 1870 y 1880. Carolina del Sur, que produjo casi 120 millones de libras en 1859, vio caer su producción de arroz a alrededor de 30 millones de libras en 1889, una disminución del setenta y cinco por ciento. La naturaleza también intervino en las cosas. Entre 1893 y 1906, una serie de huracanes azotaron la costa arrocera, dañando aún más la deteriorada infraestructura. Para 1919, la producción de arroz del estado había caído a alrededor de 4 millones de libras, alrededor del tres por ciento de su producción anual anterior a la guerra. Como actividad comercial, el arroz de Carolina del Sur estaba muerto y desaparecido.

Sin embargo, el legado del arroz vivió durante mucho tiempo. A lo largo de su larga historia, la producción de arroz fue sinónimo de país bajo. Aunque se cultivaron otros cultivos allí y ndashSea Island algodón, añil, almacenes navales y ndash, esta región ecológicamente frágil y económicamente limitada fue construida por y para el arroz, con la construcción hecha en gran parte por negros y en gran parte por blancos. Sin arroz, la población densamente negra del país bajo tenía pocas opciones viables, y la región que alguna vez fue rica se convirtió en una de las más pobres de la nación. Solo con el inicio de la Segunda Guerra Mundial la región comenzó a crecer nuevamente. La economía de los países bajos y rsquos a principios del siglo XXI se basaba principalmente en el turismo, los productos forestales, las instalaciones militares y el empleo en el sector de servicios en Charleston. Ver lámina 28.

Carney, Judith A. Arroz negro: los orígenes africanos del cultivo del arroz en las Américas. Cambridge: Harvard University Press, 2001.

Chaplin, Joyce E. Una búsqueda ansiosa: innovación agrícola y modernidad en el sur del sur, 1730 & ndash1815. Chapel Hill: Prensa de la Universidad de Carolina del Norte, 1993.

Coclanis, Peter A. & ldquoDistant Thunder: La creación de un mercado mundial de arroz y las transformaciones que provocó. & Rdquo Reseña histórica americana 98 (octubre de 1993): 1050 & ndash78.

& ndash & ndash & ndash. La sombra de un sueño: vida económica y muerte en el país bajo de Carolina del Sur, 1670 y ndash1920. Nueva York: Oxford University Press, 1989.

Littlefield, Daniel C. Arroz y esclavos: etnicidad y trata de esclavos en Colonial Carolina del Sur. Baton Rouge: Prensa de la Universidad Estatal de Luisiana, 1981.

Morgan, Philip D. Contrapunto esclavo: cultura negra en Chesapeake y Lowcountry del siglo XVIII. Chapel Hill: Prensa de la Universidad de Carolina del Norte, 1998.


Echa un vistazo a estas entradas relacionadas de nuestra guía de 102 cosas que hacer en Myrtle Beach:

12. Explorando los parques estatales

Algunos visitantes de Myrtle Beach, e incluso muchos lugareños, nunca llegan a nuestros dos parques estatales. Hay muchas distracciones aquí en la playa, sin duda.Pero aquellos que no visitan se están perdiendo dos de las joyas de nuestra región, que ofrecen ver & hellip

67. Centro de Conway

A pocos kilómetros de la playa se encuentra un mundo completamente diferente en la histórica ciudad de Conway. La ciudad está llena de historia y encanto sureño con muchas tiendas y restaurantes para que los visitantes la visiten. La mayoría de los visitantes de Myrtle Beach ven a Conway como una ciudad para pasar y el infierno

72. Tiendas de ropa de playa

El sol y la arena son gratis, pero necesitas algunos suministros antes de ir a la playa. Las tiendas de playa que salpican las esquinas y las carreteras de Grand Strand se han convertido en una parte tan importante de la experiencia vacacional como el océano mismo. Ya sea que estés buscando & hellip

75. Tatuajes y piercings n. ° 038

Las tiendas de regalos son geniales, pero tal vez estés buscando un recuerdo más permanente de tu viaje a Myrtle Beach. Limitado por ley a una pequeña franja fuera de lo común en Myrtle Beach, la mayoría de los salones de tatuajes del área consideran que Seaboard Street es su hogar. Cualquiera que quiera un tatuaje o & hellip

16. Bolos

Una diversión clásica tanto para jóvenes como para mayores, los bolos han sido durante mucho tiempo parte de la cultura estadounidense. Con una serie de pistas de bolos en la zona, Grand Strand ofrece a familias, amigos y parejas una amplia variedad de opciones de bolos y entretenimiento. Todo y hellip

05. Alquiler de motos de agua

Desde que las primeras motos de agua salieron de las líneas de montaje a fines de la década de 1960 y se adentraron en los lagos, ríos y océanos de Estados Unidos, los deportes acuáticos se volvieron mucho más divertidos. Al igual que las motocicletas en el agua, las motos de agua, también llamadas PWC (Personal Water Craft), son rápidas, divertidas y fantásticas.

29. Arcadas

Tan antiguas como las propias vacaciones junto al mar, las salas de juegos, originalmente llamadas “salas de juegos de un centavo”, tienen una larga tradición de entretener a multitudes de todas las edades. A lo largo de Grand Strand encontrarás juegos de azar, juegos de habilidad y vistas únicas y soun & hellip.

49. Clubes de comedia y espectáculos n. ° 038

La comedia en vivo es divertida en la televisión, pero estar allí es una experiencia completamente diferente. Y no hay mejores maneras de relajarse por la noche que ver a algunos comediantes en un club de comedia de Myrtle Beach.

02. Parasailing

"¡Vuela por el aire con la mayor facilidad!" Los capitanes de parasailing de Myrtle Beach han hecho que volar como un pájaro sea fácil. Y en un hermoso día en Grand Strand, ¡las vistas son de otro mundo! Deje que los capitanes y las tripulaciones de los barcos del área lo boten lentamente, y saf & hellip

52. Go-Karts

¡Tómese un descanso del agua y pruebe su necesidad de velocidad en tierra en una divertida atracción de karts! Aquellos lo suficientemente valientes como para enfrentarse a los deportes acuáticos en nuestra lista de 102 cosas que hacer también adorarán la sensación del aire salado azotando sus cabellos mientras toman

10. Cruceros en barco

Con el Océano Atlántico al este y el Intracoastal Waterway al oeste, los numerosos recorridos en barco en Myrtle Beach brindan una variedad de alternativas de entretenimiento y turismo. Desde tranquilos cruceros con cena por Waterway hasta emocionantes experiencias en barco con casino, y hellip

68. Historic Georgetown

Georgetown, la tercera ciudad más antigua de Carolina del Sur, ofrece un vistazo a la historia del estado junto con excelentes tiendas, restaurantes y paisajes. Georgetown se encuentra a medio camino entre Myrtle Beach y Charleston a lo largo del río Sampit. La ciudad abraza a Ma & hellip


Plantaciones de arroz históricas de Carolina del Sur

Según el conferencista, Charles Joyner, un historiador y autor local que habló por encima del gemido de las locomotoras utilizando un pequeño sistema de megafonía, toda esta extensión había cerrado el círculo, desde los pantanos de cipreses hasta los campos de arroz y viceversa. En una notable hazaña de trabajo humano e ingeniería, los esclavos africanos cortaron miles de acres de árboles, cavaron tocones y drenaron la tierra construyendo una serie de diques, canales y compuertas. Aunque las compuertas de madera que bordean las orillas ahora están podridas y tragadas por la hierba de los pantanos, dan una idea de lo que no fue sino un breve dominio del paisaje por parte del hombre.

Nuestra primera parada fue Arundel Plantation, que se encuentra en la orilla seca occidental del río Great Pee Dee. Para llegar allí, nos desviamos del Waccamaw y entramos en un arroyo estrecho que serpenteaba a través de espesos árboles. Cuando nos acercábamos, el bosque se abrió para revelar una mansión blanca de dos pisos ubicada entre robles tan grandes que sus extremidades descansaban sobre tirantes de hierro.

'' No me pregunten cuántos años tienen los árboles '', dijo Lou Quattlebaum, dueña de la propiedad desde 1955, mientras se dirigía a los visitantes desde lo alto de los escalones de la entrada. '' Nadie puede estar de acuerdo. Algunos dicen 200 años, otros 800 ''.

Siguiendo su breve relato histórico, tuvimos una hora para pasear por la casa de finales del siglo XIX y sus alrededores. Aunque ninguno de los muebles había pertenecido a los propietarios originales de la finca de 1,200 acres (`` lo único que dejaron en la casa fue una mantequera ''), está lleno de hermosas camas con dosel, mesitas auxiliares y otras piezas de época. . Salí afuera, donde un puñado de dependencias blancas con techos de hojalata roja están esparcidas entre los robles y magnolias: el comisario, con rejas en las ventanas para proteger la comida, el ahumadero, y una cabaña gótica de esclavos carpintero bien cuidada con tablas y -Revestimiento de listones, el único de 50 que aún permanece en pie.

Mientras íbamos de una habitación a otra, el té de la tarde se sirvió en el patio delantero, con fresas, bollos y galletas de mantequilla deliciosamente sin grasa. Comimos y charlamos junto a las camelias en flor. Junto al té había una botella de bourbon y un poco de menta fresca y, sin necesidad de instrucciones, algunos invitados mezclaron julepes de menta. Igual de apropiados, quizás, fueron los insectos que emergieron justo cuando el sol se hundía, pero parecían una compensación razonable por el excelente clima del día.

Cuando los bichos se volvieron dominantes, agradecimos a nuestra amable anfitriona y nos apresuramos a subir al barco. El Capitán Bob puso en marcha el motor, pero se sobrecalienta rápidamente. El barro del canal poco profundo había obstruido algo u otro. Los bichos nos habían seguido y la oscuridad caía rápidamente.

Justo cuando la multitud comenzó a protestar en contra, Lulu se ofreció a llevarnos 10 minutos de regreso al puerto deportivo. Había sido un día largo y mágico, un escape por río a un mundo desaparecido. Así que me sorprendió más que un poco cuando, después de solo varios cientos de metros en su camino de tierra, llegamos a la calle principal de Grand Strand y regresamos al rápido tráfico playero. [fuente: NY Times, LOGAN WARD es un escritor residente en Nueva York que visita Carolina del Sur con frecuencia].



ARROZ Y ESCLAVITUD EN AMÉRICA COLONIAL

En honor al Mes de la Historia Afroamericana, pensé en volver a publicar este artículo que escribí hace un par de años cuando mi novela El conductor y la esposa de # x27s fue lanzado por primera vez.

Cuando la mayoría de los estadounidenses piensan en el Viejo Sur, imaginan las plantaciones de algodón de Lo que el viento se llevó o Raíces. La mayoría piensa que el algodón es todo lo que se produce en el Sur. También podrían pensar en el cultivo de tabaco. Pero apostaría que pocos fuera de Carolina del Sur piensan en el arroz.

Mi novela El conductor y la esposa de # x27s se encuentra en una plantación en el área de Charleston de Carolina del Sur. Durante el siglo XVII, Charleston era Charles Town, y Carolina del Sur era simplemente Carolina. La Carolina del Norte y la Carolina del Sur que conocemos hoy eran una provincia controlada por un grupo de ingleses conocidos como los Lords Proprietors. Mi plantación ficticia, Leighlin, es como otras plantaciones del siglo XVII a lo largo del río Ashley: produce una variedad de productos, desde frutas y verduras hasta pieles de ciervo, carne de res y tiendas navales. Pero también es una de las primeras plantaciones de la región para cultivar arroz.

Campo de arroz de demostración en la plantación de Middleton Place, cerca de Charleston.

Hoy puede que esté familiarizado con un tipo de arroz conocido como Carolina Gold. Fue esta especie de arroz la que hizo extremadamente rica a Colonial Carolina. Es del tipo que crece en la foto de arriba. Sin embargo, antes de que se cultivara Carolina Gold, se cultivaron otras especies con varios niveles de éxito. Mi novela tiene lugar a principios de la década de 1690, por lo que no habría crecido como una especie más famosa.

"En ninguna parte de las Américas el arroz jugó un papel económico tan importante como en Carolina del Sur", escribe la autora Judith A. Carney en su excelente libro, Arroz negro. “El arroz y Carolina del Sur comparten una historia que llevó al establecimiento del cultivo temprano en su asentamiento y al creciente énfasis de la colonia en el arroz como cultivo de plantación a fines del siglo XVII ... En vísperas de la Revolución Americana ... las exportaciones de arroz de Carolina del Sur superaron los sesenta millones de libras anuales ".

El arroz es un cultivo intensivo en mano de obra, y la mano de obra más barata en ese entonces, por supuesto, eran los pueblos esclavizados. En Carolina, los ingleses trasplantados esclavizaron tanto a los indios locales como a los africanos traídos de su continente de origen o de las plantaciones de azúcar de Barbados que muchos de los plantadores dejaron para las colonias ricas en tierras de América. Los plantadores abandonaron en su mayoría a los indios, citando cierta pereza en comparación con los trabajadores africanos, así como el hecho de que era más probable que escaparan de regreso a su tribu local. Los africanos no tenían un refugio de ese tipo al que pudieran huir. Una vez en el desierto de las plantaciones de Carolina, no había ningún lugar adonde ir sin una recuperación y un castigo inmediatos.

Muchos de los esclavos provenían de la "costa arrocera" de África, países como Senegal, Sierra Leona y Liberia, alimentados por el río Níger, así como de otros ríos que hicieron posible la producción de arroz. Si bien algunos colonos pueden haber reclamado el crédito por introducir el arroz en Carolina, la fuente más probable fueron los esclavos que nacieron y se criaron a lo largo de la costa arrocera de África y proporcionaron el conocimiento del cultivo de arroz que los propietarios de plantaciones de caña de azúcar de Barbados no habrían tenido.

“… Antes del estallido de la Guerra Civil estadounidense, se estima que 100.000 esclavos plantaban entre 168.000 y 187.000 acres de humedales para cultivar arroz”, escribe Carney. “Charleston… se enorgullecía de una de las mayores concentraciones de riqueza del mundo…. Aproximadamente un centenar de esclavos acompañaron a los primeros colonos que llegaron a Carolina del Sur desde Barbados en 1670, en dos años formaron una cuarta parte de la población de la colonia, y en 1708 los negros superaban en número a los blancos ".

Los amplios ríos de marea que fluían a ambos lados de la península de Charles Town, los ríos Ashley y Cooper (nombrados en honor a Anthony Ashley Cooper, el señor propietario principal), eran carreteras hacia las plantaciones del interior. Todavía no existían caminos en el desierto. El arroz se cultivaba en campos adyacentes a las vías fluviales salobres, se alimentaba e inundaba a través de las compuertas troncales de los pantanos del interior y luego se drenaba hacia los ríos pantanosos a través de más compuertas troncales como la que se muestra a continuación. (Las puertas del tronco de la era de mi novela son más primitivas, literalmente un tronco de ciprés ahuecado y enterrado en diques que rodean los campos).

Los esclavos cuidaban estos campos con un calor insoportable, atormentados por nubes de insectos y temerosos de serpientes venenosas.

Pintura de cultivo de arroz fotografía tomada en la plantación de Middleton Place cerca de Charleston.

Una de las cosas más singulares de la esclavitud de Carolina en el momento de mi novela era el sistema de tareas del trabajo. La esclavitud anterior a la guerra con la que la mayoría de la gente está familiarizada funcionaba de manera diferente: los esclavos trabajaban desde el amanecer hasta el anochecer todos los días en bandas de trabajo. En el sistema de tareas anterior, a los esclavos se les asignaba una tarea cada día y, cuando se completaba esa tarea, se terminaba su día de trabajo. Eran libres de cuidar sus propios cultivos o visitar a amigos en otras plantaciones o contratarse para un trabajo remunerado. También trabajaban solo durante la mañana los sábados y tenían los domingos libres. El resto de días de la semana, se suspendía el trabajo durante la parte más calurosa del día. Este sistema se mantuvo vigente hasta la Guerra Civil. "El sistema de trabajo por tareas es probablemente de origen africano", escribe Carney, "ya que ya era una característica de la esclavitud africana a lo largo de la costa de la Alta Guinea y su interior durante la trata de esclavos en el Atlántico".

En mi novela, la cultura del arroz no solo proporciona el telón de fondo de la historia, sino que se utiliza para mostrar las luchas de las personas esclavizadas en los primeros Estados Unidos. Sin la sangre y el sacrificio de esos africanos y su conocimiento del cultivo del arroz, una de las ciudades más grandes de Estados Unidos nunca habría superado sus magros comienzos y se habría convertido en el ícono que es hoy.


Esta historia oculta fue creada por la estudiante de SCAD Emily Anne Duke como parte de su trabajo de curso del departamento de historia del arte de SCAD con la orientación de la profesora de historia del arte Holly Goldstein, Ph.D., 2016.

El marcador histórico Butler Island Plantation se dedicó en 1957. Vea la lista de marcadores históricos Butler Island Plantation.

Esta presentación de diapositivas requiere JavaScript.

1. Marcador de Butler Island Plantation, 2013. Imagen cortesía de La Salle University Connelly Library Digital Commons.

2. Marcador de autores famosos de Butler. Imagen cortesía de David Seibert y Galelio, Biblioteca Virtual de Georgia.

3. Vista de la carretera de Butler Island Plantation, 2016. Imagen cortesía de Emily Anne Duke.

4. Vista posterior de la casa de Butler Island Plantation, 2016. Imagen cortesía de Emily Anne Duke.

5. Miniatura del Mayor Pierce Butler. Cortesía de la Administración Nacional de Archivos y Registros, creador desconocido.

6. Retrato de Pierce Mease Butler. Imagen cortesía de Hargrett Rare Book and Manuscript Library, University of Georgia Libraries.

7. Frances Anne “Franny” Kemble. Imagen cortesía de Galería de retratos de hombres y mujeres eminentes de Europa y América Artista: Alonso Chappal 1824-1887 Editor Johnson, Wilson and Co. NY.

8. Granja donde residían Pierce Mease Butler y Fanny Kemble, conocida como "Butler Place", que ya no se encuentra en la actualidad. Imagen cortesía de La Salle & # 8217s Connelly Library, que posee varias fotografías originales de "Butler Place".

9. Portada de ¿Qué pasó con los esclavos en una plantación de Georgia? 2016. Cortesía de la Sociedad Histórica de Georgia.

10. Cubierta interior de ¿Qué pasó con los esclavos en una plantación de Georgia? 2016. Cortesía de la Sociedad Histórica de Georgia.

11. Mapa de la plantación de Butler Island. Cortesía de Ancestry.com.

El siguiente ensayo es de la estudiante de SCAD Emily Anne Duke, 2016.

Una milla a las afueras de Darien, Georgia, junto a lo que actualmente es la autopista 17, se encuentra la plantación Butler Island, que operó durante el siglo XIX cultivando arroz. [i] El mayor Pierce Butler, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos y partidario de la esclavitud estadounidense, tomó posesión de la propiedad en 1790. Pierce Butler estuvo a cargo de la plantación hasta su muerte en 1822, luego Roswell King Jr., quien actuó como administrador de las instalaciones, continuó con sus funciones hasta que los dos nietos elegidos de la hija mayor de Butler fueron mayores de edad para heredar la plantación ellos mismos en 1838. Pierce Mease Butler tomó posesión de la plantación Butler después de la muerte de su abuelo, y él También adquirió los cientos de esclavos que vivían, trabajaban, amaban y criaban familias allí.

Durante el invierno de 1838-1839, Pierce (Mease) Butler llevó, en contra de sus deseos iniciales, a su esposa y dos hijas pequeñas con él a la plantación de arroz. Su esposa Frances Anne “Franny” Kemble se oponía a la esclavitud y quería ver cómo vivían los esclavos en los terrenos de la plantación. Butler, sin embargo, esperaba que la visita "la librara de sus costumbres abolicionistas" y "le habían dicho a Kemble que los esclavos eran bien tratados, que nunca los vendieron y que estaban contentos". [Ii] Fanny muy rápidamente se dio cuenta de que esta no era la realidad. Durante el tiempo que pasó en la plantación, Kemble llevó un diario que documentaba el terrible trato y la condición de los esclavos que trabajaban allí. Su experiencia solo le aseguró aún más su desprecio por la esclavitud. Finalmente, Kemble publicó su escrito, que algunos creen que persuadió a los británicos contra la Confederación durante la Guerra Civil. [iii]

Muchos de los esclavos en la plantación Butler se originaron en África occidental, específicamente en Ghana (antes Gold Coast). [Iv] Sus nombres ghanianos se pueden encontrar escritos en el texto de Malcolm Bell. El legado del mayordomo: cinco generaciones de una familia esclavista.[v] La comunidad de esclavos que vivía en la plantación estaba formada por familias, amantes, hijas e hijos, tal como se encontraría en cualquier comunidad de personas. Las condiciones en la plantación eran insoportables y los índices de salud atroces. Las mujeres estaban embarazadas con frecuencia y las tasas de mortalidad infantil eran increíblemente altas. "Más de la mitad de todos los niños esclavos nacidos en Butler Island perecieron antes de cumplir seis años, el sesenta por ciento murió antes de los dieciséis años". [Vi] Kemble comenta sobre una madre y su aparente abandono de un niño "Al dirigir algunas protestas a uno de ellos, quien , además de tener un hijo enfermo, estaba enferma ella misma, por la condición horriblemente sucia de su bebé, me aseguró que les era imposible mantener limpios a sus hijos que salían a trabajar al amanecer, y no cumplían con sus tareas. hasta la noche, y que luego estaban demasiado cansados ​​y agotados para hacer otra cosa que tirarse y dormir ”. [vii] Kemble continúa discutiendo sus observaciones sobre las familias numerosas dentro de las comunidades esclavizadas ...”. Ella señaló que las mujeres embarazadas las mujeres podrían tener una carga de trabajo más liviana que disminuyó aún más durante el embarazo. La familia que esperaba también recibió ropa extra y ración semanal. Sin embargo, una vez que la madre se recuperara del parto, la llevarían de regreso al trabajo dejando a los otros niños a cargo del recién nacido. Kemble observa, “sentados en cuclillas alrededor de la fría chimenea, habría cuatro o cinco niños pequeños de cuatro a diez años, estos últimos todos con bebés en sus brazos, el cuidado de los bebés siendo tomado de las madres y entregado a estos pobres pequeños. enfermeras, como se las llama, cuyo oficio es vigilar al niño y llevarlo a su madre siempre que lo necesite ”. [viii]

Kemble describió las viviendas de los esclavos como sucias e inmanejables. Había cuatro asentamientos en la isla, cada uno de los cuales constaba de diez a veinte unidades de vivienda. Una casa tenía unos tres metros y medio por cuatro, con pequeñas habitaciones que salían de una habitación principal donde los esclavos dormían en sus camas hechas de musgo. Normalmente, dos familias se alojarían en una de estas cabañas.

En 1859, Pierce Mease Butler no solo se había divorciado de su esposa Franny Kemble, sino que también se había endeudado seriamente. Para generar más ingresos, el 2 y 3 de marzo de ese año, Butler subastó 436 de sus esclavos en el Hipódromo Ten Broeck, creando la mayor venta de esclavos en la historia de Estados Unidos. Los esclavos fueron llevados a Ten Broeck en "vapor y ferrocarril" y fueron retenidos en cobertizos que se usaban para el almacenamiento de caballos y carruajes.[ix] Después de cuatro días de inspección intrusiva por parte de posibles compradores y dos días de subasta agonizante, las familias y los seres queridos se separaron por primera vez en sus vidas. De ahí el título que se le dio a este horrible evento, El tiempo de las lágrimas. [X]

Hoy, Butler Island Plantation es propiedad del Departamento de Recursos Naturales. Los terrenos están abiertos al público todos los días para actividades recreativas como pesca, senderismo y picnic. [xi]

[i] "Darien, Georgia: Butler Island Plantation". Ciudad de Darien GA. Consultado el 10 de mayo de 2016. Darien, Georgia: Butler Island Plantation.

[ii] Kwesi DeGraft-Hanson, "Unearthing the Weeping Time: Savannah’s Ten Broeck Race Course y 1859 Slave Sale". Espacios del Sur. 18 de febrero de 2010. http://southernspaces.org/2010/unearthing-weeping-time-savannahs-ten-broeck-race-course-and-1859-slave-sale.

[v] Malcolm Bell, El legado del mayordomo mayor: cinco generaciones de una familia esclavista. Atenas: Prensa de la Universidad de Georgia, 1987.

[xi] "Darien, Georgia: Plantación de Butler Island"

Malcolm Bell, Mayordomo mayor y legado n. ° 8217: cinco generaciones de una familia esclavista. Atenas: University of Georgia Press, 1987.

Stephen W. Berry, & # 8220 Butler Family, & # 8221 New Georgia Encyclopedia. 03 de septiembre de 2014.

“Darien, Georgia: Butler Island Plantation, y # 8221 Ciudad de Darien GA. Darien, Georgia: Plantación de Butler Island.

Kwesi DeGraft-Hanson, & # 8220Unearthing the Weeping Time: Savannah & # 8217s Ten Broeck Race Course y 1859 Slave Sale, & # 8221 Espacios del sur. 18 de febrero de 2010. http://southernspaces.org/2010/unearthing-weeping-time-savannahs-ten-broeck-race-course-and-1859-slave-sale.

Fanny Kremble, & # 8220 ¿Qué pasó con los esclavos en una plantación de Georgia? Gran subasta de esclavos, en Savannah, Georgia. & # 8221

Chuck Mobley, & # 8220Chatham County Transacciones incluyeron ventas de subasta de esclavos, & # 8221 los Sabana Noticias de la mañana, 18 de febrero de 2011.

Brittini Ray, & # 8220 Community Remembers & # 8216The Weeping Time, & # 8221 Las noticias de la mañana de Savannah, 21 de febrero de 2016.

& # 8220 Gran venta de Negros. & # 8221 Noticias diarias de Savannah, 4 de marzo de 1859.


Ver el vídeo: Siembra y Producción de Arroz Orgánico - TvAgro por Juan Gonzalo Angel (Enero 2022).